domingo, 20 de noviembre de 2011

Concurso de fotografía de los petroglifos de Campo Lameiro

El parque de arte rupestre de Campo Lameiro, en Pontevedra, convoca un concurso de fotografías para retratar sus petroglifos.

Hasta fin de año, los participantes podrán enviar hasta tres fotografías por autor, y los ganadores serán seleccionados por un jurado del que formará parte el prestigioso fotógrafo Anxo Cabadas. Además, las 20 mejores imágenes se expondrán en el propio centro para que puedan disfrutarlas todos los visitantes y cada fotógrafo se llevará una reproducción en papel de uno de los petroglifos.

Las bases pueden consultarse en la web del Parque Arqueológico de Campo Lameiro, situado en la Mancomunidad Terras de Pontevedra...

[Continúa]

Almería: Defensa del patrimonio prehistórico

La concejal de Cultura del consistorio antuso espera el visto bueno de la Junta para poder mostrar en un museo los secretos de edades antiguas · La concienciación ciudadana en esta zona es máxima

Están orgullosos de lo que pasó hace demasiado tiempo. El pasado prehistórico de la zona levantina de la provincia cuenta con matices ricos y que han aguantado estoicamente el duro paso de los años. Ejemplo de ello es el yacimiento Argar, o Los Millares. Se han convertido en zonas donde aparece un fuerte componente didáctico, empleada en muchas ocasiones por los centros educativos para enseñar historia a los pequeños.

Antas es una de las localidades directamente expuestas a esta casuística histórica. Por medio de su concejal de Cultura, Loreto Soler, están moviendo los hilos necesarios para la puesta en marcha de un museo. "La idea está aprobada, existe el convenio para hacerlo, y estará en el pueblo". La temática sobre la que girarán los contenidos expuestos es "la prehistoria en el Levante y sus alrededores, haciendo especial hincapié en lo que aconteció en El Argar". Ya está terminado el edificio, y...

Defensa del patrimonio prehistórico - El Almería

Cueva del Tesoro: diez años de dejadez

Los propietarios denuncian desde hace una década el avance del «mal verde», un hongo que daña la piedra

El informe que la Delegación de Cultura de la Junta hizo del estado de la Cueva del Tesoro en 2003 puede calificarse de demoledor, pues concluía que su conservación era «muy deficiente», no sólo por el acondicionamiento para recibir visitas turísticas sino por «el actual estado de abandono». El documento hablaba de «restos de basura, acumulación de materiales, las patologías y afecciones que están causando una iluminación inadecuada y el deterioro generalizado de las infraestructuras turísticas».

Los términos del informe fueron a su vez confirmados ese mismo año por técnicos de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, que visitaron la cueva y reclamaron, tanto a la Junta como al Ayuntamiento del Rincón de la Victoria, «un compromiso firme y concreto» para adoptar medidas y evitar la degradación de este monumento natural declarado Bien de Interés Cultural específico en 2002.

A juicio de los propietarios de la Cueva, la familia Laza, que tiene la gruta arrendada al Ayuntamiento del Rincón de la Victoria desde 1991, esas medidas no han llegado aún después de 10 años de denuncias a todas las instancias posibles.

La familia Laza es la propietaria de la Cueva desde hace un siglo y de hecho, el profesor Manuel Laza Palacio fue el redescubridor de esta gruta, conocida desde hace más de 2.000 años y que se encargó de excavarla y estudiarla desde los años 50 a los 80. El profesor Laza cedió la superficie de la cueva y su entorno al Ayuntamiento del Rincón pero segregó la propiedad de la cueva, que tras su muerte pasó a sus hijos.

Manuel Laza Zerón, uno de ellos, es el portavoz familiar y la persona con la que este periódico recorrió la cueva el pasado miércoles. Se trata de la única cueva de Europa de origen marino que es visitable y una de las tres que hay en el mundo. Hace 30.000 años, Homo sapiens y neandertales convivieron en esta zona del sur de España, resguardándose de los estragos climáticos de la última gran glaciación y en su interior hay una rica gama de pinturas rupestres del Paleolítico Superior...

Cueva del Tesoro: diez años de dejadez - La Opinión de Málaga

Noticias relacionadas

Las pinturas del Santuario Prehistórico de Librán, en peligro

1/1. D. GUSTAVO LÓPEZ
Considerado como un estilo figurativo en el que sólo se representan los rasgos básicos y característicos de cada figura, el llamado Arte Esquemático se extendió por toda la Península Ibérica en un amplio período que abarca desde el comienzo de la metalurgia hasta iniciada la Edad del Hierro, es decir, entre seis mil y dos mil quinientos años antes de nuestros días.

Aunque las manifestaciones de este arte, en su mayoría pinturas efectuadas en abrigos rocosos, son más frecuentes en el Sur y Levante y, con carácter específico, en los petroglifos galaico-portugueses, la provincia de León no ha quedado al margen de tan importante manifestación prehistórica, contando con algunos conjuntos situados en los municipios de Vega de Espinareda (yacimiento de Peña Piñera, en la localidad de Sésamo), Toreno (El Buracón de los Mouros, en Librán, y La Cueva, en San Pedro Mallo) y Castrocontrigo (Peña del Pozo Rocebros y Cerro de Llamaluenga, ambas en Morla de la Valdería), todos ellos declarados Bien de Interés Cultural por la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985 y, por lo tanto, teóricamente sometidos a la protección establecida en la misma ley.

A fecha actual, las pinturas de Sésamo cuentan con un estudio monográfico, realizado y publicado en 1985 por los profesores José Avelino Gutiérrez y José Luis Avello, ambos de la Universidad de León en aquellas fechas. También las de Librán fueron inventariadas en 2004 por el arqueólogo Felipe San Román, aunque de ellas no se ha efectuado ningún estudio técnico. Este segundo yacimiento ha sido objeto de polémica en los últimos dos años por causa de un supuesto expolio de algunas de sus figuras, lo cual desmintió la Junta de Castilla y León mediante un comunicado en el que aseguraba que las pinturas permanecían inalteradas respecto a la documentación existente en la Consejería de Cultura desde 1990. A pesar de ello, los vecinos de Librán siguen convencidos de que alguien se ha llevado la pintura de un soliforme, lo cual es erróneo como demuestran las fotos de este artículo.

No es fácil visitar el Buracón de los Mouros, yacimiento principal de la pequeña localidad de Librán, pues a un precioso recorrido –en nada señalizado-, ascendiendo a través de un bonito bosque de robles y pinares, le sigue un empinado descenso por un afloramiento rocoso que, aun contando con asideros recientemente instalados, no resulta apto para cualquier persona. El abrigo consiste en una oquedad natural en la roca y está orientado hacia el sureste, asomado al impresionante farallón cuarcítico que cae por la margen derecha del desfiladero de Bustillo, excavado por el río Primout aguas arriba de Librán.

Tonalidades rojizas y azuladas

La reciente protección con malla de acero instalada en la boca del covacho no impide la observación de las pinturas, en gran parte situadas cerca del exterior. Parecen estar realizadas con óxidos de hierro y manganeso y poseen tonalidades rojizas y azuladas, a veces muy desleídas por los agentes atmosféricos, distribuyéndose en varios grupos con un total de 31 figuras visibles, casi con seguridad ejecutadas en etapas cronológicamente distanciadas.

Las figuras humanas o antropomorfos generalmente tienen su cuerpo representado mediante un trazo grueso, con una pequeña prolongación en la parte superior a modo de cabeza y, en el caso de los de sexo masculino, el trazo se alarga por la parte inferior, a veces de forma muy notable (ictiformes), simulando el pene. Dos trazos adicionales, arqueados y con forma de asa o golondrina, cruzan al central y dan lugar a piernas y brazos. Este tipo de humanos es el más frecuente en el Arte Esquemático, datándose a lo largo de toda la Edad del Bronce.

A la izquierda de la cueva, cerca del exterior, se halla uno de los conjuntos más interesantes. Está representado sobre un panel de roca cuarcítica resquebrajada y demolida en su zona central por la acción de la intemperie. En su lado izquierdo se observa una escena de caza o de pastoreo en la que dos hombres marchan junto a dos cuadrúpedos grandes y dos pequeños, probablemente perros, aunque uno de ellos, por su cola larga y gruesa, parece un zorro. En color azul, bastante descolorido, se observa la figura de otro animal como los anteriores, pero éste marcha en sentido contrario y parece volverse hacia el frente, dando sensación de perspectiva. Los trazos azules se hallan en algunas zonas bajo los rojizos, seguramente por haber sido pintados en una etapa anterior. Sin embargo, la complejidad de obtener pigmentos azules hace que su presencia sea rarísima en las pinturas prehistóricas europeas, existiendo opiniones que ven en dicha dificultad la razón de que algunas culturas antiguas considerasen el azul como un símbolo del mal, al contrario del sentido que hoy se le da. Por ello es posible que, en su origen, el azul de Librán fuese un negro pintado con pirolusita o bióxido de manganeso, también existente en El Bierzo, que derivó hacia el azul por decoloración y posible transformación físico-química posterior. Ejemplos similares hay en los abrigos de Arroba de los Montes (Ciudad Real) y Cueva del Plato, en Ontiñar (Jaén), entre otros.

En el lado derecho del panel se observan otros cuatro antropomorfos masculinos y, en su entorno, restos de pintura azul junto con una figura humana, tal vez femenina, de las llamadas en «phi» griega (un círculo atravesado por un trazo vertical), ampliamente extendida por toda la Península y cuya antigüedad podría remontar a un momento avanzado de la Edad de Bronce.

Debajo y a la derecha de la «phi», existen otras cuatro figuras de las llamadas «ramiformes», también de un color rojizo bastante desvaído, dotadas con dos, tres y hasta cinco pares de extremidades de trazo más fino que las demás representaciones y, casi seguro, de etapa distinta. Normalmente se las considera esquemas de árboles, astas de ciervo o figuras humanas, según sea la temática de la escena, existiendo diferentes opiniones sobre el porqué de la multiplicidad de brazos, interpretados a veces como representación de un grupo de personas, aunque, según mi opinión, en este caso simboliza más bien a un ser de múltiples poderes y gran capacidad de acción, como ocurre en ciertas iconografías hinduistas y budistas (Brahma, Visnú, etc.). De hecho, dos de los ramiformes de Librán (uno de tres pares de extremidades y otro de cinco, aunque asimétrico y con brazos a un solo lado) se adornan con tocados de dos plumas, cosa repetida en más de veinte yacimientos esquemáticos de toda España (Sierra de la Virgen del Castillo, en Ciudad Real; Posada de los Buitres en Badajoz; Castillo de Monfragüe, en Cáceres, etc.). De forma unánime, estos adornos han sido interpretados como un símbolo de prestigio personal en una sociedad jerarquizada. Aunque las representaciones ramiformes son propias de toda la Edad del Bronce, adornos como los citados, máxime al tener en cuenta la existencia de una figura con un tocado de tres plumas o máscara con cuernos en el cercano panel que mira a San Pedro Mallo, se han datado en un Bronce avanzado o incluso final, hacia el año 1.000 antes de Cristo (Sierra Magacela y Peñón del Pez, en Badajoz; Risco de los Altares y Covacho del Pallón, en Salamanca, etc.)

Un santuario rupestre

Otras figuras aisladas y signos de distinta índole aparecen en diferentes lugares de la cueva. En la pared del fondo, sobre un saliente de roca resquebrajada, se halla una escena de significado religioso que quizás fuese el motivo principal de todo este abrigo esquemático, al menos en una de sus etapas. Se trata de un sol representado mediante una circunferencia con dieciocho radios, uno de ellos bifurcado en dos, y un antropomorfo masculino, similar a los descritos al principio, que parece mirar hacia el astro. Es probable que la escena original se completase con una mujer al lado del hombre, desapareciendo ésta al romperse la roca. Grave, aunque no por rotura de la roca, es el estado de la figura solar, que comparada con fotografías de 1990 se aprecia mucho más difuminada y deteriorada. El hombre casi ha destruido en veinte años lo que la naturaleza preservó durante más de tres mil.

Pinturas con soliformes son frecuentes en el Arte Esquemático y cronológicamente alcanzan a toda la Edad del Bronce. Menos frecuentes, sin embargo, son aquellas que incorporan humanos ante el astro solar: Canforos de Peñarrubia y Prado del Azogue, en Jaén; Parque de Monfragüe, en Cáceres; Solapo del Águila, en Segovia; La Rambla de Gérgal, en Almería, donde se hallan representados varios antropomorfos en actitud de adoración a un soliforme, etc. Este simbolismo desplaza al plano inmaterial y religioso los ideogramas de la actividad diaria expresados en el resto de las figuras del covacho, lo cual podría considerarse como una manifestación de culto al Sol, dios de la luz y de la vida, fecundador de la Madre Tierra, en cuyo seno, al fondo de la cueva, se ha representado. Se puede concluir diciendo que El Buracón de los Mouros, difícilmente accesible y con perfecta orientación para el seguimiento de la trayectoria solar, seguramente fue un santuario rupestre restringido a personajes iniciados.

Las pinturas de Librán, junto con las de San Pedro Mallo y, por proximidad y similitud conceptual, las de Sésamo (Vega de Espinareda) revisten una importancia no suficientemente valorada que bien merece mayor atención por las instituciones responsables –léase Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León-, tales como vigilancia, señalización, accesos adecuados y construcción de un centro de interpretación del arte rupestre berciano –los extremeños son un ejemplo- para promover y orientar un turismo cultural cada vez más numeroso. DAVID GUSTAVO LÓPEZ / diariodeleon.es

Noticias relacionadas

Chamizo pide otra vez información sobre el Centro del Calcolítico

Chamizo pide otra vez información sobre el Centro del Calcolítico: El Defensor del Pueblo recuerda al Consistorio su obligación de proporcionarla

La Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por José Chamizo, ha recordado al Ayuntamiento de Valencina de la Concepción, y más concretamente a su alcalde, Antonio Manuel Suárez (PSOE), su "deber legal" de dar cuenta a dicha institución de los aspectos relativos a la tramitación del proyecto nacido en el anterior mandato, para crear un centro de interpretación del calcolítico asociado a los dólmenes y yacimientos de la Edad del Cobre que pueblan este municipio. Tras tres peticiones de información insatisfechas, la institución de Chamizo advierte al Consistorio que podría incurrir en una posición "entorpecedora".

Los días 16 de junio de 2011, 18 de agosto y 20 de septiembre del año en curso, y merced a un expediente incoado al respecto por la citada institución, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz había solicitado informes al Ayuntamiento en cuanto al estadio administrativo de este proyecto, todo ello a cuenta de la queja promovida sobre el asunto por el colectivo conservacionista de Valencina de la Concepción. En un nuevo escrito, fechado el 2 de noviembre y recogido por Europa Press, el departamento de Chamizo señala que ha cursado una nueva petición de información al alcalde, Antonio Manuel Suárez, recordándole su "deber legal" de "auxiliar" a la institución en sus investigaciones e inspecciones, además de advertirle de manera "formal" que "su falta de respuesta podría considerarse como entorpecedora a las funciones de esta institución".

Los comuneros de Couso abren una senda de 5 kilómetros para mostrar su legado rupestre

Los comuneros de Couso abren una senda de 5 kilómetros para: La recuperación de la ruta, en la que han invertido año y medio, ha permitido catalogar nuevos petroglifos en la zona, en la que también hay un castro y un conjunto de mámoas.

Una nueva ruta arqueológica permite desde ayer al visitante viajar al pasado más remoto de la parroquia gondomareña de Couso. A lo largo de sus más de 5 kilómetros y medio se suceden elementos patrimoniales prehistóricos como petroglifos, un castro e incluso un conjunto de mámoas que podrían conservarse desde hace más de 6.000 años. Los comuneros han invertido el último año y medio en la preparación de este sendero –que parte del mirador de San Antoniño–, mediante la mejora de los accesos, la limpieza y desbroce de los espacios más emblemáticos y la instalación de paneles informativos.

"Hasta ahora estaba ahí y nadie le prestaba atención", recordaba ayer el presidente de la comunidad de montes de Couso, Xosé Antón Araúxo, que destacó el trabajo de campo que se ha llevado a cabo para la apertura del sendero, que ha permitido descubrir nuevos grabados prehistóricos y realizar también un importante trabajo de recuperación de la toponimia local que se recogerá próximamente en un libro.

"Cuando iniciamos el proyecto no había más que dos petroglifos catalogados y ahora tenemos muchos más", reiteró el presidente de los comuneros, quien aseguró que esperan poder inaugurar en unos meses una nueva senda en...

Una odisea de varios millones de años

Una odisea de varios millones de años: La serie de documentales que se difunde a través de canales de TV de Francia y España La odisea de la especie, y que viene concitando espectativa y un gran número de espectadores, merece ser recomendada. Se trata del ciclo La odisea del la especie que sobre prehistoria y evolución humana han co-dirigido Jacques Malaterre e Yves Coppens.

Malaterre es director de cine y teatro y Coppens un paleoantropólogo que participó en 1974 en el descubrimiento de los australopithecus afarensis. La saga ya lleva tres documentales: “La odisea de la especie” (2003), “Homo sapiens” (2005) y “Le Sacre de l'homme” o “El amanecer del hombre” (2007). ( 1 )
A través de estos largometrajes y seriado documental, podemos recorrer la historia de la humanidad desde el origen del primer homínido...

Migración neolítica

de Neolítico de la Península Ibérica

De reciente publicación es el texto que reproducimos, que, en una visión global de la neolitización europea, resalta la migración como el elemento fundamental del proceso. Rowley-Conwy, P. 2011. Westward Ho! The Spread of Agriculture from Central Europe to the Atlantic. Current Anthropology, 52, S4.

Los trabajos recientes sobre las cuatro áreas principales de expansión agrícola en el Neolítico de Europa occidental han puesto de manifiesto que son cronológica y económicamente episodios mucho más abruptos de lo previsto. En la mayoría de los lugares, la agricultura sedentaria se introdujo rápidamente en el comienzo del Neolítico. Las economías de transición están prácticamente ausentes. Los procesos internos de recolector a agricultor dentro de Europa son cada vez más difícil de sostener. La expansión de la agricultura por la inmigración es, pues, una explicación cada vez más viable. Las migraciones de la agricultura fue puntual y esporádica, no una sola ola de avance...

Adolescencia

Adolescencia:
ORÍGENES // JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO
* Director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, Burgos

Desde hace menos de tres décadas sabemos que la adolescencia es una etapa del desarrollo de nuestra especie, que compartimos con las especies humanas que nos han precedido durante el último millón de años. Los expertos se han preguntado por las ventajas evolutivas de una fase tan convulsa de nuestra vida. Durante la adolescencia se producen cambios fisiológicos muy complejos, que culminan en la plena capacidad para la reproducción. El crecimiento corporal se dispara durante el llamado “estirón puberal”, compensando la lentitud con la que nuestro cuerpo va ganado en estatura hasta que cumplimos 11 o 12 años. Una parte de la energía de los primeros siete años de ese largo periodo, que incluye la infancia y la niñez, la dedicamos al crecimiento en tamaño del cerebro. Los cambios que experimentamos durante la adolescencia, tan necesarios para una vida de adulto, no parecen compensar las enormes dificultades emocionales que nos afectan durante ese periodo.

Pero existen otros cambios invisibles, que pueden dar respuestas a la pregunta de si la adolescencia es un carácter adaptativo, escogido y potenciado por la selección natural desde hace miles de años. Si consideramos que la adolescencia ocupa nada menos que un tercio de nuestro desarrollo tendremos que admitir que la persistencia de ese carácter debe de proporcionarnos éxito como especie. La neurociencia ya nos ha desvelado que el gran tamaño del cerebro, y en particular del neocórtex, es solo una de las ventajas que nos confiere ser una especie muy “encefalizada” (cerebro voluminoso con respecto al tamaño corporal). Además, la maduración del cerebro se ha ralentizado al punto de que no alcanzamos la plenitud funcional hasta bien entrada la veintena. En la adolescencia se produce una ampliación y reorganización de las conexiones entre las células nerviosas, así como la protección del “cableado” neuronal. Este proceso, que avanza desde la parte posterior a la anterior del cerebro, mejora hasta cien veces la velocidad en la transmisión de información a través de la red cerebral. El cerebro humano mantiene una enorme flexibilidad ¡durante casi la cuarta parte de nuestra vida!

Las “locuras” que realizamos durante la adolescencia obedecen a una mezcla de impulsividad y planificación, que nos producen placer y recompensa emocional por la secreción de neurotransmisores que activan ciertas zonas del cerebro especializadas en el aprendizaje y la toma de decisiones. En ocasiones, esas locuras acaban muy mal. Pero si tienen éxito terminan por transformarnos en adultos con una enorme experiencia y capacidad adaptativa para el medio donde nos haya tocado vivir.

Explore mystery of stone circle

WOULD-BE archaeologists and star-gazers are invited to meet the experts to explore ancient history and the night sky from a prehistoric stone circle on Sunday, December 4.

The Peak District National Park Authority is offering 60 free places for people to find out more about the mystical Nine Ladies stone circle, on Stanton Moor, both on the ground and in the night sky.

Three two-hour sessions will take place on Sunday December 4, at noon, 2pm, and 4pm, starting at the Village Hall in Stanton in Peak, near Bakewell.

The events will include a short talk on the history of the stone circle, what to look out for in the night sky in December, a planetarium session, and a 15-minute walk to the stone circle...

[More]

Les premiers peuplements de la Côte d'Azur et de la Ligurie


Livre: Les premiers peuplements de la Côte d'Azur et de la Ligurie : 1 million d'années sur les rivages de la Méditerranée Tome 1, Le paléolithique
Par Henry De LUMLEY , Marie-Antoinette DE LUMLEY
Editeur : Melis Editions (1 septembre 2011)
Collection : Histoire
Langue : Français

Le summarie vía Hominides.com