domingo, 25 de enero de 2015

La arqueóloga Maria Bofill obtiene la beca de investigación de Formentera


"Reconstrucció ambientada realitzada per V. Sastre del jaciment de Cap de Barbaria II" (Guerrero et al, 2006).

Maria Bofill, doctora en Arqueología Prehistórica por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha ganado la tercera edición de la beca de investigación del Consell de Formentera, correspondiente al año 2014.

Su proyecto ´L´estudi de les comunitats prehistòriques de Formentera a partir de l´anàlisi funcional lítics i ossis´ ha merecido el premio, que consiste en una ayuda de investigación, valorada en 6.000 euros.

La galardonada explicó ayer en Formentera que propone aplicar a los restos de la isla una nueva técnica de investigación «que no existía en los años 70 y 80, cuando se hicieron las principales excavaciones en Ca na Costa o Es Cap de Barbaria». El propósito de esta investigadora es «aplicar estas técnicas en las piezas que se encuentran en el Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera para obtener más información sobre cómo vivían y con quién se relacionaban los habitantes de la isla durante la segunda mitad del tercer milenio antes de Cristo (2.500-3.000 años a.C)». [...] diariodeibiza.es

Primera ciudad sostenible de América nació hace 5.000 años



Al norte de Lima, en Perú, una ciudad supo, hace 5.000 años, cómo reutilizar materiales, aprovechar la energía del viento y el sol, y emplear conscientemente el agua para no desperdiciarla.

Los carales miraron su entorno, lo entendieron y decidieron construir sus edificios en el sitio donde menos impacto tendrían sobre el ambiente.

Así, la ciudad sagrada de Caral resolvió el cómo ser sostenible cinco millares de años atrás.

La revelación la hizo la arqueóloga Ruth Shady y su equipo en el informe La ciudad sagrada de la civilización Caral. Modelo sostenible: gestión ambiental y riesgo de desastres.

“Hubo un conocimiento del espacio previo al asentamiento para hacer uso de los recursos del valle sin depredarlos”, explicó el arqueólogo Marco Antonio Bezares a La Nación .

“Nunca se asentaron dentro del valle. Aprovecharon las explanadas para disponer los edificios, siempre con un respeto hacia el valle y el monte ribereño”, agregó Bezares. [...] nacion.com

Sahara, climate and societies of the past (2008)



Sahara, climate and societies of the past (2008) from Philippe Axell on Vimeo.

For three years, from 2004 to 2007, teams of scientists from eight countries have travelled all over the Sahara looking for ten thousand years of climate evolution in what is today our planet’s largest desert. On the initiative of Professor Max Schvoerer of Bordeaux University, these teams formed a multidisciplinary group made up of European and North African researchers. Its programme was supported by the European Commission within the framework of collaboration with the Mediterranean countries as its sixth outline programme.

Its aim was to look for signs of human beings’ capacity to adapt to and manage a climatic crisis.

The method consisted of questioning the past, particularly by calling on the rock art of the Sahara – an innovative archaeological approach very little developed up to now.


Sahara, le climat et l'homme (2008) from Philippe Axell on Vimeo.

Depuis plus de 10.000 ans l’homme nous a laissé en héritage un précieux témoignage : ce sont les peintures et gravures rupestres du Sahara. Une véritable bande dessinée qui nous raconte comment ces communautés humaines ont fait face à la transformation progressive du climat, aux crises climatiques, et quelles en ont été les conséquences dans la vie économique, sociale et culturelle.

Longtemps ignorés, ces témoignages extraordinaires sur l’évolution climatique du passé font l’objet d’un programme de recherche afin de permettre une nouvelle lecture de cet art rupestre. Une lecture qui, mise en corrélation avec les données recueillies par les paléoclimatologues, nous permettra peut-être de comprendre comment les hommes ont survécu et se sont adaptés aux changements climatiques des 10 derniers millénaires, et quels sont les enseignements que nous pouvons en tirer pour l’avenir.

Ce film a obtenu une Mention spéciale du jury aux Festivals du Film Archéologique de Bordeaux 2008 et Amiens 2010.