domingo, 19 de julio de 2015

Investigadores granadinos demuestran un cambio en la relación del tamaño de cara y cráneo en la evolución humana

Han examinado los patrones morfológicos del cráneo de los grandes simios actuales, el que presentan un número amplio de poblaciones humanas actuales, y las características de restos fósiles de homínidos

 Un equipo de investigadores de Málaga y Granada ha constatado el cambio radical que se produjo en el cráneo durante la evolución humana y en la que se pasó de tener unas caras grandes y cerebros relativamente pequeños en los simios actuales y los australopitecinos, a la relación contraria en el género Homo.

Un estudio realizado por un equipo de investigadores andaluces y liderado por el profesor de Ecología y Geología de la Universidad de Málaga, Juan Antonio Pérez Claros, y Juan Manuel Jiménez, profesor de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada, ha desvelado la evolución del neurocráneo como aspecto clave de la historia del linaje de los homínidos.

La investigación, que ha publicado la revista científica Plos One, ha estudiado la morfología del neurocráneo para analizar la relación proporcional entre el tamaño de la cara y la bóveda craneana y determinar sus modificaciones durante la evolución humana.

Los investigadores han examinado los patrones morfológicos del cráneo de los grandes simios actuales, como orangutanes, gorilas o chimpancés, el que presentan un número amplio de poblaciones humanas actuales, y las características de restos fósiles de homínidos, desde el ancestral Sahelanthropus a los recientes neandertales o el conocido como "Hobbit".

El profesor Juan Manuel Jiménez ha detallado a Efe que la investigación ha comparado la forma y distribución del cráneo de un conjunto muy amplio homínidos de los últimos siete millones de años utilizando seis marcadores para determinar su evolución.

"Los australopitecinos tienen un patrón muy parecido al de los grandes simios y que se caracteriza por cráneos con caras relativamente grandes en comparación con el cerebro, más pequeño, lo que se ha dado desde hace siete millones de años hasta hace 1,5", ha explicado Jiménez.

Según el investigador, esto supone que la tendencia de los australopitecinos resultó muy exitosa ya que se mantuvo invariable durante 5,5 millones de años.

La investigación ha constatado que el cambio llegó con el género Homo, en el que la cara es cada vez más pequeña en una tendencia evolutiva que ofrece neurocráneos más desarrollados, lo que se relaciona con un mayor desarrollo de la inteligencia y con otros factores como la dieta.

La novedad en esta evolución la representan los humanos, quienes han cambiado "de forma radical" según el estudio, la manera de coordinar la relación entre la cara y el neurocráneo.

Por otra parte, es estudio ha destacado la existencia de una gran variabilidad morfológica durante los primeros centenares de miles de años de vida del género Homo y que se vio disminuida con el tiempo. ideal.es


Referencia: Neurocranium versus Face: A Morphometric Approach with Classical Anthropometric Variables for Characterizing Patterns of Cranial Integration in Extant Hominoids and Extinct Hominins
Pérez-Claros JA, Jiménez-Arenas JM, Palmqvist P (2015) Neurocranium versus Face: A Morphometric Approach with Classical Anthropometric Variables for Characterizing Patterns of Cranial Integration in Extant Hominoids and Extinct Hominins. PLoS ONE 10(7): e0131055. doi: 10.1371/journal.pone.0131055


Actualización 06-08-15:  Así surgió el rostro humano
Un estudio reconstruye el “cambio radical” en la evolución humana que dio lugar a los inconfundibles rasgos del 'Homo sapiens'...


Actualización 14-09-15: Audio. Cómo ha evolucionado el rostro humano - RTVE.es A la Carta (A partir del min 5:40)

Hallan nueva evidencia sobre uso de fuego por el "Hombre de Peking"

Beijing, 19 jul (PL) Un nuevo hallazgo en un sitio arqueológico de esta capital sugiere que el ancestro del hombre moderno fue capaz de utilizar el fuego hace más de 600 mil años, divulgan hoy expertos.

Los descubrimientos fueron anunciados luego que arqueólogos concluyeran un estudio de excavación de tres años de duración en el sitio fósil de Zhoukoudian, en el suburbio occidental de Beijing.

Gao Xing, investigador del Instituto de Paleontología Vertebrada y Paleoantropología de la Academia de Ciencias de China, explicó que en ese sitio se descubrieron un área de fuego, suelo de metal en polvo, además de rocas y huesos quemados.

Detalló que algunos de los huesos de animales hallados estaban completamente carbonizados, negros por dentro y por fuera, lo que asegura a los especialistas que eso es resultado de combustión.

Los restos fósiles del "Hombre de Peking" fueron descubiertos en la década de 1920, e incluyen un cráneo completo que le dio fama a Zhoukoudian como uno de los primeros sitios poblados por seres humanos.

El descubrimiento de cenizas, huesos quemados y piedras así como semillas calcinadas en 1929, hicieron pensar a muchos científicos que el "Hombre de Peking" conocía el uso del fuego.

No obstante, había escepticismo sobre el origen del fuego. En esta ocasión la evidencia es más convincente, enfatizó Gao. prensa-latina.cu


China finds new evidence for use of fire by 'Peking Man'- China.org.cn
New evidence has been found in an archeological site in Beijing suggesting that the ancestor of modern man was able to use fire more than 600,000 years ago.
The findings were announced Friday, after archeologists spent three years excavating the Zhoukoudian fossil site in the western suburbs of Beijing.
According to Gao Xing, research fellow with the Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology of the Chinese Academy of Sciences, a fire site, sintering soil, and burned rocks and bones were uncovered at the site.
"Some of the animal bones were entirely carbonized, turned black both outside and inside," Gao said. "It is safe for us to conclude that this is the result of burning."
They also found fire sites encircled by rocks and lime resulting from the burning of limestone, Gao added.
Fossils of Peking Man were discovered in the 1920s, including an entire cranium that earned Zhoukoudian fame as one of the birth places of humans.
Ashes, burned bones and rocks, as well as charred seeds were also found in 1929, according to Gao, leading many archeologists to agree that Peking Man knew how to use fire.
However, there has always been skepticism that they resulted from natural fire.
"The evidence this time is more convincing," Gao said. "It has been found under the earth untouched, without weather damage."
"This shows us that Peking Man could not only keep kindling, but knew how to control fire," he said.


Related post