viernes, 31 de julio de 2015

Hallan restos de un rinoceronte de hace 120.000 años en Castelldefels


 
La Cueva del Rinoceronte, radicada en Castelldefels (Barcelona) y que se empezó a investigar en 2002, es un yacimiento del Pleistoceno en el que se han encontrado abundantes restos de tortuga mediterránea, un elefante completo y los restos de una especie de cérvido actualmente extinguida.
 
Los hallazgos continúan en este enclave de la costa central catalana: investigadores de la Universitat de Barcelona han encontrado los restos del esqueleto de un rinoceronte adulto de hace unos 120.000 años en el yacimiento de la cueva.

El reciente hallazgo corresponde a la especie de rinoceronte Stephanorhinus hundsheimensis, que hasta ahora se creía extinguida en Europa desde hacía 500.000 años.

Los expertos consideran que, en el caso de la cueva de Castelldefels, parece claro que el rinoceronte pervivió más tiempo. Los investigadores, Montserrat Sanz, de UNIARQ-Universidad de Lisboa y Joan Daura del GRQ-SERP de la Universitat de Barcelona, creen que "probablemente el rinoceronte cayó en la cueva de forma accidental".

Aseguran los especialistas que el yacimiento de la Cueva del Rinoceronte es único en Cataluña. "En la cuenca mediterránea son muy escasos los yacimientos de este periodo con una secuencia estratigráfica tan completa", han explicado.

Hace dos años, un equipo de arqueólogos descubrió en la misma cueva de Castelldefels un cérvido de hace 90.000 años, el primero del que se tuvo conocimiento en la Península Ibérica. El descubrimiento de esta especie de cérvido actualmente extinguida fue realizado por los los investigadores del Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERP) y del Grupo de Investigación del Cuaternario (GRQ) de la Universitat de Barcelona (UB). HÉCTOR MARÍN / elmundo.es

Retoman las excavaciones del yacimiento del Caramoro (Elche)


1/5

El MAHE y la Instituto de Arqueología de la Universidad de Alicante han desarrollado un proyecto para excavar el poblado fortificado del Caramoro. El yacimiento tiene cuatro mil años y se encuentra en la partida de Altabix

Vuelven las excavaciones del yacimiento ilicitano del Caramoro. El Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE) y el Instituto de Arqueología de la Universidad de Alicante se han unido para investigar nuevos hallazgos. Se trata del primer proyecto de este tipo que se realiza en Elche desde que se inauguró el MAHE en 2006.

Los restos de Caramoro indican que se trata de un poblado de la edad del Bronce que existió entre el año 2000 y 1.500 a.C. Se trata de un área fortificada por un tramo de muralla de tres metros de altura que aún se conserva en la partida rural de Altabix.

Durante este mes se ha llevado a cabo la excavación y se han descubierto habitaciones de gran tamaño dedicadas a la vida cotidiana que cuentan con un gran valor arqueológico, pero, sobre todo, uno de los descubrimientos más importantes es un pequeño taller de fabricación de accesorios de marfil, procedentes de elefantes africanos, que se dedicaba a exportar los elementos resto de poblados.

Otros de los hallazgos han sido collares fabricados con huesos y conchas, así como semillas de trigo, cebada y habas carbonizadas. Estos objetos se expondrán en el MAHE el próximo año, junto a otros descubrimientos anteriores como el de el cráneo de un bebé que presenta un golpe de un arma metálica. La exposición también contará con elementos gráficos como un una representación en vídeo de cómo fue el entierro del bebé o una vista aérea del poblado.[...] teleelx.es / Link 2 (EFE)