martes, 22 de julio de 2014

El Instituto Geológico y Minero investigará las Motillas de Castilla-La Mancha


Foto: IGME

 Un proyecto del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) investigará la cultura prehistórica de las Motillas en Castilla-La Mancha cuyo sistema de captación de agua subterránea podría ser, según el organismo, el "más antiguo de Europa".

   Se trata de una civilización que se estableció en La Mancha entre 1.500 y 1.200 a.C., durante la edad del bronce medio. Su nombre proviene de su construcción más característica, un poblado fortificado con una altura entre 4 y 11 metros que solía construirse en llanuras y cerca de vegas de los ríos y depresiones pantanosas, según el IGME.

   El organismo explica que la necesidad de estudiar procesos hidroarqueológicos y paleoclimáticos con trascendencia sociocultural durante la Prehistoria exige un equipo interdisciplinar de expertos.

   Por ello, se contará con científicos como Luis Benítez de Lugo Enrich (UNED), que coordinará los aspectos relacionados con la Arqueología dirigirá los aspectos relacionados con la arqueología o César Esteban López, del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), que estudiará el vínculo entre los astros y los monumentos funerarios de la Cultura de las Motillas.

   Además, participará el investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Antonio López Sáez, que analizará la conexión entre la Cultura de las Motillas y una gran sequía que se produjo en ese momento en La Mancha y los científicos del IGME Carlos Martínez Navarrete, Pedro Ibarra de la Torre y Miguel Mejías Moreno, que dirigirá el estudio.

   La investigación se financiará en un 50 por ciento a través de la subvención de 15.000 euros concedida el pasado 11 de julio por la Dirección General de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la convocatoria para proyectos de investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico para 2014. EUROPA PRESS


Actualización 21-01-15: El IGME realiza trabajos de campo en las motillas de Santa María y el Retamar de Argamasilla de Alba / Link 2
El Instituto Geológico y Minero de España (IGME) realizó a finales de septiembre de 2014 diferentes trabajos de campo en las motillas de Santa María y el Retamar, dentro del proyecto denominado: “Investigación paleoclimática, hidrogeológica, geofísica y arqueoastronómica del más antiguo sistema de captación de agua subterránea de la Península Ibérica: la prehistórica 'Cultura de las Motillas de La Mancha”, al frente del cual se encontraba como investigador principal Miguel Mejías Moreno, Jefe de Área de Infraestructura Hidrogeológica del Departamento de Investigación y Prospectiva Geocientífica de esta institución.

Durante el desarrollo de la investigación, el alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez, y el concejal de Cultura de la localidad, José Díaz-Pintado, se reunieron con el equipo técnico del Instituto Geológico y Minero encargado de realizar los trabajos, para conocer sobre el terreno sus primeras impresiones... 

Los 23 individuos de El Mirador se parecen a poblaciones alemanas


Poco a poco se van conociendo más datos sobre los usos que tuvo esta cueva. Miguel Ángel Valdivielso
El yacimiento de la Cueva de El Mirador funcionó como una cámara dolménica hace 4.400 años, en el periodo Calcolítico (entre el Neolítico y la Edad del Bronce). Hasta el momento los investigadores han conseguido sacar a la luz los restos de 23 individuos y las primeras pruebas de ADN confirman que tienen parecidos con las poblaciones neolíticas alemanas. Las razones de esa similitud las determinarán nuevos estudios, así como también si pertenecían o no a una misma familia o a un mismo grupo. 
Los restos encontrados se encuentran en muy buen estado de conservación. Pueden verse diferentes partes del cuerpo (el fémur derecho ha servido para determinar el número de individuos), sin embargo los científicos estaban extrañados de que faltaran varios cráneos. El misterio ha quedado resuelto esta campaña al seguir excavando más a fondo: estaban colocados en las paredes de la cueva debido a la reutilización del sepulcro. Se han recuperado ocho. «El cráneo es el elemento que tiene más volumen, como el sepulcro se iba reutilizando, el cráneo molestaba en la zona central y lo apartaban. De este modo, en la parte central de esta cavidad los cuerpos aparecen en conexión anatómica y hacia el perímetro aparecen huesos sueltos. Siempre es la misma dinámica. Sería un poco como pasa en los cementerios actuales», apuntó Josep María Vergés, coordinador de las excavaciones en este yacimiento. 
Hasta el momento se han contabilizado 23 individuos (uno ha salido a la luz esta campaña) y todo indica que podría ser la cifra definitiva. La mayoría de ellos tienen entre 20 y 40 años y sorprende sobremanera que la escasez de individuos infantiles. «Lo normal es que hubiera más individuos infantiles, debido a que la mortalidad a esas edades era alta, pero hay 3 o y el resto son adultos», añadió el investigador. 
Tampoco se ha determinado cuántos son hombres y cuántas mujeres y si estaban o no emparentados. «Si eran de la misma familia el enterramiento se prolongaría durante muchos años pero si son de una comunidad o de distintos grupos familiares sería un periodo más corto. Hasta ahora nos hemos centrado más en caracterizar a la población para ver a qué otras poblaciones se parecen y no tanto el sexo».
Precisamente, los análisis de ADN practicados a estos restos fósiles han puesto de manifiesto su enorme parecido con los grupos del Neolítico de Alemania. «Parece que hay relaciones con Alemania, no se sabe si unos bajan o otros suben... Tenemos que seguir trabajando sobre el tema. El ADN está bien conservado, lo que permite obtener mucha información».
Vergés aseguró que el estudio genético de las poblaciones requiere mucho tiempo y, además, es una disciplina relativamente reciente. «Todos los datos nuevos que obtengamos son muy interesantes y permitirán establecer el mapa genético». 
Precisamente, la revista científica Plos One publicará próximamente un artículo sobre la genética de los individuos de la cueva de El Mirador. Y es que este yacimiento tiene una de las secuencias más completas y antiguas del Neolítico de la península. Las secuencias están completas y separadas, lo que permite hacer una radiografía cultural y ambiental de los antiguos pobladores. 
Otro detalle que ha llamado la atención de los investigadores es que los restos no tienen ofrendas junto a ellos. «Eran muy austeros. Solo hemos encontrado tres cuencos lisos sin decoración, conchas fluviales nacaradas, candiles de asta de ciervo y una aguja para el moño de hueso». C.M./ diariodeburgos.es
Entrada relacionada (2010) 


Actualización 15-08-14: Chalcolithic mtDNA from Atapuerca still in the Neolithic range / Link 2 
 (mtDNA from Chalcolithic Iberia (El Mirador cave)).- Vía B&W3
... The results show intense similitude with Catalan Neolithic and Languedoc's Chalcolithic but also with Central European Neolithic. They contrast instead with Portuguese and Basque Neolithic, as well as with Central European Bell Beaker, all them much higher in haplogroup H and, in the Basque case, also in U (being the most modern-like of all ancient mtDNA pools known before the Bronze Age in Europe)...  


Actualización 18-08-14: Los pobladores de hace 4.500 años de la cueva del Mirador estaban emparentados con los de Oriente Próximo y Alemania

Sepulcro colectivo de la cueva del Mirador, Atapuerca. IPHES

Arranca la excavación de la Cova del Comte


1/5. El grupo de personas que subió ayer a la cueva para iniciar la exacación, en la entrada de la gruta.

Un equipo de tres arqueólogos supervisado por los expertos de la Fundació CIRNE ha dado comienzo este lunes a la primera y esperada excavación de la Cova del Comte, en Pedreguer, el yacimiento del Paleolítico y del Neolítico que tanta expectación ha despertado en la comunidad científica, tras los primeros hallazgos obtenidos en las catas preliminares.

Los trabajos de excavación, que esta vez se van a centrar en la zona de entrada a la gruta, se prolongarán durante semana y media, hasta el 31 de julio, y son posibles gracias a las aportación económica del Ayuntamiento de Pedreguer, empresas y particulares que han aportado fondos a través de la campaña de micromecenazgo puesta en marcha por el consistorio.

La excavación la llevan a cabo los arqueólogos Miquel Guardiola, Ángela Ejarque y Carlos López, y es la primera campaña para profundizar en la cueva en la que la primera exploración superficial sacó a la luz destacables ejemplos de arte rupestre del Paleolítico que han despertado el interés de la comunidad científica. lamarinaplaza.com/

Entrada relacionada 


Actulización 14-08-14: Hallan más pinturas rupestres en la nueva excavación de la Cova del Comte / Link 2

La excavación realizada este verano.

La segunda campaña de excavaciones en la Cova del Comte de Pedreguer ha finalizado con el hallazgo de nuevas pinturas rupestres y restos que sitúan la presencia humana en un periodo indeterminado del paleolítico superior de más de 17.000 años de antigüedad. El equipo de investigación formado por los arqueólogos Josep Casabó, Pascual Costa, Juan de Dios Boronat, Ximo Bolufer y M.A. Esquembre presentaron ayer junto a la alcaldesa de Pedreguer, Dora Martí, y el concejal de Cultura, Sergi Ferrús, el balance de los trabajos realizados en la segunda fase.

Según indicó Josep Casabó, las nuevas muestras de arte rupestre, situadas en la sala del fondo de la cueva, en la galería de acceso y en la sala de entrada, «son trazos que amplían el santuario a toda la cavidad». Casabó explicó que con esta nueva fase de excavaciones «se busca documentar niveles arqueológicos contemporáneos a las representaciones de arte rupestre», tal y como se hizo en la primera campaña, aunque, para el arqueólogo, «los resultados han sido diferentes a los que esperábamos, pero de gran interés científico»...

Nueva fase de excavación en la cueva del Camp del Bisbe



Después que en el mes de junio del año pasado se desarrollasen unos trabajos de excavación muy fructíferos en la cueva del Camp del Bisbe, en Sencelles, para este verano se ha programado una nueva fase de los trabajos de vaciado del material sedimentario depositado en el interior de la cavidad. Los trabajos cuentan con el apoyo económico del Ayuntamiento y la Fundación Bartomeu Oliver i Amengual, propietaria de la finca Son Morelló, lugar donde se asienta el yacimiento.

Las fechas entre las cuales se desarrollarán los trabajos serán desde el día 28 de julio al 22 de agosto, haciendo los trabajos de campo desde las 8 a las 14 horas. Los trabajos cuentan con la codirección de dos arqueólogas, Beatriz Palomar y Lua Valenzuela, que tendrán la colaboración de un grupo de voluntarios. diariodemallorca.es



Actualización 15-08-14: Hallan la mayor colección de ‘botones’ óseos en la Cova del Camp del Bisbe


N. Jiménez | Sencelles | 14/08/2014. La segunda campaña de excavaciones en la Cova del Camp del Bisbe, en Sencelles, y la primera de un convenio de cinco años, ha dado como resultado «interesantes» hallazgos. Uno de ellos, que se trata de la «primera cueva funeraria naviforme [del segundo milenio antes de Cristo] que se ha excavado en Mallorca», y, más relevante si cabe, que allí se ha encontrado la colección de ‘botones’ óseos más importante de la Isla, realizados con huesos de animales y de marfil de elefante, lo que lleva a pensar que los habitantes de esta zona mantenían contacto con navegantes que visitaban el Archipiélago.

Todo comenzó cuando el año pasado, el Ajuntament de Sencelles confeccionó una ruta arqueológica entre este municipio y Costitx y que arranca, precisamente, en la Cova del Camp del Bisbe y continúa por otros yacimientos como el Talaiot de Son Fred, el Santuari de Son Corró, el Talaiot de Binifat y Ses Talaies de Can Xim. Fue en una primera cata en la cueva cuando las arqueólogas Beatriz Palomar y Lua Valenzuela, directoras actuales de la campaña, se percataron de que allí podrían trabajar y dar con hallazgos que ofrecieran «más datos sobre lo que fue este lugar». Así, y tras dos años de excavaciones con un equipo de diez voluntarios, los resultados son «muy positivos».

Naviforme

Toda esta labor pone ahora en relieve que «la Cova se empezó a usar durante la etapa naviforme, en la segunda mitad del segundo milenio antes de Cristo, como cueva funeraria», explica Beatriz Palomar, «en ese momento de la prehistoria no enterraban a los muertos, sino que los colocaban sobre el suelo, así era su ritual, los envolvían en sudarios con una especie de botones en forma de uve». De estos, un total de 64, algunos están realizados con marfil de elefante, lo que demuestra que había contacto con «navegantes del Mediterráneo que realizaban intercambios aquí», añade la arqueóloga, quien subraya que «en ese momento, hemos notado que no había diferencias sociales, ya que en las cuevas hay restos óseos y de órganos de mujeres y hombres de todas las edades, sobre todo de unos veinte años, y eran familiares, quizás cada familia tenía su cueva».

Ya en la época talayótica, en el primer milenio a.C., la cueva pasó a adoptar un carácter agrícola, «un gran alamecen de grano». De hecho, se han encontrado varios tipos de semillas, «centenares», que en la actualidad se están estudiando. Tanto los restos óseos como agrícolas se deberán regir al carbono 14 para calcular «la datación exacta». El equipo de excavaciones también ha dado con diferentes cerámicas con ofrendas funerarias, entre otras, «romanas e islámicas». «Aquí ha habido actividad hasta hace muy poco tiempo, cerca de 40 años», agrega.

Acuerdo
 
La campaña cuenta con 11.000 euros que aporta el Consell y 7.000 de la regiduría de Patrimoni del Ajuntament de Sencelles, que cerró un acuerdo con la Fundació Mossèn Bartomeu Oliver, propietaria de la finca donde se ubica la cueva, para realizar la ruta y estas labores de excavación. «La mayoría de suposiciones son teorías, aún tenemos que investigar más para certificarlas», concluyen las arqueólogas