jueves, 27 de diciembre de 2012

Neanderthal skull, The Natural History Museum, London



Vídeo el 03/12/2012 por Vic Stefanu añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria Universal > L.R.2.4 nº 46.

First skull of an adult female Neanderthal, Homo neanderthalensis, about 50,000 years old. Unearthed in 1848 in Gibraltar.
The Natural History Museum looks after the first adult Neanderthal skull ever discovered. The specimen helped start the science of palaeoanthropology - the study of ancient humans. [...] nhm.ac.uk

Hallan sitio arqueológico de 4 mil años en Sinaloa

Este sitio proveniente de la época Arcaica aloja los vestigios de la presencia humana más antigua que se ha localizado en el estado

Foto: Especial / INAH
MÉXICO. Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron un sitio arqueológico de la época Arcaica, cercano a un playa al norte de Mazatlán, Sinaloa, denominado como Las Labradas, donde se encuentran 600 petrograbados.

El hallazgo de este sitio con la presencia humana más antigua que se ha localizado en el estado y donde se encontraron 60 puntas de proyectil con una antigüedad estimada entre 2500-1000 a.C., es de gran relevancia para la arqueología mexicana, ya que "cambiarán las cronologías sobre la antigüedad de ocupaciones del hombre en el noroccidente del país", de acuerdo al arqueólogo del INAH a cargo de la investigación, Joel Santos Ramírez.

Los instrumentos hallados en la zona, denominada La Flor del Océano, componen una tecnología rudimentaria que data de una época previa al inicio de la agricultura y al uso de la cerámica en diversas regiones del continente americano. Un descubrimiento con estas características sólo se ha realizado en el suroeste de Estados Unidos y en sitios tempranos de Mesoamérica.

La Flor del Océano forma parte de los 22 lugares cercanos al conjunto rocoso de Las Labradas que han sido hallados por los expertos del Instituto.


Además de las puntas de proyectil también se encontró gran cantidad de artefactos líticos como cuchillos, fragmentos de herramientas de piedra, así como núcleos, raspadores y percutores, lascas y otros desechos de talla. Todos ellos son sometidos a la prueba de carbón para determinar su edad exacta.

En la zona también se ubicaron restos de objetos de cerámica y un entierro múltiple de cinco individuos: dos adultos masculinos, dos jóvenes (una mujer y un hombre) y un infante al parecer femenino. La mayoría de las osamentas presenta rasgos de prácticas culturales comunes entre los pueblos prehispánicos de Sinaloa, es decir, que tienen mutilación dentaria en forma de "V". Estos vestigios prehispánicos provienen de la época Aztatlán (750-1250 d.C.).

Para los investigadores a cargo de Joel Santos Ramírez aún es difícil relacionar a los grabados rupestres de Las Labradas con los asentamientos que se están investigando, porque hay que demostrar científicamente esa relación.

"Falta excavar y encontrar más evidencias que ayuden a comprobar con materiales lo que pensamos: que la tradición de los petrograbados de Las Labradas comenzó en la época Arcaica", señaló el director del proyecto de la investigación. eluniversal.com.mx

Link 2: Archaelogists Find 4,000 Year-Old Spearheads in Sinaloa, Mexico
Researchers discovered 4,000-year-old spearheads and other artifacts at a site in the northwestern state of Sinaloa, Mexico’s National Institute of Anthropology and History said.

The find “will change the chronologies of the antiquity of human settlement in the northwest of the country,” archaeologist Joel Santos Ramirez said.

The items reflect a rudimentary technology also seen in artifacts from the U.S. Southwest, from what is now the central Mexican state of Puebla and in some desert regions of northern Mexico.

Archaeologists found the spearheads at a site they dubbed La Flor del Oceano, 50 kilometers north of the Pacific resort city of Mazatlan and near a set of rock engravings known as Las Labradas.

The spearheads turned up in the course of search for where the makers of the rock engravings lived, said Santos, the director of the Las Labradas project.

Along with the spear-points, researchers discovered knives and tool fragments, he said.

The distribution of the artifacts would indicate the presence of temporary encampments and a workshop, Santos said, while acknowledging that the team still doesn’t know if the items belonged to the creators of Las Labradas.

Space Competition and Time Delays in Human Range Expansions. Application to the Neolithic Transition


Space competition effects are well-known in many microbiological and ecological systems.
Here the authors analyse such an effect in human populations.

The Neolithic transition (change from foraging to farming) was mainly the outcome of a demographic process that spread gradually throughout Europe from the Near East.
In Northern Europe, archaeological data show a slowdown on the Neolithic rate of spread that can be related to a high indigenous (Mesolithic) population density hindering the advance as a result of the space competition between the two populations.
By measuring this slowdown from a database of 902 Early Neolithic sites and develop a time-delayed reaction-diffusion model with space competition between Neolithic and Mesolithic populations, to predict the observed speeds.
The comparison of the predicted speed with the observations and with a previous non-delayed model show that both effects, the time delay effect due to the generation lag and the space competition between populations, are crucial in order to understand the observations.

Read the Full Article here on  plosone.org
Via Past Horizons

Saber-toothed cats not driven to extinction by lack of food (in California)

When prey is scarce, large carnivores may gnaw prey to the bone, wearing their teeth down in the process. A new analysis of the teeth of saber-toothed cats and American lions reveals that they did not resort to this behavior just before extinction, suggesting that lack of prey was probably not the main reason these large cats became extinct.

The paper in PLOS ONE by Larisa DeSantis of Vanderbilt University and colleagues compares tooth wear patterns from the fossil cats that roamed California 12,000 to 30,000 years ago.

The saber-toothed cat and American lion were among the largest terrestrial carnivores that lived during their time, and went extinct along with other large animals approximately 12,000 years ago.

Previous studies have suggested many reasons for this extinction, including a changing climate, human activity and competition from humans and other animals for food, which may have grown scarce as a result of these changes. In the current study, the authors found that saber-toothed cats likely consumed carcass bones regularly, but found no differences in bone consumption between older fossils and more recent ones. [...] sciencecodex.com/

Citation: DeSantis LRG, Schubert BW, Scott JR, Ungar PS (2012) Implications of Diet for the Extinction of Saber-Toothed Cats and American Lions. PLoS ONE 7(12): e52453. http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0052453

Actualización 28-12-12. Tigre dientes de sable no desapareció por hambre
EFE. El león norteamericano y el tigre diente de sable no se extinguieron porque el cambio climático o la competencia de los humanos los hayan hambreado hasta la muerte, según un estudio que difunde Public Library of Science (PLoS).

Durante décadas los científicos han aceptado la hipótesis de que la pérdida de su dieta causó la extinción de los grandes felinos carnívoros que abundaban en América del Norte en el Pleistoceno tardío.

Pero un estudio de restos fosilizados de esos grandes felinos recuperados en los depósitos de alquitrán de La Brea, en el sur de California, no encontró pruebas de que los carnívoros gigantes tuvieran problemas para encontrar presas en el período en el cual fueron extinguiéndose hace unos 12.000 años.

La investigación la llevaron a cabo científicos de la Universidad de Vanderbilt que analizaron los patrones microscópicos de desgaste en los dientes de esos felinos, y cuyos resultados contradicen la explicación más popular para la extinción cuaternaria, durante la cual desaparecieron los grandes felinos, los mamuts y otros grandes mamíferos en todo el mundo.

"La teoría popular sobre la extinción cuaternaria es que el cambio climático al final de la era glacial o la actividad humana -o una combinación de ambos- mató a la mayoría de los grandes mamíferos", señaló Larisa DeSantis, profesora asistente de ciencias de la tierra y el ambiente en Vanderbilt, quien encabezó el estudio.

"En el caso de los grandes felinos una creería que encontraron dificultades crecientes para hallar presas, especialmente si tuvieron que competir con los humanos", continuó.

"Y sabemos que cuando escasea la comida, los carnívoros, como los felinos grandes contemporáneos, tienden a consumir más del cadáver del animal que cazaron", explicó DeSantis. "Si pasan más tiempo masticando los huesos, eso debería dejar cambios detectables en los patrones de desgaste de sus dientes".

El estudio empleó una técnica llamada análisis del microdesgaste de la textura dental (DMTA por su sigla en inglés), desarrollado por el coautor del estudio, Peter Ungar, en la Universidad de Arkansas.

El método usa un microscopio confocal que produce una imagen tridimensional de la superficie del diente sobre la cual pueden analizarse los patrones de desgaste. La masticación de carne causa pequeñas marcas paralelas, y la masticación de huesos añade surcos más grandes y profundos.

El análisis dirigido por DeSantis mostró que los patrones de desgaste en los dientes del león americano se parecen más a los del guepardo (Acinonyx jubatus) del presente, el cual evita masticar en los huesos de los animales que caza.

Por su parte los patrones de desgaste en los dientes de los tigres diente de sable se parecen más a los del león africano del presente, que sí mastica algunos huesos cuando come.

Los investigadores examinaron cómo esos patrones cambiaron con el tiempo seleccionando especímenes de diferentes eras, desde unos 35.000 a unos 11.500 años atrás.

El equipo no encontró evidencia alguna de que los dos carnívoros aumentaran su "tasa de utilización" de los cadáveres en todo ese período y, si algo sugiere el análisis, es que la proporción de cadáveres que ambos tipos de felinos consumían de hecho disminuyó hacia el final de su existencia.