lunes, 15 de julio de 2013

La producción textil durante la Edad del Bronce en el cuadrante suroriental de la Península Ibérica: materias primas, productos, instrumentos y procesos de trabajo

Francisco Javier JOVER MAESTRE, Juan Antonio LÓPEZ PADILLA 
Zephyrvs, Vol 71 (2013) 149-171.

Resumen:
Este trabajo pretende evaluar la importancia de la producción textil en las sociedades de la Edad del Bronce en el cuadrante suroriental de la Península Ibérica. Se ha tratado de caracterizar cada una de las artesanías textiles: tejeduría, cordelería y cestería, principalmente. Para ello se ha elaborado un inventario de las evidencias arqueológicas publicadas relacionadas con la producción textil. Se ha prestado un especial interés a aquellas que permitan inferir su organización y control como proceso de trabajo. Se ha valorado críticamente la información contextual asociada a estas evidencias. Con el estudio efectuado se llega a la conclusión de que, en su conjunto y en el ámbito espacial y temporal considerado, la producción textil estaba integrada por artesanías –como la cordelería y la cestería– de carácter claramente doméstico, frente a otras, como la elaboración de paños y telas, sobre las que aparentemente se ejerció un mayor control en cuanto a su producción y distribución. Texto completo / Vía Arqueologia Paleorama EnRed

New Neanderthal jewelry discovered in Italy

11-07-13. Paleontologists from Italy, France, and Norway reported the discovery of a new piece of Neanderthal jewelry in the July 10, 2013, issue of the journal Public Library of Science.

The scientists report the discovery of a fragmentary Miocene-Pliocene fossil marine shell, Aspa marginata, found in a Discoid Mousterian layer of the Fumane Cave, in northern Italy, that dated to between 48,000 and 45,000 years ago. The researchers traced the origin of the shell to about 60 miles from the site where it was found.

Microscopic analysis of the shell surface identified clusters of striations on the inner lip indicating physical manipulation by a Neanderthal tool. These objects are considered to be made by Neanderthals. The outer shell surface was covered by a pigment that was identified as pure hematite (red ocher) by dispersive X-ray and Raman analysis. Red ocher has been verified in other Neanderthal sites as a decorative pigment for objects and clothing.

 The researchers propose that this shell was purposefully transported from its original location, intentionally colored with red pigment, and worn as jewelry by Neanderthals. The pendant was most probably suspended by a string or cord.

This is one of the few known Neanderthal jewelry pieces that can be verified by time, location in known Neanderthal habitats, and by physical analysis. This object dates to well before any entry of modern man into Europe from Africa examiner.com

Citation: Peresani M, Vanhaeren M, Quaggiotto E, Queffelec A, d’Errico F (2013) An Ochered Fossil Marine Shell From the Mousterian of Fumane Cave, Italy. PLoS ONE 8(7): e68572. doi:10.1371/journal.pone.0068572

Actualización 24-07-13Un nuevo objeto de adorno personal en el Musteriense italiano
... La última novedad nos llega de la cueva de Fumane, en el norte de Italia, un excepcional yacimiento de Paleolítico medio y superior, que está ofreciendo importantes descubrimientos y resultados de investigación, sobre la cultura y los modos de vida de las sociedades neandertales.

Lo que presentan los investigadores, en esta ocasión, es una concha marina de origen fósil, recogida a cierta distancia (probablemente más de 100 Km), teñida con ocre rojo, probablemente suspendida de un cordón durante bastante tiempo (y por tanto usada a modo de adorno corporal) y finalmente abandonada en la cueva, quizás cuando se rompió...

Una segunda entrada de aire amenaza la conservación de Altamira

Un estudio permitirá diseñar medidas más eficaces para la conservación de las pinturas y grabados del Paleolítico superior

MNCN/DICYT. 15-07-13. La joya cultural y científica que constituye el enclave paleolítico de la cueva de Altamira ha podido conservarse por las particulares condiciones ambientales que se dan en su interior, como son unas tasa muy baja de infiltración de agua y el mantenimiento de un microclima muy estable debido a que el intercambio de aire con la atmosfera del exterior de la cueva es muy limitado.

La mayor amenaza para la conservación del conjunto pictórico es la apertura de la puerta de entrada, ya que refuerza el papel del aire como vehículo de transporte y dispersión de los microorganismos (bacterias y hongos) y nutrientes dentro de la cueva. Se ha podido comprobar que los microorganismos más frecuentes dentro y fuera de la cueva son los mismos.

Hasta ahora, el modelo de ventilación propuesto en la cueva asumía que sólo había una entrada de aire. Sin embargo, algunos análisis aerobiológicos sugieren la existencia de otro posible punto de entrada de microorganismos y nutrientes. Confirmar esto resulta esencial para poder tomar las medidas más eficaces para la conservación de las pinturas rupestres.

Un equipo de investigadores del MNCN, de la Universidad de Alicante, del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (IRNAS-CSIC) y del Instituto Superior Técnico de Lisboa, han utilizado una doble aproximación para comprobar la existencia de una segunda entrada de aire. Por un lado, han muestreado la distribución espacial de los gases atmosféricos (CO2, CH4, y la señal isotópica del CO2), y por otro, han estudiado la concentración y diversidad de los microorganismos aéreos y su distribución dentro de la cueva. Los análisis se han realizado en verano (2012), cuando la tasa de intercambio entre la cueva y la atmósfera exterior es máxima.

El estudio, publicado en la revista Environmental Science and Pollution Research, indica que existe una segunda conexión con el exterior que favorece la entrada y transporte de microorganismos aéreos a la parte más interna y profunda de la cueva. La mayor concentración de microorganismos aéreos en la Sala del Pozo, en relación con otras salas y galerías, revela la conexión con la atmósfera exterior, ya que esta sala se encuentra alejada de la entrada original. Por otra parte, la distribución espacial de los gases atmosféricos también apoya esta asunción y sugiere una ligera pero directa conexión con la atmósfera exterior en este lugar de la cueva.

Elena García-Antón, del MNCN, nos comenta: "El descubrimiento de este segundo, y hasta ahora desconocido, acceso a la cueva supone una amenaza para la conservación de las pinturas rupestres y requiere evaluar su impacto para tenerlo en cuenta en las directrices de conservación. Además, los gestores de la cueva también han de considerar los riesgos potenciales para la salud humana que existen debido a la abundancia de microorganismos en el interior de la cueva". dicyt.com/

 Referencia bibliográfica:
 García-Antón, E., Cuezva, S., Jurado, V., Porca, E., Miller, A. Z., Fernández-Cortés, A., Sáiz-Jiménez, C., S. Sánchez-Moral, S. 2013. Combining stable isotope (δ13C) of trace gases and aerobiological data to monitor the entry and dispersion of microorganisms in caves. Environmental Science and Pollution Research. DOI 10.1007/s11356-013-1915-3


Actualización 18-07-13. Cultura pide «prudencia» ante el estudio que ve nuevas amenazas para Altamira
Roberto Ontañón, director de las Cuevas, dice que la segunda entrada de aire se conoce hace tiempo, pero no comparte que atente a la conservación de la gruta... / Link 2 (Altamira está en su estado de "equilibrio habitual", sin nuevos riesgos).


Actualización 07-01-15: Transporte de CO2 entre la atmósfera y el interior de la cueva de Altamira
...  La recientemente publicada Tesis doctoral de Elena García Antón es parte de la investigación realizada a lo largo de dos décadas en la cueva de Altamira por el equipo del MNCN-CSIC, en la que se ha estudiado en detalle la dinámica microambiental de la cueva y se han explorado los procesos implicados en los flujos de CO2 entre la cueva y el exterior. El objetivo principal ha sido desarrollar un modelo basado en mecanismos de transporte gaseoso que permitiese simular los mecanismos implicados en la recarga y desgasificación del CO2 del ambiente subterráneo....

La sierra de Aralar es una caja de sorpresas

  • Descubren por primera vez un cromlech en la sierra de Aralar, y un sílex de hace 50.000 años. 
  • La vaguada Ondarre, en Aralar, se revela como un lugar excepcionalmente rico. Hay restos de épocas muy diferenciada 
Hasta ahora, los restos arqueológicos más antiguos encontrados en Aralar y alrededores eran unas piezas de sílex y de hueso aparecidas en la cueva de Usategi, cerca del casco urbano de Ataun, y que databan de hace 27.000 años. Pero tanto el año pasado, como este de 2013, un equipo dirigido por José Antonio Mujika ha dado con otras piezas de sílex bastante más antiguas, de hace unos 50.000 años. Si aquellos restos de Usategi eran del Homo sapiens, estos otros, aparecidos a dos o tres kilómetros de distancia, son de otra especie humana: los neandertales. Y ese descubrimiento se ha producido en una vaguada conocida como Ondarre, un rincón del Aralar guipuzcoano que va a pasar a la historia por albergar una riqueza inusitada de restos arqueológicos: hay allí sílex de hace 50.000 años, una cista (estructura parecida a un pequeño dolmen) de hace 4.100 años, un cromlech de hace 3.000 y un bloque de piedra (utilizado durante una época como mojón central de un sel), que es también de la etapa final de la Edad de Bronce, de hace unos 3.000 años aproximadamente.

4/4. Lasca de hace 50.000 años, de sílex, extraída por los neandertales mediante la técnica Levallois.
Hace unos días, la red de parketxes organizó una visita a la zona de Ondarre, en la que ha trabajado estas últimas semanas el equipo del arqueólogo y profesor de la UPV José Antonio Mujika. Era una ocasión de oro para conocer de cerca unos descubrimientos que no se dan todos los años. Accedimos al lugar desde el parketxe de Lizarrusti, pasando por la presa de Lareo. Realmente, Ondarre está en la Mancomunidad de Enirio-Aralar, en una zona limítrofe con terrenos de Zaldibia. [...] diariovasco.com/

Hallan cuevas funerarias en la Sierra de San Francisco

Arqueólogos del INAH descubrieron cuevas funerarias con entierros que podrían ser fechados alrededor del año 3,500 aC, en la sierra de San Francisco, ubicada en Baja California Sur. En entrevista con Crónica, María de la Luz Gutiérrez Martínez, investigadora del Centro INAH Baja California Sur y responsable de esta zona declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993 por el conjunto de pinturas murales que resguarda, dijo que el hallazgo fue realizado recientemente en la cueva del Pilón de Guadalupe.

En el sitio se encontró una serie de entierros secundarios pintados de color rojo, una costumbre funeraria que, en su opinión, está perfectamente documentada para el sur de la península, aunque hasta el momento no se había reportado tan al norte de la zona.

Reconoció que “los huesos cuando ya no tenían carne eran enterrados y posteriormente desenterrados y pintados de rojo; luego los ponían en bultos funerarios en cuevas pequeñas, junto con otros cadáveres, les acomodaban los cráneos y huesos largos”.

Estos hallazgos reiteran la importancia que tuvo el culto a los muertos entre los pueblos semi-nómadas que habitaron el norte del país, así como la veneración a las cuevas, ya que eran consideradas como pasajes entre el mundo real y el de los espíritus, comentó la arqueóloga.

Adelantó que actualmente estudian dos sitios: Cueva San Borjitas y los Monos de San Juan, ubicados en la Sierra Guadalupe, al suroeste de la Sierra de San Francisco –aproximadamente a cuatro horas de distancia de ésta y no abiertas al público–, y en donde sobresalen la cueva de pintura gran mural La Trinidad y la cueva de petroglifos: Piedras Pintadas. [...] cronica.com.mx/