domingo, 13 de septiembre de 2015

La UGR revela el impacto de la acción humana en el medio ambiente hace 3.900 años


2/2

El equipo de trabajo, integrado por científicos de más de diez entidades de cinco países distintos y dirigido por Gonzalo Jiménez Moreno, del departamento de Estratigrafía y Paleontología de la UGR, analiza las señales biológicas, físicas y químicas que han quedado registradas en los sedimentos depositados en los lagos alpinos de Sierra Nevada y en la turbera de El Padul

Un equipo científico internacional, dirigido por el profesor del departamento de Estratigrafía y Paleontología de la Universidad de Granada Gonzalo Jiménez Moreno, ha revelado el impacto del cambio climático y de la acción humana en el medio ambiente, a través de un proyecto de investigación multidisciplinar denominado “PALEODUL” que estudia los sedimentos depositados en los humedales de Sierra Nevada.

El estudio ha permitido corroborar el impacto de la acción del hombre en el medio ambiente, que se hace evidente desde hace 3900 años por un aumento en la frecuencia de incendios y por la presencia de contaminación por plomo provocada por la minería, y revela también la presencia creciente del cultivo de olivo en las faldas de Sierra Nevada y la repoblación con pino en las últimas décadas.

Este trabajo de investigación está permitiendo realizar un análisis pluridisciplinar de las señales biológicas, físicas y químicas que han quedado registradas en los sedimentos depositados en los lagos alpinos y en la turbera de El Padul, en donde se encuentran registros de múltiples ciclos glaciares e interglaciares acaecidos durante el último millón de años. [...] Universidad de Granada

 
Vídeo ilustrativo sobre el proyecto PALEODUL:




Entrada relacionada

Un algoritmo ayuda a detectar los cambios climáticos bruscos sucedidos durante la última edad de hielo


El exministro de Estado para el Cambio Climático británico Greg Barker observa un núcleo de hielo de 75.000 años sostenido por el catedrático Mulvaney. /Prospección Antártica Británica (CC 2.0)

La Universidad de Córdoba participa en un proyecto europeo junto a la Agencia Espacial Europea para comprender calentamientos abruptos de la última glaciación

El estudio de los climas pasados es una disciplina compleja. En ausencia de registros como los existentes en la actualidad, los científicos deben buscar testigos para conocer aquellos climas. El hielo conservado en glaciares de montaña y en el Polo Sur es uno de estos indicadores que permiten reconstruir las condiciones del planeta, especialmente de los últimos periodos glaciales. A partir de muestras cilíndricas obtenidas en glaciares, los investigadores extraen valiosos datos. Para procesar toda la información que contienen estos núcleos congelados son necesarios los estudios estadísticos. Ahora, un algoritmo propuesto en un proyecto europeo en el que ha participado la Universidad de Córdoba puede ayudar a conocer mejor cómo evolucionó el clima en la última etapa glacial al caracterizar los cambios bruscos que entonces se produjeron. La última edad de hielo se desarrolló, grosso modo, aproximadamente entre 110.000 años y 12.000 años antes del momento presente. Desde entonces, [... ] uco.es / Link 2 

La cara humana y la de un chimpancé difieren por la expresión génica


 
La cara de un chimpancé es bastante diferente a la de un ser humano, a pesar del hecho de que los primeros son nuestros parientes más cercanos en el árbol de primates. Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EE UU) han identificado cómo podrían surgir esas distinciones estructurales en dos especies con bases genéticas casi idénticas. La clave está en cuánto, cuándo y dónde se expresan dichos genes.... SINC

Link 2Scientists home in on origin of human, chimpanzee facial differences | Stanford Medicine