martes, 16 de diciembre de 2014

Dombate celebra el solsticio de invierno


Foto j. m. casal

 El centro de interpretación del dolmen acogerá talleres, teatro y una mesa redonda

El dolmen de Dombate y su Centro Arqueolóxico darán cabida del 18 al 21 de este mes a un nuevo programa de actividades diseñado desde el Concello de Cabana, que tiene suscrito un convenio de colaboración con la Diputación, propietaria del monumento, para encargarse de la gestión del centro de interpretación del dolmen. En esta ocasión, aprovechando la simbólica fecha del solsticio de invierno, lo que se han preparado son iniciativas relacionadas con las ciencias: Dombate das ciencias es el nombre del programa. [...] lavozdegalicia.es/

Los genes del caballo reflejan su adaptación a las sociedades humanas


Credit: Copyright: Ludovic Orlando.

Un equipo de científicos ha identificado en el caballo un conjunto de 125 genes potencialmente relacionados con su proceso de domesticación. Estos genes estarían implicado en el desarrollo de los músculos, las extremidades, las articulaciones y el sistema cardiovascular, lo que, según los investigadores, supondría la adaptación fisiológica del caballo a las sociedades humanas.

Un estudio internacional en el que ha participado el Instituto de Biología Evolutiva, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y la Universidad Pompeu Fabra, ha identificado un conjunto de 125 genes potencialmente relacionados con el proceso de domesticación del caballo. 

Este trabajo, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS),  ha comparado los genomas de dos caballos primitivos fósiles encontrados en Taymyr (Rusia), con el del caballo doméstico moderno y el del caballo salvaje mongol, también conocido com caballo de Przewalski.

“Esta investigación demuestra que los genomas primitivos son una herramienta muy útil para reconstruir los complejos cambios genéticos, que convirtieron a los animales salvajes en sus formas domesticadas, algo difícil de estudiar ya que los caballos salvajes se encuentran casi extinguidos. Además, nuestros resultados nos permiten ver el contexto poblacional en el que tuvo lugar la domesticación”, explica el investigador Tomás Marques, investigador ICREA en el Instituto de Biología Evolutiva (CSIC/UPF) y del Centro Nacional de Análisis Genómico, en un comunicado del CSIC. [...] tendencias21.net  / Link 2 (Reshaping the horse through millennia: Sequencing reveals genes selected by humans in domestication)

First Americans



New finds, theories, and genetic discoveries are revolutionizing our understanding of the first Americans.

The first face of the first Americans belongs to an unlucky teenage girl who fell to her death in a Yucatán cave some 12,000 to 13,000 years ago. Her bad luck is science’s good fortune. The story of her discovery begins in 2007, when a team of Mexican divers led by Alberto Nava made a startling find: an immense submerged cavern they named Hoyo Negro, the “black hole.” At the bottom of the abyss their lights revealed a bed of prehistoric bones, including at least one nearly complete human skeleton....
Via ngm.nationalgeographic.com

Actualización 27-01-15: Los primeros americanos
Extracto de la edición de enero de la revista National Geographic en español.

The First Artists


Photograph by Stephen Alvarez. Sources: Altamira Museum, Ministry of Education, Culture, and Sport

The greatest innovation in the history of humankind was neither the stone tool nor the steel sword, but the invention of symbolic expression by the first artists.

... How did such human accomplishment come to be, so long ago, seemingly out of nowhere? Until recently it was thought that the drawings found on the walls of well-known Upper Paleolithic caves in southern Europe like Altamira, Lascaux, and Chauvet were the expression of a superior kind of human—us—who had arrived on the continent, driving out the brutish, artless Neanderthals who had been living and evolving there for hundreds of thousands of years.

It turns out that the story is a good deal more complicated, and more interesting. It begins, as stories often do, in Africa...
Via ngm.nationalgeographic.com


Actualización 22-12-14: Los primeros artistas - National Geographic España
Revista Vol. 36 NÚM. 1 - Enero 2015 nationalgeographic.com.es/

Foto portada: Pedro Saura.

Actualización 07-01-15: "Shooting Chauvet: Photographing the World’s Oldest Cave Art"
In Proof, the National Geographic photography blog, Stephen Alvarez describes his experience photographing the famous cave art of Chauvet Cave for the January 2015 issue...


Actualización 08-02-15: Editorial: El último sorbo · National Geographic en español

Foto: Pedro Saura

Enero de 2015. Por Susan Goldberg
Hace algunas decenas de miles de años, durante el paleolítico superior, un río subterráneo recorría el interior de El Castillo, la cueva cántabra que fue habitada por grupos de cazadores-recolectores que dejaron en sus paredes un arte de primer orden. Hoy el río ha desaparecido y solo queda el lecho fluvial seco que serpentea por un intrincado sistema de galerías, en buena parte cerradas al público. En cierto punto del recorrido, a menos de medio metro del suelo y pintada con ocre rojo sobre la roca caliza, hay la figura de una yegua. Está herida de muerte: en su cuerpo se aprecian ensartadas las flechas de los cazadores que han dado en el blanco.

Además, está preñada. Exhausta tras la cacería, apenas tiene fuerzas para agacharse, acercar la cabeza al río y beber un agua que en otro tiempo discurrió de verdad, un agua «real». Como decimos, el río ya no existe, pero a veces, después de varios días seguidos de lluvia, el antiguo cauce recupera caudal y de nuevo sucede el milagro: la visión de la yegua bebiendo su último sorbo...


Actualización 08-02-15: Diario de un fotógrafo. La huella · National Geographic en español.

En la zona de los grabados de la cueva de Las Chimeneas (arriba), Pedro Saura halló durante una sesión fotográfica más de 20 huellas dactilares humanas (abajo) que probablemente pertenecen al autor de los grabados. Fotos: Pedro Saura

Por Pedro Saura, enero de 2015. Las cuevas prehistóricas de nuestra cornisa Cantábrica y su arte parietal son auténticas cajas de sorpresas. Y la fotografía ha resultado ser en algunas ocasiones una llave maestra para abrirlas. El arduo trabajo de documentación fotográfica que llevé a cabo en Altamira en colaboración con mi mujer, la catedrática de Bellas Artes Matilde Múzquiz, para la creación de la neocueva permitió entre otras gratas recompensas que salieran a la luz por vez primera grabados y pinturas de figuras animales hasta entonces desconocidos. No lejos de Altamira, en el monte de El Castillo, cerca del municipio de Puente Viesgo, está la cueva de Las Chimeneas, la última con pinturas del paleolítico superior descubierta hasta el momento en dicho monte. Su hallazgo en 1953 tuvo lugar cuando un barreno empleado para abrir la pequeña carretera que debía unir las tres cuevas de El Castillo, La Pasiega y Las Monedas abrió un boquete en una caverna hasta entonces oculta. Los propios obreros descendieron con cuerdas por la chimenea natural que une la galería abierta por el barreno con otra galería inferior y, tras una rápida exploración, descubrieron el camarín con las excepcionales figuras de ciervos dibujadas a carbón...