miércoles, 3 de abril de 2013

Exploradores: La historia del yacimiento de Atapuerca


Libro: Exploradores: LA HISTORIA DEL YACIMIENTO DE ATAPUERCA (Ensayo (debolsillo))
JOSE MARIA BERMUDEZ DE CASTRO 
Tapa blanda: 272 páginas
Editor: DEBOLSILLO; Edición: 001 (4 de abril de 2013)
Colección: Ensayo (debolsillo)

Entrada relacionada

El canibalismo de Homo antecessor no se debía a la escasez de recursos alimenticios

Los grupos de Paleoecología y Paleofisiología del Centro Nacional de Investgación sobre la Evolución Humana (CENIEH) acaban de publicar el trabajo “Modelling trophic resource availability for the first human settlers of Europe: The case of Atapuerca-TD6” en la revista Journal of Human Evolution en el que modelizan la disponibilidad de recursos alimenticios en Atapuerca hace 800.000 años para Homo antecessor y demuestran que habitaba un entorno muy rico en recursos, , lo que les ha llevado a la conclusión de que su canibalismo no era debido a periodos de hambruna.

El trabajo se basa en un modelo matemático que permite estimar la cantidad de recursos que podían obtenerse de manera sostenible de las poblaciones de herbívoros presentes en el ecosistema de Atapuerca. Además, en este modelo se incorpora la competencia con los predadores y carroñeros por este tipo de presas.

Los resultados demuestran cuantitativamente que Homo antecessor vivía en un entorno donde podía aprovisionarse de abundante carne y grasa a partir de los grandes mamíferos que habitaban la sierra y sus inmediaciones, lo que permite descartar la hipótesis de estos homínidos practicaran el canibalismo de manera habitual como consecuencia de una escasez de recursos continuada.

CENIEH

Los secretos que guarda El Conejar


  • Las excavaciones arqueológicas en la cavidad sacan a la luz piezas de hace 8.200 años
  • Primeros Pobladores encuentra un diente humano, el segundo hallado en El Calerizo tras más de diez años explorando tres cuevas
Dos cajas con objetos de distintos tamaños se llevaron ayer tarde todo el protagonismo en la sala de prensa del Ayuntamiento. En ellas se exponían piezas de valor arqueológico halladas en la cueva de El Conejar, tanto en las excavaciones que empezaron hace una semana y terminarán el domingo como en las de ediciones anteriores.

«Para lo pequeña que es la cavidad, creo que estamos manteniendo el nivel en cuanto a hallazgos», valoró el paleontólogo Antoni Canals, director del EPPEX (Equipo Primeros Pobladores de Extremadura) y encargado de explicar qué es lo que reposaba sobre esas dos pequeñas cajas.

«El Conejar -resumió el experto- está aportando elementos iniciales de la última fase del Paleolítico y la primera del Neolítico». Esas pistas permiten acercarse a los modos de vida de la época de transición de las sociedades de cazadores-recolectores a las de agricultores y ganaderos.

Esas piezas que ayudarán a descifrar las claves de las rutinas diarias de los primeros pobladores del Calerizo cacereño han aparecido en Maltravieso, en Santa Ana y en El Conejar. En esta última cueva se han centrado los trabajos durante los últimos años, tras la decisión de la Junta de Extremadura de cerrar Maltravieso para estudiar el deterioro de su interior.

Y en El Conejar han aparecido un asta modificada por abrasión para darle forma, dos falanges de caballo, varios objetos cerámicos decorados y un diente. En concreto, un premolar humano en perfecto estado de conservación, segunda pieza de este tipo que Primeros Pobladores encuentra en el Calerizo.

A lo largo de los próximos meses, estos objetos serán sometidos a diferentes procesos de laboratorio, entre ellos la prueba del carbono 14, que permitirán obtener información más detallada sobre su datación.

A priori, ninguno de ellos tiene por sí mismo un valor arqueológico destacado. Su trascendencia está ligada al hecho de que son los únicos vestigios encontrados en una amplia zona del suroeste de la Península Ibérica.

Objetos únicos

«Son objetos únicos en el entorno en el que nos movemos», indicó ayer Antoni Canals, que entiende que la trascendencia está más ligada a la información que aportan. Se trata de objetos que permiten aproximarse a los modos de vida del Calerizo cacereño, donde se asentaron «las primeras aldeas -explicó Canals-, que más tarde darían lugar a castros de la ciudad de Cáceres como los del asentamiento romano de Cáceres el Viejo; es decir, estos hallazgos nos permiten acercanos a la cueva de El Conejar como motor de la cultura urbana».

Entre los objetos hallados en El Conejar, entre la campaña actual y la de años anteriores, hay varias lascas de cuarzo, además de herramientas de cuarcita utilizadas habitualmente para trabajar con cuero o madera, principalmente.

En todos los casos, y a expensas de la información más detallada que pueda aportar la tarea de laboratorio a desarrollar en los próximos meses, se trata de piezas de unos 8.200 años, según apuntó ayer Antoni Canals, quien destacó también el hecho de que las jornadas de puertas abiertas han atraído la atención de más de trescientas personas. «A esa cifra -añadió - hay que añadir los más de quinientos escolares de Cáceres que pasarán por El Conejar en estos días».

Canals reiteró ayer el apoyo que Ayuntamiento y, especialmente, la Diputación están prestando al proyecto de Primeros Pobladores.