viernes, 17 de abril de 2015

Investigadores de la UB encuentran una mandíbula y un húmero de neandertal en la cueva del Gegant de Sitges


1/23. Los fósiles tienen 55.000 años de antigüedad y corresponden a un niño.

Un equipo científico interdisciplinario coordinado por investigadores de la Universidad de Barcelona ha descubierto una mandíbula y un húmero de un niño de neandertal (Homo neanderthalensis) en la cueva del Gegant de Sitges (Barcelona). El análisis de los fósiles, divulgado en un artículo publicado en la revista Journal of Human Evolution, confirma que son los primeros restos de neandertal encontrados en Cataluña en una excavación actual. Estos restos corresponden a un individuo que vivió hace 55.000 años.

Los fósiles se han presentado hoy en rueda de prensa en el Aula Magna del Edificio Histórico de la UB. En el acto han participado los arqueólogos Joan Daura, Montserrat Sanz y Josep Maria Fullola, del Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología de la UB y del Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERP). En la investigación también han participado João Zilhão, de la UB, Juan Luis Arsuaga, de la Universidad Complutense de Madrid, e investigadores de las universidades de Lisboa (Portugal), Burgos (España), Binghamton (EE. UU.) y Bristol (Gran Bretaña), así como del Museo de Historia Natural de Nueva York (EE. UU.). [...] ub.edu/ / Link 2 (EFE/Vídeo)

Link 3: Universitat de Barcelona - UB researchers find Neanderthal mandible and humerus in the Cova del Gegant in Sitges

Referencia bibliográfica:
R. Quam, M. Sanz, J. Daura, K. Robson Brown, R. García-González, L. Rodríguez, H. Dawson, R. F. Rodríguez, S. Gómez, L. Villaescusa, Á. Rubio, A. Yagüe, M. C. Ortega Martínez, J. M. Fullola, J. Zilhão, J. L. Arsuaga. "The Neandertals of northeastern Iberia: New remains from the Cova del Gegant (Sitges, Barcelona)". Journal of Human Evolution, abril de 2015. Doi: doi:10.1016/j.jhevol.2015.02.002

Vídeo: Reconstruccio de la Mandibula de neandertal



Vídeo: Acces a la Cova del Gegant



Vídeo: Excavacio a la Cova del Gegant



Vídeos por Universitat de Barcelona añadidos a Paleo Vídeos > Prehistoria de España y Portugal > L.R.1.10 nº 8, 9 y 10 .


Actualización 10-06-15: Audio.  Hallan los restos de un niño neandertal en Barcelona - Ciencia al cubo

Homo erectus footprints hint at ancient hunting party


An ancient footprint from Ileret, Kenya: one of several sets showing evidence of Homo erectus males travelling in groups. Brian Richmond

1.5-million-year-old tracks give snapshot of early human life.

A long-past hunting party left a permanent sign of its outing — and it was not empty beer cans. Dozens of 1.5-million-year-old human footprints in Kenya may be evidence of an early antelope hunt, offering a rare look at the lives of ancient humans, researchers reported at a conference in California this week.

Footprints are the rarest of human relics. They tend to erode away very quickly; only the choicest of conditions keep them preserved for thousands or millions of years. But unlike collections of bones and tools — which are difficult to link to a single individual or group — footprints offer a snapshot of daily life.

In the late 2000s, researchers exploring the area near a village in northwestern Kenya, called Ileret, for human bones and tools instead stumbled on a collection of 22 human footprints. Their 2009 publication on the discovery, in Science,  focused on the anatomy of the people who left the prints: tall individuals who probably belonged to the species Homo erectus, and who walked very much like modern humans (Homo sapiens). [...] nature.com


Actualización 18-04-15: Describen huellas de homínidos mientras cazaban hace 1,5 millones de años
Huellas de Homo Erectus de 1,5 millones de años halladas en Kenia pueden ser evidencia de una cacería de antílopes, según un estudio presentado en la reunión anual de la Paleoanthropology Society.

Las huellas son los más raras de las reliquias humanas. Tienden a erosionar muy rápidamente y sólo en condiciones muy peculiares se mantienen conservadas durante miles o millones de años. Pero a diferencia de las colecciones de huesos y herramientas - que son difíciles de vincular a un solo individuo o grupo - las huellas ofrecen una instantánea de la vida cotidiana.

A finales de la década de 2000, investigadores que exploran la zona cerca de una aldea en el noroeste de Kenia, llamado Ileret, para buscar huesos y herramientas humanas, tropezaron con una colección de 22 huellas humanas. Su publicación de 2009 sobre el descubrimiento, en Science, se centró en la anatomía de las personas que dejaron las huellas: individuos altos que probablemente pertenecieron a la especie Homo erectus, y que caminaba muy parecido a los humanos modernos (Homo sapiens).

Pero Neil Roach, un paleontólogo del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, vio las impresiones como una oportunidad para echar un vistazo en la vida cotidiana del Homo erectus. Él y sus colegas regresaron a Ileret a echar un vistazo más de cerca a las impresiones y para buscar más.

Ahora han encontrado alrededor de 100 huellas humanas, divididas entre varios grupos que probablemente se produjeron en el mismo día. Roach dice que las huellas representan grupos de varias personas, en lugar de individuos solitarios. El tamaño de las impresiones apunta a hombres adultos, informa Nature.

Para tener una mejor idea del motivo de estas excursiones en grupo, Roach y sus colegas observaron las huellas de otros animales, incluyendo cocodrilos, antílopes y otros bóvidos, y aves como cigüeñas y pelícanos. Esta combinación sugiere que aquellos seres humanos antiguos estaban caminando en una orilla del lago amortiguada por pastizales, dice Roach.

Y a diferencia de los bóvidos herbívoros, cuyos grabados tendían a dirigirse a partir de los pastizales a la orilla del lago, los seres humanos caminaron en una dirección a lo largo del lago - similar a los movimientos de otros animales de caza.

Roach y su equipo proponen que las pistas representan cacerías en grupo de antílopes o ñus. "Lo que podemos decir es que tenemos un número de individuos, probablemente hombres, que se mueven a través de una orilla del lago en una manera consistente con cómo se mueven los carnívoros," dice. Los investigadores planean ahora estudiar los patrones de movimiento de los cazadores de subsistencia de hoy en día en África para tener una mejor idea de lo que sus huellas parecen.

"La caza es una cosa difícil de probar en la evolución humana", dice Roach. La presencia de numerosos hombres adultos también apunta a un cierto nivel de cooperación.


Actualización 03-05-15: Primeros cazadores
Ewen Callaway - Nature News. Un antiguo grupo de cacería dejó una señal permanente de su excursión, y no hablamos de latas vacías de cerveza. Decenas de huellas humanas de 1,5 millones de años podrían ser evidencia de una cacería primitiva de antílopes en Kenia, ofreciendo una rara mirada a la vida de los humanos primitivos, informaron investigadores en una conferencia celebrada en California.

Las huellas son las más raras de las reliquias humanas. Tienden a erosionarse muy rápido; solo las mejores condiciones las conservan durante miles o millones de años. Pero, al contrario de las colecciones de huesos y herramientas (difíciles de vincular a un individuo o grupo), las huellas ofrecen una radiografía de la vida diaria.

A finales de la década del 2000, investigadores que exploraban el área cercana a Ileret (pueblo del noroccidente de Kenia) en busca de huesos humanos y herramientas se toparon en cambio con una colección de 22 huellas humanas.

Su publicación del descubrimiento en la revista Science, en 2009, se enfocó en la anatomía de la gente que dejó su pisada: individuos altos, probablemente pertenecientes a la especie Homo erectus, que caminaban de forma muy parecida a los humanos modernos (Homo sapiens).

Pero Neil Roach, paleoantropólogo del Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York, vio las huellas como oportunidad para echar un ojo a la vida diaria del Homo erectus.

Sus colegas y él regresaron a Ileret para analizar más las huellas y para buscar más. Actualmente han encontrado alrededor de 100, divididas en varios grupos, que probablemente fueron dejadas el mismo día.
Roach dice que las huellas representan grupos de múltiples individuos y no de excursionistas separados. El tamaño de las huellas apunta a hombres adultos, dijo ante la reunión anual de la Sociedad de Paleoantropología, en San Francisco.

Una dirección

Para darse mejor idea del propósito de estas excursiones, Roach y sus colegas analizaron las huellas de otros animales, incluyendo cocodrilos, antílopes y otros bóvidos, y de aves como cigüeñas y pelícanos. La mezcla sugiere que estos humanos antiguos caminaban junto a un lago protegido por pastos, afirma Roach.
Y al contrario de los bóvidos come pasto, cuyas huellas tendieron a ir desde los pastizales hasta la costa del lago, todos los humanos caminaban en una dirección sobre el lago, de forma similar al movimiento de otros animales de caza.

Roach y su equipo proponen que las huellas representan grupos de cacería de antílopes y ñus. “Lo que podemos decir es que tenemos un número de individuos, probablemente hombres, que se movían sobre la costa de un lago en una forma consistente al modo en que se mueven los carnívoros”, indica.

Los investigadores ahora tienen planeado estudiar los patrones de movimiento de los cazadores de subsistencia actuales en África para darse mejor idea de cómo son sus huellas. “La cacería es algo difícil de demostrar en la evolución humana”, considera Roach. La presencia de numerosos hombres adultos también señala cierto nivel de cooperación.

Otra evidencia sugiere que el Homo erectus (antecesor del moderno Homo sapiens) era más depredador que sus ancestros, quienes pudieron haber carroñado la carne que se comían. Las herramientas de piedra y los huesos con marcas de corte se vuelven más comunes en el registro arqueológico luego de hace aproximadamente 2 millones de años (cuando emergió el Homo erectus).

Y algunos investigadores han especulado que sus esbeltos cuerpos les ayudaron a seguir la pista de presas de rápido movimiento, mientras que los prominentes cerebros demandaban montones de calorías.

“Empieza a haber consenso en el sentido de que hace aproximadamente 2 millones de años vemos más carnívoros, lo que tiene que ver con la cacería”, apunta Roach.

“Quién sabe qué están haciendo aquí”, dice Curtis Marean, un paleoantropólogo de la Universidad del Estado de Arizona, en Tempe. “Podría ser un grupo de caza, pero también podría ser recolección junto al lago”, afirma. Algunas plantas de la costa producen bulbos nutritivos con los que los dueños de las huellas podrían haberse dado atracones.

Pero Marean piensa que Roach y su equipo tienen una buena idea al usar las huellas para estudiar la vida diaria. “Es una pieza de información completamente novedosa”, dice. “Pienso que es una forma verdaderamente interesante de comprender qué hacían antes las comunidades”, agrega.

Oldest evidence for the use of mushrooms as a food source


1/2. Plant fragment recovered in human El Mirón dental calculus. © MPI f. Evolutionary Anthropology/ R. Power

Analyses of old dental calculus show that humans consumed plant foods and mushrooms as early as the Upper Palaeolithic

The human diet during the Magdalenian phase of Europe’s Upper Palaeolithic between 18,000 and 12,000 years ago is poorly known. This is particularly a problem regarding food resources that leave little trace such as plant foods. An international research team, led by Robert Power of the Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology in Leipzig, Germany, has now explored diet in the period through dental calculus analysis on Magdalenian individuals found at El Mirón Cave in Cantabria, Spain. The researchers found that already Upper Palaeolithic individuals used a variety of plant foods and mushrooms, in addition to other food sources. [...] mpg.de/


Actualización 21-04-15:  El hombre en la Edad de Piedra ya incluía setas en su dieta
La dieta del hombre en la Edad de Piedra ya incluía setas y otros hongos, según se desprende del hallazgo realizado sobre una antigua placa dental en los restos de una mujer prehistórica hallada en Cantabria. Se cree que podrían ser para ayudar a sazonar alimentos o como una medicina.

Los antropólogos que estudian los restos de una mujer prehistórica, conocida como 'La Dama Roja', en la cueva de El Mirón (Cantabria) han encontrado esporas de varias especies de hongos incrustadas en sus dientes.

Se cree que los restos que pertenecen a esta mujer de entre 35 y 40 años de edad fue enterrado hace unos 18.700 años. De este modo, el descubrimiento supone la evidencia más antigua existente sobre la presencia de estos alimentos en la dieta de los primeros humanos. Además, arroja nueva luz sobre la misteriosa 'Dama Roja'.

Su cuerpo fue encontrado en 2010 en la cueva. Estaba manchado con pintura roja brillante y adornado con flores de color amarillo con una piedra grabada cerca. Su esqueleto robusto, que no tenía signos de ninguna enfermedad, así como su elaborado funeral, sugiere a los expertos que puede haber sido un alto 'cargo' entre los miembros de la tribu o, incluso, que su muerte se produjo a través de un ritual de sacrificio.

Ahora la investigación está centrada en su dentadura -- la placa endurecida-- con el fin de obtener mayor información sobre la vida de esta mujer. Entre esas costumbres, establecer qué era lo que comía de manera habitual.

SETAS Y CHAMPIÑÓNES

Los investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania), encontraron que sus dientes contenían restos de polen de plantas, hongos y animales. Hallaron evidencias microscópicas de que la mujer había estado comiendo setas y champiñones, entre otros hongos Del mismo modo, se ha observado que los dientes de 'la Dama de Rojo' tenían pocos signos de descomposición. Eso indica que comía pocos hidratos de carbono.

Los expertos que han llevado a cabo este trabajo, publicado en 'Journal of Archaelogical Science', no descartan la posibilidad de que los hongos fueran utilizados en esta época para ayudar a sazonar alimentos o como una medicina.

Roc de Sers: le célèbre site préhistorique ouvre au public samedi




C'est une pièce unique au monde : la frise sculptée du Roc de Sers a 20 000 ans. A partir de samedi, vous pourrez aller voir sa reproduction de près puisque le site préhistorique ouvre au public après de longs travaux d'aménagement.

La frise sculptée a 20 000 ans. C'est la plus ancienne de l'Humanité.
Elle a été découverte en 1927 par le docteur Léon Henri-Martin sous un effondrement de falaise.

C'est une frise de 14 blocs sculptés représentant des animaux. L'original est conservé au Musée d'Archéologie de Saint-Germain-En-Laye. Mais des moulages ont été rapportés sur place à Sers.


A partir de samedi 18 avril, le public pourra voir ces reproductions fidèles de la frise pariétale. Des illustrations et des textes expliquent l'histoire de ces frises et de leurs auteurs, les Solutréens, Homo Sapiens qui maîtrisaient le silex et la sculpture sur paroi.

Ce sont les Solutréens, à la fin de l'ère glaciaire qui inventent le " haut-relief" mais aussi de nombreux outils comme les pointes à face plane ( au Solutréen ancien ), les pièces bifaciales d’une grande finesse, appelées « feuilles de laurier » ( au Solutréen moyen), les « feuilles de saule » et les pointes à cran au Solutréen final. france3-regions.francetvinfo.fr / Link 2 (Vía B&W4)