jueves, 25 de septiembre de 2014

Innovative Stone Age tools were not African invention, say researchers


This image shows Levallois and biface tools.  Credit: Royal Holloway, University of London

Royal Holloway, University of London. A new discovery of thousands of Stone Age tools has provided a major insight into human innovation 325,000 years ago and how early technological developments spread across the world, according to research published in the journal Science.

Researchers from Royal Holloway, University of London, together with an international team from across the United States and Europe, have found evidence which challenges the belief that a type of technology known as Levallois – where the flakes and blades of stones were used to make useful products such as hunting weapons – was invented in Africa and then spread to other continents as the human population expanded.

They discovered at an archaeological site in Armenia that these types of tools already existed there between 325,000 and 335,000 years ago, suggesting that local populations developed them out of a more basic type of technology, known as biface, which was also found at the site.

Dr Simon Blockley and Dr Alison MacLeod, from the Department of Geography at Royal Holloway, analysed volcanic material that preserved the archaeological site in the village of Nor Geghi, in the Kotayk Province of Armenia. By employing innovative procedures developed at Royal Holloway, they extracted suitable material to help date the Levallois tools.

"The discovery of thousands of stone artefacts preserved at this unique site provides a major new insight into how Stone Age tools developed during a period of profound human behavioural and biological change", said Dr Blockley. "The people who lived there 325,000 years ago were much more innovative than previously thought, using a combination of two different technologies to make tools that were extremely important for the mobile hunter-gatherers of the time.

"Our findings challenge the theory held by many archaeologists that Levallois technology was invented in Africa and spread to Eurasia as the human population expanded. Due to our ability to accurately date the site in Armenia, we now have the first clear evidence that this significant development in human innovation occurred independently within different populations."

Archaeologists argue that Levallois technology was a more innovative way of crafting tools, as the flakes produced during the shaping of the stone were not treated as waste but were made at predetermined shapes and sizes and used to make products that were small and easy to carry. With the more primitive biface technology, a mass of stone was shaped through the removal of flakes from two surfaces in order to produce bigger tools such as a hand axes. eurekalert.org / Link 2 (University of Connecticut)

More information: Early Levallois Technology and the Lower to Middle Paleolithic Transition in the Southern Caucasus, Science, 2014. www.sciencemag.org/lookup/doi/… 1126/science.1256484


Actualización: Los humanos tenían capacidad para innovar hace 300.000 años / SINC
La innovación local y no la expansión de la población provocó la aparición de nuevas tecnologías en Eurasia hace más de 300.000 años, según un estudio que publica la revista Science. Este resultado pone de manifiesto la antigüedad de la capacidad humana para la innovación. 

El análisis de los artefactos de piedra de un yacimiento de hace 325.000 años en Armenia indica que la innovación tecnológica humana se produjo de forma intermitente en distintas partes del Viejo Mundo, en lugar de dispersarse desde un único punto de origen, como se pensaba anteriormente. El estudio se publica hoy en la revista Science.

Investigadores de la Universidad de Connecticut (EE UU) examinaron miles de artefactos de piedra recuperados en Nor Geghi 1, un yacimento armenio único al estar conservado entre dos flujos de lava, y datado hace entre 200.000 y 400.000 años.

El estudio detallado de los sedimentos permitió a los investigadores correlacionar las herramientas de piedra con un período de tiempo de entre 325.000 y 335.000 años, momento en el cual el clima de la Tierra era similar al de hoy.

Estos utensilios proporcionan la primera evidencia clara de que hubo un uso simultáneo de dos tecnologías distintas: la bifacial, comúnmente asociada con la producción de hacha de mano durante el Paleolítico Inferior; y la tecnología Levallois, que se relacionaba hasta ahora con la desaparición de esta primera hace unos 300.000 años...

La mini-era glacial de hace unos 12.800 años fue provocada por el impacto de un objeto cósmico



Hace unos 12.800 años, tuvo lugar una mini-era glacial, una etapa un tanto extraña a la que se conoce como Periodo Younger Dryas (o Dryas Reciente) y que corresponde a un evento brusco de enfriamiento y sequía que coincidió con la extinción de cuantiosos mamíferos de gran tamaño corporal, incluyendo al mamut lanudo. En América del Norte, que sufrió los peores efectos, grandes animales, incluyendo mastodontes, camellos, perezosos gigantes (que vivían en el suelo en vez de en los árboles), y tigres dientes de sable, desaparecieron. Los humanos que cazaban a bastantes de esas bestias, subsistiendo en buena parte de su carne, y que eran integrantes de lo que los arqueólogos conocen como la Cultura Clovis, también sufrieron las graves consecuencias de la catástrofe, directas o indirectas, hasta el punto de que dicha Cultura Clovis como tal se desvaneció.

Hace años que se debate la hipótesis de que esa pequeña edad de hielo, las extinciones de esos grandes animales, y la desaparición de la Cultura Clovis, fueron una cadena de desastres iniciada por el impacto de un cometa o asteroide en Norteamérica hace unos 12.800 años.

Ahora, los resultados de una nueva investigación respaldan esa hipótesis de que fue un impacto cósmico sobre Norteamérica lo que provocó esa mini-era glacial. Tras analizar evidencias nuevas y otras ya disponibles, los autores del estudio, de 21 instituciones en Estados Unidos, España, México, Dinamarca, Países Bajos y Japón, han dictaminado que el impacto de un objeto cósmico, como un cometa o un asteroide, sería la única hipótesis verosímil para explicar todos los sucesos inusuales al principio del periodo Younger Dryas. Además, creen que la clave del misterio de aquella mini-era glacial reside en nanodiamantes esparcidos por Europa, Norteamérica y partes de Sudamérica, en un área de 50 millones de kilómetros cuadrados. [...] noticiasdelaciencia.com  / Link2 (Vía B&W2)

Nuevos trabajos de campo en la Cueva de Los Casares

24-09-14. El pasado fin de semana tuvimos el honor de ser testigos del inicio de los trabajos de campo que se están desarrollando en la Cueva de Los Casares (Guadalajara, España) bajo la dirección de los doctores Manuel Alcaraz- Castaño, Weniger y Javier Alcolea. Se reabren así, los estudios científicos en el interior de esta cavidad que no había sido excavada desde la década de los ´60 (Barandiarán et al. 1973).

Cueva de los Casares (imagen M. Alcaraz)

Las acciones que se están llevando a cabo son coordinadas por el Neanderthal Museum (Mettmann, Alemania) y se engloban en el marco del proyecto de investigación “Testing population hiatuses in the Late Pleistocene of Central Iberia: a geoarchaeological approach”, establecido como beca post-doctoral "Marie Curie Acción"  financiada por la Comisión Europea. El científico responsable es el Prof. Dr. Gerd-Christian Weniger y el investigador principal, el Dr. Manuel Alcaraz-Castaño; y cuenta con la participación de jóvenes investigadores procedentes principalmente de la Universidad de Alcalá y del Museo Neandertal. [...]  Paleoaprende (Vía B&W1)

Vídeo relacionado (2012): Los Casares - La aventura del Saber - RTVE.es A la Carta


Actualización: Excavación en Los Casares para conocer el poblamiento Neandertal de la Meseta
Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y el Museo Neanderthal de Alemania se encuentra excavando, durante esta semana, en el interior de la Cueva de los Casares, gracias a un proyecto internacional que pretende conocer la secuencia de ocupación humana durante el Pleistoceno Superior y su relación con los cambios climáticos y ambientales en la Meseta Ibérica. Creen que podrían aportar datos relevantes, porque es una cueva "mal estudiada"...

1/4. Los arqueólogos durante los trabajos que se llevan a cabo esta semana. Foto: Geoparque Molina-Alto Tajo.