martes, 30 de septiembre de 2014

El ocre rojo y las conchas podrían haber sido determinantes en la evolución humana


Esqueleto de una mujer que data de hace unos 23.000 años, conocido como Il Principe, que muestra un tocado hecho de conchas y una masa de ocre entre la clavícula izquierda y la mandíbula. Foto: sciencenews.org

Durante unos 250.000 años, los humanos han empleado conjuntamente ocre rojo y conchas marinas con fines ornamentales y artísticos, lo que contribuyó al desarrollo del pensamiento simbólico de la especie. La integración de diversas líneas de investigación apunta a que su uso combinado tuvo además una importancia directa en la evolución humana.

Esta y otras conclusiones aparecen recogidas en un artículo del investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Carlos Duarte. El científico asegura que la ingesta accidental de pigmentos ocres y una alimentación que incluía moluscos y otros mariscos habrían aportado los nutrientes esenciales para el desarrollo temprano del cerebro y habrían mejorado la adecuación biológica.

El marisco es rico en ácido docosahexaenoico (DHA por sus siglas en inglés), un ácido graso esencial poliinsaturado de la serie omega-3, con un papel importante en el desarrollo del sistema nervioso, el cerebro y la visión mientras que los pigmentos ocres rojos podrían suminstrar hierro, fundamental para la salud reproductiva y el desarrollo cerebral, según el artículo publicado en la revista Trends in Ecology & Evolution.

“Por un lado, el marisco permitió hace unos 200.000 años que los humanos hicieran frente a un periodo climático adverso y, por otro, supuso disponer de una fuente de alimentación fiable en un momento que coincidió con la dispersión de nuestra especie por la costa”, asegura Duarte. [...] csic.es

Unique archaeological discovery in Poland

A place where people performed rituals more than four thousand years ago has been discovered by archaeologists in Supraśl (Podlaskie). The closest analogies to discovered fragments of ceramic vessels originate from the Iberian Peninsula, told PAP Dariusz Manasterski, one of the leaders of the excavation.

1/6. Remnants of the place of ritual associated with the community of the Bell Beaker culture. Photo by K. Januszek
 
The discovery was made on a sands and gravels elevation covered with oaks, formed as a result of a moving glacier. Dr. Włodzimierz Kwiatkowski of the Knyszyń Forest Landscape Park suggested that in terms of the environment and vegetation, the area looked similar at the time of the creation of the ritual place.

At the highest point of the elevation, archaeologists stumbled upon fragments of cups and bowls, belonging to the Bell Beaker community, named after the culture's distinctive pottery drinking vessels that resemble inverted bells. This culture inhabited large areas of Europe and even North Africa, but can not be identified with one particular people. Vessels discovered in Supraśl were decorated with incised ornament on both the outer and inner surface.

According to the researchers, the vessels were associated with libation rituals with alcohol beverages. The drinks were ceremonial or prestige, and the vessels from which they were consumed - presentable.

Fragments of decorated vessels were surrounded by a small cluster of burned animal or human bones, where the archaeologists also found a fragment of amber bead. Another object made of this material was placed near the cluster, next to burned bones.

"Amber was an exotic and prestigious material for the Bell Beaker communities, and never before found in Podlasie. Discovered ornaments are among the oldest objects of this type in the region" - said Dr. Manasterski. [...] naukawpolsce.pap.pl/  via  archaeologica.org

Ancient human genome from southern Africa throws light on our origins


The skeletal remains discovered in St Helena Bay in 2010. Photo: Chris Bennett Photography

The skeleton of a man who lived 2,330 years ago in the southernmost tip of Africa tells us about ourselves as humans, and throws some light on our earliest common genetic ancestry.

What can DNA from the skeleton of a man who lived 2,330 years ago in the southernmost tip of Africa tell us about ourselves as humans? A great deal when his DNA profile is one of the 'earliest diverged' -- oldest in genetic terms -- found to-date in a region where modern humans are believed to have originated roughly 200,000 years ago.

The man's maternal DNA, or 'mitochondrial DNA', was sequenced to provide clues to early modern human prehistory and evolution. Mitochondrial DNA provided the first evidence that we all come from Africa, and helps us map a figurative genetic tree, all branches deriving from a common 'Mitochondrial Eve'. [...] sciencedaily.com  / Link 2

Journal Reference:
A. G. Morris, A. Heinze, E. K. F. Chan, A. B. Smith, V. M. Hayes. First Ancient Mitochondrial Human Genome from a Pre-Pastoralist Southern African. Genome Biology and Evolution, 2014; DOI: 10.1093/gbe/evu202

Actualización: El genoma mitocondrial de un antiguo recolector sudafricano revela la existencia de un linaje relacionado con los san

Actualización: El análisis genético de un esqueleto hallado en el sur de África arroja luz sobre nuestros orígenes

Facts not ‘flexible’ in dating earliest Americans



Determining when humans discovered America is one of the most fascinating and contentious problems in archaeology.

An article in the September/October issue of Archaeology reviews the oldest well-documented sites in the so-called New World. One of them is next door in western Pennsylvania.

Meadowcroft Rockshelter, located less than 10 miles southeast of Steubenville, is described by excavator James Adovasio of Mercyhurst University as “a late-Pleistocene Holiday Inn” — a place where early Americans camped for short periods.

Adovasio and his team have excavated 50 tools and 700 pieces of chipped stone, including some made from Ohio’s Flint Ridge flint, dating to about 15,000 years ago.

There have been several claims for sites even older than those considered in the Archaeology review.

It’s fun to contemplate an extreme antiquity for the peopling of America, but the history of the modern human migration out of Africa and the genetics of modern American Indians suggest that people did not enter this hemisphere much before 16,000 years ago.

Claims for older sites shouldn’t be dismissed, but they must be carefully evaluated.

In the current issue of the journal Antiquity, an international team of archaeologists working in South America argues that they have found evidence of people who had lived in eastern Brazil more than 20,000 years ago. The site of Vale da Pedra Furada is located at the base of a cliff where rocky debris has accumulated for thousands of years. [...] dispatch.com/

Nuevos hallazgos "dan un vuelco" al yacimiento de la cueva de Santa Ana en Cáceres

EL EQUIPO DE PRIMEROS POBLADORES HA TRABAJADO ALLI ENTRE EL 10 Y EL 27 DE SEPTIEMBRE

Integrantes de Primeros Pobladores, durante la campaña en Santa Ana. - Foto: TWITTER

El equipo de Primeros Pobladores acaba de clausurar la excavación de este año en la Cueva de Santa Ana con hallazgos que convierten esta campaña en una de las más importantes por la magnitud de los restos que se han encontrado en el interior de la cavidad. Desde el equipo que dirigen los arqueólogos Eudald Carbonell y Antoni Canals aseguran que las últimas jornadas de trabajo han ofrecido "descubrimientos muy interesantes" y que estos permiten "dar un vuelco al yacimiento".

Por el momento están estudiando la información acumulada, que se presentará oficialmente a principios de octubre pero, según han avanzado "se concretan de forma muy clara los últimos hallazgos y se prepara el yacimiento para los próximos cinco o seis años".

La cavidad situada en le interior del acuartelamiento de Santa Ana es el yacimiento que más información ha revelado al equipo de Primeros Pobladores de Extremadura en los últimos años. En el 2012 comenzaron a aparecer los rastros más concretos con varios restos de de animales a los que se atribuyeron más de 350.000 años de antigüedad. Entre ellos, además de piezas óseas de lobos o linces, destacaba el cráneo de un oso, que se consideraba que tenía más de 300.000 años de antigüedad y con el que se relacionarían los datos aportados por la nueva campaña de excavación.

LA NUEVA CAMPAÑA Primeros Pobladores trabaja todos los años en los yacimientos del Calerizo en los meses de abril y septiembre --ahora solo se permite el acceso a la investigación en las cuevas del Conejar y Santa Ana, mientras Maltravieso continúa cerrada--. En esta ocasión la actuación se ha desarrollado entre el 10 de septiembre y el pasado día 27 y en ella han participado los dos directores del equipo de investigación, Canals y Carbonell. En total, casi una veintena de personas han participado en las distintas tareas (esencialmente la excavación en el interior de la cueva, el triado y el lavado de sedimentos...), durante las más de dos semanas de excavación. El equipo ha contado además con nuevas incorporaciones, como una bióloga y dos historiadores, que también han estado durante la excavación en el interior de Santa Ana.

Primeros Pobladores espera presentar los nuevos hallazgos coincidiendo con la clausura de la exposición más importante de restos sobre la Cueva de Santa Ana, que se puede visitar en el Museo de Cáceres hasta octubre. A través de ella se persigue dar a conocer la historia de esta cavidad. ROCIO CANTERO / elperiodicoextremadura.com

Un grupo de expertos excavará hasta octubre el Bolomor en busca de restos arqueológicos

Los trabajos en la cueva de Tavernes se iniciaron hace 26 años y se retoman con la intención de hallar materiales óseos o líticos

Una de las visitas a la cavidad de la Vall. :: lp

La excavaciones han regresado un año más a la Cova del Bolomor de Tavernes de la Valldigna. Hasta el 5 de octubre un equipo de expertos estará trabajando en este yacimiento arqueológico situado a unos dos kilómetros de la capital vallera. Desde hace 26 años, el Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de Valencia subvenciona la campaña de excavaciones que ha dirigido el profesor Josep Fernández en Bolomor.

Ahora los trabajos se centran en el nivel XIII, según la estratificación que se ha hecho de la cueva. El sábado se celebró una jornada de puertas abiertas a Bolomor, donde decenas de vecinos pudieron visitar las excavaciones y comprobar cómo trabajan los investigadores en la clasificación y datación de restos óseos o materiales líticos.

Desde que el año pasado se celebraron los 25 años de excavaciones, han sido varias las ocasiones en que los interesados han podido visitar este importante yacimiento, uno de los más valorados de toda la Península Ibérica. [...] lasprovincias.es

Entrada relacionada (Libro, 2013)