sábado, 18 de enero de 2014

El Patronato anunciará hoy la reapertura de Altamira tras doce años

La histórica medida, con el informe favorable de los investigadores, contempla un régimen de visitas sometido a controles «severos, rigurosos y pautados»


Altamira se reabrirá al público con restricciones tras doce años de cierre ininterrumpido. Las pinturas, consideradas la ‘capilla sixtina’ del arte Paleolítico, volverán a ver la luz. El Patronato de Altamira, convocado en la mañana de hoy en el Museo y Centro de Interpretación de Santillana del Mar, anunciará que la cueva, cerrada a los visitantes desde febrero de 2002, volverá a recibir visitantes de acuerdo con el informe favorable de los investigadores.

Las pinturas de arte rupestre más importantes del mundo, entre ellas el famoso bisonte, estarán sometidas, no obstante, a un régimen de visitas estrictamente limitado y a muy rigurosos controles de la cavidad. La reapertura, que se aprobará hoy, supone un nuevo paso histórico en el complejo equilibrio que mantiene la cueva en su condición de icono cultural y turístico universal y la necesidad de preservar su patrimonio. Además representa un hito para el futuro de Cantabria, dado que rescata y revaloriza su mayor símbolo patrimonial en el mundo. 

Los detalles de los criterios de acceso a la cueva se desvelarán hoy. Es decir, el cómo y el quién de acuerdo a las diversas estaciones del año y la evolución de la propia cueva. Para ello los informes de los investigadores serán determinantes, aunque existe el antecedente de dos décadas (1982-2002) de visitas limitadas.

Atrás quedan sucesivos trabajos que o bien desaconsejaban una nueva apertura o bien abrían la puerta a una futura tanda de visitas en las condiciones que indicaran los expertos. La decisión del Patronato tiene su origen en las últimas investigaciones abordadas por los expertos que iniciaron su labor en septiembre de 2012 y que han conducido a este anuncio histórico.

Analizadas las condiciones actuales de la cueva su reapertura será efectiva en plazos que se desvelarán de acuerdo a «un régimen muy severo, riguroso y pautado» de visitas. En realidad, Altamira puede vivir en este 2014 el inicio de una nueva etapa que vuelve a la situación originada en 1982, cuando se optó por una reapertura de la cueva con visitas restringidas sometidas a la sucesión regular de los estudios del CSIC. Antes la cueva original ya había sido sometida a un primer cierre parcial en 1977. 

La última reunión del Patronato, que reanudó en 2012 sus reuniones periódicas tras un largo paréntesis por desavenencias políticas entre las administraciones que lo integran, ya apuntó entre sus conclusiones una clara posibilidad de reapertura. Fue en junio del pasado año cuando los investigadores llegaron a asegurar que «las pinturas de Altamira no corren peligro». Cincuenta expertos, tras los primeros ocho meses de estudios, se inclinaban por no descartar reabrir la cueva a visitas controladas, tras certificar que «evoluciona según su proceso natural», subrayaron públicamente el pasado verano ante la presencia del presidente regional Ignacio Diego, y del secretario de Estado de Cultura, el santanderino José María Lassalle.

Los expertos apuntan ahora que los análisis más recientes revelan un dato contundente: en la actualidad, el arte de las cuevas más famosas del mundo «evoluciona naturalmente y no se halla en peligro». En esa última convocatoria, no obstante, se mostraron prudentes a la hora de anticipar decisiones sobre el futuro público y social del sitio prehistórico de Santillana.

Los investigadores apelaron a lo «provisional» de esas primeras conclusiones, dado que al actual programa aún le resta oficialmente más de medio año de estudios meticulosos por parte de esos cincuenta especialistas. En todo caso, ya se avanzó que, de persistir el estado ahora detectado en la cueva, «podría llegar a plantearse su reapertura, siempre a través de un régimen de visitas controlado que permita garantizar el equilibrio entre la conservación y su puesta en valor social».

En cualquier caso, los expertos subrayaron que sería impensable recobrar una apertura masiva de la cavidad con las cifras de visitantes registradas en los años setenta. El director científico y la coordinadora del denominado ‘Programa de Investigación para la Conservación Preventiva y Régimen de Acceso de la Cueva de Altamira’, Gaël de Guichen, y la investigadora Marián del Egido concluyeron tras la reunión del Patronato que «las pinturas de la cueva de Altamira no corren peligro».

Aunque fuera prematura cualquier decisión, los expertos especificaron la necesidad de trabajar en la búsqueda de soluciones intermedias que permitan el equilibrio entre «visitas y conservación».

De Guichen matizó de manera firme que resulta «impensable que vuelvan a entrar 177.000 personas al año a la cueva, pero es preciso buscar una solución intermedia para poder mostrar esta maravilla al tiempo que se conservan sus pinturas». Los análisis ya invitaban a estudiar una futura reapertura de la cavidad siempre que se garantice ese equilibrio. Marián del Egido precisó, el pasado año, que para dar cualquier paso en esa dirección «necesitamos estar seguros» y subrayaba que aún falta un trayecto importante de la investigación. Y Gaël de Guichen hacía hincapié en la necesidad de determinar ese «punto de equilibrio» entre la conservación de la cueva y las pinturas y su disfrute público para lo cual se deberán «analizar más datos de los distintos grupos de trabajo».

Hace precisamente tres años, durante la presidencia de Miguel Ángel Revilla, se llegó a anunciar una reapertura de la cueva que no se concretó finalmente. La medida que anunciará hoy el Patronato se suma a la vida de unas cuevas que fueron descubiertas en 1879 por Marcelino Sanz de Sautuola y su hija María. Cabe recordar, además, que hace cinco años la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad 17 cuevas prehistóricas de la cornisa cantábrica. 

En agosto de hace dos años se aprobaba un programa de investigación destinado a revelar precisamente si en 2014 sería posible establecer un régimen de visitas a la cueva. Cuarenta y ocho investigadores en cinco equipos comenzaron a abordar el actual estudio destinado a elaborar propuestas de conservación y sostenibilidad, que ha conducido hasta esta decisión histórica que supone la reapertura de Altamira.

Ignacio Diego presidirá un pleno en el que estará también Botín

El Patronato de Altamira está formado actualmente por el presidente de Cantabria, Ignacio Diego; el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle; el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Serna. También forman parte de este organismo el presidente de la Fundación Botín, Emilio Botín –que no pudo acudir al último pleno del Patronato, pero hoy sí estará presente–, que ejerce las funciones de vicepresidente; el rector de la Universidad de Cantabria, José Carlos Gómez Sal; el rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, César Nombela; el director del Museo Altamira, José Antonio Lasheras; el subdirector general de Museos Estatales, Enrique Varela; el director de Cuevas Prehistóricas, Roberto Ontañon; el director del Museo Arqueológico Nacional, Andrés Carretero; el director de Museos Prehistóricos de Cantabria, Pedro Fernández; los directores generales de Cultura y Bellas Artes, Joaquín Solanas y Jesús Prieto, respectivamente; y el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago.

En la anterior reunión del Patronato, celebrada el 15 de junio de 2013, el presidente cántabro, Ignacio Diego, explicó que «todos los ciudadanos están preocupados por lo que sucede con Altamira» y por ello calificó de «ilusionante» el momento derivado de las investigaciones impulsadas por el propio Patronato un año antes, cuando se decidió encargar un nuevo estudio científico para determinar la «posibilidad» de volver a retomar el acceso «controlado» de visitas a la cavidad cántabra. Guillermo Balbona / eldiariomontanes.es

Noticias relacionadas:
Un hilo de luz en Altamira

El rey Alfonso XIII posa, en agosto de 1928, en el interior de la Cueva de Altamira. :: duque
Los nueve investigadores de la cueva



Actualización. Cinco personas entrarán una vez por semana en Altamira hasta agosto
Altamira se reabrirá al público con carácter experiemntal y con muchas restricciones tras doce años de cierre ininterrumpido. Las pinturas, consideradas la ‘capilla sixtina’ del arte Paleolítico, volverán a ver la luz para grupos reducidos hasta agosto. El Patronato de Altamira, convocado en la mañana de hoy en el Museo y Centro de Interpretación de Santillana del Mar, anunciará que la cueva, cerrada a los visitantes desde febrero de 2002, volverá a recibir visitantes de acuerdo con el informe favorable de los investigadores. Solo podrán entrar en la cueva cinco personas por semana acompañadas de un guía. Los integrantes de los grupos serán elegidos por sorteo...


Actualización. Altamira volverá a recibir visitas
El Patronato de las cuevas de Altamira, cerradas por última vez hace doce años, ha anunciado este sábado que se van a permitir visitas experimentales a la cavidad, de cinco personas y un guía a la semana. La duración de las mismas será de 37 minutos y se realizarán hasta el próximo mes de agosto.

Las personas que participen en las mismas se elegirán por sorteo entre aquellas que acudan al Museo y Centro de Investigación, --que alberga la réplica de la gruta--, el mismo día en que se realice la visita. Este programa de visitas experimentales se iniciará en breve...


Actualización 19-01-14. Vídeo. Apertura de la Cueva de Altamira (Cantabria) 


Actualización 21-01-14. El PRC acusa al Gobierno de "fraude" por "vender como reapertura un experimento"
López Marcano pide prudencia porque el potencial de Altamira "sólo se verá intensificado cuando la apertura sea real"...


Actualización 21-01-14. Altamira caves to reopen
The Cantabria complex, dubbed the Sistine Chapel of Paleolithic art, will host weekly groups of five...


Actualización 22-01-14Lasheras: Las visitas en Altamira, serían escasas y controladas, si las hay
Santander, 22 ene (EFE).- El director del Museo de Altamira, José Antonio Lasheras, sostiene que es pronto para saber si los estudios científicos determinarán la apertura de la cueva, cerrada desde 2002, pero avisa de que, si al final se propone retomar las visitas, serán "muy escasas" y con un control "muy notable".

Este pasado fin de semana el Patronato de Altamira acordó que la cueva prehistórica situada en Santillana del Mar (Cantabria) reciba, de forma experimental, visitantes y eso permita analizar el impacto de la presencia humana antes de decidir definitivamente si se reabre o no al público.

Esas visitas experimentales se harán durante 37 minutos, con cinco personas más el guía cada semana, para dar continuidad a los estudios sobre el estado de la cueva que se realizan desde septiembre de 2012.
Esta nueva fase de los estudios podría considerarse, según comenta Lasheras en una entrevista con Efe, como unos "experimentos científicos con visitas".

Comenzarán en breve, aunque no se ha concretado fecha, y para ello ya se está formado al personal que trabaja de cara al público en el Museo de Altamira.

El sistema para seleccionar a quienes accedan a la cueva será con un sorteo, al que podrán apuntarse las personas que ese mismo día visiten el Museo.

Lasheras, que lleva veinte años al frente del Museo y Centro de Investigación de Altamira, destaca que a todo el mundo le gustaría que todos los visitantes -rondan los 250.000 anuales- pudieran entrar en la cueva, pero precisa que eso sería "incompatible" con la conservación de este bien, Patrimonio de la Unesco desde 1985.

Con este sistema de sorteo que ha aprobado el Patronato, se espera, "que la satisfacción que se va a dar a algunas personas sea también colectiva", y supere a "la frustración" de quienes no sean elegidos.

El director del Museo recuerda que Altamira ha estado sometida a periodos de cierre para su preservación no solo en los últimos años, sino también en otras etapas de su historia reciente (por ejemplo, de 1979 a 1982).

De hecho, de 1982 a 2002 la cueva estuvo abierta con un cupo de visitas que "variaba mes a mes", en función de la estación del año, con unas 8.000 personas anuales y una media de 20 ó 25 al día.

"En mayo entraban solo dos grupos de cinco personas al día y en octubre entraban ocho grupos de cinco personas al día, con todas las situaciones intermedias en los otros meses", comenta el director del Museo.

Pero con esas cifras de visitantes, en esa época se detectaron ya "riesgos" que obligaron a proponer el cierre de Altamira, explica Lasheras.

Por eso, avisa de que cuando se conozca el resultado de los estudios científicos -a partir de agosto-, la recomendación "puede ser perfectamente que la cueva tenga que seguir sin visitas públicas".

Y recalca que, si al final se aprueba algún régimen de visitas que sea compatible con la conservación, "siempre será bajo condiciones de control muy notables" y "muy estrictas".

Además, esa entrada de visitantes sería "muy escasa", "si es que lo hay". "Pero estamos lejos de saber cuál será la recomendación", apostilla el director del Museo.

A los 'afortunados' que puedan acceder a Altamira, Lasheras hace una recomendación: "Que se relajen, disfruten y se dejen llevar por las emociones".

En la visita experimental que se ha diseñado se recorrerán aproximadamente la mitad de los 270 metros lineales de la cueva, y quienes la hagan contemplarán los ejemplos más significativos del arte del Paleolítico que encierra Altamira.

Y en la zona de Policromos, donde se encuentran los famosos bisontes de Altamira, los visitantes permanecerán menos de diez minutos.

José Antonio Lasheras incide en que no se olvidan las 4.700 cartas de interesados de todo el mundo en visitar Altamira y que forman una lista de espera que se cerró en 2002.

Según comenta, el compromiso es "utilizarla" si en algún momento Altamira vuelve a abrirse, pero ese no es el caso ahora, ya que el número de visitas experimentales es tan "exiguo" que se decidió recurrir a otro sistema. Pilar Palazuelos


Actualización 23-01-14. ¿Qué pasa con Altamira? En 15 meses, del rojo al verde
El Patronato de Altamira ha anunciado que se reabrirán las cuevas de Altamira, cerradas desde hace sólo 12 años. Cuando el científico Sergio Sánchez del Moral, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) me lo anunció hace poco más de un año, no quise creeerle, pero su destitución y la de sus compañeros como responsables de la conservación de la cueva, después de 15 años, hacía presagiar que acabaría sucediendo.

Sánchez del Moral y Juan Carlos Cañaveras, de la Universidad Autónoma de Madrid, junto con otros investigadores, llevaban más de una década controlando el delicadísimo ecosistema interior de la cueva que acoge las pinturas rupestres más famosas del mundo, Patrimonio de la Humanidad, es decir, de todos, no de los cántabros, ni siquiera de los españoles, ni de los europeos...


Actualización 23-01-14. Las visitas experimentales a Altamira no comenzarán antes de "finales de febrero"
"Yo para hablar del pasado, sirvo, para hablar del futuro, mal", ironiza Lasheras sobre el futuro de la cueva

EUROPA PRESS. Las visitas experimentales a la cueva de Altamira (Cantabria) no comenzarán hasta, al menos, "finales de febrero", hasta que no se reúna el grupo de investigación y presente su plan de visita.
"Estamos muy lejos de que se inicien las visitas", ha asegurado en declaraciones a Europa Press, el director del Museo de Altamira, el historiador y científico, José Antonio Lasheras, quien ha hecho un llamamiento a la "tranquilidad".

Ha reconocido que la "avalancha" de llamadas al Museo que hubo en las siguientes horas a saltar la noticia de las visitas experimentales en la reunión celebrada en el Patronato de Altamira el pasado 18 de enero --sobre todo de personas que se encontraban en la lista de espera cuando se cerró la cueva hace doce años-- ya ha pasado y esta semana todo ha ido ya "normal".

Según ha opinado, "ya todo el mundo entiende" que se trata de visitas "muy concretas", "previstas" dentro del Programa de Investigación para la Conservación Preventiva y Régimen de Acceso a la Cueva que se viene realizando desde 2012 y que tiene como fecha de conclusión el próximo septiembre aproximadamente, con lo que debe el trabajado debe estar acabado y con el informe de resultados redactado este mismo otoño.

"CONVICCIÓN" EN QUE SE ESTÁ HACIENDO LO "ADECUADO"

Más que con la "esperanza" de que este estudio permita confirmar la reapertura al público de Altamira, Lasheras lo afronta con la "convicción" y "satisfacción" de que se está haciendo, a su juicio, "conveniente" y lo "adecuado" para la conservación de Altamira, "con independencia de que el resultado sea uno u otro".

"En estos momentos lo que yo crea al respecto... Además, yo para hablar del pasado, sirvo, para hablar del futuro, mal", ha ironizado Lasheras, que ha señalado que, como historiador y científico, trabaja "con datos, no con creencias".

Ha explicado que en este momento "lo que se ofrece es disfrutar conociendo Altamira en este momento", a través del Museo. "Lo que pueda ofrecer en el futuro es otra cosa y no se puede avanzar nada", ha dicho.

Sí ha reconocido que las "pocas personas" que podrán participar en las visitas experimentales en Altamira van a sentir una "satisfacción enorme" y una experiencia que, "para muchos, resultará inolvidable".

Sin embargo, ha resaltando que también las 240.000 personas que entraron en el Museo de Altamira en 2013 se fueron "satisfechas" y, más de un 90 por ciento, calificaron de "excelente" la visita.

LOS SORTEOS "SIN PREVIO AVISO PÚBLICO"

En cuanto a los sorteos, ha explicado que "no hay nada decidido al respecto todavía", aunque cree que "lo normal" es que los sorteos sean "sin previo aviso público".
"Yo ahora mismo no sé si el grupo que tiene que evaluar esas visitas estará en condiciones de preverlas con mucha antelación", ha aseverado, quien cree que, para informar de ellas, el Museo se limitará a colgar un cartel en la taquilla el día que haya visita para que los interesados en participar en el sorteo se apunten. "No hace falta más", ha añadido.

Estas visitas experimentales, que tendrán una duración de 37 minutos, durarán, según lo previsto, hasta agosto, cuando se esperan las conclusiones de los investigadores sobre el estado de conservación de la cavidad y sus pinturas, por las que se la conoce como la 'Capilla Sixtina' del arte rupestre paleolítico, y se determine también la posible reapertura al público.

Se llevarán a cabo en base a un protocolo y controles "muy estrictos", establecidos en la primera fase del programa científico, y de acuerdo con los cuales los visitantes del Museo que accedan a la cavidad deberán usar la misma vestimenta y calzado que utilizan los investigadores. Así, tendrán que llevar monos desechables, gorros, guantes, mascarillas y un calzado especial, que se someterá además al lavado de suela y desinfección.

También se controlarán determinados parámetros, como la estancia en cada zona de la cueva o la iluminación, y se evitará el contacto con la roca o la toma de imágenes, todo ello para minimizar el posible impacto de la presencia humana. En el transcurso de la visita se controlará en el interior de la cavidad la temperatura del aire y de la roca, la humedad, la contaminación microbiológica, las aguas de infiltración o el CO2.

Sí se establecerá una "edad límite" para las visitas. Además de la edad, Lasheras recuerda que la cueva "no es accesible" por lo que se recomendará que las personas con problemas de movilidad no entren, lo mismo que aquellas que padezcan claustrofobia o tengan problemas respiratorios ante la humedad de la misma.

Los lobos y los perros se separaron hace 15.000 años

Ambas especies evolucionaron de un mismo linaje lobuno, extinto antes de que los humanos descubriesen la agricultura

Los lobos y los perros evolucionaron de un linaje lobuno ya desaparecido hace aproximadamente 15.000 años, antes de que los humanos iniciaran sus sociedades agropecuarias, según un estudio que difunde Public Library of Science Genetics. "En este estudio buscamos aprender cómo funcionó la domesticación de los perros", explica Diego Orgega Del Vecchyo, un graduado en ciencias genómicas de la Universidad Nacional Autónoma de México que cursa ahora su doctorado en la Universidad de California y es uno de los autores de la investigación.

"Para ello analizamos el genoma de animales de Europa y de China, regiones que se han señalado como centros de la domesticación de los perros", agrega. "Elegimos el genoma de lobos de Israel, Croacia y China, y el genoma de perros basenji, oriundo de África central, y ding de Australia, dos áreas históricamente aisladas de las poblaciones modernas de lobo".

A pesar de que, según algunos investigadores, la convivencia entre humanos y perros domesticados se remonta a unos 100.000 años, todavía el sitio, los tiempos y la forma en que ocurrió la domesticación siguen siendo un misterio que, poco a poco, ha ido aclarándose con los avances en la investigación genética. El equipo investigador incluyó a Belén Lorente Galdós, Óscar Ramírez y Tomás Marques Bonet del Instituto de Biología Evolucionaria de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y Carles Vila de la Estación de Biología de Doñana, España, además de científicos de EE.UU., Portugal, Italia, China, Hungría, Turquía, Israel y Croacia.

Un sitio de sepulturas en Alemania, denominado Bonn Oberkassel, tiene restos de humanos y de perros que datan de unos 14.000 años, y los restos más antiguos de un perro que, según casi todos los investigadores, era domesticado, se han encontrado en el sitio Jiahu, de la provincia de Henán en China, y datan del neolítico temprano, esto es, hace de 9.000 a 7.800 años. El ejemplo más temprano de sepultura de un perro domesticado en las Américas, hallado en la cueva Danger, de Utah, data de unos 11.000 años atrás.

"Nuestra investigación no halló pruebas de que todos los perros provengan de Europa o de China", señala Ortega. "Es decir, no encontramos evidencias de que tengan un solo origen común. Pero esto tampoco quiere decir que cada perro haya surgido de una región geográfica diferente". "Probablemente los perros que hayan sido domesticados a partir de un linaje de lobo que ya no existe en el presente", continuó. "Genéticamente los perros y los lobos divergieron hace unos 15.000 años".

"También encontramos flujo genético, es decir, entrecruzamiento de los lobos de Israel y los perros basenji, y de los lobos de China y el dingo, posterior a esa divergencia", señaló el investigador.

La domesticación

El equipo investigador encontró asimismo que la domesticación ocurrió con significativos achicamientos en el tamaño de la población histórica tanto de los primeros perros como de los lobos. La población de perros disminuyó unas dieciséis veces y la población de lobos decreció unas ocho veces poco después de la divergencia, lo cual, según el estudio, implica que la diversidad entre los ancestros comunes de ambos animales era mayor que la representada por los lobos modernos.

Otro aspecto sorprendente en esta investigación fue la diferencia entre razas de perro y de lobos en el número de genes de amilasa que ayudan a digerir el almidón. Algunos investigadores han especulado que este gen fue clave en la domesticación permitiendo que los perros primitivos se adaptaran a la dieta de una sociedad agrícola.

Los científicos analizaron los datos genéticos de otras doce razas de perro y encontraron que, si bien la mayoría de las razas de perro tienen números elevados de genes de amilasa, los que no están relacionados con sociedades agrícolas, como el husky siberiano y el dingo, no los tienen. También encontraron pruebas de la presencia de este gen en los lobos, lo cual indica que no se desarrolló exclusivamente en los perros después de que las dos especies divergieran, y puede haberse multiplicado después de la domesticación. abc.es

Dogs and wolves evolved from a common ancestor between 9,000 and 34,000 years ago, before humans transitioned to agricultural societies, according to an analysis of modern dog and wolf genomes from areas of the world thought to be centers of dog domestication...

Journal Reference:
Adam H. Freedman, Ilan Gronau, Rena M. Schweizer, Diego Ortega-Del Vecchyo, Eunjung Han, Pedro M. Silva, Marco Galaverni, Zhenxin Fan, Peter Marx, Belen Lorente-Galdos, Holly Beale, Oscar Ramirez, Farhad Hormozdiari, Can Alkan, Carles Vilà, Kevin Squire, Eli Geffen, Josip Kusak, Adam R. Boyko, Heidi G. Parker, Clarence Lee, Vasisht Tadigotla, Adam Siepel, Carlos D. Bustamante, Timothy T. Harkins, Stanley F. Nelson, Elaine A. Ostrander, Tomas Marques-Bonet, Robert K. Wayne, John Novembre. Genome Sequencing Highlights the Dynamic Early History of Dogs. PLoS Genetics, 2014; 10 (1): e1004016 DOI: 10.1371/journal.pgen.1004016

Seven must-see Long Barrows in England

A long barrow is a prehistoric monument dating to the early Neolithic period. They are rectangular or trapezoidal tumuli or earth mounds traditionally interpreted as collective tombs.

1 : West Kennet Long Barrow
The West Kennet Long Barrow is a Neolithic tomb or barrow, situated on a prominent chalk ridge, near Silbury Hill, one-and-a-half miles south of Avebury in Wiltshire, England.[...] heritagedaily.com (B&W 3)

Credit : Nick Saltmarsh

First early hominin from Central Africa re-draws Plio-Pleistocene dispersal map

Africa is famous as the cradle of humanity, with the focus of palaeoanthropological research relating to Australopithecus, Paranthropus or early Homo firmly centred on the rich record of the East African Rift Valley as well as South Africa. Much of the research within the Rift Valley has concentrated so far on the large exposures to the east, with little research or fossil finds west of this geological feature. New research published in PLOSOne has, however, begun to shift this focus and reports on a first hominin find from Central Africa.

 The authors describe and discuss a single molar from the site of Ishango in the Western Rift Valley, which today lays on the boundary between the tropical rainforest of Congo and the savannah woodlands of East Africa. This site, known for its Late Stone Age artefacts, was initially discovered and excavated during the 1950s. Numerous LSA hominin fossils were recovered, and this paper was able to establish that a more primitive hominin has been mixed in with this fossil assemblage. [...] globalpalaeonews

Reference: Crevecoeur I, Skinner MM, Bailey SE, Gunz P, Bortoluzzi S, et al. (2014) First Early Hominin from Central Africa (Ishango, Democratic Republic of Congo). PLoS ONE 9(1): e84652. doi:10.1371/journal.pone.0084652

Link 3: Une dent d’hominidé de - 2,5 millions d’années en Afrique centrale

Les analyses par imagerie (en bas) le confirment : la molaire de la collection d’Ishango présente les caractéristiques morphométriques d’une dent appartenant à un Homininé de la période de transition Plio-Pléistocène (entre 2,5 millions et 2 millions d’années). © Isabelle Crevecoeur / IRSNB

Long-lost lake may have helped humans out of Africa

A giant, long-vanished lake along the White Nile may have been a vital way station for early modern humans leaving Africa. Archaeologists say the 45,000-square-kilometre lake, which would be one of the ten largest lakes on Earth if it existed today, was in the right place at the right time for at least one of two key migrations. One exodus took people to what is now Israel before 100,000 years ago, and another peopled Eurasia 70,000 years ago.

1/2. 100,000 years ago, this was a massive lake (Image: David Haberlah)
Geologists had seen traces of an ancient lake in the now-arid region south of Khartoum in Sudan, but it was too old for carbon dating so they didn't know when it dried up. So Martin Williams of the University of Adelaide in Australia teamed up with Tim Barrows of the University of Exeter, UK, to try other dating techniques. The two collected samples from former lake-shore deposits, and Barrows dated them to around 109,000 years ago.

Barrows and Williams traced the long-lost freshwater lake along some 650 kilometres of the White Nile, one of the two main tributaries to the Nile. At points, the lake seems to have stretched to almost 80 kilometres wide. [...] newscientist.com (B&W 3)

Reference: