jueves, 22 de agosto de 2013

Nuevas evidencias de la presencia de renos en la Península Ibérica durante el Pleistoceno

Se acaba de publicar en la revista Boreas un estudio liderado por Asier Gómez-Olivencia, del Museo Nacional de Historia Natural de Paris, del que forma parte Joseba Ríos Garaizar, investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), que plantea una revisión cronológica y arqueopaleontológicas, de la presencia de los renos más meridionales de Europa en la Península Ibérica durante el Pleistoceno, gracias al importante número de restos de Rangifer tarandus inéditos provenientes de yacimientos de Vizcaya entre los que se encuentran uno de los más antiguos de la Península Ibérica, datado al final del Pleistoceno Medio, recuperado en el yacimiento de Arlanpe (Lemoa).

El reno es una especie adaptada a climas fríos y paisajes abiertos y llanos que actualmente habita cerca del círculo polar pero que durante el Pleistoceno Medio y el Superior ocupó buena parte de Europa, y a diferencia de otras especies adaptadas al frío como el mamut o el rinoceronte lanudo, apenas penetra en la Península Ibérica, estando restringida su presencia al Norte de Cataluña y a la Cornisa Cantábrica, especialmente en su extremo oriental.

Como explica Joseba Ríos, esta distribución geográfica no coincide con las representaciones artísticas de renos en arte rupestre y mueble que muestran una distribución más amplia, por ejemplo en la Meseta Norte, lo cual podría reflejar la comunicación cultural de larga distancia o el movimiento de grupos humanos, en definitiva el contactos entre los grupos humanos que habitaron estas regiones.

En este estudio titulado “New evidence for the presence of reindeer (Rangifer tarandus) on the Iberian Peninsula in the Pleistocene: an archaeopalaeontological and chronological reassessment” también han participado  investigadores de las Universidades de Burgos y Oviedo, del Arkeologi Museoa, del Euskal Museoa y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. cenieh.es

Un equipo de Atapuerca participa en uno de los mayores yacimientos de occidente en Madrid


Vídeo YouTube por Radio Televisión de Castilla y León el 21/08/2013 añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria de España y Portugal > L.R.1.7 nº 30.

Una nueva campaña acaba de arrancar en busca de más hallazgos en el que se ya se conoce como el Valle de los Neandertales.

Eduardo Martínez - miércoles, 21 de agosto de 2013. Vivieron hace cientos de miles de años y pertenecieron a la última especie humana anterior a la nuestra. Atapuerca nos ha dado información sobre los Neandertales, pero la auténtica mina de estos fósiles se encuentra en Pinilla del Valle, Madrid. Allí trabaja parte del equipo de los yacimientos burgaleses en un proyecto liderado por el director del museo arqueológico de Madrid, el soriano Enrique Baquedano.

El sol de agosto ilumina la madrileña sierra de Guadarrama. Los investigadores llegan al rincón que poblaron los neandertales desde hace 300.000 años hasta hace 40.000. Se llama Calvero de la Higuera y es uno de los mayores ocupamientos de esta especie de todo occidente.

Para sorpresa del equipo que trabaja en los yacimientos de Pinilla del Valle, según afirma Baquedano, "en los ya 12 años que llevamos trabajando aquí, en este Calvero de la Higuera, hemos descubierto otros seis yacimientos."

En sus cuevas, las hienas devoraban la abundante fauna de la zona. Pero también fueron ocupadas por Neandertales que dejaron huellas de su actividad. Incluso, del primer rito funerario infantil de su especie encontrado en la península.

Aunque son menos años de excavaciones, los hallazgos de Pinilla del Valle arrojan información que se complementa con la de la Sierra de Atapuerca en Burgos.

Baquedano afirma que "estos yacimientos rellenan una laguna temporal muy poco conocida en Atapuerca".
El Codirector de los Yacimientos de Pinilla del Valle y Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, recuerda que la época de los Neandertales, -el último capítulo de la evolución humana antes de la llegada de la especie actual-, está mejor documentado que en Atapuerca. rtvcyl.es/

Localizan en Carballedo un importante grupo de petróglifos

Patrimonio incluirá o lugar no inventario de sitios arqueolóxicos

O veciño Miguel Suárez mostra o conxunto principal de gravados localizados por el. fotos: roi fernández
A Dirección Xeral do Patrimonio Cultural catalogará proximamente un conxunto de petróglifos localizado por un veciño no municipio de Carballedo, onde ata agora non se inventariara ningunha mostra de arte rupestre prehistórica. Os gravados encóntranse no chamado monte do Fabeiro, no límite entre as parroquias de Veascós e Vilaquinte, e caracterízanse por un deseño complexo a base de círculos concéntricos que os diferencia da maioría dos petróglifos coñecidos ata agora na zona sur da provincia. [...]  lavozdegalicia.es

El diente del niño homínido - Ciencia para escuchar

03-08-13. Entrevista a Bienvenido Martínez Navarro en el programa radiofónico de divulgación científica Vanguardia de la Ciencia, en Ciencia para Escuchar... Audio (desde el min 14:30) cienciaes.com/


 Entrada relacionada

Europa lleva más de 6.000 años cocinando con especias

Los condimentos llevan presentes en la cultura culinaria del viejo continente desde hace unos 6.000 años, cuando aún se practicaba el modo de vida de los cazadores recolectores, en la transición a la agricultura. El análisis de microfósiles encontrados en cerámicas de Dinamarca y Alemania ha revelado que la aliaria o hierba de ajo era el acompañamiento de carne, pescado y verduras en el norte de Europa.


Los humanos aderezan la comida con condimentos desde hace milenios. Es lo que afirma el análisis de microrrestos fosilizados en ollas de cerámica recogidas en Alemania y Dinamarca con una antigüedad de entre 6.100 y 5.750 años.

En el trabajo, liderado por Hayley Saul, de la Universidad de York (Reino Unido), participan investigadores de varias universidades y centros europeos, entre ellos Marco Madella, de la Institució Milà i Fontanals (CSIC).

Entre los residuos encontrados dentro de fragmentos de cerámica había microfósiles vegetales de plantas silíceas, llamados fitolitos. Los restos son especiales porque se asemejan a las semillas actuales de una planta llamada aliaria, utilizada en la antigüedad para preparar salsas por su fuerte olor a ajo. Para reconocer el tipo de semillas, los investigadores las compararon con muestras más de 120 especies de Europa y Asia.

Con olor a ajo

Dos datos importantes son que las semillas de aliaria tienen escaso valor nutricional, y que en los fragmentos de cerámica también se encontraron residuos de grasas de animales terrestres y marinos, así como vegetales con almidón. Todo esto hace pensar que se usaba esta especia para darle más sabor a la comida.

Por la época a la que pertenecen las cerámicas, en esas zonas aún se practicaba el estilo de vida del cazador-recolector, o, como mucho, se estaba empezando a domesticar animales. “Hasta ahora se ha aceptado que el contenido calorífico de los alimentos era de prima importancia para los cazadores-recolectores –indica Saul–. Ahora, los fitolitos de aliaria abren una nueva línea para la investigación de las culturas culinarias prehistóricas”.

Lo que no está claro es si la idea de usar las semillas como especia fue influencia neolítica del Oriente Próximo o si estas prácticas culinarias avanzadas ya se habían desarrollado de manera local antes de la llegada de elementos neolíticos al norte de Europa.  

Orígenes aparte, Saul señala que “el análisis microfósil ha abierto una nueva línea en el estudio de las prácticas culinarias prehistóricas en el norte de Europa. Ahora sabemos que el hábito de alterar e incrementar el sabor de los alimentos ricos en calorías era parte de la cultura culinaria del séptimo milenio a. C.”. agenciasinc.es

Referencias bibliográficas:
Saul H, Madella M, Fischer A, Glykou A, Hartz S, Craig O. "Phytoliths in Pottery Reveal the Use of Spice in European Prehistoric Cuisine". Plos One. DOI: 10.1371/journal.pone.0070583. 21 de Agosto de 2013