miércoles, 26 de marzo de 2014

Diet and journeys taken in Sahara Desert thousands of years ago analysed through bone



Vídeo YouTube por Cambridge University el 26/03/2014 añadido a Paleo Vídeos > Prehistoria Universal > L.R.2.6 nº 34. 

Our knowledge of past civilisations is gleaned from what is left behind – the shards of pots, traces of dwellings and goods from graves. And just as these are clues to the everyday behaviours of individuals long gone, so too are their bodily remains. Locked in their teeth and bones is information that scientists can use to reveal how they lived, such as the food they ate and the distances they travelled.

Dr Ronika Power and Dr Marta Mirazon Lahr from Cambridge’s Leverhulme Centre for Human Evolutionary Studies (LCHES) with Dr Tamsin O’Connell from the McDonald Institute for Archaeological Research are reading these ‘biographies in bone’ in the skeletons and skulls of people who lived up to 8,000 years ago in the Sahara Desert and across the African continent. [...] heritagedaily.com/

Human evolution: The Neanderthal in the family

Thirty years after the study of ancient DNA began, it promises to upend our view of the past.

Photo Adapted from: Tetra Images/Alamy
  Before ancient DNA exposed the sexual proclivities of Neanderthals or the ancestry of the first Americans, there was the quagga.

An equine oddity with the head of a zebra and the rump of a donkey, the last quagga (Equus quagga quagga) died in 1883. A century later, researchers published1 around 200 nucleotides sequenced from a 140-year-old piece of quagga muscle. Those scraps of DNA — the first genetic secrets pulled from a long-dead organism — revealed that the quagga was distinct from the mountain zebra (Equus zebra).

More significantly, the research showed that from then on, examining fossils would no longer be the only way to probe extinct life. “If the long-term survival of DNA proves to be a general phenomenon,” geneticists Russell Higuchi and Allan Wilson of the University of California, Berkeley, and their colleagues noted in their quagga paper1, “several fields including palaeontology, evolutionary biology, archaeology and forensic science may benefit.”

At first, progress was fitful. Concerns over the authenticity of ancient-DNA research fuelled schisms in the field and deep scepticism outside it. But this has faded, thanks to laboratory rigour that borders on paranoia and sequencing techniques that help researchers to identify and exclude contaminating modern DNA. [...] nature.com/

Conferencia "Hijos del fuego" en el Museo de las Ciencias de Valencia

La doctora en Prehistoria de la Universitat de València, Paula Jardón, realizará una demostración sobre las técnicas más primitivas para producir fuego


26/03/2014. El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe acoge mañana la conferencia de libre acceso previa inscripción "Hijos del fuego" a cargo de la doctora en Prehistoria de la Universitat de València, Paula Jardón, que trasladará a los asistentes a una época en la que la humanidad estaba naciendo y desarrollando un recurso esencial para su subsistencia: el fuego.

La doctora Jardón expondrá algunos de los principales hitos históricos documentados en los hallazgos arqueológicos relacionados con la presencia del fuego y sorprenderá al público con una demostración en la que enseñará la simplicidad y efectividad de las técnicas más primitivas para producirlo.

Algunos yacimientos arqueológicos muy antiguos contienen restos de fuego (cenizas, carbones, rubefacción, pero sólo a partir del hallazgo de hogueras intencionales en estratos arqueológicos de hace casi medio millón de años de antigüedad, podemos decir que la humanidad aprendió a producirlo.

Las técnicas de encendido para lograrlo se difunden en el espacio y en el tiempo, de generación en generación, como un saber precioso del que dependía la supervivencia del grupo. Además el fuego acabaría convirtiéndose en un elemento transformador de la materia al incorporarse tanto a la fabricación de herramientas como el cocinado de alimentos. elperiodic.com Más información

Investigadores de la UCA dan a conocer en Barcelona los resultados del proyecto Benzú



26.03.14. El profesor de la UCA José Ramos presenta mañana en la residencia de investigadores CSIC-Generalitat de Catalunya, en Barcelona, los resultados de la visión actual de los registros prehistóricos en las dos orillas del Estrecho de Gibraltar. El equipo de la Universidad de Cádiz lleva más de 10 años trabajando en Proyecto Benzú (Ceuta) (bajo la codirección de José Ramos y Darío Bernal) y Carta Arqueológica del Norte de Marruecos, desarrollado por investigadores de la Universidad de Cádiz y de la Universidad Abdelmalek Essaadi (con codirección José Ramos, Mehdi Zouak, Darío Bernal, Baraka Raissouni y Aziz El Khajari). 

Hay convenios de colaboración que han posibilitado dichos trabajos. Se han realizado excavaciones en Benzú, Cueva de Enrique, Marsa, Cueva de El Hafa, así como numerosas prospecciones geoarqueológicas. Se trata de una región importante del planeta para valorar el tránsito y posibles contactos de sociedades prehistóricas. Aquí están las claves de muchos problemas de las ocupaciones humanas del Pleistoceno y Holoceno del Norte de África y del Sur de Europa. 

Los resultados se están publicando en libros y artículos en revistas especializadas. Cabe destacar la relación al mar de los grupos prehistóricos, que hacen de esta región uno de los lugares prehistóricos con evidencias de explotación de recursos marinos más antiguas del planeta. lavozdigital.es