jueves, 22 de marzo de 2012

La caza acabó con la megafauna australiana

Hasta ahora existían varias hipótesis sobre la extinción de los vertebrados gigantes de Australia hace unos 40.000 años. Un equipo de investigación australiano confirma ahora, en un estudio que se publica en Science esta semana, que los cazadores humanos acabaron con estos animales.

La llegada de los humanos a Australia supuso un antes y un después en la vida de los grandes vertebrados. Estos animales sufrieron un declive a lo largo de 2.000 a 3.000 años, y se extinguieron debido a la persecución realizada por los humanos.

“Estos grandes animales pudieron haber sido muy susceptibles a los efectos de la caza, porque se reproducían muy lentamente y necesitaban mucho tiempo para crecer y tener crías”, asegura a SINC Christopher Johnson, uno de los autores del estudio e investigador en la Escuela de Zoología de la Universidad de Tasmania (Australia).

Según el estudio, que se publica esta semana en Science, incluso bajos niveles de caza hubieran impedido a las poblaciones de estas especies recuperarse. Los investigadores se basaron en el estudio de los restos de esporas de Sporormiella, un hongo que crecía en el estiércol de los herbívoros que desapareció hace unos 41.000 años, para confirmar que el declive de los animales empezó con la caza.

Hasta ahora, los científicos pensaban que la megafauna se extinguió por un cambio climático, por los incendios y la fragmentación del hábitat provocados por la llegada de los humanos, o por la caza.

El análisis de Sporormiella demuestra que “la megafauna no se vio muy afectada por los cambios climáticos anteriores a la llegada de los humanos, y no hubo un cambio climático significativo en el momento en el que se extinguieron”, apunta Johnson quien descarta la hipótesis del cambio climático.

Con la llegada de los humanos hubo un aumento de los incendios y un cambio en la vegetación. Sin embargo, según el investigador, estos eventos sucedieron después del declive de los animales, por lo que “no pudieron causarlo”. “La caza es entonces la explicación más plausible”, confirma Johnson.
...
SINC
Referencia bibliográfica:
Susan Rule, Barry W. Brook, Simon G. Haberle, Chris S. M. Turney, A. Peter Kershaw, Christopher N. Johnson. “The Aftermath of Megafaunal Extinction: Ecosystem Transformation in Pleistocene Australia” Science 335, 23 de marzo de 2012

Docufilia - Armagedón Animal - Fuego y hielo

Documental sobre las extinciones en masa de nuestro planeta y la capacidad de recuperación de la naturaleza. Hace 74.000 años, en la Tierra (Era del Pleistoceno), hubo una explosión volcánica (supervolcán Toba) en Sumatra de tal magnitud que bloqueó la luz solar durante 10 meses.
Ver vídeo en RTVE.es A la Carta

Actualización: Armagedon Animal 7 de 8 Fuego y hielo
Ver en PaleoVídeos > L.R.2.5 nº 52.

New Peking Man report

The South African Journal of Science has a new article by Lee Berger, Wu Liu and Wu Xiujie [1], reporting on the mystery of the "Peking Man" fossils. The remains from Zhoukoudian, China, were lost at the outset of the Second World War. There have been endless speculations about the ultimate fate of the fossils, from being lost at sea in a Japanese raid to being secreted away by rogue anthropologists.
Two years ago, Berger and colleagues received a report from the son of a former marine, Richard Bowen:
My father was a Marine in China after WWII and he thinks he discovered bones of the missing Peking Man at a Marine base in China in 1947. He knows where these are buried there having dug them up and reburied them while under siege in Chinwangtao. I showed him the site from Google earth and it appears untouched. They may still be there buried in the boxes …
That's where the story begins. The paper is open access and interesting to read the history. Berger and colleagues didn't locate the remains but took care to investigate the former area. They report that the remains were probably destroyed but hold out a "glimmer of hope" that impending construction at the location may yet turn up the bones that Richard Bowen reported seeing... Via john hawks weblog

Photo: Dr. Pierre Teilhard de Chardin, consulting Paleontologist of the National Geological Survey of China, is shown at a symposium of Early Man at the Academy of Natural Science in Philadelphia, Pa., in this March 18, 1937 file photo. De Chardin holds a skull of a Peking man he found in China. (AP Photo/FILE).

Link 3: 26-03-12. ¿Hallan posible pista sobre restos del Hombre de Pekín? 


Actualización: The Earliest Grandpa We Lost in the War
The Peking Man’s bones changed everything we knew about the earliest humans—then vanished in the chaos of post-war China. Yet there’s a chance we soon might unearth them a second time... 

“They paved paradise and put up a parking lot,” Joni Mitchell sang in 1970, decrying our modern frenzy of development. But perhaps no one feels this loss more acutely than one of our early ancestors. The Peking Man lived more than 400,000 years ago, he learned how to make fire and use tools, and he was widely fêted when his remains were found. Afterlife was good…until his ungrateful descendants lost the precious bones, that is. Today, many believe the Peking Man ingloriously resides beneath a concrete slab dotted with cars in Qinhuangdao, China...

Skulls on stakes in Sweden date to the Mesolithic



Vídeo YouTube "Arkeologi vid Motala ström, del 4" por arkeologiuv el 13/09/2011.

Archaeological excavations in 2009–2011 at Kanaljorden in the town of Motala, Östergötland in central Sweden unearthed a unique Mesolithic site with ceremonial depositions of human crania in a former lake.

The human skulls have been part of a complex ceremony that involved their display on stakes and deposition in water.

The skulls have now been C14 dated to 6212-5717 cal BC and two dates on worked wood have also been obtained (5972-5675 cal BC), making them 7-8000 year old.

The rituals were conducted on a massive (14 x 14 m) stone-built construction on the bottom of a shallow lake

The rituals were conducted on a massive (14 x 14 m) stone-built construction on the bottom of a shallow lake (nowadays a peat fen). Some human crania were found as more or less intact “skulls” while others were found as isolated fragments, for example a frontal lobe or a temporal bone. Based on the more intact skulls eleven individuals have been identified, both men and women, ranging in age between infants and middle age. Two of the skulls had wooden stakes inserted into the cranium. In both cases the stakes were inserted from the base to the top of the skull. As well as this a temporal bone of a women was found placed inside the skull of another woman... Past Horizons

Actualización (19-04-12). Descubren los restos de un ritual mesolítico con cabezas empaladas en una turbera sueca
Arqueólogos suecos han descubierto los restos de un ceremonial realizado hace 8.000 años en el que se empalaron cabezas humanas y se depositaron cráneos en una estructura de piedra construida dentro de un pequeño lago como parte de un ritual de difícil interpretación. [Leer más]

Releted news: 19-09-11. Dig reveals human skulls mounted on stakes.

El asturiense que salió de las cuevas

El arqueólogo Pablo Arias dirigirá prospecciones en Llanes y Ribadedeva para tratar de localizar campamentos al aire libre

Los asturienses no vivían en las cuevas sino en campamentos al aire libre. Esa es la tesis que defiende el ovetense Pablo Arias Cabal, profesor de Prehistoria de la Universidad de Cantabria, y que el próximo verano se ha propuesto desarrollar trabajos de campo encaminados a localizar alguno de esos asentamientos.

Su investigación se enmarca dentro de un trabajo más amplio acerca de la transición del mesolítico al neolítico, momento en el que los hombres de la cultura asturiense, dedicados a la caza y a la recolección de vegetales y mariscos, se convierten en agricultores. Además de estudiar ese momento de transición en Asturias, el equipo de Pablo Arias Cabal incluirá trabajos de campo en Portugal y Bretaña.

Su proyecto, pendiente de los permisos de la Consejería de Cultura, pasa por llevar a cabo prospecciones geofísicas en distintos puntos de los concejos de Ribadedeva y de Llanes a lo largo del próximo mes de julio. “Sabemos que los hombres del mesolítico no vivían en las cuevas. En muchos casos eran basureros y quedaron llenas de conchas”, comentó Pablo Arias en alusión a yacimientos ubicados en el extremo oriental de Asturias. En esos lugares fueron localizados los denominados concheros asturienses, acumulaciones con restos de moluscos como bígaros o llampares , fruto del marisqueo que ejercían esos grupos del mesolítico.

La Borbolla y Pimiango Los planes de Pablo Arias Cabal, que hoy jueves ofrecerá una conferencia en el Real Instituto de Estudios Asturianos (Ridea) sobre el mesolítico en Asturias, pasan por actuar en tres puntos concretos: la Sierra Plana de la Borbolla, el entorno de Pimiango y una zona próxima a Posada de Llanes, área en la que se localizaron varios concheros asturienses.

“Vamos a utilizar unos aparatos del Instituto Arqueológico Alemán de Fráncfort. Se trata de una técnica superficial en la que empleamos unos aparatos que miden la susceptibilidad magnética del terreno, lo que permite localizar zanjas o zonas de hogares”. Del resultado de esos análisis vendrían posteriores sondeos.

Respecto al momento en el que los hombres del asturiense abandonan su faceta de cazadores recolectores para convertirse en agricultores, Arias sitúa ese momento de transición “poco después” del 5.000 antes de Cristo. “Hacia el 4.900 ya hay referencias de animales domésticos”, así como evidencias de cultivo de cereales, indicó este prehistoriador asturiano que desde hace años trabaja en la Universidad de Cantabria. En cuanto a la posibilidad de que los hombres del asturiense fueran los protagonistas de esa transición del mesolítico, una etapa a caballo entre el paleolítico y el neolítico, este investigador afirma: “es bastante probable” que los primeros grupos neolíticos fueran descendientes suyos. “De hecho, en algunas tumbas neolíticas aparecen picos asturienses”, añade Pablo Arias Cabal, quien subraya como esa transición fue más tardía en el área cantábrica que en otras partes de la Península Ibérica.

La cueva de los Canes Respecto a sus investigaciones en la cueva de los Canes, en Cabrales, a las que se referirá en su conferencia de hoy en el RIDEA, Arias Cabal da por terminados sus trabajos arqueológicos en este yacimiento en el que aparecieron varios enterramientos humanos cuya antigüedad va de los 6.000 a los 8.000 años antes del presente. Lo que no descarta es excavar en la cueva cabraliega de Arangas, un yacimiento del neolítico.

 La Voz de Asturias

Teruel. Inician el expediente de protección de tres abrigos de arte rupestre de Villarluengo

El Gobierno de Aragón ha iniciado el expediente para proteger tres abrigos rupestres localizados en el término municipal de Villarluengo. Se trata de las pinturas de El Cantalar I, El Cantalar II y el abrigo del Risco de Peñarroya, los tres considerados Bien de Interés Cultural al albergar manifestaciones de arte rupestre.

La incoación de la delimitación del bien y de su entorno conlleva la aplicación inmediata del régimen de protección establecido para los BIC y determina la suspensión de las licencias municipales relativas a cualquier tipo de obra o actividad en la zona afectada, según se recoge en el expediente.

El informe delimita el entorno de protección a toda la Muela de Peñarroya, ya que, según el estudio, “es el soporte sobre el que se han localizado las diferentes manifestaciones rupestres y los yacimientos arqueológicos” vinculados a ellas.

El alcalde de Villarluengo, José Antonio Domingo, se mostró contento por el inicio del expediente de protección, aunque comentó que las pinturas rupestres no son muy visitadas debido a que se encuentran en una zona de difícil acceso.

Diario de Teruel
Link 2: Resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural
...El abrigo del Risco de Peñarroya, localizado en el otoño de 2008, se sitúa en el acantilado norte de la Muela de Peña Roya. En dicho abrigo, de gran tamaño, se han localizado al menos dos paneles con pinturas rupestres de estilo esquemático en el que aparecen representados varios antropomorfos y otras figuras de tipología cruciforme. En dicho abrigo también se han localizado restos de materiales líticos y cerámicos de cronología prehistórica.

El abrigo de "El Cantalar I" es un pequeño abrigo con al menos dos paneles decorados con pinturas naturalistas en rojo de estilo levantino, entre las que se identifican al menos dos arqueros, otro antropomorfo, un cérvido y al menos otros dos bóvidos.

El abrigo de "El Cantalar II" es un friso rocoso localizado a unos 50 metros del anterior abrigo. Se trata de un acantilado en la pared Este de la muela de Peñarroya en el que se han documentado varios paneles de grabados geométricos de estilo esquemático y posible cronología medieval. Entre las representaciones destacan varios cruciformes y una retícula posiblemente identificada con una representación de un juego o alquerque de 9 o 12. También se ha localizado recientemente otro nuevo panel con cazoletas de tipología y factura anterior que podrían datarse en época protohistórica.

Junto a estos lugares con manifestación de arte rupestre hay que citar el yacimiento arqueológico de la Sima de Peñarroya localizado dentro de la delimitación de su entorno de protección. Se trata de una oquedad o brecha abierta en la cima de la muela de Peñarroya, cerca del abrigo de el Cantalar I y que da a una cavidad no explorada en la que en los años ochenta del siglo XX se recuperó un cráneo humano y durante unas nuevas exploraciones espeleológicas realizadas en el verano de 2011 ha permitido localizar restos de tres individuos, lo que permite asegurar que dicha cavidad fue utilizada como cueva sepulcral durante la Prehistoria Reciente (Calcolítico/Bronce), a juzgar por los restos cerámicos recuperados...