martes, 12 de mayo de 2015

Las chimpancés cazadoras dan pistas sobre los primeros humanos


Chimpanzee. (stock image). Credit: © Clivia / Fotolia

El único grupo de primates que usa lanzas para cazar de forma habitual puede aportar claves sobre el origen de las sociedades humanas

En la calurosa sabana senegalesa se encuentra el único grupo de chimpancés que usa lanzas para cazar animales con los que alimentarse. Se ha visto a algún otro chimpancé sirviéndose de herramientas para la captura de pequeños mamíferos pero estos, en la comunidad de Fongoli, cazan de forma habitual usando ramas afiladas. Este modo de conseguir alimento es un uso cultural consolidado para este grupo de chimpancés.

Junto a esta innovación tecnológica, en Fongoli se da también una innovación social que les distingue del resto de chimpancés estudiados en África: hay más tolerancia, mayor paridad de sexos en la caza y los machos más corpulentos no atropellan tan a menudo los intereses de los demás gracias a su fuerza. Para los investigadores que vienen observando este comportamiento desde hace una década, estos usos además podrían ofrecer claves sobre la evolución de los ancestros humanos.

"Son la única población no humana conocida que caza vertebrados con herramientas de forma sistemática, por lo que forman una fuente importante para hipótesis sobre el comportamiento de los primeros homínidos basadas en la analogía", explican los investigadores en un estudio en el que plasman sus conclusiones tras diez años observando las cacerías de Fongoli. [...] elpais.com/

Link 2: Female chimps more inclined to use tools when hunting -- ScienceDaily

Team Characterizing DNA from Ancient Human with Recent Neanderthal Ancestry


Oase 1 in norma lateralis left. The scale bar is in centimeters. Photo: www.pnas.org/cgi/reprint/2035108100v1.pdf (2003)
 
May 08, 2015. COLD SPRING HARBOR, NY (GenomeWeb) – Andrea Anderson. An international team has discovered recent Neanderthal ancestry in an ancient jaw sample from a modern human who lived in present-day Romania roughly 37,000 to 42,000 years ago, attendees heard at the Biology of Genomes meeting.

The finding clashes with the notion that most mixing between modern humans and Neanderthals occurred in the Middle East shortly after humans migrated out of Africa, explained Qiaomei Fu, a researcher affiliated with the Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology, the Chinese Academy of Sciences, and Harvard Medical School. Fu presented the work during a session on evolutionary and non-human genomics here today.

Instead, genetic patterns in the ancient human hint at the potential of admixture between modern humans and Neanderthals in Europe that may have persisted until not long before Neanderthals disappeared from the continent some 40,000 years ago.

Past studies have uncovered gene flow from Neanderthals into all tested modern human populations outside of Africa, with non-African individuals carrying between 1 percent and 4 percent Neanderthal sequences in their genomes, on average. The details of this modern human-Neanderthal mixing remain somewhat murky, though it's believed that the archaic and modern human groups first encountered each other not long after humans migrated out of Africa.

To flesh out the details of these interactions, researchers are tapping into fossils samples found outside of Africa after this time, between about 100,000 years ago and 30,000 years ago, Fu noted.

In this case, she and her colleagues focused on DNA from a mandible found at the Pestera cu Oase site in Romania, which contained relatively low levels of endogenous DNA, pronounced DNA degradation, and a large proportion of microbial contaminants that interfered with attempts to directly shotgun sequence the ancient human.

To get around such complications, the team turned to in-solution capture, isolating ancient DNA from more than 2 million sites in the genome.

Though the individual — known as Oase 1 — was clearly human, Fu explained, the resulting sequences indicated that some 5 to 11 percent of his genome originated from Neanderthals.

To look at this in more detail, the researchers used another capture step to scrutinize more than 78,000 sites in the genome that typically differ between modern humans and Neanderthals.

From those variants, the team detected long stretches of Neanderthal DNA that had not been interrupted by admixture, suggesting the individual's Neanderthal ancestry was more recent than that of any modern human tested previously.

In particular, Fu said, roughly half of the Oase 1 individual's chromosome 12 sequence coincided with Neanderthals rather than modern humans. Based on the SNP patterns detected in the sample, the researchers estimated that the individual had a Neanderthal ancestor within the past four to six generations, pointing to later-than-anticipated admixture between Neanderthals and the modern human population to which Oase 1 belonged.

Meanwhile, comparisons between genetic variants in Oase 1 and those in present-day populations or previously sequenced ancient samples suggested that the ancient individual from Romania belonged to a population that was becoming somewhat European.

But while this group resembled both European and Asian populations, Fu noted, it appears to have been far removed from agricultural populations in Europe and does not appear to have contributed much genetically to present-day human populations.

The team is continuing to tease apart patterns from genetic profiles in the sample, including genotyping analyses of the Oase 1 individual's Y chromosome, she said.  genomeweb.com / Link 2


Actualización 14-05-15: Señales de mestizaje entre humanos y neandertales en Europa
Uno de los restos humanos conocidos más antiguos de Europa tenía un ancestro cercano de origen neandertal, quizás un tatarabuelo de su tatarabuelo.

El hallazgo, presentado en la reunión de Biología de Genomas en Cold Spring Harbor, Nueva York, cuestiona la idea de que los seres humanos y los neandertales se cruzaron sólo en el Medio Oriente, hace más de 50.000 años.

ORÍGENES NEANDERTALES

 Qiaomei Fu, una paleogenomicista en la Escuela de Medicina de Harvard, explicó que había secuenciado el ADN de una mandíbula masculina de 40.000 años de antigüedad, que representa a algunos de los primeros restos humanos modernos en Europa. Estiman que el 5-11% del genoma del hueso es neandertal, incluyendo grandes trozos de varios cromosomas.

Analizando cómo la longitud del ADN heredado de cualquier antepasado se acorta con cada generación, el equipo estimó que el hombre tenía un ancestro neandertal en las 4-6 generaciones anteriores.

Las pruebas de ADN confirman los argumentos anteriores de que la mandíbula y los dientes unidos poseían una mezcla de rasgos humanos y neandertales. Sus muelas del juicio, por ejemplo, son mucho más grandes que las de Homo sapiens. "Supongo que es tranquilizador en algún nivel que hay correspondencia entre lo que la anatomía nos está diciendo y lo que los genes nos están diciendo", dice Erik Trinkaus, un paleontólogo de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, que ha analizado la mandíbula y ha leído el trabajo de Fu y su equipo, informa Nature.

La mandíbula fue encontrada entre restos de oso en una cueva rumana llamada Pestera cu Oase (que significa "cueva con huesos") que fue descubierta por un grupo de espeleólogos en 2002. "El único acceso a la cueva es por el buceo a través de un río subterráneo ", dice Trinkaus.


Actualización 31-05-15: El primer humano conocido de suelo europeo sería tataranieto de un neandertal - Los Andes Diario
Uno de los primeros humanos conocidos de Europa tenía un cercano ancestro neandertal, quizá incluso haya sido un tatarabuelo.

El descubrimiento, anunciado durante la reunión de Biología de Genomas, realizada en Cold Spring Harbor, Nueva York, cuestiona la idea de que los humanos y los neandertales solo se cruzaron en Oriente Medio, hace más de 50.000 años.

Qiaomei Fu, investigadora de genomas paleolíticos por la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, contó durante la reunión cómo ella y sus colegas habían secuenciado ADN de una quijada de 40.000 años que representa uno de los primeros restos de humanos modernos en Europa. Estiman que entre 5 y 11 por ciento del genoma óseo es neandertal, incluyendo grandes segmentos de varios cromosomas (el análisis genético también muestra que el individuo era hombre). Al analizar cómo se achica con cada generación el largo del ADN heredado de cualquier ancestro, el equipo estimó que el hombre en cuestión tuvo un ancestro neandertal entre 4 y 6 generaciones previas (los investigadores se negaron a comentar sobre su trabajo porque aún no ha sido publicado en una revista)...


Actualización 22-06-15: Uno de los primeros europeos era tataranieto de neandertales | EL PAÍS
Un equipo internacional de científicos, liderado por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Alemania, ha realizado un estudio que publica hoy la revista Nature y que cambia el escenario propuesto para el encuentro entre dos especies, neandertales y Homo sapiens, y en especial la idea que se tenía de que ambos tipos de humanos nunca se cruzaron en Europa.../ Link 2 


Actualización 23-06-15: Ocho apellidos neandertales (Vía B&W2)
Asistimos a una nueva entrega en la revista Nature de la saga amorosa entre los neandertales y los humanos modernos. Como siempre, el genetista Svante Pääbo está detrás del nuevo capítulo, liderado esta vez por Qiaomei Fu, un colega de la Academia de Ciencias de Pekín. El resto fósil que protagoniza la historia es una […] 

La Junta declara "bien de catalogación general" el yacimiento prehistórico de Marinaleda


 
El yacimiento fue descubierto en 1988 y el procedimiento para declararlo como BIC ha sido adaptado a las nuevas regulaciones

EUROPA PRESS. La Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como "bien de catalogación general", el yacimiento prehistórico de Marinaleda, descubierto en 1988 y en el que fueron localizados restos óseos humanos y "abundante material cerámico", vestigios de la ocupación humana de esta zona de la provincia de Sevilla durante la Edad del Cobre.

A través de una orden dictada el pasado 6 de mayo por el consejero de Cultura en funciones, Luciano Alonso, y recogida por Europa Press, la Administración andaluza remata el procedimiento emprendido en mayo de 2014, para inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como "bien de catalogación general", el yacimiento calcolítico de Marinaleda.

El yacimiento calcolítico de Marinaleda fue descubierto allá por 1988 en el marco de unas obras promovidas por el Ayuntamiento, y desde el primer momento quedó claro que se trataba de un "relevante" registro arqueológico de las antiguas poblaciones humanas que durante la Edad del Cobre poblaron la Sierra Sur de Sevilla. Y es que en este yacimiento fueron localizadas "diversas estructuras" como silos o fondos de cabaña, así como "restos óseos, tanto humanos como animales, y abundante material cerámico". El yacimiento, así, ha sido objeto de investigaciones científicas en 2001 y 2013.

Aunque en 1988 comenzó un primer procedimiento para declarar como bien de interés cultural este yacimiento arqueológico, "aplicando la única figura disponible en el legislación vigente en ese momento", la del bien de interés cultural, en 2014 dicho procedimiento habría sido modificado, por "la necesaria y oportuna revisión del procedimiento incoado, para su adaptación a la nueva normativa andaluza en materia de patrimonio histórico, teniendo en cuenta las específicas características del yacimiento". europapress.es

Artículo relacionado: Excavación de urgencia en el asentamiento de la Edad del Cobre de Marinaleda (Marinaleda, Sevilla).

Reconstruida la historia climática del Pirineo durante una ‘mini glaciación’ de hace 12.800 años


1/2. Cueva de Seso (Huesca) / Jaume Mas Moiset.
 
Un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha reconstruido la historia climática del Pirineo durante el Younger Dryas, un episodio de enfriamiento severo que vivió el hemisferio norte hace unos 12.800 años, en la transición al actual periodo interglacial. Los resultados, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), describen dos etapas diferenciadas: una muy fría y árida y otra, a partir de hace 12.500 años, con mayor disponibilidad de agua.

“El Younger Dryas supone una vuelta a condiciones glaciares en un momento en el que la temperatura del planeta estaba aumentando, en la transición de un periodo glacial a uno interglacial. Esa vuelta a las condiciones glaciares ocurrió de forma muy rápida, por lo que consideramos que su estudio es muy interesante por las analogías que existen con el cambio climático actual”, explica el investigador del CSIC Miguel Bartolomé, del Instituto Pirenaico de Ecología. [...] csic.es / Link 2 (Prensa)

Alaska researchers turn up 12,300-year-old artwork


1/2. Bone pendants found at the Mead archaeological site in Interior Alaska. Photo by Ben Potter.
 
FAIRBANKS - At the edge of a spruce forest in Interior Alaska, archaeologists have unearthed bone pendants that might be the first examples of artwork in northern North America.

During the last two summers, teams led by the University of Alaska Fairbanks’ Ben Potter have expanded the breadth of the Mead Site, a white spruce bench that overlooks Shaw Creek Flats north of Delta Junction. Within the boundaries of the Mead Site, researchers have found what they believe are tent outlines. Inside the oval of what was probably a hide-covered structure 12,300 years ago, a student working with a trowel found a tiny bone pendant with delicate crosshatching on the edge.

“It made my heart stop when I saw it,” Potter said at a lecture recently at the UA Museum of the North in Fairbanks.

Made of bone, the pendants resemble zipper pulls. A second pair found at the site look like tiny fish tails. At the tapered end of each are broken remainders of a round opening, like the eye of a needle. [...] newsminer.com via archaeology.org


Actualización 15-05-15: Colgantes de 12300 años descubiertos en Alaska
Colgantes de hueso tallado se han encontrado en un yacimiento prehistórico en Alaska que pueden llegar a ser los ejemplos muy conocidos de la primera obra en la región norte de América del Norte.

Dos pares de pendientes fueron revelados en el sitio de excavación arqueológica Mead en el desierto del interior de Alaska Fairbanks y entre Delta Junction. En una reciente conferencia en el Museo de la UA Norte , antropólogo Ben Potter de la Universidad de Alaska Fairbanks , dijo del hallazgo, "hizo que mi corazón se detuviera cuando lo vi."...