sábado, 27 de julio de 2013

Termina la excavación de Valdavara a falta de analizar los últimos hallazgos

Los trabajos arqueológicos de las cuevas de Valdevara, en el municipio de Becerreá, han terminado ayer, tras siete años de actividad. Los investigadores de la Universidad de Santiago y Rovira i Virgili de Tarragona, coordinados por el catedrático Ramón Fábregas, dejarán hoy la zona y enviarán los restos que aún quedan por analizar a sus laboratorios.

El último hallazgo destacado ha sido un colgante, hecho sobre un colmillo de ciervo. Los arqueólogos todavía no pueden determinar su antigüedad. Lo analizarán durante este invierno, junto con los demás restos de este año, y puede que todavía se descubran más datos. Además, publicarán una memoria final sobre los siete años de investigación en Valdevara.

Estas excavaciones, apoyadas por el Concello de Becerreá, han estado bajo la dirección de Manuel Vaquero y Susana Alonso, hija del descubridor del yacimiento, Carmelo Alonso. El objetivo ha sido reconstruir la historia de la zona a través de los restos humanos y animales encontrados, algunos de 100.000 años de antigüedad... (Suscripción) elprogreso.galiciae.com/

Entrada relacionada

Broche de oro para Val del Charco

... Durante todo el mes de julio y parte de junio los vecinos del Bajo Aragón han podido disfrutar de un sinfín de actos. El último de ellos, que además pone el broche de oro a estos 100 años, tuvo lugar el viernes con la presencia de José Antonio Lasheras, director del Museo Nacional de Altamira, que puso el broche de oro a las celebraciones del centenario.

Ante una veintena de personas reunidas en la sede de la Comarca del Bajo Aragón, Lasheras destacó la importancia de estas pinturas rupestres e hizo hincapié en este tipo de arte para conocer cómo se comportaban nuestros antepasados más lejanos. «Val del Charco del Agua Amarga contiene unas pinturas que muestran a una civilización que ya presagiaba un cambio. Sus hábitos de caza y comportamiento nos hacen ver lo que pocos miles de años fue la economía de la producción», comentaba Lasheras, que destacó la importancia de este conjunto porque «se puede disfrutar aquí en el Bajo Aragón».

Profundizar en el descubrimiento del arte rupestre es, sin duda, hablar de casualidad, ya que la localización de la mayoría de los conjuntos han sido fruto del azar. En este sentido, este investigador aragonés que lleva al frente del Museo Nacional de Altamira varios años añadió el conocimiento «Todas las personas que se acercaron a las pinturas tuvieron la suficiente amplitud de miras para darse cuenta que aquello era algo singular», puntualizó. [...] lacomarca.net

Entrada relacionada