miércoles, 13 de mayo de 2015

Reconstruyen la vida de uno de los Homo sapiens más antiguos de Asia


The Tianyuan Cave. Photo Qiaomei Fu (2013)
 
No podía tallar piezas líticas pero aprovechó la roca madre de su cueva para obtener lascas con filo

¿Cómo era la vida de un hombre solitario hace 40.000 años? Esto es lo que nos descubre el estudio de los restos óseos de uno de los Homo sapiens más antiguos encontrados en Asia oriental. En concreto, la investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) Yolanda Fernández Jalvo, ha reconstruido cómo vivió y murió el hombre de Tianyuandong.

A través del análisis tafonómico (rama de la paleontología que estudia los proceso formación de los fósiles), en el artículo, que aparece publicado en la revista Journal of Human Evolution, han reconstruido qué le pasó a este individuo. Según Yolanda Fernández Jalvo, "investigar y contar la vida y la muerte de alguien que habitó el planeta hace 40.000 años, además de ser una labor detectivesca, nos ayuda a comprender cómo vivieron nuestros antepasados". [...] mncn.csic.es / Link 2 (Prensa)

Entrada relacionada

El museo de Palencia expone dos ollas prehistóricas localizadas en Támara


 
13 de mayo de 2015. Dentro de la programación especial del Día Internacional de los Museos, el de Palencia, Arqueológico, presentó oficialmente ayer las piezas que exhibe en el espacio dedicado a los Fondos inéditos: dos ollas prehistóricas halladas en 2013 en Támara de Campos, en un enclave que se corresponde con el yacimiento arqueológico El Quintanar, conocido -según explicaron- desde los años 90 del siglo XX.   Ambas vasijas están realizadas a mano, con desgrasantes calizos y cuarcíticos, cocidas en ambiente irregular, pero predominantemente reductor. La principal diferencia entre ellas, además del cuello y la boca, se encuentra en los elementos de prensión -decorativos (?)-. La olla restaurada únicamente muestra dos orejetas bajo el borde, mientras que la otra presenta seis mamelones circulares dispuestos ordenadamente en la parte baja de la panza. 


«Los elementos formales de las vasijas son los que -afirmaron- nos llevan a encuadrarlas en los momentos antiguos de la Edad del Bronce (2000 a.C.), con lo que se amplía temporalmente la ocupación prehistórica de este pequeño asentamiento -se había considerado perteneciente a los momentos finales de la Edad del Cobre (tercer milenio antes de Cristo).  Una de las vasijas ha sido restaurada, mientras que la otra se exhibe tal como apareció, aunque engasada, para que pueda apreciarse su estado en el momento del hallazgo. [...] diariopalentino.es/ / Link 2

Zarpazos de osos prehistóricos en las cuevas de O Courel


/ UDC. En la cueva de Ceza -cerca de Noceda do Courel- se observan marcas de garras de oso.
 
En los últimos diez años se hallaron varias muestras de este singular patrimonio

Una parcela muy singular y poco conocida del patrimonio natural de las sierras orientales gallegas son las huellas que dejaron las garras de los osos prehistóricos en las paredes de las cuevas. El primer hallazgo de este tipo registrado en Galicia tuvo lugar en 1983 en Cova Eirós, en el municipio de Triacastela, un lugar ahora célebre por albergar uno los más importantes yacimientos gallegos del Paleolítico. El primer investigador que observó la presencia de estas marcas fue Juan Ramón Vidal Romaní, director del Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña. Sin embargo, según indica él mismo, al principio creyó que estos arañazos habían sido causados por las botas de los espeleólogos que por entonces visitaban la gruta con frecuencia. [...] lavozdegalicia.es