sábado, 9 de febrero de 2013

Patrimonio registra el primer petroglifo de Xove

Todos los grabados rupestres de A Mariña, hasta siete de momento, fueron hallados en un lustro por el grupo de vecinos que logró paralizar una urbanización sobre el castro de A Atalaia

Imagen tratada del Petroglifo de Monte cedida por Mariñapatrimonio
Hasta hace un lustro, cuando el colectivo Mariñapatrimonio empezó a encontrárselos, en A Mariña no existían petroglifos. En teoría, en Galicia, estos grabados de la Edad de Bronce son una maravilla abundante, sobre todo, en la provincia de Pontevedra, "y quizás por eso nadie los había buscado por el norte de Lugo", comenta el portavoz de este grupo empecinado en proteger los vestigios de la historia que la Administración desconoce u olvida. Su último hallazgo acaba de ingresar en el inventario de yacimientos arqueológicos de la Dirección Xeral de Patrimonio, y ya van siete. El que ha quedado registrado como Petroglifo de Monte GA27025030 no estaba oculto bajo la maleza, sino visible (todo lo visibles que pueden ser los petroglifos), junto a una iglesia, en la finca conocida como Casa do Cura, en Penas Agudas (Parroquia de Monte). Está compuesto por 18 cazoletas o pequeños agujeros y unas cuantas líneas serpentiformes.

Es el primer petroglifo que se descubre en el municipio de Xove, y obtiene la protección de Bien de Interés Cultural al igual que los otros seis conjuntos localizados por Mariñapatrimonio: El del castro de O Coído, los del castro de Rueta y el reticulado de Langoira (en Cervo), los del castro de Burela, los podomorfos de As Anzas (Ribadeo) y el del castro de A Atalaia (San Cibrao), un enorme poblado arqueológico que salvó precisamente este colectivo vecinal al lograr paralizar una urbanización de lujo, al borde del mar, que ya se estaba levantando.

S. R. P. / ccaa.elpais.com

La Araña, un paraíso enterrado a pie de costa en Málaga



Puede que el tránsito cotidiano por la carretera N-340, que une Málaga con Rincón de la Victoria, no le permita detener la vista en un yacimiento perfectamente visible a pie de asfalto. Es la zona arqueológica de la Araña, una referencia en el sur de Europa por us vestigios neandertales, cromañones y neolíticos. Y es que hace medio millón de años este enclave de la Costa se convirtió en una zona privilegiada para las comunidades prehistóricas que buscaban un lugar donde vivir.

Desde hace treinta años, el equipo que lidera el arqueólogo Julián Ramos desarrolla en este lugar una valiosa labor de investigación y documentación de los restos encontrados, entre ellos un completo enterramiento Neolítico de 6.500 años de antigüedad cuya reproducción se puede contemplar en el Museo de la Evolución Humana que se ubica al otro lado de la carretera.

A este trabajo de investigación se suma ahora la búsqueda de financiación privada que permita la puesta en marcha de una nueva campaña arqueológica, que comenzaría en verano y que permitirá seguir sumando capítulos a esta historia de la evolución humana.

ANA PÉREZ-BRYAN / Sur Digital (Andalucía)
Sitio web relacionado