martes, 4 de febrero de 2014

9,000-year-old fabric found at Çatalhöyük

Excavations works that have been continuing in the earliest settlement of Çatalhöyük in the central Anatolian province of Konya have revealed a 9,000-year-old piece of linen fabric. The world’s first hemp-weaved fabric has been found in the ground of a burned house.

The hemp-weaved fabric has been found in the ground of a 9,000 year old burned house at Çatalhöyük Credit: DHA]
The report about the new findings includes the process between June 15 and Aug. 15. More than 120 people from 22 countries worked for the excavations in this process. The most striking thing on the report is this fabric, which was wrapped around a baby skeleton.

 Best preserved piece

The head of the excavations, Stanford University member Professor Ian Hodder, said that the most important finding in 2013 had been discovered thanks to protection conditions of the tumulus. Speaking about the piece of cloth, he said: “The fire warmed up the ground and platforms of the building and created a kiln drying effect. Therefore the pieces and this piece of cloth underground have been so far protected. Examinations in the laboratory show that this piece of cloth is linen weaved with hemp. This is a first in the world and one of the best preserved examples.”

Speaking about the relation of the piece of fabric with trade, Hodder said, “This piece of linen, which is weaved very thin, most probably came from the eastern Mediterranean from the central Anatolia. It is already known that obsidians and sea shells had been exchanged in long-distance trade in the Middle East during the Neolithic era. But this fabric may have revealed another side of the trade.” [...]  archaeologynewsnetwork  / Link 2 


Actualización 08-02-14. Hallan un trozo de tela de hace 9.000 años en Çatalhöyük
(Traducción del artículo en inglés).
Los trabajos de excavación que continúan en el antiguo asentamiento de Çatalhöyük, en la provincia central de Anatolia, Konya, han revelado una pieza de tela de lino de 9.000 años de antigüedad. La primera tela de cáñamo del mundo fue encontrada en el suelo de una casa quemada.

El informe sobre los nuevos hallazgos incluye el proceso de excavación entre el 15 de junio y 15 de agosto del año pasado. Más de 120 personas procedentes de 22 países han trabajado en las excavaciones en dicho periodo de tiempo. Lo más llamativo en el informe es la tela descubierta, la cual envolvía el esqueleto de un bebé.

La pieza de tela mejor conservada

El jefe de las excavaciones, el profesor Ian Hodder  (izquierda), miembro de la Universidad de Stanford, dijo que el hallazgo más importante en el año 2013 había sido descubierto gracias a las condiciones de protección del túmulo. Al hablar sobre dicho trozo de tela, dijo:

"El fuego calentó el suelo y las plataformas del edificio y creó un efecto de horno de secado. Por lo tanto, los objetos y esta pieza de paño han quedado hasta ahora protegidos. Los exámenes en el laboratorio muestran que este trozo de tela es de lino, tejida con cáñamo. Esto es una primicia en el mundo y uno de los ejemplos mejor conservados".

Al hablar de la relación de la pieza de tela con el comercio, Hodder comentó: "Esta pieza de lino, que ha sido tejida muy delgada, muy probablemente vino desde el Mediterráneo oriental de la Anatolia central. Ya se sabe que las obsidianas y conchas marinas habían sido intercambiadas en el comercio de larga distancia en el Medio Oriente durante la era neolítica. Pero este tejido podría revelar otra cara del comercio"...

Nuevas dataciones fijan la edad de la Sima de los Huesos en 427.000 años



Establecer una cronología fiable en un yacimiento tan antiguo como el de la Sima de los Huesos es muy complejo. De ahí que cada vez que aparece un nuevo método de datación, el Equipo de Atapuerca decida aplicarlo para concretar y centrar su antigüedad, sumando los resultados a los obtenidos con métodos anteriores o con otras investigaciones, como la del ADN.

Una nueva datación acaba de revelar que los fósiles hallados en la Sima de los Huesos tienen una antigüedad mínima de 427.000 años, un dato que aunque se encuentra dentro de los márgenes que manejaban los investigadores (entre 400 y 500.000 años), permite ajustar mejor la edad del yacimiento. Y corrobora también la cronología que aportó el estudio del ADN humano más antiguo, que situaba en torno a los 400.000 años la edad de estos homínidos.

La investigación se ha realizado combinando las técnicas de luminescencia y paleomagnetismo en los sedimentos que están por encima de los fósiles, proporcionando una antigüedad de 433.000 años a ese suelo. Como la datación del sedimento es siempre posterior a los fósiles, el estudio obtiene para estos restos una estimación de 427.000 años de antigüedad, lo que le sitúa en la horquilla general del Homo heidelbergensis. Y también «sugiere» a los investigadores «que la división entre los linajes Homo neanderthalensis y Homo sapiens tuvieron lugar a principios del Pleistoceno Medio».

La interpretación de estos datos según Juan Luis Arsuaga, codirector del Equipo de Investigación de Atapuerca, apunta a que el yacimiento de la Sima de los Huesos se halla «en el comienzo de los neandertales». «Con estas cronologías los fósiles nos indican que son incipientes neandertales, que estamos en el inicio inicial, que ya habría empezado la evolución hacia el neandertal».

Sin embargo, en el ADN humano de la Sima no se hallaron rasgos de esta especie y, evidentemente, ambos resultados deben relacionarse: «Esto nos viene a decir que el neandertal es aún tan incipiente que es posible que todavía no haya intercambiado líneas evolutivas o que genéticamente no todos estuvieran en el mismo linaje», añade.

 Para poder concretar aún más  una cronología que, según Arsuaga, no cree que pueda ser más antigua «salvo sorpresas», harían falta más dataciones y más ADN, dos cuestiones muy difíciles de obtener: «Es un desafío metodológico y técnico», subraya el codirector del Equipo de Atapuerca.

El método de la luminiscencia, que ya se ha usado en la Trinchera y con el que trabajan en el Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (Cenieh), consiste en determinar la cantidad de tiempo transcurrido desde que los granos del mineral sedimentario fueron expuestos a la luz por última vez. El paleomagnetismo averigua las variaciones de intensidad y dirección que ha experimentado el campo geomagnético. I.L.H. / diariodeburgos.es

Referencia:
Lee J. Arnold, Martina Demuro, Josep M. Parés, Juan Luis Arsuaga, Arantza Aranburu, José María Bermúdez de Castro, Eudald Carbonell, Luminescence dating and palaeomagnetic age constraint on hominins from Sima de los Huesos, Atapuerca, Spain, Journal of Human Evolution, Available online 28 January 2014, ISSN 0047-2484, http://dx.doi.org/10.1016/j.jhevol.2013.12.001. Link