jueves, 13 de octubre de 2011

Desentierran un taller artístico de hace 100.000 años en Sudáfrica


Photo: An ochre-rich mixture stored in two abalone shells was discovered at Blombos Cave in Cape Town, South Africa. (theepochtimes.com/Chris Henshilwood/University of the Witwatersrand)

El ocre es la forma más primitiva de pintura que se conoce. El uso de esta tierra coloreada ha sido documentado desde hace más de 60.000 años. Ahora un nuevo hallazgo ha sorprendido a los científicos. En Sudáfrica, los investigadores han desenterrado un taller de 100.000 años de antigüedad que fue utilizado para hacer, mezclar y almacenar estas pinturas.

El descubrimiento no solo demuestra que los humanos primitivos usaban el ocre mucho antes de lo pensado, sino que también lo producían y lo almacenaban para su uso a posteriori.

Esta habilidad conceptual para combinar y almacenar estas sustancias representan un punto crítico en la evolución del pensamiento humano según los científicos, que han publicado los resultados del hallazgo en la revista Science.

Christopher Henshilwood y sus colegas de la Universidad de Witwatersrand, Johanesburgo, descubrieron este antiguo estudio de arte en la Cueva Blombos, en Sudáfrica.

En el lugar se encontraron diferentes herramientas, como martillos y piedras afiladas para moler la arcilla y obtener el pigmento. Junto a ellas, dos conchas de abulones (caracoles marinos) que se utilizaron para almacenar el ocre mezclado con hueso y carbón.

Cada una de las conchas tenía unos agujeros que revelan que podrían haber sido rellenados y utilizados como recipientes de almacenaje.

Photo: Artifacts making up toolkit 1 at Blombos Cave and their relative spatial locations. (theepochtimes.com/Chris Henshilwood/University of the Witwatersrand)

"Creemos que el procedimiento de fabricación se llevaba a cabo mediante la fricción de las piezas de ocre sobre losas de cuarcita, para producir un fino polvo de color rojo. Los pedazos de ocre se pulverizaban con molinillos de cuarzo y se mezclaban con huesos de mamíferos, carbón, piedra y líquido, para ser luego introducido en conchas y agitado suavemente", explica Henshilwood.

Tatuajes y obras de arte

Los científicos no tienen forma inmediata de saber para qué era utilizado el ocre, pero Henshilwood y sus colegas sugieren que estos Homo sapiens primitivos podrían usarlo para tatuar sus cuerpos o pintar sencillas obras de arte.

"El ocre pudo aplicarse con una intención simbólica como decoración en los cuerpos y la ropa durante la Edad Media de la Piedra", afirma el profesor Henshilwood .

Los nuevos hallazgos demuestran que los primeros humanos en África ya tenían un conocimiento elemental de la química y la habilidad para planear usos a largo plazo.

"Muestra que los humanos ya tenían la capacidad conceptual de generar, almacenar y combinar las sustancias que utilizaron para mejorar, posiblemente, sus prácticas sociales", explica Henshilwood.

Fuente: V.R./Rtve.es
Referencia: A 100,000-Year-Old Ochre-Processing Workshop at Blombos Cave, South Africa. Christopher S. Henshilwood, Francesco d’Errico, Karen L. van Niekerk, Yvan Coquinot, Zenobia Jacobs, Stein-Erik Lauritzen, Michel Menu, Renata García-Moreno. Science 14 October 2011, Vol. 334 no. 6053 pp. 219-222 DOI: 10.1126/science.1211535

Vídeo: Ancient Paint Workshop

Vídeo YouTube (por PRI el 13/10/2011) añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria Universal > L.R.2.3

Vídeo: Descubren en Sudáfrica objetos de más de 100 mil años

Vídeo YouTube (telesurtv el 20/10/2011) añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria Universal > L.R.2.3

Atapuerca y la evolución humana



Libro: Atapuerca y la evolucion humana
Autor(es): ARSUAGA, J.L. & MARTÍNEZ, I. Fotografía: JAVIER TRUEBA,  Alfons Kennis & Adrie Kennis (Ilustrador)
Tapa dura: 176 páginas
Editor: MADRID SCIENTIFIC FILMS; Edición: Cuarta (2 de septiembre de 2011)
Atapuerca y la evolución humana, exposición itinerante de referencia sobre los yacimientos pleistocenos de la Sierra de Atapuerca y los descubrimientos que allí se están haciendo, ha sido creada por los laureados investigadores para acercar a los ciudadanos la realidad de uno de los proyectos científicos más relevantes en la historia de la ciencia de nuestro país.

ITINERANCIA FINALIZADA EN JULIO DE 2010