sábado, 4 de octubre de 2014

Los 'hermanos' de La Braña 1

Presentan el genoma de dos mesolíticos hallados en Europa, que coinciden con el estudio pionero del CSIC a través de unos restos encontrados en León

Simulación realizada por el CSIC del aspecto que tendría La Braña 1,

Al leonés de tez morena y de ojos azules que habitó el paraje de Valporquero hace 7.000 años, La Braña 1, le han salido dos hermanos. Los restos hallados por un grupo de espeleólogos en el año 2006 en la cueva de La Braña-Arintero le sirvió al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para ganar la carrera internacional y que España fuera el primer país en desvelar, por primer vez en la historia, el genoma completo del hombre cazador-recolector del periodo del Mesolítico, el que separa el Paleolítico y el Neolítico.

El análisis del ADN con los restos óseos del individuo mesolítico hallado en León permitió desvelar que el hombre mesolítico presentaba fenotipos atípicos y que conservaba genes africanos que le dotaban de ese carácter oscuro a su piel, pero presentaba ojos azules, lo que le unía directamente con los actuales pobladores del norte de Europa.

Ahora, otras dos investigaciones a nivel mundial corroboran ese hecho. Al igual que la que realizó el investigador Carles Lalueza-Fox con los restos de La Braña 1, tiempo después se ha desvelado el genoma de otros dos mesolíticos más, uno de ellos encontrado en Alemania y que ha hallado un equipo formado por expertos alemanes y estadounidenses, y otros restos más que proceden de Luxemburgo y Suecia.

"La competición ha terminado"

El primero de los restos, data como el leonés, de hace 7.000 años, mientras que los segundos tienen una antigüedad de 8.000 años. Pero todos ellos tienen en común lo que la investigación de Lalueza-Fox ya había desvelado con anterioridad a principios de este año: estos cazadores recolectores tienen los ojos azules, la piel morena y son los ‘padres’ de las actuales poblaciones euroasiáticas.

“Esto confirma que La Braña 1 no es cosa rara”, señala Lalueza-Fox, que ha anunciado que España colaborará con estos otros grupos de científicos para poner en común el resultado de sus investigaciones. Pero eso sí, “la competición ha terminado” y los restos de aquel hombre leonés son los que han permitido que España ha puesto su nombre en un nuevo hito en la historia científica mundial. Luis V. Huerga / leonoticias.com

Entrada relacionada

Actualización 12-10-14: El mesolítico leonés tiene parientes en Suecia y Luxemburgo
El genoma de otros dos cazadores de 8.000 años hallados en Loschbour y Motala da el mismo fenotipo de Wenceslao, el moreno de ojos azules de La Braña-Arintero...

Los osos cavernarios de Cova Eirós tenían familiares en Francia

Un vínculo genético los une con los de la célebre cueva de Chauvet

Réplica de un esqueleto de oso de las cavernas en el museo de geología de Quiroga. fotos: alberto lópez

Las investigaciones sobre la fauna prehistórica de las sierras lucenses que lleva a cabo el Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña han puesto de relieve una peculiar relación entre el yacimiento de Cova Eirós -en Triacastela- y la gruta de Chauvet -en el departamento de Ardèche, en Francia?, uno de los sitios paleolíticos más importantes de Europa, que fue popularizado por la película La cueva de los sueños olvidados. Los análisis de ADN han probado que los osos de las cavernas que se refugiaron en Cova Eirós en determinados periodos del Pleistoceno pertenecían al mismo linaje genético que los que vivieron en Chauvet en esas épocas.

La paleontóloga Aurora Grandal, del instituto geológico coruñés, señala que este parentesco genético se ha detectado en fósiles de Cova Eirós con una antigüedad de entre 28.000 y 31.000 años y otros de similar cronología que fueron encontrados en la gruta francesa. «Los osos de Chauvet son los parientes más cercanos que se conocen de los de Cova Eirós -explica- y tienen mucha más similitud genética con ellos que con otros osos que vivieron en Galicia en épocas anteriores». Esto es lo que sucede con los fósiles hallados en cuevas de las montañas de O Cebreiro y Courel -como las de Liñares y Ceza- hace entre 38.000 y 48.000 años, que no están relacionados con los de Cova Eirós.

Huesos de oso cavernario y oso pardo en el museo quirogués

Esta similitud genética entre poblaciones de osos cavernarios que vivieron en zonas geográficas tan alejadas, señala por otra parte la palentóloga, añade un dato de gran interés para el estudio de la evolución de la fauna, el clima y las condiciones medioambientales de las sierras orientales gallegas en la prehistoria.

Escasez de muestras

Por ahora, sin embargo, no es posible profundizar mucho en este estudio comparativo, ya que en la cueva francesa solo se han podido estudiar unas pocas muestras de fósiles. «En Chauvet hay muchos restos de osos, pero el acceso a esa cueva está tan restringido que de momento los investigadores solo pudieron obtener una cantidad muy pequeña», apunta Aurora Grandal. Francisco Albo / lavozdegalicia.es
 
...

Migraciones de la fauna antigua a través de la costa cantábrica

Un importante depósito de fósiles de animales prehistóricos
 

Prehistory, videojuego sobre la Prehistoria - Ciencia al cubo




Mezclamos el pasado con el futuro. Charlamos con el creador de Prehistory, un videojuego con hombres de las cavernas como protagonistas y mucha ciencia.(Desde el min. 05:40)

Ancient Oregon caves may upend understanding of humans in the Americas


A 14,400-year-old human coprolite from Paisley Caves. pages.uoregon.edu

(Reuters) - A network of caves in rural Oregon may be the oldest site of human habitation in the Americas, suggesting an ancient human population reached what is now the United States at the end of the last Ice Age, Oregon officials said on Friday.

That realization prompted the U.S. National Park service to add the Paisley Five Mile Point Caves to its list of nationally important archaeological and historical sites, the Oregon Parks and Recreation Department said in a statement.

Only recently have researchers become convinced that humans lived at the Paisley caves a thousand years before the human settlement documented in the so-called "Clovis" sites in New Mexico, Dennis Jenkins, director of the University of Oregon Archaeology Field School, said in the statement.

The "Clovis First" hypothesis holds that distinctive projectile-point artifacts found at multiple sites across the United States are signs of the first human settlements in North America, the statement said.

Paisley Caves Site Overview from west. pages.uoregon.edu

But Jenkins' team used radiocarbon dating to determine that more than 200 samples of human feces collected from the Paisley caves were deposited in the area 14,300 years ago, nearly 1,000 years before the human settlement evidenced in the Clovis era.

Jenkins said the test findings provide "significant new information regarding the timing and spread of the first settlers in the Americas," suggesting an ancient human population reached what is now the United States at the end of the last Ice Age.

In addition to biological samples, Jenkins' team also found stones used to grind plant materials, woven plant fibers, modified animal bones and stemmed projectile points.

"The people living there 14,300 years ago were gathering and consuming aromatic roots, for which they would have needed special knowledge that would have developed over time," according to the press release announcing the site's placement on the National Register of Historic Places.

Today, the Paisley caves are surrounded by sagebrush in a sparsely populated area of south-central Oregon. But researchers believe the site was once a grassy plain containing a lake and populated by camel, bison and waterfowl.

Archaeologists first excavated the Paisley caves in 1938. The University of Oregon's current research effort at the site began in 2002. (Editing by Cynthia Johnston and Sandra Maler) in.reuters.com/