domingo, 15 de abril de 2012

Gipuzkoa. Arkeolan halla objetos de la Edad de los Metales en la finca Zubieta

Se han encontrado muestras de carbón datadas en el 3.000 antes de Cristo. Restos de un suelo, sílex y trozos de cerámica plantean la existencia de un posible asentamiento en la Edad de Hierro


Arkeolan ha encontrado restos de dos periodos cronológicos situados en la Edad de los Metales en una prospección que se ha llevado a cabo en un yacimiento situado en la finca Zubieta del barrio de Jaizubia. Por un lado, se tratan de muestras de carbón que el método de carbono 14 ha datado entre los años 3.090 y 2.900 antes de Cristo y, por otro, de restos de un suelo, trozos de cerámica y piedra sílex que se situarían en la Edad de Hierro, hacia el 1.000 antes de Cristo. Aitziber Lekuona, arqueóloga y coordinadora del trabajo de campo explica que «en 2007 ya se habían realizado las primeras investigaciones bajo la dirección de Mertxe Urteaga, trabajos que continuaron a finales de 2010 con la ejecución de varios sondeos».

A lo largo de seis semanas, seis arqueólogos prosiguieron con la labor de investigación realizando siete catas de metro cuadrado que se ampliaron posteriormente a prospecciones de 5x7 metros en las que se dieron con algunos de los materiales anteriormente citados. Lekuona explica que «lo que hemos encontrado no tiene un carácter monumental porque en aquella época se edificaba con madera y barro, pero esto no quiere decir que tengan menos importancia porque el material hallado es mucho, nos puede ayudar a conocer esa época y nos da pistas para seguir adelante».

¿El Oiasso indígena?

Los terrenos de Zubieta fueron investigados por Arkeolan porque se sitúan en una loma redondeada sobre los antiguos terrenos de la marisma hoy desecados y convertidos en huertas y pastizales. A 25 metros sobre el nivel del mar, los investigadores creen que su posición podría haber sido «idónea para un posible asentamiento». Los descubrimientos suponen un paso más que nos ayuda a conocer a la realidad prerromana de Oiasso. Las investigaciones de Arkeolan (entre las que se sitúan los últimos hallazgos en el entorno de La Bixera) demuestran que el núcleo urbano se situaba en el centro del actual Irun, entre el Ayuntamiento y el extremo de la colina de Beraun. Los arqueólogos creen que el Oiasso romano e indígena se situaban en emplazamientos diferentes y «los hallazgos de Zubieta son los que hasta ahora representan las mejores expectativas sobre este segundo».

El yacimiento se ha vuelto a tapar pero las líneas de trabajo se mantienen abiertas a la espera de próximas investigaciones. Por ahora, los materiales quedan en manos de la fundación durante dos años para su investigación, unos restos que ayudarán a completar un puzzle prehistórico sobre el que, en Hondarribia, solo se habían encontrado vestigios en la zona de Jaizkibel.
...
IÑAKI GOIKOETXEA diariovasco.com

Cruzando el agua. La Solución Solutrense

Desde 1999, los investigadores Bruce Bradley (departamento de Arqueología de la Universidad de Exeter, Inglaterra) y Dennis Stanford (dto. Antropología, director del Programa de Paleoindio y Paleoecología, Smithsonian Institution, Washington, EEUU) sostienen la hipótesis de que durante el Último Máximo Glacial -hacia el final de la Glaciación de Würm, hace 17.000 años-, se desarrolló una tradición marítima en el océano Atlántico que pudo durar entre 3.000 y 4.500 años.

Una práctica que permitió que grupos europeos de Homo sapiens (o Cro-Magnon) accediesen hasta las costas de América del Norte; algo que ya apuntaran en 1928 Remy Cottevieille-Giraudet y Emerson Greenman en 1963. A partir de los estudios realizados en el yacimiento de Meadowcroft (Washington), reflexionan sobre la teoría denominada Solución Solutrense, según la cual hay similitudes significativas entre la cultura Solutrense de la que textualmente denominan «región vasco-cantábrica del norte de España» y la cultura indígena Clovis, una de las más antiguas del continente americano. Este artículo, extracto de «World Archaeology. Vol. 36(4): 459-478. Debates in World Archaeology», es una muestra de lo que expondrán en el próximo congreso titulado Atlantiar Paleolitoa que se celebrará el 18 de mayo en el auditorio de Ficoba en Irun y que ha sido organizado por Jauzarrea, el fondo para el estudio y difusión de la cultura vasca (http://www.jauzarrea.net/).

Bruce Bradley, Universidad de Exeter, y Dennis Stanford, National Museum of National History, Smithsonian Institute (EEUU). Traducción, Xabi Otero.
...
gara.net
Relacionado:
06-03-12. Investigadores de gran renombre internacional para recorrer la historia de los vascos.
28-02-12. Across Atlantic Ice: The Origin of America's Clovis Culture.

El secreto del cráneo de perro prehistórico

Un cráneo de perro conservado en una cueva en las montañas de Altai de Siberia desde hace 33.000 años, presenta algunas de las evidencias más antiguas conocidas de la domesticación de este animal. Junto con restos parecidos hallados en una cavidad de Bélgica, este hallazgo indica que la doma de los cánidos puede haber ocurrido en varias ocasiones en diferentes lugares geográficos, y no en un momento concreto y único.

En otras palabras, los mejores amigos del hombre pueden tener su origen en más de un antiguo ancestro, contrariamente a lo que las pruebas de ADN indicaban.

«Tanto el caso belga como el de Siberia son especies domesticadas basadas en características morfológicas», señaló Greg Hodgins, un investigador de la Universidad de Arizona y coautor del estudio.

«En esencia, los lobos tienen el hocico largo y delgado y los dientes no están apiñados, mientras la domesticación resulta en un acortamiento del hocico, la ampliación de las mandíbulas y el amontonamiento de los dientes».

El cráneo de las montañas Altai está extraordinariamente bien conservado, indicó el investigador, permitiendo a los científicos realizar mediciones múltiples del cráneo, dientes y mandíbulas. «El argumento de que era un perro domesticado es bastante sólido», según Hodgins. «Lo interesante es que no parece ser un ancestro de los perros modernos», agregó el científico, que recurrió al Acelerador de Espectrometría de Masa de la Universidad de Arizona para determinar la edad de la cabeza de Siberia.

Los restos de este animal fueron previos al Último Máximo Glacial registrado entre aproximadamente 26.000 y 19.000 años atrás, cuando las capas de hielo de la última edad de hielo de la Tierra alcanzaron su mayor extensión y perturbaron gravemente los patrones de vida de los seres humanos y los animales de aquel tiempo.

Los dos cráneos indican que la domesticación de los canes por los seres humanos ocurrió en repetidas ocasiones a lo largo de la historia humana temprana en diferentes localizaciones geográficas, lo que podría significar que los perros modernos tienen antepasados múltiples en lugar de un único ancestro común.

«Los perros no fueron necesariamente un suministro de productos o carne. Probablemente, siempre proporcionaron protección, compañía y tal vez ayuda en la caza. Y esto parece haber ocurrido antes que todas las relaciones humanas con los animales.

Europa Press vía El Adelantado
Entrada relacionada: 19-12-11. Wolf-to-dog transition had little to do with humans, ancient skull suggests

Genetic adaptation of fat metabolism key to development of human brain

About 300,000 years ago humans adapted genetically to be able to produce larger amounts of Omega-3 and Omega-6 fatty acids. This adaptation may have been crucial to the development of the unique brain capacity in modern humans. In today’s life situation, this genetic adaptation contributes instead to a higher risk of developing disorders like cardiovascular disease.
...
ScienceDaily