lunes, 2 de diciembre de 2013

Café con Ciencia / Ciclo mes de diciembre 2013 en Málaga

En el Centro de Interpretación Cuevas de la Araña   
Fecha y hora: 4, 11 y 18 de diciembre - 17:30

Arrancamos con la Fundación DesQbre Nuestro Primer Café con Ciencia, comienza el día 4 de este mes, en el Centro de Interpretación de las Cuevas de la Araña. El investigador Ernesto Fernández Sanmartín son hablara de “La influencia de la alimentación en la evolución humana”. Seguimos el día 11 de diciembre y el 18 con d. Julián Ramos y D. Cecilio Barroso, uno debatirá sobre: Los neandertales en la Araña. Málaga: ¿Eran  tan diferentes de nosotros? Y  del Conocimientos del pasado a través de la prehistoria. complejohumo.blogspot.com.es


Actualización 19-12-13. Un café con leche y neandertales
Julián Ramos, el arqueólogo que mejor conoce la riqueza de este rincón de Málaga participó en el Café con Ciencia que patrocina la Fundación Descubre
19-12-13. Julián Ramos, como un príncipe de Dinamarca con el doble de dudas, tiene delante dos calaveras. La de la izquierda es una reproducción del cráneo de un Homo sapiens arcaico o cromañón de unos 100.000 años, con una marcada visera. Nunca conoció Europa. La primera oleada de Homo sapiens que salió de África se quedó en el Próximo Oriente. «Una segunda oleada hace unos 45.000 años es la que pasa a Europa y de ahí venimos nosotros», explica. 

A la derecha, la reproducción del cráneo de un neandertal, un ser cargado de más tópicos negativos que Felipe II. Para tratar de eliminar la leyenda negra de los neandertales, Julián Ramos ofreció el pasado día 11 una charla dentro del programa Café con Ciencia, de la Fundación Descubre de la Junta de Andalucía.
La idea es sencilla: un máximo de 15 personas alrededor de una mesa en el Centro de Interpretación Cuevas de la Araña y tras la introducción del ponente, una animada charla con preguntas del público. «Estuvimos desde las 17.30 hasta las 8 y pico y porque tuvimos que cortar», cuenta el arqueólogo Julián Ramos, de la Asociación Arqueológica Yacimientos de la Araña.

Y las conclusiones de esa charla acaban con un tópico que hace unos 70 años presentaba al Homo neanderthalensis «como una especie de ser tosco y negro, mientras que nosotros, los Homo sapiens éramos altos y rubios».

Más bien al contrario, sostiene Julián Ramos: «El neandertal ha evolucionado en el frío y es un europeo adaptado al clima frío mientras que nosotros veníamos de zonas cálidas: los negros somos nosotros».
Otro topicazo, la supuesta debilidad del neandertal, que no puede adaptarse a los cambios y desaparece por esta razón. «Al pobre neandertal le habíamos colgado siempre el sambenito de gran bestia, de bruto, cuando durante 200.000 años se ha buscado la vida en condiciones dificilísimas, luego el medio no era como para hacerlo desaparecer».

«Por sus obras los conoceréis», dice el evangelista, y los arqueólogos aplican el mismo método deductivo. La producción del neandertal evidencia «que era un ser exquisitamente inteligente, con un concepto familiar y social bastante depurado, que enterraba a sus muertos, creía en el más allá, le ponía presentes de comida, herramientas e incluso ramos de flores.... tenía un comportamiento que nada tiene que ver con ese bruto que nos habían vendido», plantea el arqueólogo.

De hecho, recalca que el Homo sapiens «no tiene un comportamiento muy distinto, lo único, claro es que incorpora la pesca, pero hay que tener en cuenta que los neandertales están entre los 200.000 años y los 30.000 antes de Cristo y cuando desaparece, nosotros tomamos el relevo y lo único que pasa es que ha evolucionado la propia sociedad».

Un ser culturalmente complejo, con una tecnología tan depurada como la del Homo sapiens sapiens... entonces, ¿por qué se extinguieron? Sigue siendo una incógnita. Julián Ramos se pregunta si no se cruzaron con los sapiens. «Parece ser que podemos llevar entre un 5 y un 2 por ciento de genes de neandertales, un porcentaje que varía dependiendo de los investigadores».

Los Cafés con Ciencia continúan esta tarde. Si el día 4 Ernesto Fernández Sanmartín habló de la Pedagogía de la Biología y el 11 Julián Ramos mejoró la imagen que tenemos de los neandertales, a las 17.30 el prehistoriador Cecilio Barroso hablará de El conocimiento del pasado a través de la Prehistoria. En el Centro de Interpretación de las Cuevas de la Araña, junto a la torre de Las Palomas. alfonso vázquez

Stonehenge 'was a prehistoric centre for rock music'

  • Rocks make metallic and wooden sounds, in many different notes
  • Monoliths were moved by Stone Age man from Wales to Stonehenge
  • Researchers believe their musical make-up could be why they were moved


Stonehenge may have been built by Stone Age man as a prehistoric centre for rock music, a new study has claimed.
According to experts from London's Royal College of Art, some of the stones sound like bells, drums, and gongs when they are 'played' - or hit with hammers.

Archaeologists, who have pondered why stone age man transported Bluestones 200 miles from Mynydd Y Preseli in Pembrokshire, South West Wales to Stonehenge, believe this discovery could hold the key.
The 'sonic rocks' could have been specifically picked because of their 'acoustic energy' which means they can make a variety of noises ranging from metallic to wooden sounding, in a number of notes.

Research published today in the Journal of Time & Mind reveals the surprising new role for the Preseli Bluestones which make up the famous monument, and which were sourced from the Pembrokeshire landscape on and around the Carn Menyn ridge, on Mynydd Preseli, South-West Wales. [...] dailymail.co.uk/




Actualización 05-12-13. Un estudio describe Stonehenge como un centro de instrumentos musicales de piedra
Según un estudio reciente, el conjunto megalítico de Stonehenge pudo haber sido sido un centro musical, pues sus bloques de piedra suenan como un xilófono gigante, algo que podría explicar el traslado de piedras para su construcción desde lejos. 

Los sonidos producidos por las piedras, conocidas como litófonos, pueden variar emulando sonidos de metal y hasta la resonancia de la madera. Expertos británicos han comprobado que los monolitos llamados 'Piedras azules' de Stonhenge son litófonos cuando se las 'toca' con martillos de piedra.

Los investigadores conjeturan que las piedras de la zona de Mynydd Y Preseli, de donde provienen las 'Piedras azules' de Stonhenge, tienen estas características acústicas especiales, algo que explicaría las numerosas construcciones neolíticas en la zona.

A pesar de que las propiedades acústicas de Stonhenge pudieron quedar dañadas por el concreto con que fueron cubiertas las piedras durante las obras de restauración en la década de los 50, los expertos lograron grabar ruidos, que -según ellos- suenan como campanas, percusiones y gongs.

También encontraron evidencias de que algunas piedras ya habían sido 'golpeadas' antes, es decir, que posiblemente pudieron ser usadas como un instrumento musical. Las distintas partes de diferentes de piedras suenan de manera distinta, convirtiéndose en una especie de 'xilófono'.

De acuerdo con ellos, los ruidos emitidos por otros litófonos en la zona pueden oírse desde lejos, así que pudieron ser usadas como medio de comunicación en tiempos remotos o en rituales. Algunas piedras similares eran usadas como campanas hasta el siglo XVIII en áreas cercanas.
 
Según los arqueólogos, es probable que ésta sea la razón por la cual los constructores prehistóricos de Stonehenge transportaron los monolitos desde Preseli, a 200 kilómetros de la construcción, a pesar de que en la zona donde se ubica Stonhenge hay suficientes piedras para la construcción.

Scientists Push Back the Clock on Early Human Finds

New dating indicates early human fossils found in Turkana Basin, East Africa, are older than previously thought.

Homo rudolfensis skull (KNM ER 1470) reconstruction displayed at Museum of Man, San Diego. Durova, Wikimedia Commons
An international multi-disciplinary team of scientists have determined that a well-known group of early Homo (early human) fossils discovered in previous investigations at Koobi Fora in the Turkana Basin of East Africa have an age range that is older than previously estimated.

Led by archaeologist Josephine C.A. Joordens of the Netherlands' Leiden University, the researchers combined magnetostratigraphy and strontium (Sr) isotope stratigraphy techniques to develop a new age constraint range for 15 selected hominin fossils found in deposits on the Karari Ridge of the Koobi Fora region in the eastern Turkana Basin (Kenya). [...] popular-archaeology.com
 / Link 2