miércoles, 10 de octubre de 2012

El reno durante la cultura Magdaleniense

El reno fue la especie animal más representada en una de las últimas culturas del Paleolítico Superior

Durante el Paleolítico Superior, los hombres fueron capaces de realizar obras de arte de una gran complejidad y de una estética muy cercana a nosotros. Este primer arte habla de una sociedad de cazadores que dependía en gran manera de su entorno y que ya fue capaz de realizar diversas formas de expresión artística como esculturas, grabados y pinturas.

En sus manifestaciones artísticas, estos hombres se centraron principalmente en la representación casi exclusiva de figuras animales, con algunas representaciones de figuras humanas y de signos de amplia tipología.

En su repertorio animalístico se observan numerosas especies que existieron en la Europa occidental durante el Pleistoceno Superior. El animal más representado fue el caballo seguido del bisonte, la cabra montés y el rebeco. Osos, mamuts, ciervos y toros almizclados fueron también del interés de de estos cazadores. Pero de todos los animales, es el reno el animal que más se representó durante la etapa Magdaleniense.

Leer más en Suite101

El ADN tiene una vida media de 521 años

Cuando una célula muere, las enzimas comienzan a romper los enlaces entre los nucleóticos que forman la columna vertebral del ADN, es el momento en el que los microorganismos aceleran la descomposición. A la larga, las reacciones con el agua se cree que son las responsables de la degradación de la mayoría de los elementos. El agua subterránea, omnipresente, hace que el ADN en muestras de huesos enterrados se degrade a una velocidad determinada.

Lo más complicado hasta ahora ha sido determinar esta tasa (tiempo). La razón es que resulta complicado encontrar grandes conjuntos de ADN que contengan fósiles comunes con los que realizar comparaciones significativas. Aún peor, las condiciones medioambientales variables como pueden ser la temperatura, el grado de ataque microbiano o la oxigenación, alteran la velocidad del proceso de descomposición.

El estudio realizado por un equipo de paleontólogos de la Universidad Murdoch en Australia liderado por Morten Allentoft podría haber dado con la clave. Los científicos examinaron 158 huesos que contenían ADN de una especie en extinción de ave llamada moa en el sur de Nueva Zelanda. Unos huesos que databan de entre 600 y 8.000 años de antigüedad y que habían sido recuperados de tres sitios en un radio de 5 km, con unas condiciones de conservación idénticas a una temperatura de 13,1 ºC.

A través de la comparación de las edades de los especímenes y del grado de degradación del ADN, los investigadores calcularon la vida media del ADN, una cifra de 521 años [...] alt1040.com/

Link 2: DNA's half-life identified using fossil bones - New Scientist