sábado, 7 de marzo de 2015

Homo antecessor podría ser el ancestro común de más especies

Bermúdez de Castro ofreció una conferencia sobre los cambios en el cerebro dentro de la Semana Mujer y Ciencia. 

Cuando el Equipo de Atapuerca dio a conocer en 1997 al Homo antecessor, la nueva especie encontrada en los yacimientos de Gran Dolina con una antigüedad de 780.000 años, lo definieron como «el ancestro común de neandertales y sapiens». Dentro de la rama evolutiva lo situaban como el antepasado del Homo heidelbergensis, que más tarde llevaría a los neandertales y a los seres humanos anatómicamente modernos. Retrocediéndonos aún más en el árbol genealógico, Antecessor provendría del Homo ergaster, el primer homo que abandonó el continente africano, que  en Asia evolucionaría en el Homo erectus y en Europa en el Homo de Gran Dolina.

Esa teoría está hoy aceptada, aunque la comunidad científica tardó años en admitirlo. Ahora, los últimos estudios liderados por José María Bermúdez de Castro están dando unos resultados aún más reveladores, que hablan de un parentesco con una comunidad más amplia:«Estamos probando que en Homo antecessor se dan una combinación de características extrañas: tiene rasgos de neandertales, rasgos modernos, otros más primitivos, derivados, compartidos con los fósiles chinos... Todavía estamos estudiándolo, pero la última palabra aún no está dicha y espero poder ratificarlo próximamente en una publicación», sostiene el científico, para quien la especie aparecida en Atapuerca corresponde a un linaje más importante de lo que hasta ahora se creía. [...] diariodeburgos.es

Finalizan las visitas experimentales a Altamira


El primer grupo que participó en las visitas experimentales / E. Cobo

250 personas elegidas al azar han podido visitar la cueva durante este año

La fase de visitas experimentales a la cueva de Altamira, cerrada al público desde 2002, ya ha terminado, y durante el año que ha durado han sido 250 personas elegidas al azar las que han podido entrar en esta cavidad.

Desde finales de febrero de 2014 hasta las mismas fechas de este año se han celebrado medio centenar de visitas experimentales, según los datos facilitados a Efe por el Museo y Centro de Investigación de Altamira.

Este centro inició estas visitas al interior de la cueva original para probar el efecto de la presencia humana en sus pinturas rupestres de hasta 20.000 años de antigüedad. [...] eldiariomontanes.es