jueves, 3 de diciembre de 2015

Investigadores de la US secuencian el ADN de los primeros habitantes de Sevilla


Foto: EUROPA PRESS/US

El individuo estudiado, un varón adulto de la Edad del Cobre (3.200-2.200 a.C.) encontrado en la zona de Valencina y Castilleja de Guzmán

EUROPA PRESS. Investigadores del grupo de investigación Atlas de la Universidad de Sevilla, integrado en el Departamento de Prehistoria y Arqueología, han secuenciado el ADN de los primeros habitantes de Sevilla, aprovechando los vestigios descubiertos en la zona arqueológica de Valencia de la Concepción y Castilleja de Guzmán, datados en la Edad del Cobre (3.200-2.200 a.C.). También ha participado el grupo de Genética Forense y Poblaciones del Departamento de Toxicología y Legislación Sanitaria de la Universidad Complutense.

En un comunicado se indica que las conclusiones de este estudio, realizado en un laboratorio destinado al análisis de ADN antiguo, indican que se trata de un varón de entre 17 y 25 años de edad y cuyo ADN, extraído de dos piezas dentales, indica que el sujeto estudiado es un linaje mitocondrial humano propio de la Eurasia occidental.

Los primeros resultados de estas investigaciones han sido publicados en revistas internacionales de primer nivel como Quaternary International, Journal of Ar-chaeological Science, International Journal of Osteoarchaeology, European Journal of Archaeology y Cambridge Archaeological Journal.

Los descubrimientos arqueológicos en la zona de Valencina y Castilleja de Guzmán han sido de gran importancia para el conocimiento de la Edad del Cobre en Europa y ha proporcionado las claves científicas de las primeras sociedades agrarias y sedentarias del bajo valle del Guadalquivir, origen de la actual Sevilla.

El individuo estudiado supone un caso excepcional de inhumación individual (en ese periodo predominan los enterramientos colectivos) en una tumba de gran porte y con unos ajuares singulares por su cantidad y calidad, ya que incluyen numerosos objetos elaborados de materias primas exóticas, algunas de ellas procedentes de fuera de la península, como el marfil o el huevo de avestruz.

Por todo ello, los huesos encontrados pertenecerían a un persona de alto estatus social, con acceso a costosos productos elaborados en materia primas foráneas. Incluso, la presencia de un colmillo de elefante indica que quizás se trata de un comerciante o artesano especializado en la adquisición y trabajo de esta materia prima. 20minutos.es


Evento relacionado: Conferencia: Primera secuencia de ADN de la Población Prehistórica Sevillana


Actualización: El primer sevillano era un europeo abierto al mundo | EL MUNDO
El estudio arqueológico y biológico de su ajuar funerario y del ADN de dos de sus dientes ha revelado que el joven de hace cinco mil años que yacía en una importante tumba megalítica descubierta en el pueblo sevillano de Valencina de la Concepción era de estirpe genética europea por parte de madre (se desconoce la del padre) y pertenecía a una cultura cosmopolita con conexiones comerciales internacionales con África, Asia, Oriente Próximo, islas mediterráneas y otros puntos de la Península Ibérica y Europa. En síntesis, se puede afirmar que el primer sevillano, el habitante prehistórico más antiguo de la zona al que se secuencia su perfil genético, era un tipo europeo local, pero abierto al mundo.

 
En la pizarra digital del aula 1 de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla brillaba ayer al mediodía la foto de un esqueleto completo, tumbado sobre su costado derecho y curvado. Son los huesos del hombre de hace unos 3.000 años antes de Cristo que encontraron en la parte inferior de la cámara principal de una gran tumba megalítica -le precedía una antecámara con otros cuatro esqueletos y un corredor de 17 metros- excavada en sector PP-4 del yacimiento de Montelirio. Éste pertenece a la zona arqueológica de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán, en la cornisa del Aljarafe, una de las áreas más ricas de la edad del cobre en Europa Occidental...

Une habitation vieille de 4 500 ans en Normandie


 
À Saint-André-sur-Orne, au sud de Caen, les archéologues de l'INRAP ont mis au jour les traces d'une habitation vieille de 4 500 ans. Un site unique en Normandie.

Les bords de l’Orne et leurs bonnes terres agricoles ont toujours attiré les hommes. Ceux-ci y trouvent un environnement adapté à la culture des céréales, mais aussi à l’élevage du bétail – vaches et moutons principalement. La présence d’un site préhistorique à Saint-André-sur-Orne, sur la première terrasse non inondable des bords du fleuve, n’est donc pas une surprise. Ce qui l’est plus, en revanche, c’est la nature de ce site, découvert à l’occasion des fouilles préventives menées dans le cadre du chantier d’aménagement de la zone d’activité de la commune. [...] Liberté Bonhomme Libre


Vídeo: INRAP saint andré sur orne
Ver en PaleoVídeos > L.R.2.9 nº 11.

La Cueva de Bedmar, el único yacimiento de la época Neandertal dedicado a la talla de útiles



EUROPA PRESS. El yacimiento de la Cueva de Bedmar (Jaén) es el único descubierto de la época de Neandertal dedicado sólo a la talla de útiles. En la actualidad se están catalogando las cerca de 600 piezas halladas este verano a través de la excavaciones realizadas en este lugar gracias a la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana (Fipeh), el Ayuntamiento de Bedmar y la Caja Rural de Jaén La Diputación ha acogido la presentación de los trabajos arqueológicos desarrollados en el yacimiento de la Cueva de Bedmar, en el Parque Natural de Sierra Mágina. [...] 20minutos.es / Link 2 

Descubren en Pedreguer una plaqueta con un caballo grabado de hace 20.000 años


El arqueólogo Josep Casabó muestra la plaqueta encontrada en la cueva.
 
Los arqueólogos advierten del «potencial» del yacimiento paleolítico de la Cova del Comte

«Un picasso de hace 20.000 años». Así definió ayer el presidente de la Fundació Cirne, Enric Martínez, la plaqueta encontrada ahora en la Cova del Comte de Pedreguer. Los expertos confirmaron lo excepcional del hallazgo. «Es una de las manifestaciones artísticas más antiguas del País Valencià», enfatizó el arqueólogo Josep Casabó.

La plaqueta, de unos 12 cm, tiene grabado con trazos muy esquemáticos la cabeza de un caballo. Pertenece al periodo del paleolítico superior conocido como solutrense (se remonta a hace entre 22.000 y 18.000 años). Y no es el único hallazgo de la tercera campaña de excavaciones en este yacimiento, que terminó hace unos días. Los arqueólogos, tras vaciar de sedimento la entrada a la gruta, han descubierto otro grabado parietal solutrense. El dibujo inciso también es el de un caballo. El potencial de arte rupestre paleolítico de esta cueva salió a la luz en 2011. La Cova del Comte, pese a su nombre de alcurnia, se había utilizado hasta entonces como un aprisco en el que los pastores guardaban el ganado. Pero en su sala más profunda, a la que se accede por una estrecha gatera, escondía un santuario de arte prehistórico.

La plaqueta

En esta última campaña, han encontrado una punta de sílex primorosamente trabajada. El jefe del servicio territorial de Patrimonio, Josean López, sostuvo ayer que es una hoja solutrense «de libro». El denticulado de sus bordes despista. Pudo realizarse en una época posterior. La pieza quizás formó parte del ajuar de un enterramiento calcolítico documentado también ahora. López animó al Ayuntamiento a instar la declaración de BIC del yacimiento y crear una colección museográfica para poder mostrar los hallazgos. Los arqueólogos coincidieron en el «excepcional potencial» de esta cueva. Solo han acariciado su epidermis paleolítica. Informacion.es / Link 2 (Fotos)