lunes, 18 de febrero de 2013

Ancient Teeth Bacteria Record Disease Evolution

DNA preserved in calcified bacteria on the teeth of ancient human skeletons has shed light on the health consequences of the evolving diet and behaviour from the Stone Age to the modern day.

The ancient genetic record reveals the negative changes in oral bacteria brought about by the dietary shifts as humans became farmers, and later with the introduction of food manufacturing in the Industrial Revolution.

An international team, led by the University of Adelaide’s Centre for Ancient DNA (ACAD) where the research was performed, has published the results in Nature Genetics today. Other team members include the Department of Archaeology at the University of Aberdeen and the Wellcome Trust Sanger Institute in Cambridge (UK).

“This is the first record of how our evolution over the last 7500 years has impacted the bacteria we carry with us, and the important health consequences,” says study leader Professor Alan Cooper, ACAD Director. [...] newswise.com/ / Link 2

Actualización. El análisis de bacterias de dientes antiguos permite ver la evolución de la dieta a lo largo de la historia
Investigadores internacionales, dirigidos por un equipo de la Universidad de Adelaida (Australia) han logrado, a través del análisis de ADN de bacterias calcificadas en los dientes de antiguos esqueletos humanos, analizar la evolución de la dieta humana a lo largo de la historia, desde la Prehistoria a la época Moderna.

El registro genético, según han explicado los autores en la revista 'Nature Genetics' revela los cambios experimentados por las bacterias bucales a raíz de los cambios dietéticos de los humanos cuando se convirtieron en agricultores y, más tarde, con la introducción de la fabricación de alimentos en la Revolución Industrial.

"Este es el primer registro de cómo nuestra evolución durante los últimos 7.500 años ha impactado en las bacterias que llevamos con nosotros, y las consecuencias para la salud que esto ha conllevado", ha explicado el profesor Alan Cooper, líder de la investigación perteneciente al Centro de ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida.

Gracias a la ayuda de expertos de la Universidad de Aberdeen (Escocia) y el Instituto Wellcome Trust Sanger de Cambridge (Reino Unido), Cooper y se equipo han observado que las bacterias bucales de los hombres modernos "son mucho menos diversas que las de poblaciones históricas, lo que contribuye a la enfermedad crónica oral".

Los investigadores extrajeron el ADN del sarro de 34 esqueletos humanos prehistóricos del norte de Europa para analizar posibles cambios en la naturaleza de las bacterias orales desde los últimos cazadores o recolectores a los primeros agricultores de la Edad de Bronce y la Edad Media.

"La placa dental es la única fuente fácilmente accesible de las bacterias humanas", ha explicado la doctora Christina Adler, quien también dirigió la investigación y ahora trabaja en la Universidad de Sydney.

De este modo, ha explicado el profesor Cooper, se ha observado como la composición de las bacterias orales ha cambiado notablemente con la introducción de la agricultura, y de nuevo hace unos 150 años, con la introducción del azúcar y la harina procesada en la Revolución Industrial, "lo que ha afectado drásticamente a la diversidad de nuestras bacterias orales permitiendo un dominio de las cepas que provocan caries. "La boca moderna vive en un estado de enfermedad permanente", ha dicho. (EuropaPress)

La destrucción de la cueva de Chaves un «escándalo»

Científicos de Atapuerca critican la pérdida del yacimiento en el coto de caza

... Según informaba ayer el Heraldo de Aragón, Arsuaga defiende que la Cueva de Chaves era un yacimiento de referencia en los estudios arqueopaleontológicos en la Península Ibérica y Europa», un enclave arqueológico cuya destrucción es «un escándalo y una gran pérdida para la ciencia».

Los expertos consideran que la pérdida del yacimiento «deja un vacío que arranca una página de la historia de la Humanidad», ya que el asentamiento del neolítico que acogió tenía características únicas en toda Europa.

Arsuaga, catedrático también de Paleontología en la Universidad Complutense de Madrid, recuerda que su equipo realizó durante años excavaciones en la zona. «El yacimiento no sólo contiene un excepcional registro de la cultura material realizada por el ser humano a lo largo de las últimas etapas del Pleistoceno Superior y de la primera mitad del Holoceno, sino que de las excavaciones realizadas en él se ha recuperado una extensa colección de restos óseos de animales salvajes y domésticos que han sido motivo, y lo siguen siendo, de los trabajos de distintos equipos de investigación».

Los expertos destacan en el informe que se ha enviado al juez, según publica el periódico aragonés, que el interés zooarqueológico del enclave radica en «su amplia extensión, la conservación de una potente serie imperturbada de sedimientos y el extenso intervalo cronológico representado en la misma».

Según la denuncia que ahora se juzga, a finales del 2007 Alonso [...] Diario de León

Entrada relacionada

'Amazing' treasures revealed in Dartmoor bronze age cist

A rare and "amazing" burial discovery dating back 4,000 years has been described as the most significant find on Dartmoor and has given archaeologists a glimpse into the lives of the people who once lived there.

The discovery of the White Horse Hill cist has increased the number of bronze age beads found on Dartmoor from eight to more than 150, including two amber beads
The discovery of a bronze age granite cist, or grave, in 2011 in a peat bog on White Horse Hill revealed the first organic remains found on the moor and a hoard of about 150 beads.

As the National Park's archaeologists levered off the lid they were shocked by what lay beneath.

The park's chief archaeologist, Jane Marchand, said: "Much to our surprise we actually found an intact cremation deposit [human bones] which is actually a burial alongside a number of grave goods.

"What was so unusual was the survival of so many organic objects which you never usually get in a grave of this period, they've long since rotted away."

Amongst the grave goods was an animal pelt, containing a delicate bracelet studded with tin beads, a textile fragment with detailed leather fringing and a woven bag. [...] BBC

Related post