jueves, 22 de diciembre de 2011

Exposición "Restos de vida, restos de muerte"

Exposición itinerante
11 de octubre a 30 de noviembre de 2013 en Gandia.
Saber más: Museu de Prehistòria de València (ficha de la exposición itinerante).



11.10.13. La sala Coll Alas de Gandia acoge una muestra sobre arqueología funeraria y la prehistoria
La sala de exposiciones Coll Alas de Gandia acogerá desde hoy hasta el 30 de noviembre la exposición itinerante 'Restes de vida, restes de mort', que está producida por el Museo de Prehistoria de Valencia. La muestra presenta las últimas investigaciones sobre arqueología de ritos y técnicas funerarias en las tierras valencianas. Consta de cuatro ámbitos temáticos que repasan desde los primeros rituales funerarios hasta las manifestaciones funerarias actuales; la vida cotidiana de las sociedades prehistóricas y su relación con la muerte. También ofrece un recorrido por los yacimientos valencianos más emblemáticos de enterramientos y una muestra de las nuevas tecnologías que se utilizan para el estudio de huesos. 

Por otro lado, habrá visitas escolares. La exposición cuenta con paneles descriptivos, réplicas de piezas, recreaciones de yacimientos y pantallas interactivas. 

La exposición se inaugura hoy a las 19.30 horas y estará abierta al público de martes a sábado de 17.30 a 20.30 horas y su visita es gratuita. Las visitas escolares se podrán realizar desde el 21 de octubre hasta el 29 de noviembre, ambos incluidos. lasprovincias.es

Lasheras: Sería lamentable no poder abrir Altamira al menos a unos pocos

Santillana del Mar, 22 dic (EFE).- El director de Altamira, José Antonio Lasheras, considera que sería "lamentable" que las pinturas rupestres no pudieran ser accesibles al menos para unos pocos después del esfuerzo que se ha dedicado a conservarlas, aunque el cierre seguirá hasta que los riesgos se reduzcan "a algo asumible".

"No conozco a nadie que no desee que Altamira sea accesible" afirma Lasheras en una entrevista con Efe, en la que deja claro que la decisión sobre una posible apertura -eso sí, para "algunas personas al día, algunos días a la semana, algunos meses al año"-, no será inmediata "en absoluto".

La cueva, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lleva cerrada desde 2002. Ocho años después, el patronato del museo y centro de investigación acordó estudiar la posibilidad de reabrirla de forma controlada, siempre que se obtengan nuevos datos o análisis que así lo avalen. Pero aún no se ha tomado una decisión.

"¿Hay que resignarse a una Altamira cerrada durante décadas?". Su director sostiene que "cuando haya que resignarse habrá que hacerlo con pleno conocimiento y con plena convicción" pero también subraya que mientras "pueda haber un conocimiento que permita que esté abierta, habrá que buscarlo".

Y añade: "el cierre absoluto -como dijo un experto internacional- de un bien patrimonial como este tiene algo de fracaso absoluto".

Para Lasheras sería "demasiado lamentable" tener que resignarse al cierre después del "talento y el esfuerzo que se ha volcado en su conservación" durante tanto tiempo, desde que su descubridor, Marcelino Saenz de Satuola, colocó una puerta "de su bolsillo" para tratar de preservar las pinturas.

Un grupo de científicos, coordinados por Sergio Sánchez Moral, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), publicó en octubre un artículo en la revista Science que recogía las conclusiones de los estudios realizados en la cueva desde 1995 y recomendaba mantenerla cerrada para garantizar su conservación.

Lasheras está de acuerdo en el que el aislamiento es una estrategia pero también considera que la conservación "siempre significa asumir riesgos".

"No se trata de adoptar cualquier medida preventiva como es el aislamiento absoluto del patrimonio sino las medidas adecuadas de acuerdo con el conocimiento científico que tenemos", subraya.

Por el momento, con ese conocimiento pueden acometerse actuaciones de carácter preventivo porque aún no se ha encontrado un "antibiótico" contra las microorganismos que viven en la cueva.

"Si supiéramos anular los microbios, como anulamos los que afectan a nuestra salud, pues no pasaría nada. Tendríamos el antídoto, la vacuna para la proliferación de bacterias y algas en el interior de la cueva. Ese no tener un antídoto explica también la situación de cierre", argumenta.

La prevención ha evitado daños irreversibles, por mínimos que sean, en las pinturas. En los últimos treinta años su estado de conservación no ha variado e incluso han mejorado las condiciones exteriores.

En esa labor, Altamira ha aprendido de la experiencia de otras cuevas que han sufrido antes problemas de conservación y además los mecanismos de control de estado de las pinturas le han permitido tomar medidas y evitar que los riesgos se transformarán en daños.

"En un patrimonio tan frágil como es una pintura a base de agua, de tierra y de carbón sobre una roca natural, los daños sí que son irreversibles. Eso agudiza la prudencia y ayuda a comprender el largo cierre que soporta la cueva y que la decisión sea prolongarlo hasta que logremos reducir los riesgos a algo asumible", explica.

El patronato de Altamira tendría que haberse reunido en 2011 para nombrar un comité de expertos que hiciera nuevos análisis.

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicos (CSIC), Rafael Rodrigo, acaba de incidir en la necesidad de nuevos estudios y ha apostado por impulsar un proyecto internacional que busque soluciones para reabrir la cueva con seguridad.

Pero la concreción de los pasos, según explica Lasheras, depende de la reunión del patronato, para la que se han propuesto distintas fechas durante al año que no se han cerrado por problemas de agenda.

Las elecciones autonómicas y generales, que han cambiado el signo de los gobiernos en Cantabria y en España, han podido influir -apunta- en que no se haya avanzado más en los últimos meses pero la atención por la cueva ha sido "una responsabilidad permanente del Ministerio de Cultura".

Mientras tanto, el museo guarda miles de cartas con peticiones para visitar la cueva, anteriores incluso al cierre de 2002, y en su web sigue colgado desde hace años el cartel que advierte de que no harán reservas "en los próximos meses".

En cualquier caso, si se acuerda reabrir serán "poquísimas" las personas que podrán sentir esa "relación íntima, emocional y emotiva" con las pinturas originales que a Lasheras, según confiesa, le hubiera gustado que experimentarán los 250.000 visitantes que cada año acuden al museo de Santillana del Mar y contemplan la réplica.

ABC.es

Jumilla se suma a la Asociación Nacional de Arte Rupestre, con sede en Jaén

Jumilla, 21 dic (EFE).- El municipio murciano de Jumilla se ha adherido a la Asociación Nacional de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo, una iniciativa de varios ayuntamientos de la comarca del Condado, en Jaén, para poner en valor estos restos a través de recursos didácticos y turísticos.

Emiliano Hernández, asesor técnico del consistorio jumillano, ha informado de que esta asociación tiene entre sus cometidos revalorizar el arte rupestre del mediterráneo, generando empleo en el sector del turismo a la vez que se convierte en una fuente de estudio para los científicos.

Jumilla cuenta con trece estaciones de arte rupestre, tres de las cuales pueden ser visitadas: cueva del Peliciego, barranco del Buenaire y la solana de la Pedrera.

Además de Jumilla, pasan a formar parte de la Asociación Nacional de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo los municipios de Murcia, Cartagena, Yecla, Cieza y Moratalla.

La difusión y el acondicionamiento del arte rupestre (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1989) es uno de los objetivos de esta asociación nacional que cuenta con el apoyo de profesores de las Universidades Autónomas de Barcelona, así como las de Murcia y Alicante.

El municipio de Jumilla estará representado por los ediles de Cultura y Agricultura, María Dolores Fernández Martínez y Francisco Martínez Escandell, respectivamente, junto a Emiliano Hernández Carrión que actuará en calidad de asesor técnico.

ABC.es

Por el Jaén desconocido (I): las pinturas rupestres de Sierra Morena

13-12-11. Ahí siguen las dos, mirando el mundo como hace más de 6.000 años, cuando las pintaron nuestros antepasados en un rincón de Sierra Morena, en el jienense prado del Azogue. Sobre la piedra desnuda quebrada por los siglos de los siglos, sus siluetas de carmín han visto convertirse en polvo a una generación tras otra y siguen desafiando a lluvias y ventiscas, a rayos de sol y a escarchas de amaneceres. Han vencido al tiempo. Son eternas.

Estamos en el término municipal de Aldeaquemada, al norte de la provincia de Jaén, siguiendo el rastro de las pinturas rupestres del arco mediterráneo (declaradas por la Unesco en 1998 Patrimonio de la Humanidad) por un bosque de pinos y encinas. Desde el municipio hemos tomado una pista en dirección oeste camino del “monte de la desesperá”, donde echamos pie a tierra. Descendemos entre matorrales hasta llegar a un pequeño desnivel de roca que se salva con pies y manos. Allí, a la intemperie, asoma el conjunto de pinturas del Prado del Azogue (descubierto por unos pastores en 1914), uno de los 18 yacimientos que convierten a Aldeaquemada en el principal núcleo de Arte Rupestre de Sierra Morena oriental. Dos nombres, el del español Juan Cabré y el del abate francés Henri Breuil, se reparten la paternidad de la mayoría de descubrimientos de los yacimientos de la zona. Trabajaron codo con codo, pero terminaron enemistados. Su legado, afortunadamente, está muy por encima de sus sonadas controversias...

[Leer más]

L'Age du bronze en Méditerranée : Recherches récentes


Livre: L'Age du bronze en Méditerranée : Recherches récentes
Dominique Garcia (Auteur), Collectif (Auteur)
Broché: 192 pages
Editeur : Editions Errance (23 novembre 2011)
Collection : Hespérides

Ce recueil, préfacé par le préhistorien Jean Guilaine et dirigé par Dominique Garcia (Directeur du Centre Camille Julian), regroupe une série de textes consacrés à l’âge du Bronze méditerranéen. La plupart de ces contributions sont issues du cycle 2011 des séminaires d’Antiquités nationales et de Protohistoire européenne d’Aix-Marseille université et du Centre Camille Jullian. Chaque année, ce séminaire est l’occasion de rassembler chercheurs et étudiants autour de l’actualité de la recherche archéologique en Gaule, mais également, dans le cadre de tables rondes ou de séminaires thématiques consacrés à la Protohistoire européenne, de débattre sur un objet de recherche plus ciblé... Prehistoirepaca

What We Learned About Our Human Ancestors in 2011

Genetic hints of extinct human lineages — and the benefits we might have received from having sex with them — were among the discoveries this year regarding the evolution of our species.

Other key findings include evidence strengthening the case that fossils in South Africa might be those of the ancestor of the human lineage. Research also suggests humans crossed what is now the desolate Arabian Desert to expand out of Africa across the world...

[Read more]

Smart Guide to 2012: Humans' chimeric origins

If you thought we were the direct descendents of an ape from east Africa, hold it right there. The origin of our species is being called into question in ways that challenge the roots of our identity.

First, we may not have come from east Africa. Two remarkably complete, 1.97-million-year-old hominin fossils discovered in South Africa suggest modern humans could have evolved outside the Rift Valley. This suggests that human-like apes may have been evolving in parallel in different places around Africa. The more we find out about these animals the more we will learn about the key transitions along the path to modernity: when hominins lost their body hair and when they first started using tools.

Second, there's no such thing as a standard-issue human. All non-Africans owe 2.5 per cent of their DNA to Neanderthals, the result of matings between Homo sapiens and Neanderthals 60,000 years ago. And Melanesians owe an additional 5 per cent to another hominin, the Denisovans. Some of us may carry the genetic left-overs of cross-breeding with other extinct people as well.

As more fossils are found and their DNA is sequenced, we should get direct evidence of the biology of these extinct cousins and what makes us different from them. What we have in common is just as interesting. We are a muddled up, chimeric species. While many people long for something to define us as uniquely human we may find that there is no such thing.

New Scientist

Microwear Analysis at Dmanisi

This month in the Journal of Human Evolution, a new study on the teeth of the Dmanisi Homo erectus has been published. A site in the Republic of Georgia, Dmanisi has yielded a vast quantity of hominin fossils dating to approximately 1.8 million years ago—even an elderly individual without teeth. The discovered crania are remarkably well-preserved, and have given scientists the ability to look at our evolutionary history with higher resolution.

Based on the skeletal remains, how can we ascertain specifics about hominin diet? For this particular study, researchers used microwear analysis on two molars from Dmanisi. Microwear analysis observes the patterning left on teeth by components of specific diets. As one example, tough silicates in plants leave identifiable traces, as do other silica-based sands that end up being chewed...

Anthropology.net