lunes, 2 de abril de 2012

Castilleja de Guzman. 1ª Jornada de Arqueología y Participación Ciudadana

1ª Jornada de Arqueología y Participación Ciudadana "Nuevos avances en la investigación arqueológica de Montelirio - PP4"
12 de abril - Castilleja de Guzman
Ver poster de la jornada: Asociación Los Dólmenes

Málaga. Cultura protege como zona arqueológica el complejo kárstico de Cueva Navarro

Con esta iniciativa se inscribe como Bien de Interés Cultural uno de los registros geológicos más importante del Mediterráneo occidental

La Consejería de Cultura, a través de la Dirección General de Bienes Culturales, ha incoado el procedimiento para inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Zona Arqueológica, el complejo kárstico de Cueva Navarro IV, ubicado en la Bahía de Málaga. Este complejo, también conocido como del Humo, se caracteriza por reunir en poco espacio uno de los registros geológicos y arqueológicos más importantes del Mediterráneo occidental.

En concreto, el complejo kárstico de Cueva Navarro IV, que quedará protegido con la máxima figura que contempla la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía (Ley 26 de noviembre de 2007), agrupa un conjunto de yacimientos arqueológicos cuyos registros resultan fundamentales para la compresión de los episodios históricos comprendidos entre el final del Pleistoceno (alrededor de 150.000 años) hasta inicios del Holoceno (4000 años del presente).

Esta zona arqueológica, formada por la cueva Navarro IV y una serie de cuevas relacionadas con ésta, conserva un importante y amplio depósito detrítico, resultado de la superposición de numerosas fases de ocupaciones humanas a lo largo de la historia, y mantiene en sus paredes múltiples evidencias artísticas y simbólicas debido a la presencia de pinturas del período solutrense. En las pinturas existe un predominio claro de los tonos rojos sobre los negros, y una temática bastante homogénea, agrupándose los motivos, según los criterios morfológicos, en curvilíneos, puntuaciones, líneas de puntos, bastones o haces rectilíneos paralelos, trazos pareados o un motivo naturalista, entre otros.

Pinturas rupestres de Cueva Navarro IV.
En relación al repertorio figurativo, en la cueva Navarro IV se localizan un total de 149 elementos pictóricos, repartidos en los dos grandes temas que determinan el arte rupestre paleolítico, zoomorfos e ideomorfos. En el caso de esta cueva sólo se aprecia una única imagen clara de animal, mientras que el resto se encuadraría dentro de las diversas categorías de ideomorfos.

Fuente: Sur Digital (Andalucía)
Sitio web: El Parque Prehistórico de Málaga (Cuevas de La Araña)
Relacionado: Especiales > Paleo Cuevas > Andalucía > Navarro IV

Atapuerca, mentiras y evolución humana

... En España, y en todos sus libros escolares, consta un Homo antecessor hallado en Atapuerca como antepasado nuestro con el añadido que se afirma que en este yacimiento español sucedió el primer ritual funerario de la humanidad hace la friolera edad de 500.000 años. Ambas informaciones han sido contradichas por muchos científicos con datos suficientes pero los máximos responsables de Atapuerca no dan su brazo a torcer, uno de ellos protagonista del programa televisivo “Sota Terra”. Homo antecesor fue definido con restos de individuos jóvenes, algo que para cualquier estudiante de Biología significaría un suspenso. Sin conocer como eran los individuos adultos, las normas internacionales son claras, la especie no es válida. Por otro lado el enterramiento ritual que los expertos de Atapuerca defienden entra en fuerte contradicción con muchos hechos. Uno de ellos que falta el 60 % de los cuerpos, algo extraño si allí fueron enterrados enteros aquellos individuos. Otro que el 40 % restante está mordisqueado por depredadores y carroñeros como prueban las innumerables marcas de colmillos halladas sobre los huesos humanos, algo que significa que nos hallábamos ante el cubil de un gran predador, conclusión que se presentará en el X Encuentro de Jóvenes Investigadores en Paleontología el día 20 de Abril de 2012 en Sot de Chera, Valencia. En fin, y ante tantas contradicciones científicas,
...

David Rabadà i Vives

Must Farm Bronze Age site: The finds

Over three thousand years ago the inhabitants of a small southeast fenland community were skilled boat builders, enjoyed fishing, and practised a method of eel trapping still in use today in East Anglia.

Mark Knight, senior project officer for Cambridge Archaeological Unit, said: “It’s archaeology like it’s never been preserved before.”

The incredibly detailed picture of Bronze Age life discovered on the River Nene, at Must Farm quarry, Whittlesey, has everything from well preserved boats, spears and swords to clothing and jewellery as well as carved bowls and pots still full of food, making it one of the most significant sites of its kind ever found in Britain.

Continuing the gallery of images of the fragile remains (see also Part I), Past Horizons has put together a series of photographs featuring the finds, both in-situ and back at base. The images were taken by Cambridge Archaeological Unit photographer Dave Webb as part of the archaeological record.
...

Glass beads
Past Horizons
Entrada relacionada: 04-12-11. Bronze age man's lunch: a spoonful of nettle stew.

Granada. Un asentamiento de Algarinejo podría pertenecer a la Edad del Cobre

Expertos de la UGR y del CSIC afirman que el buen estado de la muralla que le circunda le equipara a los mejores recintos prehistóricos de toda Europa


Fuentes de Cesna, un pequeño anejo del municipio de Algarinejo, alberga un recinto fortificado de unos trescientos metros de extensión en su parte más accesible, en cuyo subsuelo puede ocultarse un auténtico tesoro. No precisamente de oro ni piedras preciosas, sino de carácter científico. Su antigüedad podría remontarse a la Edad del Cobre, 3.000 años antes de Cristo, aunque de momento no hay prueba contundente que certifique la misma.

Un pequeño equipo de especialistas en prehistoria y arqueología de la Universidad de Granada (UGR) y del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC), han estudiado sobre el terreno los restos visibles, que los vecinos de la localidad conocen desde tiempos inmemoriales pese a que el lugar en el que se asientan es de difícil acceso. Se trata de un tajo conocido como Villavieja, en cuya cima se halla el mencionado recinto amurallado.

Antecedentes

Tal fortificación ya aparece citada por el político Pascual Madoz, en 1846, en el 'Diccionario Geográfico, Estadístico e Histórico de España y sus posesiones de Ultramar' más conocido como Diccionario Madoz, aunque desde entonces no se ha llevado a cabo investigación alguna sobre la zona y acerca del posible asentamiento prehistórico. Una cuestión que puede tener los días contados desde ahora.

«Mi impresión es que existen indicios que apuntan a que este asentamiento pudiera tener esa cronología de la Edad del Cobre, pero es una hipótesis de trabajo a partir de lo que hemos visto sobre el terreno y tendría que ser confirmada con las oportunas excavaciones arqueológicas», señala al respecto el profesor Antonio Morgado, del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la UGR y quien ha seguido más de cerca toda esta primera labor de investigación sobre el terreno.

Lo cierto es que a partir de los restos existentes, de los numerosos objetos de cerámicas campaniformes, platos y fuentes de bordes engrosados que han sido hallados en el recinto que circunda la muralla -que tiene una superficie comprendida entre 3,5 y 4 hectáreas- por los vecinos de la localidad, los especialistas sospechan que el subsuelo puede ocultar un valioso yacimiento prehistórico cuya edad habrá que datar convenientemente. Podría tratarse de un yacimiento humano, que afloraría en cuanto las excavaciones llegaran al nivel en el que se pudieran apreciar las casas y otras infraestructuras del poblado. Una línea de investigación que sustenta esta tesis en otro hecho relevante: la existencia de hipogeos -bóvedas subterráneas para conservar los cadáveres sin quemarlos- que aparecen excavados en rocas calcarenitas y que por sí mismos indicarían la presencia humana en la zona.

«La primera de las hipótesis que están sobre la mesa es la que hace alusión a un asentamiento humano prehistórico, pero no podemos datarlo porque no hemos llegado a ese punto en la investigación», agrega al respecto el profesor Morgado. No obstante lo anterior, si se confirmase la antigüedad del mismo, sin duda podría ser de primer nivel.

Lo que sí reconoce este experto es que las estructuras de la muralla que están visibles, se encuentran muy bien conservadas. Se trata de un emplazamiento estratégico que eligieron quienes vivieron en esa zona que se encuentra en un paso natural de la depresión del Genil.

Cabe suponer, igualmente, que si hubo una población sedentarizada en el tajo Villavieja, esta ocuparía una estructura de cabañas circulares, hechas con piedras y plantas de los alrededores, como han demostrado otros asentamientos similares repartidos por distintos puntos de la geografía nacional. Siempre con un planteamiento de hipótesis, los habitantes serían agricultores y ganaderos que ya se habían iniciado en la metalurgia del cobre. Habitaban en comunidades, formando poblados y con tareas que realizaban en común.

Plan de investigación

A partir del trabajo que los expertos de la UGR y del CSIC han llevado a cabo hasta la presente, lo que les toca realizar ahora es un completo proyecto de investigación que tendrá que ser remitido a la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura. Tal proyecto contempla una serie de actuaciones que están regladas para este tipo de casos. La primera de ellas, una investigación arqueológica puntual que incluirá, entre otras, la excavación que será la que aflore los restos y en función de su valor, el recinto pueda ser declarado Bien de Interés Cultural (BIC). De ser así, tendría la máxima protección.

A partir de ese momento se tendría que ejecutar un proyecto general de investigación como tal. Ello supone no sólo llevar a cabo la misma, sino también la consolidación y restauración del recinto fortificado y su difusión y visita pública como conjunto arqueológico.

Una vez conseguido todo lo anterior, vendría la parte más amable e interesante para los investigadores, como es la puesta en valor del recinto. Para ello se pueden desarrollar distintas actividades, como la celebración de un congreso internacional sobre este tipo de fortificaciones prehistóricas, su difusión entre la comunidad científica internacional o la publicidad nacional e internacional sobre el evento.

Finalmente, la guinda podría ser la creación de un conjunto arqueológico, con su preceptivo museo, como foco de atracción turística para toda la comarca del Poniente.

Satisfacción municipal

El alcalde de Algarinejo, ... Ideal Digital


Link 2: 27-03-12. Diputación prestará apoyo al Ayuntamiento de Algarinejo en la puesta en valor del yacimiento de Villavieja en Fuentes de Cesna.

Ceuta. Importantes resultados para el conocimiento prehistórico

Foto: Imagen de la Cueva de Enrique, durante los trabajos. Diario de Cádiz.

Un equipo de arqueólogos especializados en el estudio de sociedades prehistóricas, vinculados al grupo PAI-HUM-440, con la dirección de Eduardo Vijande, José Ramos y Darío Bernal ha finalizado la campaña de excavaciones arqueológicas realizada en la Cueva de Enrique, situada en el Mogote de Benzú, como fruto de los trabajos enmarcados en el convenio de colaboración entre la UCA y la Ciudad.

Esta cueva se descubrió en 2010 en el marco de las prospecciones sistemáticas que el equipo realizó en Ceuta para completar y conocer mejor el territorio inmediato al Abrigo y Cueva de Benzú. La cueva de Enrique aporta una nueva secuencia cronoestratigráfica, con depósitos arqueológicos que va a continuar ofreciendo información de gran interés del medio natural Pleistoceno y Holoceno. Ya lo avanzaba hace un par de semanas ‘El Faro’ en un reportaje. Pues bien, ahora, los investigadores confirman que el sondeo se ha realizado en 13 cuadrículas y ha ofrecido, en síntesis, 4 niveles estratigráficos, de los cuales interesa por ahora destacar la homogeneidad e interés de los estratos 3 y 4, que presentan registros óseos y faunísticos vinculados con ocupaciones de época prehistórica, con gran similitud a los niveles con tecnología de Modo III-Musteriense de Abrigo de Benzú.

Ya están en marcha los estudios geológicos (con responsabilidad de Salvador Domínguez-Bella) y medioambientales que permitirán ofrecer ampliar el conocimiento de la secuencia, con nuevos datos croestratigráficos y paleoecológicos.

elfarodigital.es
Link 2: Los arqueólogos hallan restos óseos y de fauna en la Cueva de Enrique.
Entrada relacionada: 13-03-12. Un equipo de investigadores de la UCA excava la Cueva de Enrique.