miércoles, 9 de octubre de 2013

Una fuente inagotable para el estudio del neolítico y del calcolítico. La cueva de los Muros de Luque (Córdoba)

Francisco Manuel León Cruz
Director del Museo Municipal de Luque

Revista Ituci nº 3, 2013

1/10.
Con este trabajo hemos pretendido trasladar al lector la importancia que tiene la localidad de Luque en cuanto a la cantidad de yacimientos arqueológicos que se pueden adscribir al Neolítico y al Calcolítico, centrándonos, en este caso, en uno de ellos que ha sido descubierto recientemente: La Cueva de los Muros.

       En la última década, fruto del convenio firmado por el Ayuntamiento de Luque y el grupo de espeleología G–40 de Priego de Córdoba, para catalogar las cavidades del término municipal y realizar el inventario y catalogación de pintura rupestre (llevado a cabo por José Antonio Mora Luque y el autor de este trabajo), se está teniendo una visión más amplia y completa de lo que pudo ser y de cómo se pudo vivir en estas momentos en las Sierras Subbéticas.

      Fruto de estas investigaciones se localizó un nuevo yacimiento prehistórico en cueva que, a la luz del conjunto material que ha aportado hasta el momento está llamado a figurar entre los más significativos de la provincia de Córdoba, poniendo de manifiesto, una vez más, la importancia de la localidad como fuente arqueológica para el estudio del Neolítico y del Calcolítico cordobés y, por ende, andaluz, que sumándose a la presencia de un dolmen y de representaciones parietales de arte esquemático y levantino, hacen de Luque un lugar con un potencial inigualable. [...] Texto completo

Métodos y técnicas de análisis y estudio en arqueología prehistórica. De lo técnico a la reconstrucción de los grupos humanos


García Diez, Marcos; Zapata Peña, Lydia (eds.)
2013
Índice

En los últimos años la prehistoria ha sufrido una profunda transformación. Procedimientos, protocolos y técnicas de la geología, biología, antropología, arte, etc. se han ido incorporando a “lo prehistórico”, nutriendo y enriqueciendo el estudio e interpretación de las conductas humanas pasadas.

Con este libro, estructurado a modo de manual, se pretende dar al lector las claves para el estudio de los materiales arqueológicos: huesos, piedras, obras artísticas, carbones, sedimento, etc. Por ello se aborda, de modo multi e interdisciplinar y en 31 capítulos escritos por especialistas de cada materia, una amplia variedad de temas de conocimiento: la prospección y excavación, la cronología, el análisis de los depósitos arqueológicos, el análisis macro y microespacial, analíticas de índole ambiental y de explotación del paisaje, estudio de huesos humanos y de animales, estudio de materiales arqueológicos (líticos, óseos, cerámicos, metalúrgicos, etc.) y gráficos, funcionalidad, arqueología experimental y enfoques etnográficos básicos en muchos casos para la interpretación... ehu.es/


How to Bring Back the Woolly Mammoth (Infographic)

These are the steps that could, theoretically, allow an Asian elephant to give birth to a hybrid woolly mammoth, which could eventually breed with other hybrids to produce an animal that closely resembles the extinct species. A number of scientific hurdles, described below, still need to be overcome to make this a reality.  [...] livescience.com/

Link 2: Woolly Mammoth Comeback? 5 Ethical Challenges

Ukraine. Bronze Age sundial reveals lost civilization's tech savvy

1/2. Lines were carved into an ancient sundial used by the Srubnaya people of the Bronze Age. Larisa Vodolazhskaya
A carved stone found marking a Bronze Age grave in the Ukraine is the oldest sundial of its kind ever found, a new study reveals.

The sundial may have marked the final resting place of a young man sacrificed or otherwise marked as a messenger to the gods or ancestors, said study researcher Larisa Vodolazhskaya of the Archaeoastronomical Research Center at Southern Federal University in Russia. Vodolazhskaya analyzed the geometry of the tire-sized stone and its carvings, confirming that the stone would have marked the time using a system of parallel lines and an elliptical pattern of circular depressions.

The elliptical pattern makes the carving an analemmatic sundial. A traditional sundial marks the time using a gnomon, a fixed vertical that casts a shadow. An analemmatic sundial has a gnomon that must move every day of the year to adjust to the changing position of the sun in the sky. [...] nbcnews.com

Link 2: Analemmatic and Horizontal Sundials of the Bronze Age (Northern Black Sea Coast)


Actualización 14-10-13. Descubren en Ucrania el reloj solar más antiguo del planeta

1/3
Según el portal Gearmix, este reloj de sol marca el lugar donde fue sacrificado un joven previamente elegido para ser 'el mensajero' de los dioses o ancestros, según la investigadora del Centro de Investigación Arqueoastronómica de la Universidad Federal del Sur de Rusia, Larisa Vodolázskaya.

La científica analizó la geometría de las marcas y los signos en la piedra, y confirmó que la piedra tiene marcas para medir el tiempo a través de un sistema de líneas paralelas y un patrón elíptico en forma de descenso circular. Precisamente estas características indican que este reloj solar es de tipo analemático, es decir, diseñado en una superficie horizontal y con escala horaria ubicada en el perímetro de una elipse. Se estableció que este reloj de sol puede marcar con precisión el tiempo. "Fueron creados específicamente para su uso en la latitud en que fueron encontrados", asegura Vodolázskaya.

Los relojes encontrados pertenecen a la cultura de Srubna, una de las culturas de la Edad de Bronce. Esa cultura es famosa por sus tumbas de madera y a día de hoy se siguen descubriendo sepulcros de este tipo en Ucrania. En 2011 un grupo de arqueólogos del Museo Regional de Donetsk halló un entierro de esa cultura que incluía esta piedra y que data de entre los siglos XII y XIII antes de Cristo.

Were the First Artists Mostly Women?

Three-quarters of handprints in ancient cave art were left by women, study finds

These hand stencils found in the El Castillo cave in Cantabria, Spain, were probably made by a man (left) and a woman (right), respectively.
Photographs by Roberto Ontanon Peredo, courtesy Dean Snow
Women made most of the oldest-known cave art paintings, suggests a new analysis of ancient handprints. Most scholars had assumed these ancient artists were predominantly men, so the finding overturns decades of archaeological dogma.

Archaeologist Dean Snow of Pennsylvania State University analyzed hand stencils found in eight cave sites in France and Spain. By comparing the relative lengths of certain fingers, Snow determined that three-quarters of the handprints were female.

"There has been a male bias in the literature for a long time," said Snow, whose research was supported by the National Geographic Society's Committee for Research and Exploration. "People have made a lot of unwarranted assumptions about who made these things, and why." [...] news.nationalgeographic.com

Link 2: Sexual Dimorphism in European Upper Paleolithic Cave Art
Journal Title - American Antiquity
Volume - Volume 78 Issue - 4 First Page - 746 Last Page - 761
Issue Cover Date - 2013-09-01
Author - Dean R. Snow

La investigación preliminar sobre los estarcidos de mano que se encuentran en los sitios rupestres del Paleolítico Superior de Francia y España demostró que el dimorfismo sexual en las manos de los hombres y las mujeres se expresa con fuerza suficiente como para permitir la determinación empírica de los sexos de los individuos que hicieron algunos de ellos. La investigación adicional incrementó la muestra apreciable de casos a partir de seis a 32, una muestra suficientemente grande como para mostrar que las personas que hicieron los estarcidos a mano en las cuevas eran en su mayoría mujeres. Este hallazgo refuta la suposición tradicional de que las plantillas de la mano humana en el arte parietal Europeo fueron hechas por artistas masculinos, adultos o jóvenes. Los hallazgos sugieren además que el dimorfismo sexual de las manos fue más fuerte durante del Paleolítico Superior que en los Europeos modernos. Los intentos de aplicar los mismos algoritmos a una muestra de las manos de Indios Norte Americanos confirma la opinión que las diferentes poblaciones requieren analiza por separado.


Actualización 11-10-13. ¿Fueron las pinturas rupestres obra de mujeres?
  • Un análisis de las huellas de manos pintadas en cuevas así lo indica.
  • Los expertos discrepan, pero es el primer análisis con datos sobre el asunto.
Nuestra visión de los humanos que pintaron en las cuevas hace entre 12.000 y 40.000 años es claramente masculina. Las pinturas representan bisontes, antílopes y mamuts, y tal vez por eso los investigadores los han atribuido a cazadores masculinos que pintaban sus hazañas en algún ritual. Pero el investigador de la Universidad de Pensilvania, Dean Snow, tiene otro punto de vista.

Tal y como adelanta National Geographic, Snow ha analizado las huellas de manos encontradas en ocho cuevas del sur de Francia y el norte de España y después de un análisis comparativo concluye que tres cuartas partes de las siluetas correspondían a manos femeninas. "Ha habido un sesgo masculino en los estudios durante mucho tiempo", apunta Snow. "la gente ha hecho un montón de asunciones infundadas sobre quién hizo estas cosas y por qué", añade.
El estudio de Snow se remonta a hace una década, cuando conoció el trabajo del biólogo británico John Manning, quien descubrió que los hombres y mujeres se deferencia en la longitud relativa de sus dedos: ellas tienen el anular y el índice de una longitud parecida mientras que los hombres presentan mayores diferencias. Intrigado por la cuestión, Snow decidió buscar pistas en las huellas de manos de las cuevas paleolíticas en busca de diferencias que permitieran identificar a los autores.

Para su estudio, que se publica esta semana en la revista American Antiquity, Snow examinó cientos de huellas en las cuevas europeas, pero muchas de ellas estaban demasiado difuminadas para su análisis. En la criba se quedó con 32 siluetas de manos, la mitad de la cueva de El Castillo, en Cantabria, y las otras de cuevas francesas como Gargas y Pech Merle. Mediante un algoritmo diseñado por él mismo, y teniendo en cuenta variables como la longitud de los dedos, el tamaño de la mano y las diferencias de proporción entre los dedos, determinó que 24 de las 32 manos (el 75%) pertenecían a mujeres. 

Algunos expertos son escépticos respecto a estas conclusiones, pues ya se han realziado análisis parecidos en el pasado. El biólogo Dale Guthrie realizó un análisis parecido y concluyó que las manos eran en su mayoría de jóvenes adolescentes. En la cueva de Rouffignac , en la Dordoña (Francia), la arqueóloga de la Universidad de Cambridge Jess Cooney determinó que buena parte de la galería de manos  había sido realizada por una niña de unos cinco años de edad, la artista más precoz y prolífica del Paleolítico.

A pesar de las dudas, el estudio de Snow reabre la vieja pregunta sobre quién pintó estas cuevas y con qué intención lo hizo. Hace apenas unos meses otro análisis en la cueva de El Castillo abría la posibilidad de que algunas de las huellas fueran de neandertales y no de Homo sapiens como solemos pensar. Para saber si fueron mujeres las que pintaban mayoritariamente en las paredes se necesitan más datos, pero como apunta el arqueólogo Dave Whitley, es la primera vez que alguien reúne un buen número de pruebas sobre el tema y abre la cuestión sobre el sexo de estos primeros pintores. Antonio Martínez Ron / noticias.lainformacion.com



Actualización 15-10-13: Video. Hands



Vídeo YouTube por Penn State Research Communications el 15/10/2013 añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria Universal > L.R.2.5 nº 46.

Dean Snow, emeritus professor of anthropology, Penn State, discusses handprints on cave walls and the methods he used to determine if they were male or femaile. eurekalert.org/


Actualización 31-10-13: Las mujeres pudieron pintar Altamira
Pudo ser una mujer, seguramente muchas. “Es posible…”, me dice el director del Museo de Altamira, José Antonio Lasheras en una interesantísima conversación sobre Paleolítico y añade: “pero también lo contrario”. En cuclillas, bajo la cúpula de roca, con poca luz y escrupuloso mimo, trazaron bisontes y ciervos heridos hasta realizar la pintura rupestre más evolucionada que se conoce: los Policromos de Altamira...