jueves, 23 de julio de 2015

El arte rupestre llega a los cursos de verano de la UNED en Denia


 
La Cova del Comte de Pedreguer y el arte rupestre en la comarca están siendo objeto de estudio en el curso organizado por la UNED que durante tres días profundizará sobre las manifestaciones artísticas prehistóricas en la Marina Alta.

El miércoles dio comienzo este nuevo curso, dirigido por Martí Mas (profesor de Prehistoria de la UNED) y coordinado por Maria Assumpció Sentí, técnica del Servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Dénia.

El director habló en su ponencia inaugural de algunos hallazgos importantes localizados en las últimas décadas y comentando también otros proyectos de investigación que está desarrollándose. Martí Mas habló de la importancia de las nuevas tecnologías, pese a la controversia que existe entre algunos técnicos; e hizo una muestra de documentación gráfica del arte rupestre desde una perspectiva historiográfica. [...] denia.com

Link2: El arte rupestre en la Marina Alta. La Cova del Comte (Cueva) de Pedreguer | INTECCA Comunicación


Actualización 24-07-15Leopardos, canibalismo y mucho más frío en la Marina Alta de hace 25.000 años 
  • Las excavaciones en la Cova del Comte de Pedreguer, expuestas en un curso sobre arte rupestre en la Uned de Dénia, permiten datar el asentamiento en el Gravetiense, en una época más antigua de lo que se creía hasta ahora
  •  La temperatura era comparable a una zona montañosa actual de 1.500 metros de altitud, se han hallado falanges de un leopardo, evidencias de la caza del lince y moluscos para adornos que hoy sólo se localizan en el Atlántico
  •  Los expertos pronostican que la información de las manifestaciones artísticas en los yacimientos de la comarca será comparable a las de Altamira y otras del Cantábrico  
...

Henry y Marie Antoninette de Lumley elogian Atapuerca, único en el mundo



EFE.- Los investigadores franceses Henry y Antoinette de Lumley han elogiado hoy la importancia de los yacimientos de Atapuerca, "únicos en el mundo, para conocer la evolución de la humanidad.

Tras recibir el premio "Evolución" a la labor científica, concedido por la Fundación Atapuerca, Henry de Lumley ha considerado en un breve discurso que Atapuerca contiene todas las etapas de la evolución desde hace más de un millón de años y permite entender cómo ha sido esa evolución morfológica y cultural del hombre y los cambios en su comportamiento y de su modo de vida.

Ha recordado que los yacimientos ayudan también a entender la evolución del clima y de la ecología durante miles de años.

Con más de 45 años de trayectoria profesional, Henry de Lumpley ha dirigido más de 200 excavaciones arqueológicas, ha sido el impulsor de ocho museos de prehistoria en Francia y ha dirigido más de 300 tesis doctorales, entre ellas la de uno de los codirectores de Atapuerca, Eudald Carbonell.

Actualmente, con más de ochenta años, dirige el Laboratorio de Prehistoria del Museo del Hombre, en París, el Instituto de Paleontología Humana de París y la Fundación Alberto I de Mónaco.

Su esposa, Marie Antoinette, es paleoantropóloga participó en el estudio de los orígenes del primer poblamiento de Europa, de hace 1,8 millones de años y en el descubrimiento de la nueva especie bautizada como Homo Georgicus. [....] lavanguardia.com / Link 2 


Actualización 25-07-15: Vídeo. Premios Fundación Atapuerca 2015

Researchers identify plant cultivation in a 23,000-year-old site in the Galilee


Prof. Ehud Weiss Photo by Moti Milrod

Earliest-known example of plant cultivation in the Levant is 11,000 years before earliest-known agriculture

Bar-Ilan University. The Middle East is called the "Cradle of Civilization" because it is where our hunter-gatherer ancestors first established sedentary farming communities. Recently, the traditional dating of humans' first agricultural attempt was shaken up by the discovery of the earliest-known example of plant cultivation in the Levant, 11,000 years earlier than previously accepted.

The team of archaeologists, botanists, and ecologists from Bar-Ilan University, Haifa University, Tel Aviv University, and Harvard University published their work in the scientific journal Plos One on July 22, 2015. The team's conclusions rest on three inter-connected findings, says the study's lead researcher, Prof. Ehud Weiss of Bar-Ilan University's Martin (Szusz) Department of Land of Israel Studies and Archaeology. First is the higher-than-usual presence at the site of domestic-type, rather than wild-type, wheat and barley dispersal units. Second, the researchers noted a high concentration of proto-weeds - plants of the type known to flourish in fields planted with domesticated crops. Finally, analysis of the tools found at the site revealed blades used for cutting and harvesting cereal plants. [...] eurekalert.org/ / Link 2 


Actualización: Un hallazgo arroja luz sobre los primeros albores de la agricultura hace 23.000 años

EFE. Hallazgos localizados en un asentamiento neolítico de la Galilea, en el norte de Israel, arrojan luz sobre los albores de la agricultura hace 23.000 años, 11.000 años antes de la fecha en que se datan los descubrimientos de los primeros intentos del ser humano de practicar esta técnica.

La región de Oriente Medio o el Creciente Fértil es considerada la "Cuna de la Civilización" porque fue donde nuestros antepasados nómadas se convirtieron en sedentarios y se establecieron en comunidades agrícolas, en lo que supuso una revolución datada por los investigadores hace unos 12.000 años.

Pero un grupo multidisciplinar que aglutina a arqueólogos, botánicos y ecologistas de las universidades israelíes de Bar-Ilán, Haifa y Tel Aviv, en colaboración con la estadounidense de Harvard, publica esta semana un estudio en la revista científica PlosOne, que echa por tierra la fecha aceptada del comienzo del cultivo.

"Lo más increíble de nuestra investigación es que, por primera vez, hemos encontrado cebada y trigo de 23.000 años en un asentamiento de cazadores-recolectores en el Mar de Galilea y descubrimos que ya habían comenzado a cultivarlo", explica a Efe el profesor Ehud Weiss, del Departamento de Estudios de la Tierra de Israel y Arqueología de la Universidad Bar-Ilán.

El emplazamiento donde se localizaron se conoce como Ohalo II, un enclave de cazadores, pescadores y recolectores que vivieron en la costa del lago Genesaret o Mar de Galilea, durante el Epipaleolítico, donde se encontraron seis chozas, una tumba, restos bien conservados de animales y plantas, así como collares de perlas del Mediterráneo y utensilios de piedra.

El sitio está situado nueve kilómetros al sur de la moderna ciudad de Tiberíades y fue descubierto en 1989 cuando las aguas del lago retrocedieron debido a una sequía.

Las conclusiones de la investigación se basan en tres aspectos.

El primero es la presencia de una mayor cantidad de trigo y cebada plantados que del tipo salvaje.

"Tenemos un porcentaje de cerca del 40 por ciento de restos de plantas más ásperas que las salvajes, que suelen ser más blandas, lo que significa que genéticamente hubo alguna modificación", refiere Weiss.

Según los investigadores, esto demostraría que el plantado y cultivo de cereales en esta comunidad antigua pudo prolongarse durante años.

En segundo lugar, se vio mayor volumen del esperado de "proto-rastrojos", aquellos que proliferan junto a las cosechas, y que sólo habían sido descubiertos 11.000 años después, en la fecha tradicionalmente aceptada del inicio de la agricultura.

Por último, los análisis de las herramientas encontradas revelaron la existencia de hoces y raspadores de sílex, empleados para cortar y cosechar cereales y se cree que son los más antiguos jamás hallados.

Otros aspectos que refuerzan el estudio son los cerca de 150.000 restos de plantas que aparecieron en algunos habitáculos, lo que muestra que los pobladores del enclave llegaron a reunir más de 140 especies de plantas del entorno.

Entre estas muestras se identificaron cereales comestibles como cebada y avena silvestres mezcladas con 13 especies de "proto-rastrojos", aquellos ancestros de las indeseables malas hierbas que florecen junto a los cultivos, lo que indicaría que se mezclaban con la cosecha de forma no intencional.

También hubo cambios morfológicos en valles del entorno y se encontró una herramienta rudimentaria para moler cereal, así como piedras aplastadas con zonas quemadas sobre las que pudo cocerse una masa primigenia de pan, similar a la pita, apunta el investigador.

"Todos los descubrimientos de este sitio reflejan lo inteligentes que eran sus pobladores hace 23.000 años y que sabían emplear los recursos del entorno de manera eficiente", explica.

Con todo, se muestra cauto a la hora de poner una nueva fecha al comienzo de la agricultura y califica el hallazgo de un "intento de cultivo".

"Según las evidencias podemos asegurar que comenzaron a cultivar cereales, pero aparentemente no fue un evento que se prolongara en el tiempo y existe un agujero de más de 10.000 años tras el cual todo comenzó de cero y entonces sí resultó exitoso", subraya Weiss.

La revolución agrícola no sólo cambio la sociedad sino el planeta y se cree que precedió a los asentamientos humanos y pudo promover el desarrollo y aparición de la propiedad y la civilización tal y como la concebimos hoy.

Weiss subraya que la agricultura supuso un cambio en las relaciones entre hombres y mujeres, pues en la etapa de recolección era mas igualitaria, pero el hombre se hizo dominante con el incremento de los recursos y supo utilizar esa influencia.

"Tanto en la familia como en la sociedad el hecho de que comenzara la agricultura supuso un gran cambio y conformó la sociedad y en esta influyó en la aparición de la tecnología porque el ser humano dispuso de más tiempo libre", concluye.


Actualización 06-08-15:: ¿Agricultura anterior al Neolítico?  (Vía B&W1)
El desarrollo cultural humano parece que estaría bien delimitado en función de los datos arqueológicos que se obtienen de los yacimientos conocidos. Sin embargo, todos somos conscientes de la parquedad de los mismos, sobre todo cuanto más nos retraigamos en el tiempo. Esta es la causa de que de vez en cuando aparezcan nuevas informaciones sobre aspectos determinados de nuestro desarrollo cultural que parecen romper el modelo, estructurado en el siglo pasado, que recoge el progreso de la Humanidad en todos sus quehaceres...