domingo, 5 de octubre de 2014

Trabajos forestales dañan la mámoa A Arquiña de Vilaseco


La Arquiña es el último ejemplo de daños a una mámoa. x. a.

El túmulo milenario está afectado por una plantación de eucaliptos

El desbroce del terreno en el que está ubicada y la posterior plantación de eucaliptos ha dañado A Arquiña de Vilaseco (Vimianzo), un túmulo funerario datado entre el segundo y el cuarto milenio antes de Cristo y que está incluido en Parque do Megalitismo, un macroproyecto de la Xunta de Galicia para proteger estos bienes patrimoniales que lleva años en el olvido.

La mámoa está situada a unos 60 metros del cauce del río Castro, justo en el linde entre dos propiedades particulares y atravesada por una pared de piedra que separa las parcelas. Tiene aproximadamente 37 metros de largo por 32 de ancho y ya había sido despojada con anterioridad de muchos de sus elementos, probablemente para la construcción del propio muro.

Mámoa da Arquiña de Vilaseco. Foto de archivo: Panoramio

Se conservan los restos de una cámara poligonal de la que son visibles algunas lajas verticales y la tapa del corredor fracturada. Además quedan algunas piedras hincadas que podrían pertenecer al anillo lítico perimetral.

Además, el conocido como cono de violación, que indica los posibles expolios sufridos es poco profundo, con lo que se presume que la cámara no fue vaciada y su conservación sería buena.

En este caso, la afectación se debe presuntamente al trabajo de los tractores que desbrozaron el área y horadaron el terreno para la nueva plantación de eucaliptos, toda vez que la parcela ya estaba dedicada a este tipo de madera.

La labor la llevó a cabo la empresa de José Caamaño, una firma de la zona que se dedica a los servicios forestales y lo hizo por encargo de los dueños de la parcela. Una propiedad que pertenece a Celestino Campos Villar, de la conocida como Casa Grande de Vilaseco (Castrelo). Su hija Dolores, preguntada ayer por este asunto, confirmó que los trabajos se realizaron pero negó se alterase el estado de la mámoa, que, desde su punto de vista, simplemente se distingue del resto de la finca porque «hay un montón de terra algo máis alto».

Duda además que en ese punto quede algo de interés, como ocurre en Pedra Cuberta, u otros enclaves próximos y afirma que no tiene constancia de que la Administración realizase estudio o señalización alguna allí. [...] lavozdegalicia.es


Actualización 11-10-14: El expolio de patrimonio megalítico acecha en toda la Costa da Morte
La destrucción y el abandono de bienes incluso catalogados y protegidos se sucede desde hace varios decenios
Lo sucedido en fechas recientes con A Arquiña de Vilaseco no es más que un ejemplo de las decenas, incluso centenares de casos de expolio y destrucción patrimonial que se han producido en la Costa da Morte, que vienen de muchos siglos atrás pero que en las últimas décadas son más evidentes por la utilización de maquinaria pesada.

Un problema que, unido al abandono, la falta de conservación y el desinterés administrativo afecta a todo tipo de bienes patrimoniales, incluso los que tienen protección declarada, de castros a iglesias, pasando por cruceiros o petroglifos.

Los ejemplos conocidos son muy numerosos y seguramente se hayan producido muchos más de los que no existe constancia.

Solo en lo que se refiere a mámoas, el profesor Evaristo Domínguez glosaba en estas mismas páginas hace más de un lustro que de las 32 catalogadas por Manuel Lestón en Cabana, tres de A Piolla fueron allanadas por plantaciones eucaliptos y otras cuatro de A Eirita tuvieron el mismo destino, tres de ellas el mismo día, mientras que una quinta quedó atravesada por una pista forestal.

En Zas también quedaron arrasadas en las mismas fechas dos que había entre Sobreira y a Pedra, mientras que de otra en O Allo solo queda una piedra como testigo. Mientras, en Zas, de la de Brañas Fiallas, en Brandomil, salieron unos 200 tractores de tierra en 1994 y en el resto del concello, así como en Muxía hay más de una docena afectadas por el paso de caminos construidos, sobre todo a raíz de la concentración parcelaria...


Actualización: Patrimonio promete llevar a cabo catas en la mámoa A Arquiña de Vilaseco
Las acciones concretas aún no han llegado tras un año y cuatro meses de los daños que sufrió... 

Joyas rupestres con rendija de Asturias


Interior de la cueva de Candamo.

Patrimonio no descarta programar visitas a algunas de las cuevas que permanecen cerradas al gran público para personas altamente interesadas y en grupos reducidos

Asturias cuenta con 52 cuevas que contienen arte rupestre. De ellas están abiertas ocho, aunque solo cinco... (Suscripción)  lne.es/

 Les Pedroses, en Ribadesella, podría ser uno de los complementos de la cueva de Tito Bustillo. Patrimonio reconoce que está semi preparada para las visitas. Tiene unos animales acéfalos que son muy interesantes desde el punto de vista científico pero quizá no muy espectaculares para las visitas turísticas. Es una de las muchas cuevas en las que se plantea el dilema de lo que se ve y lo cuesta que se vea. 

Llonín es una cueva de un valor artístico impresionante. La "cueva de los quesos" sobrevivió al uso artesano... (Suscripción)

Covaciella estuvo 12.000 años cerrada naturalmente. Las obras de la autovía descubrieron el tesoro que...(Suscripción)
La cueva de Coimbre, en Peñamellera Alta, está sujeta a estudio arqueológico. Uno de sus principales problemas es que tiene un acceso muy complicado desde la carretera. Su bisonte grabado, en el vestíbulo, es una figura fantástica, de lo mejor del arte rupestre asturiano. A partir de ahí, llegar hasta otras referencias rupestres se hace difícil y obliga a reptar y a bajar por una especie de tubo. Las visitas generales se hacen casi imposibles... (Suscripción)
Los ejemplos de nuestro entorno no aclaran mucho. Cantabria tiene catorce cuevas abiertas al público (cuenta...  (Suscripción)