viernes, 20 de enero de 2012

“Es muy importante para Los Dólmenes de Antequera este II Congreso de la Prehistoria”

El Sol de Antequera. Nos encontramos en un año que puede ser histórico para los Dólmenes de Antequera, así que acudimos a nuestra paisana Margarita Sánchez Romero, directora general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura que preside Paulino Plata que, en sus tiempos de alcalde puso en marcha la remodelación del Conjunto Dolménico y ahora, quiere cerrarlo con algo que puede ser histórico para ese orgullo de Antequera.

Sobre si hemos entrado en un año clave para nuestros Dólmenes, ella nos dice... (entrevista).

Vía Asociación Los Dólmenes

Olduvai Geochronology Archaeology project

Ce site rendra compte du projet 'ORACEAF : The Origins of the Acheulean in East Africa' (2012-2016)' pour lequel Ignacio de la Torre a reçu un European Research Council (ERC) Starting Grant pour diriger une équipe multidisciplinaire de recherches intégrées sur tous les aspects de l'Acheuléen ancien à Olduvai (Tanzanie) : paléoécologie, archéologie, géologie et géochronologie.

Voir le site

Vía Laboratoire Méditerranéen de Préhistoire Europe Afrique

0073 – Map of Portuguese Prehistoric Enclosures


This is a map in permanent updating. From now on, it will be available in a separated page, next to the bibliography ones at the top of the blog.
It is, of course, of free use. Citation of the blog is the only request.

Portuguese Prehistoric Enclosures

Cova Eirós, el panorama más amplio del Paleolítico gallego

En el yacimiento de Triacastela se identificaron cinco épocas prehistóricas

La reciente datación de un nuevo nivel arqueológico en Cova Eirós ha ampliado el panorama temporal representado en este yacimiento, que es ahora el muestrario más extenso del Paleolítico gallego concentrado en un solo lugar y que haya podido datarse con métodos radiométricos. La última datación, dada a conocer recientemente, corresponde a un conjunto de artefactos de 12.000 años de antigüedad correspondiente a la etapa final de la cultura magdaleniense. Con anterioridad, los arqueólogos ya habían fechado otras industrias pertenecientes a un período más temprano de esa cultura. En la cueva se habían identificado además otras culturas del Paleolítico Superior -gravetiense y auriñaciense-, así como industrias musterienses de diferentes períodos del Paleolítico Medio, obra del hombre de Neandertal.

Según apunta Arturo de Lombera, codirector de las excavaciones que llevan a cabo en este yacimiento las universidades de Santiago y Tarragona, «en otras partes de Galicia se han encontrado industrias paleolíticas más antiguas y también más recientes, pero en ningún otro sitio se ha podido reconstruir una secuencia cronológica tan larga como esta». Ello convierte a Cova Eirós en el principal referente para el estudio de la prehistoria remota del noroeste ibérico, ya que en ningún otro lugar puede apreciarse con tanta claridad la evolución cultural y tecnológica de las diferentes poblaciones que han ocupado este territorio.

Para averiguar la edad de los niveles más recientes del yacimiento se utilizó el carbono 14, que permite datar restos orgánicos de hasta 40.000 años. En los más antiguos se utilizó la termoluminiscencia del cuarzo, con la que se puede retroceder mucho más en el tiempo.

Los investigadores esperan que este extenso panorama cronológico pueda ampliarse todavía más en un futuro cercano, ya que el subsuelo de la gruta podría contener también rastros de épocas anteriores al hombre de Neandertal.

Un depósito mal conservado en el que se mezclan restos de etapas muy diferentes

Además de los cinco niveles arqueológicos que pudieron ser datados con métodos radiométricos, en Cova Eirós se ha localizado un sexto nivel mucho más difícil de identificar. Este depósito apareció en un talud situado en la zona de la entrada, donde empieza la fuerte pendiente que se abre ante la cueva. En él aparecieron mezcladas muestras de industrias del Paleolítico Medio y del Paleolítico Inferior, que debieron ser fabricadas en épocas separadas por decenas de miles de años. En esta zona se hallaron también fósiles animales que corresponden igualmente a períodos muy distintos, por lo que se deduce de su diferente grado de conservación.

Los investigadores piensan que esta confusión cronológica se debe a que este depósito -a diferencia de los del interior de la cueva- está situado en una zona mucho más expuesta a la inclemencias meterológicas y a la erosión, por lo que su proceso de sedimentación ha sido más irregular. Este nivel no fue datado con las técnicas del carbono 14 o de la termoluminiscencia, ya que los arqueólogos creen que no permitirá distinguir claramente las diferentes etapas que pueden estar representadas en él.

Un hueco de 55.000 años sin información

Entre las diferentes etapas prehistóricas que han podido ser identificadas en Cova Eirós, los investigadores no lograron hallar todavía ningún rastro arqueológico del largo período -de en torno a 55.000 años- que se extiende entre el nivel datado hace 87.000 años y el de 32.000 años. Ese lapso corresponde precisamente a la época en la que el hombre de Neandertal fue sustituido por el Homo sapiens moderno, que -según se cree actualmente- empezó a expandirse por la Península hace unos 40.000 años.

Según indica Arturo de Lombera, los materiales arqueológicos correspondientes a esa etapa pudieron haber desaparecido de la cueva a causa de un intenso proceso erosivo registrado tras un período de enfriamento climático del que también hay huellas en otros yacimientos paleolíticos del área cantábrica. Se trataría de uno de los llamados eventos Heinrich, una serie de fluctuaciones climáticas globales -los geólogos han identificado seis- que se produjeron durante la última glaciación.

Si esta hipótesis es acertada, los artefactos fabricados por los ocupantes de la cueva durante el mencionado período de 55.000 años habrían sido arrastrados por torrentes que pudieron anegar la cavidad debido al deshielo que siguió a una etapa de frío extremo. Ese proceso erosivo pudo producirse durante el llamado evento Heinrich 4, hace entre 38.000 y 35.000 años.

Posibles vestigios

No obstante, los arqueólogos no han descartado la posibilidad de encontrar en la gruta algún rastro de ese etapa de la que por ahora no tienen ninguna información. «Es posible que la erosión haya alterado la secuencia cronológica en unas partes de la cueva y en otras no, de forma que en las zonas que todavía no hemos excavado podrían quedar algunos retazos bien conservados con muestras arqueológicas de ese período», apunta De Lombera.

En todo caso, ello no podrá saberse hasta dentro de uno o dos años, cuando las excavacions se hayan extendido a zonas del subsuelo de la cueva que aún están inexploradas.

Fuente: La Voz de Galicia

Puertas de Vidiago. Cueva Rinoceronte Lanudo tapada por la autovía.

Vídeo YouTube (kartutx0 el 19/01/2012) añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria de España y Portugal > L.R.1.4



Noticias relacionadas: Las obras del Unquera-Llanes dejan al descubierto varios yacimientos arqueológicos. (Ver ediciones del 13-07-11 y 04-08-11)

Arousa. Patrimonio hará seguimiento del dolmen para evitar su deterioro

El departamento realizará visitas periódicas a Areoso para vigilar los restos

La naturaleza pega fuerte en Areoso. El mar, el viento y la lluvia actúan con vehemencia en este pequeño territorio enclavado en el centro de la ría. Fueron ellos los responsables de que saliese a la luz un tesoro pétreo que la arena había escondido durante varios miles de años. Ocurrió hace algunos meses, cuando los temporales y las mareas destapaban en este islote de A Illa de Arousa un dolmen cuya existencia estaba documentada pero que todavía no había sido estudiado, y dejaban también al descubierto otras dos estructuras pétreas desconocidas hasta el momento.

Ante lo inusual del hallazgo y el peligro de erosión se tomaron una serie de medidas encaminadas a proteger la estructura funeraria, fundamentalmente la construcción de un muro de protección que evita que la fuerza del mar embista sobre ella.

Pero las labores preventivas no se quedarán ahí. Desde el departamento de Cultura de la Xunta de Galicia aseguran que Patrimonio hará un seguimiento de estos restos para tratar de evitar su deterioro. El servicio de arqueología de la Administración autonómica visitará de forma periódica la isla para comprobar que no existe peligro para la conservación del dolmen y de los demás elementos megalíticos. En caso de que detecten algún problema, estudiarán y pondrán en marcha nuevas medidas para garantizar la preservación de los hallazgos.

Pero no solo la acción de la naturaleza puede incidir desfavorablemente sobre los vestigios localizados en Areoso. También el hombre puede dañar mucho la enorme riqueza arqueológica que existe en el islote arousano. Hace ya algunos años que el Concello y la cofradía de A Illa comenzaron a alertar sobre el peligro que la cada vez más numerosa presencia de bañistas en este pequeño enclave podía tener sobre el territorio. La isla, de unas 8,5 hectáreas, está compuesta fundamentalmente por arena. Es, por tanto, de una fragilidad extrema, e incluso corre peligro de romperse en dos, puesto que su parte central está unida por una leve lengua de arena. Debido a esto, se ha solicitado que se controle el acceso humano a este entorno, igual que se hace con los parajes protegidos del parque nacional de Illas Atlánticas. Los arqueólogos se han sumado ahora a esas voces, habida cuenta de que no solo la isla en sí está en peligro, sino también los abundantes restos arqueológicos que todavía cobija.

Con respecto a los hallazgos más recientes, la colaboración entre Costas y Patrimonio permitió levantar un muro de contención cuya finalidad es impedir que la acción del mar agreda el dolmen aparecido recientemente. Este trabajo de protección fue realizado por el servicio de Costas -pues la estructura descubierta se encuentra emplazada en terreno de su competencia- con la supervisión de los arqueólogos de Patrimonio.

La isla cobija al menos cinco enterramientos megalíticos

desde que en el año 1988 se realizara en Areoso una primera campaña de excavación es bien conocida la riqueza arqueológica de este pequeño territorio insular. Con los últimos descubrimientos, detectados por una brigada de la policía adscrita a la comunidad autónoma, suman cinco los enterramientos megalíticos de los que se tiene constancia en este enclave.

Además, desde Patrimonio tienen la sospecha de que la acción del agua dejará al descubierto nuevos restos en un futuro no muy lejano, lo que podría completar todavía el ya de por sí fascinante mapa arqueológico del islote arousano.

En las campañas de excavación realizadas entre los años 1988 y 1990, dirigidas por el arqueólogo José Manuel Rey García, se estudiaron dos estructuras megalíticas, una cámara y una mámoa sepultada por arena. Una tercera mámoa fue entonces detectada, pero no llegó a ser excavada. Es esta, precisamente, la que salió a la luz recientemente, dejando al descubierto un dolmen y, a su alrededor, una gruesa cobertura formada fundamentalmente por conchas, en su mayoría de ostra.

Además de todos estos restos megalíticos se encontraron también algunos trozos de cerámica y se localizó y se analizó un yacimiento de la Edad del Bronce. Aquí se encontraron dos punzones que fueron considerados por algunos estudiosos como los más antiguos de esa etapa en la Península Ibérica, si bien esta consideración no es unánime, pues cualquier datación relacionada con este islote resulta controvertida.

Nuevas campañas

A pesar de que estaba previsto que se realizasen nuevas campañas de excavación, finalmente no pudieron llevarse a cabo. Quién sabe si con ellas sería posible arrojar luz sobre algunas de las sombras que todavía quedan en Areoso. ¿Estuvo esta isla unida a A Illa alguna vez? Sus pobladores, ¿vivían aquí de forma permanente o lo hacían solo de forma estacional? Y, en caso de que así sea, ¿cuál era la razón que les llevaba a navegar hasta esta pequeña isla? ¿Tenía este territorio algún significado simbólico especial para los hombres de entonces? ¿Fue elegido por alguna razón concreta como lugar de enterramiento? Además de para el reposo eterno, ¿había otro tipo de actividad en este islote?

Quizás el futuro guarde la respuesta a algunas de estas preguntas, pero para ello es preciso que todos estos vestigios del pasado permanezcan ahí, a salvo de la erosión natural y, fundamentalmente, de la acción del ser humano.

Fuente: La Voz de Galicia
Entrada relacionada: 17-01-12. Unha viaxe á Illa dos Mortos (vídeo).