martes, 14 de enero de 2014

Los hominoideos de hace 7 millones de años ya cogían objetos como los humanos

EFE. Un estudio del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP) de la falange distal del dedo pulgar del hominoideo fósil 'Oreopithecus bambolii' ha revelado que esta especie, que vivió hace 7 millones de años, ya podía sujetar objetos haciendo una pinza con los dedos como lo hacen los humanos.

Según el hallazgo, que ha sido publicado en la revista "American Journal of Physical Anthropology" por el paleontólogo Sergio Almécija, investigador asociado del ICP, el hominoideo habría desarrollado esta habilidad para obtener y procesar manualmente alimentos en el ambiente insular con escasez de recursos en el que vivió.

'Oreopithecus bambolii' es una especie de hominoideo que vivió hace entre 8,2 y 6,7 millones de años en la zona que actualmente forma parte de la Toscana y Cerdeña (Italia) y que entonces era una isla.

El esqueleto más completo fue descubierto en 1958 en una mina de carbón y corresponde a un joven adulto macho de unos 30 kilos conocido con el apodo de "Sandrone".

Según ha informado el ICP, aunque 'Oreopithecus' es el hominoideo fósil europeo más bien conocido en cuanto al postcranial (las partes del esqueleto que no forman parte del cráneo), su clasificación ha sido siempre controvertida entre la comunidad científica.

Aunque actualmente 'Oreopithecus' es considerado un hominoideo, a mediados del siglo pasado, algunos autores lo situaron cercano a cercopitécidos (grupo que comprende los macacos o los babuinos, entre otros), o incluso fue considerado por algunos como representante de los primeros homininos (el grupo que comprende los humanos y sus ancestros fósiles).

La dificultad en su clasificación es debida a la compleja combinación de caracteres ancestrales, modernos y derivados que presentan sus restos.

Así, la morfología de la mano de 'Oreopithecus', y particularmente la de su pulgar, ha sido objeto de gran controversia y muchas publicaciones científicas durante los últimos 25 años.

Sergio Almécija, junto al médico norteameriano experto en anatonomía de la mano, Marvin Shrewsbury, y los paleontólogos Salvador Moyà (ICP) y Lorenzo Rook (Universidad de Florencia), han comparado la morfología de la falange distal del pulgar de 'Oreopithecus' con la de otras especies actuales y fósiles.

La muestra comparativa de los análisis incluye humanos, diversas especies de monos, hominoideos actuales (gibones, orangutanes, gorilas y chimpancés), y fósiles como Proconsul o Pierolapithecus (la especie encontrada en Els Hostalets de Pierola y descrita por el espécimen conocido popularmente como Pau).
El estudio concluye que las proporciones de la falange distal del pulgar de 'Oreopithecus' son parecidas en especies actuales aparentemente tan diferentes como gibones y gorilas, y también en especies fósiles como 'Orrorin' (uno de los primeros miembros del linaje humano) o 'Proconsul', lo que los investigadores han interpretado como una característica ancestral del grupo.

Los investigadores han encontrado que la falange de 'Oreopithecus' presenta algunas características anatómicas que sólo se ha encontrado en humanos actuales y fósiles y lo han relacionado con la capacidad humana de coger objetos usando una pinza de precisión con las partes planas de las yemas de los dedos del pulgar y el índice, una habilidad que se conoce en inglés como 'pad-to-pad precision grip'.

Los humanos de la Sima crecían de una forma diferente

La investigadora de la Universidad de Burgos Rebeca García González ha analizado los patrones de crecimiento y desarrollo corporal en humanos actuales y fósiles

 Los seres humanos actuales presentamos un patrón de crecimiento y desarrollo corporal especial. Ningún otro mamífero, no siquiera los primates, crece durante tanto tiempo. Este extenso periodo de crecimiento que nos caracteriza, y que incluye dos eventos propios como son la infancia y la adolescencia, se relaciona con la mayor capacidad cerebral e intelectual del hombre, así como con nuestra compleja organización social y con la cultura material. Pero, ¿en qué momento de la evolución se produjeron estas diferencias? ¿Las otras especies humanas que se conservan en el registro fósil crecían de la misma forma?

La paleoantropología ha tratado de responder a estas cuestiones de forma recurrente, y para ello ha investigado fundamentalmente el desarrollo dental, “que posee una serie de características ideales para este estudio”. Sin embargo, en muy pocos trabajos se ha analizado el esqueleto post-craneal (del cuello para abajo), en concreto los huesos largos del cuerpo humano, principalmente “porque existen muy pocos restos de este tipo en el registro fósil”. Este abordaje, según los expertos, es la única forma de reconstruir de forma completa el programa ontogénico de una especie. [...] dicyt.com

Entrada relacionada

¿Qué acabó con el primate más gigantesco de la Tierra?

Explican cómo el Gigantopithecus, un mono de 3 metros de altura que pudo coexistir con nuestros antepasados, desapareció para siempre de la faz de la Tierra hace 100.000 años

Recreación del Gigantopithecus blacki, que alcanzaba los 3 metros de altura
Nunca hubo un primate más gigantesco. El Gigantopithecus blacki paseó sus imponentes 3 metros de altura y 600 kilos de peso por el sudeste asiático durante casi un millón de años antes de que desapareciera para siempre hace unos 100.000, tiempo suficiente para que pudiera coexistir con nuestros antepasados humanos. Impresionante encuentro para ellos, si es que se produjo... Precisamente, es la extinción de este mono con el aspecto de un Yeti real, uno de sus aspectos más enigmáticos. ¿Qué pudo acabar con unas criaturas tan poderosas? Los científicos han barajado algunas posibilidades, como las dificultades de adaptación al cambio climático o la presión de la presencia humana. Un equipo de la Academia China de Ciencias sugiere ahora en la revista Quaternary International que fueron los cambios en la dieta del gigante, obligados por las distintas condiciones ambientales, los que lo debilitaron hasta el punto de acabar con él. En resumen, solo encontraban fruta para comer, y eso no era suficiente.

El Gigantopithecus fue descubierto en 1935, cuando un paleontólogo holandés encontró un raro molar a la venta en una farmacia de Hong Kong. El diente se encontraba entre otros fósiles, «huesos de dragón», a cuya ingesta la medicina tradicional china atribuye poderes curativos. Durante 80 años, la especie intrigó a los científicos, quienes pudieron describirla utilizando un puñado de dientes y unas mandíbulas, a partir de los cuales pudieron deducir su enorme tamaño.

Cambios en los dientes

La evidencia actual indica que este primate gigante se extinguió durante el Pleistoceno medio. El Gigantopithecus era herbívoro y algunos consideran que su voraz apetito por el bambú pudo colocarle en desventaja en la carrera evolutiva frente al competidor humano, más hábil y con más recursos. Sin embargo, nuevos restos de la criatura desenterrados en la cueva cárstica Hejiang Cave, en la ciudad de Chongzuo, al sur de China, ofrecen una explicación alternativa respecto a su extinción. Los investigadores encontraron diferencias en las dimensiones y la morfología de estos dientes de hace unos 400.000 años (de los más recientes que se han encotrado) respecto a otros dientes fósiles de la especie, lo que, posiblemente, sea el reflejo de un cambio en la dieta provocado por un enfriamiento del clima.
 
Según los investigadores, el Gigantopithecus tuvo que renunciar al bambú, más escaso, y conformarse con fruta menos nutritiva que erosionaba sus dientes. Al parecer, esa dieta de fruta no fue suficiente para ellos. abc.es/

Entrada relacionada

Last grain stores at Çatalhöyük found

A cache of perfectly preserved Neolithic grain, the largest so far known in the Middle East, has been uncovered by Polish archaeologists working at Çatalhöyük in Central Turkey.

Containers for barley in the room where the stored grain was discovered. Image: A. Marciniak
Çatalhöyük is one of the centres of urbanisation of the earliest farming communities and one of the most famous archaeological sites in the world.

 ”In a small room with an area of ​​approximately 7 square metres we discovered four containers formed from packed clay containing a large quantity of multi-row grains” – explained Prof. Arkadiusz Marciniak from the Institute of Prehistory in Poznan.

Well preserved 

 In total, between the two grain hoppers that were excavated  the archaeologists recovered  almost 5kg of grain. Such an amount in a well preserved state is of great importance to the investigation of early agriculture.
Archaeobotanical research has shown that it was an extinct species of wheat – popular in Neolithic times in the Middle East and Europe. The room in which the discovery was made lay in the north-eastern part of the house group – which consisted of residential buildings constructed around 8,200 years ago. [...] pasthorizonspr.com/ (B&W3)

La pintura en la prehistoria no cambió en miles de años

Figura rupestre de abrigos rocosos situada en el conjunto de Minateda en Hellín (Albacete). / CSIC.
Los primeros agricultores y ganaderos pintaban con los mismos pigmentos que sus antepasados cazadores-recolectores. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un estudio liderado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, con la participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que ha analizado por primera vez dos figuras rupestres de abrigos rocosos situados en el conjunto de Minateda en Hellín (Albacete), de estilos diferentes y separadas por varios milenios en el tiempo.

Un estudio liderado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y que cuenta con la participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado por primera vez dos figuras rupestres de abrigos rocosos situados en el conjunto de Minateda en Hellín (Albacete), de estilos diferentes y separadas por varios milenios en el tiempo. [...] agenciasinc.es/

Referencia:
Martí Mas, Alberto Jorge, Beatriz Gavilán, Mónica Solís, Enrique Parra, Pedro-Pablo Pérez. Minateda rock shelters (Albacete) and post-palaeolithic art of the Mediterranean Basin in Spain: pigments, surfaces and patinas. Journal of Archaeological Science, 2013; 40 (12): 4635 DOI: 10.1016/j.jas.2013.07.019

Link 3First farmers and stockbreeders painted with the same pigments as their hunters ancestors
The first of the analyzed figures, depicting a bovid, belongs to the Levantine art practiced by the nomadic hunters-gatherers who inhabited the Iberian Peninsula about 10,000 years ago. On the other hand, the second figure, depicting a quadruped, has a schematic style, developed by the first producers, farmers and stockbreeders who lived in the area between 6,500 and 3,500 years ago. The first style is characterized by the naturalism of its shapes and scenes, while the second outlines its reasons, sometimes even reaching abstraction...

El primer hallazgo del Paleolítico en tierras de Sober

La asociación cultural O Colado do Vento conserva una pequeña muestra de industria paleolítica encontrada en el 2006 en el castro de Castelo, en la parroquia de Neiras, que presenta la particularidad de ser la primera pieza arqueológica de este tipo hallada en el municipio de Sober que se conoce con certeza. Con anterioridad a ella, solo hay constancia de un artefacto que al parecer fue hallado en 1959 en Vilaescura. Pero esta otra pieza solo es conocida por una pequeña nota publicada en la prensa de la época y su paradero se ignora en la actualidad.


El descubrimiento fue realizado de manera fortuita cuando varios miembros de la asociación recorrían el lugar en compañía del arqueólogo monfortino Iván Álvarez Merayo. Consiste en una lasca, es decir, un fragmento desprendido al tallar una piedra para fabricar herramientas líticas. El hallazgo fue hecho cuando estas personas fueron a observar una pequeña elevación del terreno, suponiendo que podía tratarse de un castro. El lugar resultó ser efectivamente un asentamiento castreño, aunque totalmente arrasado por las labores agrícolas, que más adelante fue catalogado en el plan de ordenación municipal. La lasca se encontraba sobre la superficie del terreno en una ladera del montículo.

El hallazgo dio pie a que el lugar fuese examinado un poco más tarde por los arqueólogos del proyecto «Ocupaciones humanas durante el Pleistoceno de la cuenca media del Miño», que localizaron otros quince artefactos paleolíticos. Los especialistas adscribieron estas piezas al llamado Modo Técnico 3, que corresponde al periodo Musteriense, la época del hombre de Neandertal.

El hallazgo de aquella primera lasca, sin embargo, no fue divulgado hasta ahora, y la pieza fue guardada por la asociación. El colectivo acaba de darla a conocer en su página web, dentro de una serie de artículos sobre el patrimonio arqueológico e histórico de Sober. Francisco Albo /  lavozdegalicia.es

Descubren un taller al aire libre del Paleolítico en Ronda

La ubicación del yacimiento se mantiene en secreto para evitar posibles expolios, ya que algunas de las herramientas están visibles

Varios de los hallazgos encontrados.
La historia conocida de Ronda dio ayer un salto de entre 300.000 y 500.000 años, al confirmarse el hallazgo de un taller al aire libre de época Achelense, situada entre Paleolítico inferior y el Paleolítico medio. El descubrimiento, calificado por los técnicos del Ayuntamiento rondeño como de "enorme interés", ha tenido lugar mientras arqueólogos municipales y un agente de la Policía Local, especializado en Prehistoria, realizaban un inventario del patrimonio que se encuentra en el término municipal de Ronda, y que será incorporado al próximo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad.

Las rudimentarias piedras talladas que han sido encontradas, muy poco perfeccionadas, pasarían desapercibidas para cualquier persona que no tenga conocimientos especializados en la materia. Eso sí, el lugar del hallazgo se mantiene en el más absoluto de los secretos, ante el temor de que los expoliadores puedan localizarlo y sustraer algunas de las herramientas que están visibles. Por ello, únicamente se dio a conocer que dicho yacimiento se encuentra situado en un paraje del partido rural de La Parchite.

El importante descubrimiento supone tener la opción de ampliar los conocimientos sobre la historia de la Serranía de Ronda, ya que hasta el momento únicamente se habían datado yacimiento de entre 20.000 y 30.000 años antes de Cristo. Por otra parte, los reconocimientos que se están realizando también han aportado la localización de otros 30 yacimientos, que corresponden a las épocas romana y medieval. Además, también se han encontrado algunos enterramientos prehistóricos.

El nuevo inventario también presenta la novedad de que contempla el patrimonio rondeño como un conjunto integrado de elementos y resultados, de tal forma, que por ejemplo, el inventario municipal de caminos públicos, único en su tipo, se convierte en instrumento de más valor patrimonial, al incorporar todos los descubrimientos vinculados con él, con infraestructuras tales como abrevaderos, puentes, yacimientos arqueológicos, construcciones de transformación, caleras, canteras, molinos y otros hitos de interés natural, geológico o vegetal.  Javier Flores / malagahoy.es/