viernes, 24 de octubre de 2014

Piedras talladas de hace un millón de años aparecen en la Boella


5/5. Foto: C.S.B/IPHES

Restos de piedra tallada con un millón de años de antigüedad han sido encontrados en excavaciones en el barranco de La Boella, en La Canonja (Tarragona). Se consideran de gran importancia para explicar el origen de las primeras poblaciones humanas en Eurasia.

   Estos hallazgos han tenido lugar en la Mina, la zona donde este año se ha centrado la excavación, en una zona de casi 25 metros cuadrados.

   El director de las excavaciones, Josep Vallverdú, ha afirmado que se han encontrado restos de lascas tallados en sílex, un hallazgo "de gran interés" porque hay pocos yacimientos europeos de hace sobre un millón de años con conjuntos de piedra tallada.

    Los trabajos de excavación llevados a cabo este octubre, bajo la dirección del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes), han aumentado la lista de especies localizadas en el yacimiento con elementos esqueléticos de tortuga, tigre de dientes de sable y abundantes coprolitos de hiena.

   Para próximas campañas, el objetivo del Iphes es continuar sondeando iniciado en la Mina para encontrar capas más profundas donde haya restos paleontológicos y rocas talladas prehistóricas que podrían ser las más antiguas del barranco de La Boella, "superando así el millón de años", ha explicado Vallverdú. europapress.es/  / Link 2 (IPHES)

Nuevas dataciones cambian la cronología del Complejo de Galería en Atapuerca

Científicos del CENIEH publican en PLOS ONE un trabajo que demuestra que la industria achelense del Complejo de Galería en la burgalesa sierra de Atapuerca es 200.000 años más joven de lo que se pensaba

Ubicación de las muestras de datación para luminiscencia y tipos de depósitos estudiados en Galería (Foto: CENIEH)

Científicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaban de publicar en la revista PLOS ONE un trabajo que indica que los primeros registros arqueológicos con industria lítica Achelense del Complejo de Galería en la trinchera del Ferrocarril de la Sierra de Atapuerca (Burgos) son 200.000 años más jóvenes de lo que se pensaba hasta ahora, gracias la utilizaciónde de técnicas datación por luminiscencia.

Lo más significativo de este trabajo, centrado en las nuevas dataciones de la secuencia sedimentaria del Complejo Galería, es que indica que los primeros registros arqueológicos con industria lítica Achelense tienen una edad de 313.000 años, y son muchos recientes que la antigüedad establecida en trabajos anteriores que los databan en 500.000 años. Por otro lado los depósitos que se encuentran por encima, que también cuentan con industria Achelense pero con una técnica más avanzada, tienen una edad de 240.000 años.

En total se midieron diez muestras que abarcan por completo los niveles Achelenses, y se obtuvieron dataciones de granos de cuarzo y feldespato por separado utilizando nuevas señales y métodos que son principalmente luminiscencia estimulada ópticamente térmicamente transferida (TT-OSL) para datar granos de cuarzo aislados y luminiscencia estimulada por infrarrojo post-infrarrojo (pIR-IR) para la datación de los feldespatos. [...] cenieh.es

Un algecireño halla nuevas pinturas rupestres en un abrigo en Benalup

Blanco apunta a arte esquemático, en el marco del Neolítico Solicita medidas contra la seca de árboles porque deja al descubierto los abrigos

La zona del abrigo con los árboles al fondo.

M. E. Selva / Algeciras. Casi un centenar de abrigos rupestres estima haber localizado el algecireño Simón Blanco en los últimos diez años, con la ayuda de Francisco Díaz. El martes descubrió otro en el entorno natural de la localidad de Benalup (Casas Viejas), sin especificar el lugar exacto ya que es la forma de salvaguardar la conservación de estos símbolos enmarcados en el Arte Sureño.

En el caso de este hallazgo, apuntó a un arte esquemático clásico que arrancó en el Neolítico. Las representaciones bitriangulares se interpretan como figuras femeninas, tal y como explica Blanco, que subraya que habitualmente eran ídolos cuyo significado es el de la generación y la fecundidad.

Los alteriformes -forma de presa-, formados por un trazo vertical y dos ovales presentes en los extremos, a veces igual que a los bitriangulares, se le añaden extremidades adoptando en este caso forma de "hormigas". Al igual que los bitriangulares los alteriformes están asociados a ídolos femeninos, estas figuras han aparecido en alguna ocasión asociadas con figuras masculinas simbolizando rituales hierogámicos, su antigüedad también puede llegar a remontarse al Neolítico.

Imagen de las pinturas rupestres localizadas en el abrigo por Simón Blanco.

Continúa Simón Blanco detallando que la gran repetición de las figuras desprovistas de detalles en la mayoría de los casos, muestran el carácter de pictograma frente a la intención de representar personajes concretos, subrayando la idea conceptual de la fecundidad o la fertilidad agrícola, frente a lo descriptivo o narrativo.

La dotación en estas figuras de la multiplicidad de brazos, hecho bastante insólito en el arte esquemático tienen un significado evidente de dotar a estas figuras de atributos extraordinarios y de un mayor carácter sobrenatural o sagrado, al igual que las divinidades hindúes cuyo poder está representado en sus múltiples brazos.

Asimismo, la posición de estos largos brazos en algunos casos aprovechándose de surcos naturales en el abrigo están proyectados hacia lo alto, en supuesta actitud de "suplica" u "oración", "remitiéndonos a la esfera de las creencias de estas personas en el contexto de la nueva religiosidad Neolítica, permitiendo también una demarcación territorial frente a otros clanes que siguieran viviendo de la caza y la recolección".

Simón Blanco aprovechó para señalar que el mayor problema del Arte Sureño ya no es sólo la falta de estudio y protección por las administraciones públicas, sino la erosión y daño que está provocando la seca, una enfermedad que afecta a los árboles, y que está acelerando que muchos abrigos rupestres quedan al descubierto, con lo que afecta las inclemencias meteorológicas. Recordar que los abrigos albergan las pinturas casi al aire libre, con lo cual están abiertos a túneles de viento.

Recordar que el último gran hallazgo de Blanco fue en torno al mes de junio cuando localizó en un abrigo una nueva pintura, pero diferente a las habituales, en concreto la figura de una mano proyectada, que antes jamás había sido advertida en estas inmediaciones y podría enclavarse en el Paleolítico.




A juicio de Blanco, tras su inspección ocular, está muy bien conservada, siendo datada en torno al 28.000 a. C., según las primeras valoraciones apoyadas en expertos en patrimonio natural e histórico como Pedro Cantalejo.  europasur.es

Entrada relacionada
Grupo Facebook: Arte Sureño 


Actualización 25-10-14: Un algecireño halla nuevas pinturas rupestres en un abrigo en Benalup






Altamira: dos informes, muchas dudas

Polémica científica entre dos equipos de investigación sobre la relación entre las visitas y el deterioro de las pinturas

Rodaje del documental El maestro en Altamira en el interior de la cueva. / josé luis lópez linares

La apertura parcial de la cueva de Altamira ha generado una intensa polémica entre los científicos que mantienen que las visitas pueden dañar las pinturas y los que defienden que su deterioro es natural, independientemente de que esté abierta o no. El Ministerio de Cultura tiene sobre la mesa dos informes contradictorios: el primero, concluido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en 2012, concluye que abrir la cueva representa un peligro; el segundo, elaborado por un equipo dirigido por el experto en conservación Gael de Guichen, y acabado en septiembre, asegura que las visitas, que se retomaron en febrero tras 12 años de cierre, no afectan a las pinturas. Ninguno de los dos informes han sido hechos públicos en su integridad hasta el momento, aunque fuentes de Cultura indicaron ayer que iban a ser difundidos en los próximos meses.

Dado que la cueva de Altamira es Patrimonio de la Humanidad, la Unesco acaba de pedir información al Ministerio de Cultura, concretamente a la Dirección de Protección del Patrimonio Histórico, sobre si existe un plan para abrir la cueva de nuevo a visitas. Justo el pasado 13 de octubre, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco publicó su informe bianual sobre Altamira. El documento asegura que la conservación es “muy positiva” y que la integridad del lugar está “intacta”. Sin embargo, en el punto en el que enumera los factores que pueden afectar al patrimonio, el organismo internacional señala: “Las visitas representan un factor de riesgo porque pueden cambiar los parámetros ambientales”. [...] cultura.elpais.com/


Actualización 25-10-14: La Unesco cree que las visitas son «un factor de riesgo» para Altamira . eldiariomontanes.es
La conclusión final del informe bianual del Comité de Patrimonio Mundial reconoce que las actuaciones en la cueva «cumplen los criterios de conservación preventiva»

ÁLVARO SAN MIGUEL. La Unesco, que concedió a Altamira la categoría de Patrimonio de la Humanidad, ha dado el visto bueno al estado de conservación de la cueva en su informe bianual, publicado el pasado 13 de octubre. El Comité de Patrimonio Mundial reconoce en el documento que las actuaciones llevadas a cabo en el yacimiento «cumplen los criterios de conservación preventiva» establecidos por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, y señala que «todas las actuaciones están dirigidas a mantener y preservar el valor patrimonial de la cueva». No obstante, el Comité advierte también de que los principales factores que afectan a la conservación de la cueva están relacionados con la situación ambiental en el interior de la gruta y su estabilidad, por lo que «las visitas son un factor de riesgo que puede modificar las condiciones ambientales». Eso sí, la Unesco precisa a renglón seguido que «todas las partes de la cueva que están abiertas al público están estrictamente limitadas, y las visitas controladas, para evitar alteraciones que puedan afectar a la conservación».


Desde que se realizaron las primeras investigaciones de ciencias naturales aplicadas a la conservación de la cueva en los años setenta, el complejo equilibrio entre uso y conservación ha estado presente en cada paso que se da en Altamira. El pasado mes de febrero, doce años después de que se cerrara la cueva al público, se reanudaron las visitas para estudiar su impacto sobre las pinturas. En este sentido, la Unesco señala que el factor humano está controlado gracias a «un sistema de gestión efectivo» que regula el acceso a la cueva de pequeños grupos en un tiempo limitado de visita. Aunque de nuevo se reserva un 'pero' en materia de conservación: «Todavía existen procesos geológicos naturales, así como el riesgo de actividad microbiológica».

El director de Altamira, José Antonio Lasheras, declinó hacer comentarios sobre el informe publicado por la Unesco, pero defendió que «las visitas se están produciendo tal y como estaba previsto y son una gran satisfacción para quien entra. Son la opción, por remota que sea, de que cualquier ciudadano de cualquier país pueda acceder a la cueva de un modo que parece compatible con la conservación adecuada de Altamira». Además Lasheras apoyó el actual proyecto investigador que ha reabierto la gruta: «Yo comparto las decisiones en el seno del Patronato, asumo mi responsabilidad directa dentro y fuera del Patronato, y como responsable directo de Altamira creo que la situación está clara: hay una visita pública y unas declaraciones muy concretas del responsable del trabajo que se acaba de terminar».

Lasheras se refiere en este caso a las conclusiones presentadas por el equipo científico que encabeza Gaël de Guichen y que destaca, entre otras cosas, que «el análisis de los datos registrados durante el Programa de Investigación confirma que las pérdidas de color observadas en los últimos veinte años son sucesos independientes de las visitas en régimen controlado, por lo que el cierre de la cueva no detendría los procesos de deterioro de las pinturas».

Por lo demás, el informe de la Unesco da el visto bueno al resto de parámetros evaluados: coordinación entre las instituciones, presupuesto, fuentes de financiación, equipamientos, recursos humanos, estudios científicos, etc.


Actualización 25-10-14 Are visitors, or Mother Nature, damaging Altamira’s cave paintings? | EL PAÍS
Spain’s Culture Ministry has been handed conflicting reports on preserving the Unesco site...