sábado, 19 de diciembre de 2015

Rodrigo de Balbín confía en que el Principado apoye nuevas excavaciones en Tito Bustillo


Cueva de Tito Bustillo

El arqueólogo responsable de las investigaciones en la cueva riosellana tiene aún pendiente de publicar sus últimos trabajos 

Rodrigo de Balbín Berhmann, Catedrático de Prehistoria responsable de las investigaciones arqueológicas en la riosellana cueva de Tito Bustillo, pronunciaba ayer su discurso académico de jubilación. Fue a las doce del mediodía en el salón de actos del rectorado de la Universidad de Alcalá de Henares, donde aún seguirá impartiendo clases magistrales algún tiempo más. El de ayer fue «un acto formal universitario, porque mi jubilación no llegará hasta el mes de junio, aunque es probable que siga como Profesor Emérito», explicó. Es decir, continuará en la docencia, «seguiré haciendo lo mismo hasta que me echen, hasta dentro de unos tres años mas o menos», añadió. Inicia así un nuevo estatus académico que se unirá a los cuarenta años transcurridos desde la lectura de su Tesis Doctoral. Por ese motivo, en su discurso no faltaron referencias a todo ese tiempo, sin olvidarse de Ribadesella y Tito Bustillo, «porque ocupan un papel primordial en mi vida».  [...] elcomercio.es


Entrada relacionada 

 

Los seres humanos provocaron un nefasto cambio en la Tierra hace 6.000 años

Hace 6.000 años la influencia del ser humano inició un cambio irreversible en otros seres vivos, que se vieron obligados a adaptarse o a resignarse a desaparecer.

El aumento de la población y el desarrollo de la agricultura son dos de los motivos que han modificado la distribución de los hábitats de los animales y de las plantas en todo el planeta. Según el portal Smithsonian, la segregación de las especies es mucho más profunda, lo que ha derivado en una nueva etapa en la evolución global.

En esta nueva era, el antropoceno, el hombre pasó a ser una fuerza capaz de realizar cambios fundamentales para la vida en el planeta.

De esta manera, estudios comparativos del presente y de los rastros encontrados en los fósiles han permitido cambiar el patrón para entender la vida en el planeta tal y como se propagó durante más de 300 millones de años.

Así, las tradicionales especies de animales encontradas durante todo ese tiempo se volvieron cada vez más escasas. Mientras tanto, hace 6.000 años la actividad humana se empezó a expandir y se hizo dependiente de la agricultura, lo que derivó en la segregación de los demás seres vivos.

"Hay una estructura de comunidad que está cambiando de una manera en la que no lo había hecho antes y eso parece estar asociado con los humanos", explica Erle Ellis, profesor de Geografía y de Sistemas Medioambientales en la Universidad de Maryland.

Por su parte, el paleoecologista Gregory Deitl sostiene que el cambio de un patrón de pensamiento de 300 millones de años demuestra que se vive en un nuevo mundo. Además, asegura que frente a los cambios climáticos y a la creciente segregación, las especies se volvieron más vulnerables, por lo que podrían extinguirse, dado que el ser humano destruyó y fragmentó sus hábitats. RT


Referencia: S. Kathleen Lyons et al. Holocene shifts in the assembly of plant and animal communities implicate human impacts. Nature, 2015; DOI: 10.1038/nature16447