jueves, 4 de febrero de 2016

4D · Arte Rupestre



MONOGRAFÍA 3: 4D. Arte rupestre. Monitorización del Abrigo del Buen Aire I (Jumilla), Cueva del Mediodía (Yecla), Cañaica del Calar II (Moratalla), Abrigo Grande de Minateda (Hellín) y Solana de las Covachas (Nerpio). 
Ya está disponible el libro 4D · Arte Rupestre. Este volumen constituye el número 3 de las monografías del CEPAR (Centro de Estudios de Prehistoria y Arte Rupestre de la Región de Murcia) y se puede descargar en formato PDF desde la web de Cuadernos de Arte Rupestre

Vía Arte Rupestre del Arco Mediterraneo

Entrada relacionada

El misterio de los europeos extinguidos tras el final de la glaciación


Cráneo del yacimiento de Dolnte Vestonice, en la República Checa
 
Un análisis genético muestra que hace unos 14.500 años desapareció un grupo humano descendiente de los cazadores recolectores que sobrevivieron al último máximo glacial

...  Esta semana, un equipo liderado por Johannes Krause, director del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena (Alemania), ha anunciado los resultados del análisis genético de 35 individuos que vivieron entre hace 35.000 y 7.000 años en Francia, Alemania, Bélgica, Italia, la República Checa y Rumanía. En aquel periodo, los pequeños grupos de Homo sapiens que habían llegado a Europa milenios antes procedentes de África se estaban convirtiendo en la especie humana dominante ante la decadencia neandertal. Pero tampoco tenían una vida fácil. El último máximo glacial, que comenzó hace unos 25.000 años y mantuvo medio mundo congelado durante más de 60 siglos, obligó a muchos de estos grupos a refugiarse en el sur del continente.

En esas posiciones de resistencia, las poblaciones se redujeron y se produjo lo que se conoce como un cuello de botella genético, que queda registrado como una reducción de la diversidad de las poblaciones. Una de las consecuencias de aquellos sufrimientos se observa en el estudio que hoy se publica en la revista Current Biology. El análisis del ADN mitocondrial de tres individuos que vivieron en lo que hoy son Bélgica y Francia antes de que comenzase el periodo más gélido de la glaciación muestra que pertenecían al haplogrupo M, un linaje humano que hoy es común en Asia o las poblaciones de nativos americanos, pero ha desaparecido de Europa. Este hallazgo sustentaría la hipótesis de que todos los humanos no africanos surgieron a partir de una única y rápida migración que comenzó hace unos 50.000 años. [...] EL PAÍS


Link 2: DNA evidence uncovers major upheaval in Europe near end of last Ice Age / Link 3
DNA evidence lifted from the ancient bones and teeth of people who lived in Europe from the Late Pleistocene to the early Holocene—spanning almost 30,000 years of European prehistory—has offered some surprises, according to researchers who report their findings in the Cell Press journal Current Biology on Feb. 4, 2016. Perhaps most notably, the evidence shows a major shift in the population around 14,500 years ago, during a period of severe climatic instability...

A photograph of les Closeaux at Rueil-Malmaison, Paris Basin, France. Credit: L. Lang

Actualización: Tras las huellas de la gran extinción paleolítica en el sur lucense 
Un importante hallazgo de ámbito europeo incrementa el interés de los yacimientos de la zona... 


Actualización: ¿Qué sucedió con los cromañones? | Reflexiones de un primate (Vía B&W2)
La historia evolutiva de las poblaciones humanas de Europa parece haber sido siempre muy compleja. Sospechamos que nuestro continente ha sido repoblado quizá en muchas ocasiones desde hace 1,5 millones de años, sin que ello haya supuesto necesariamente la completa desaparición de cada una de las poblaciones que fueron llegando durante el Pleistoceno. La alternancia […]  

La ciudad de Segovia lleva habitada desde hace al menos 4.200 años


La roca del Alcázar de Segovia cuenta con numerosas cavidades./ Juan Martín

Los arqueólogos que investigan el Abrigo del Molino descubren una cueva en la roca del Alcázar con restos datados entre 2.200 y 2.400 años a.C., lo que obliga a revisar la prehistoria de Segovia.

Hasta ahora, los arqueólogos defendían que los primeros pobladores del solar donde hoy se ubica la ciudad de Segovia se establecieron allí en la llamada Edad del Hierro, pocos siglos antes de la llegada de los romanos. El documento sobre arqueología de Segovia incluido en el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS), redactado en 2015, reconoce que “no se puede concretar si el actual espacio en el que se localiza el recinto amurallado ya daría cabida a efectivos asentados de forma permanente” en las dos épocas precedentes a la Edad del Hierro, o sea, el Calcolítico o Edad del Cobre y la Edad del Bronce.

Un hecho recientemente acaecido modificará el paradigma. El equipo investigador del Abrigo del Molino, en su búsqueda de las primeras ocupaciones de Segovia, ha descubierto una cueva “en la misma roca del Alcázar” con restos humanos de hace más de 4.000 años.

Aunque el arqueólogo David Álvarez prefiere no desvelar la ubicación exacta de la cavidad, en aras de su protección, sí explica que en ella se han realizado dos pequeñas catas, de un metro cuadrado. En la efectuada al exterior de la cueva se encontraron “muchísimos fragmentos cerámicos” y, entre ellos, algunos campaniformes, propios de los contextos funerarios del Calcolítico o Edad del Cobre.

Pero lo más interesante, sin duda, estaba en el interior. En el segundo sondeo, a unos 20 metros de la entrada de la cueva, descubrieron el mismo tipo de cerámicas y, además, lo que Álvarez interpreta como “un enterramiento múltiple”. Entre los restos óseos hallados figuraban varios fragmentos de cráneo y una costilla. Esta última fue remitida por los arqueólogos a un laboratorio para su datación por el método del Carbono 14. El resultado ha despejado toda duda. “La cronología que nos da es de entre 2.200 y 2.400 años antes de Cristo”, revela Álvarez. “Eso significa —agrega su compañera María de Andrés— que el primer poblamiento de Segovia no es de la Edad del Hierro, sino mucho más antiguo”.

A la espera de recibir un estudio detallado de los huesos aparecidos que se está llevando a cabo en la Universidad Complutense, Álvarez si quiere advertir de un detalla, curioso, de la excavación. “Aunque todo el material descubierto es coetáneo, está removido, y debajo de ese paquete hallamos, para sorpresa nuestra, un fragmento de terra sigillata —cerámica romana— y otro de una tegula, también romana”. Los arqueólogos manejan, como hipótesis, que en algún momento del Bajo Imperio romano, en una época de crisis, alguien entrara en la cueva y excavara, tal vez con la intención de esconder sus riquezas allí. Para Álvarez, esta rareza de hallar un nivel ‘moderno’ debajo de uno más antiguo (“una estratigrafía invertida”, como apunta De Andrés) no invalida la importancia del yacimiento. “La cerámica campaniforme descubierta —subraya—concuerda con la datación de la costilla”.

Los dos arqueólogos sostienen, al unísono, que aunque en el casco histórico de Segovia “todavía no hay evidencias arqueológicas” de poblamiento en la Edad del Cobre o la del Bronce, la existencia de varias cuevas con uso funerario de esa época en su entorno (La Tarascona y la recientemente descubierta en la roca del Alcázar) “invita a pensar que en Segovia tuvo que haber población” y máxime teniendo en cuenta que, a inicios de la Edad del Bronce, la mayor parte de los poblados se ubicaban en lugares destacados del paisaje, buscando una fácil defensa, una condición que, sin duda, cumplía con creces la zona de mayor altitud de la actual ciudad de Segovia.

Álvarez y De Andrés tienen de intención de publicar, antes de verano, un artículo científico sobre este hallazgo, que promete dar un vuelco a la prehistoria final en la ciudad de Segovia. Y después, volver al campo en el que realmente son especialistas, el Paleolítico. [...] El Adelantado

Entregan al Museo de Santa Cruz de Toledo una estela funeraria descubierta por un agricultor


 
La Guardia Civil ha entregado al museo de Santa Cruz de Toledo una estela funeraria que fue descubierta por un agricultor en un pueblo de la comarca de la Jara. Según el informe técnico de la Dirección Provincial de la Consejería de Educación Cultura y Deportes, la estela podría haberse tallado 1.100 años a.c., a finales de la Edad de Bronce.

EUROPA PRESS. El pasado día 24 de diciembre, una patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Toledo se desplazó hasta una población de la comarca de la Jara donde se entrevistó con un vecino que el día anterior se había puesto en contacto con ellos para informales sobre la localización de una estela funeraria en una tierra de cultivo, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

La Guardia Civil comprobó que se trataba de una piedra grabada con una figura antropomorfa en su parte central que correspondía a un guerrero con casco del que se podía apreciar que salía un cuerno.

A la derecha de esta imagen se distinguía una espada y una lanza mientras que en su parte izquierda se observó un escudo circular con tres círculos concéntricos, en cuyo centro se pudo diferenciar lo que podría ser una estrella.

Los agentes tasaron la estela que pesa 20 kilos y mide 60 centímetros de largo, 37 centímetros del lado más ancho y el más estrecho, unos 26 centímetros.

 
La Guardia Civil contactó con la Dirección Provincial de la Consejería de Educación Cultura y Deportes de Toledo para comunicar el hallazgo para que especialistas en la materia que evaluaran y verificaran la autenticidad y antigüedad de esta pieza.

Finalmente la estela funeraria fue entregada por la Guardia Civil en al museo de Santa Cruz de Toledo para su estudio y depósito. 20minutos.es

Los materiales arqueológicos de Castillejo del Bonete evidencian rituales de banquetes y ofrendas


Fig. 13. Cuenta de madera: Nº. 1 y 3. Fotografías realizadas con lupa binocular Leica (Nº. 1, visión polar; Nº. 3, visión ecuatorial). Nº. 2 y 4. Fotografías realizadas con microscopio electrónico de barrido. (Nº. 2, detalle de perforación de cuenta TE15BO/26013-58; Nº. 4, detalle de la superficie pulida)
 
La revista científica de investigación prehistórica MENGA acaba de publicar un estudio sobre los materiales arqueológicos encontrados en Castillejo del Bonete, el complejo tumular de Terrinches (Ciudad Real), que evidencian la celebración ritual de banquetes y ofrendas durante la Prehistoria Reciente en una cueva monumentalizada mediante túmulos en el interior de la Península Ibérica.

Este artículo científico, que se titula “Paleoecología y cultura material en el complejo tumular prehistórico de Castillejo del Bonete”, supone un avance de la investigación paleoecológica sobre las colecciones de carbón, polen y microvertebrados. Además se presentan cuentas de piedra y madera, colgantes de concha, material lítico, la colección cerámica, nuevas metalografías e industria metálica y botones de marfil. [...] eldiadigital.es


Referencia: Paleoecología y cultura material en el complejo tumular prehistórico de Castillejo del Bonete (Terrinches, Ciudad Real): estudio analítico y contexto cultural". Menga, Revista de Prehistoria de Andalucía, 6: 118-147. Texto completo


Entrada relacionada

Mostra “As Origens Pré-Históricas do Reino dos Algarves”



O Centro de Ciência Viva do Algarve vai inaugurar esta sexta-feira, dia 5 de fevereiro, às 18h00, a exposição “As Origens Pré-Históricas do Reino dos Algarves”. A mostra, que vai estar patente até 20 de março, vai apresentar uma retrospetiva do conhecimento arqueológico da região do Algarve, que resulta de quase 150 anos de investigação.

A exposição é organizada pelo Interdisciplinary Center for Archaeology and Evolution of Human Behavior (ICArEHB) da UAlg e pelo do Centro Ciência Viva do Algarve.

Segundo a UAlg, será apresentada «uma panorâmica geral da Pré-História do Algarve, do Paleolítico Inferior (estimando-se a sua idade em cerca de 500 mil anos) à Primeira Idade dos metais, período conhecido como Calcolítico (há cerca de 5000 anos)».

Os materiais arqueológicos expostos «incluem artefactos feitos em pedra e cerâmica bem como exemplos dos recursos minerais e animais utilizados pelos nossos antepassados».

Segundo a Universidade do Algarve, «o ex-libris da exposição é uma placa paleolítica, descoberta no sítio arqueológico de Vale Boi (Vila do Bispo), onde se encontram gravadas várias figuras de animais».

Grande parte destes materiais resulta de trabalhos de investigação realizados ou coordenados pela UAlg. Sul Informação / Link 2

La Edad de Piedra en la Isla Sueca de Blå Jungfrun


 
24/09/15. En el folklore local se ha relacionado desde hace largo tiempo la isla de Blå Jungfrun con oscuros maleficios y brujería. Situada junto a la costa de Suecia, la historia de la isla está marcada por la mala suerte y una oscura reputación vinculada a la práctica de la magia. Aún en la actualidad, se advierte a los visitantes de la isla que no deben desviarse de los caminos marcados ni quedarse después de caer la noche. Los arqueólogos que investigan las cuevas de Blå Jungfrun creen que pudieron albergar en el pasado extraños actos y rituales que se remontarían a hace 9.000 años.

Esta isla deshabitada, en la actualidad un parque nacional situado en el Estrecho de Kalmar, que se prolonga a lo largo de la costa oriental de Suecia, está formada en su mayor parte por roca desnuda y densos bosques, conservando incluso un antiguo laberinto, aunque son sus cuevas lo que realmente interesa al equipo de investigadores del Museo del Condado de Kalmar y la Universidad Linneo de Suecia.

Según LiveScience, los arqueólogos conocen bien los relatos sobre las fuerzas sobrenaturales que operan en la isla, aunque no se sabe con certeza cuándo nacieron estas historias. El trabajo arqueológico de campo realizado en la isla en el año 2014 ha arrojado luz sobre lo que pudo haber albergado Blå Jungfrun hace miles de años y acerca de cuál puede ser el origen de su oscura reputación. [...] Ancient Origins


Link 2: 'Witchcraft' Island Reveals Evidence of Stone Age Rituals - LiveScience
September 22, 2015. A Stone Age site where cave rituals may have been performed some 9,000 years ago has been discovered on Blå Jungfrun, an island off the east coast of Sweden. The island has long been associated with tales of witchcraft, curses and supernatural powers...

Investigan uno de los barcos más antiguos del Mediterráneo


 
El pecio de la bahía de Hisaronu, hallado en 2014 al suroeste de Turquía, data de la primera mitad del segundo milenio a.C.

Un equipo de arqueólogos del Instituto de Ciencias del Mar y Tecnología de la Universidad Dokuz Eylul está investigando un pecio de la Edad del Bronce, de la primera mitad del segundo milenio a.C., descubierto en 2014 en la bahía de Hisaronu, en la costa egea de Turquía y al noreste de la isla de Creta. "Los estudios iniciales sugieren que se trata de un barco mercante que chocó en la costa rocosa mientras navegaba entre la costa de Anatolia y las islas del Egeo", explica Harun Ozdas, el director de las excavaciones, a Historia National Geographic.

Los hallazgos de las primeras excavaciones, realizadas en 2015 y dirigidas por el Museo de Marmaris, "presentan grandes paralelismos con el contexto minóico del Palacio de Cnosos". El pecio de la bahía de Hisaronu es uno de los más antiguos que se han hallado en el Mediterráneo y se remonta a una época en que la civilización minóica controlaba las principales rutas marítimas del Mediterráneo oriental. "El sitio arqueológico representa, por tanto, una de las primeras evidencias de actividades marítimas en el mar Egeo", añade Ozdas.

Los arqueólogos están examinando las piezas extraídas para determinar la procedencia de la nave, además del origen y destino de la desafortunada travesía. "Sobre todo hemos encontrado cerámica: varios jarros, cántaros y ánforas. También hemos recuperado algunos objetos pertenecientes al aparejo y restos orgánicos como conchas de ostras de la misma época del naufragio", detalla Ozdas. La segunda temporada de excavaciones se llevará a cabo en julio y agosto de 2016. National Geographic


Link 2: Archaeologists find Bronze Age shipwreck off Turkey’s southwest 
Underwater works carried out by Dokuz Eylül University since 2007 have unearthed one of the oldest shipwrecks ever found in Turkey’s seas...

Recetas Paleo



  • Autor: Eudald Carbonell / Cinta S. Bellmunt
  • ISBN: 978-84-480-2206-8
  • EAN: 9788448022068
  • Editorial: LIBROS CUPULA
  • Colección: SALUD
  • Idioma: Castellano
  • Año de edición: 2016
La dieta Paleo es la reinvención de una forma ancestral de comer basada en el tipo de alimentos disponibles en los tiempos de la Prehistoria que, como se sabe, no eran demasiados. Básicamente, los pilares de esta dieta serían «carne, pescado, huevos, vegetales, fruta, frutos secos y semillas».

Para determinar qué comían en la Edad de Piedra, las investigaciones se han basado en lo que se puede saber a partir de sus huesos y de los patrones de sus dientes; por ello este libro cuenta con la participación del experto en arqueología Eudald Carbonell y su equipo del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social). Planeta de Libros / Amazon


A que tiene buena pinta! @eudaldCarbonell y @CintaBellmunt han preparado un gran libro de cocina con recetas paleolíticas  que buena pinta! enhorabuena
Posted by Fundación Atapuerca on Miércoles, 3 de febrero de 2016




Actualización: Un libro recoge 60 recetas inspiradas en la comida del Paleolítico
EFE.- El paleontólogo Eudald Carbonell y la periodista y arqueóloga Cinta S. Bellmunt han elaborado "Recetas Paleo", un libro que ofrece "una introducción a la dieta paleolítica" con 60 recetas inspiradas en los alimentos del Paleolítico actualizadas a la época que vivimos.

Así, el paleontólogo ha recordado en un encuentro con periodistas que las recetas "no se inspiran en toda la prehistoria", tan solo en el Paleolítico, una época en que el hombre no se había convertido en agricultor y, por tanto, no había podido desarrollar alimentos como los cereales o la leche.

Estos homínidos no tenían mucha variedad de alimentos para escoger y las comidas consistían en lo que procuraba la naturaleza: verduras, hierbas, frutas, huevos, semillas, setas y frutos secos, y, de vez en cuando, carne y pescado, ha explicado Carbonell.

El arqueólogo, que es también presidente del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), ha remarcado que el 95 % de los alimentos que aparecen en las recetas están contrastados en los registros arqueológicos.

No obstante, Carbonell ha asegurado que "Recetas Paleo" no tiene pretensión de ser una "obra de investigación", sino que es "una adaptación" a partir de lo que se ha observado en los yacimientos y los autores han adoptado "pequeñas licencias" como, por ejemplo, añadir cereales para rebozar cerebro de cordero.

Las recetas del libro están acompañadas de fotografías a cargo de María Ángeles Torres y de una doble descripción de la preparación: una al "estilo paleo" y, otra, adaptada a la forma de cocinar actual.

Por otro lado, el paleontólogo ha asegurado que aunque los procesos de elaboración de las recetas son sencillos, con los platos son "muy creativos" y "equilibrados".

El libro, afirma el arqueólogo, extrae los aspectos "más beneficiosos" de la forma de nutrirse de los homínidos prehistóricos: así, se ha limitado los aspectos "más sangrientos" y se han descartado alimentos como insectos o raíces.

El arqueólogo ha reivindicado que la alimentación de esos homínidos era un reflejo de su forma de vida, marcada por el "estrés" y la incertidumbre.

"Podemos disfrutar de los conocimientos que nos ofrece esta dieta, pero no somos paleolíticos: nuestro concepto de dieta no tiene nada que ver con el de esos homínidos", que, ha recordado, "habían adaptado su metabolismo a lo que les suministraba el entorno".

La periodista y arqueóloga Cinta S. Bellmunt, coautora de "Paleo Recetas", ha asegurado que la redacción del libro, el tercer que elabora junto a Carbonell, ha sido "un reto" para ella y ha recordado que al lado de todas las recetas el lector podrá encontrar un apartado con información extra bajo el nombre "¿Sabías qué?".

El actor Toni Albà, también presente en el acto, ha confesado ser un "aficionado a la evolución humana" y ha explicado que, para él, la ingesta de algunos de los alimentos que aparecen en el libro, como la médula ósea, le producen "una sensación extraña": "Es como si ya lo hubiera probado antes", ha asegurado. Carbonell ha explicado, entonces, que los humanos tenemos "memoria anterior" y que nuestro sistema almacena los alimentos que esos homínidos daban a sus niños, como la médula ósea, debido a que "parte de nuestra genética es del paleolítico superior".


Actualización: Vídeo. Eudald Carbonell i Cinta Bellmunt presenten el seu nou llibre de cuina
Ver en PaleoVídeos > L.R.1.11 nº 21.


Actualización: Cinta Bellmunt: "La ingesta de leche en el Paleolítico podía ser mortal" - elEconomista.es
EFE.- La periodista y arqueóloga Cinta Bellmunt, autora junto al gerundense Eudald Carbonell del libro "Recetas Paleo", que indaga en la dieta que seguían los primitivos seres humanos, desmiente tópicos que se asocian a su alimentación y apunta diversas curiosidades, como que la ingesta de leche podía ser mortal.

En una entrevista con Efe, Bellmunt precisa que los productos lácteos estaban fuera de los consumidos por los humanos del paleolítico, al carecer muchos de ellos de "la encima necesaria para digerirlos", al tiempo que recuerda que todavía "una parte de la población actual no tolera la lactosa"...


Actualización: Audio. Paleodieta - Ágora Historia 131. A partir del min. 71.55

La entrada a las cuevas de Atapuerca al descubierto


Complejo Galería/M. A. Martín Merino

Los yacimientos de Atapuerca están formados por cuevas rellenas de sedimento pero no tuvieron la entrada como hoy se conoce. Un corte en dos de la sierra, para la construcción del ferrocarril minero a finales del siglo XIX, dejó al descubierto las cuevas. Ahora el objetivo es conocer mejor estas cavidades y descubrir por dónde entraban sus más antiguos moradores. Para ello un equipo de geoarqueólogos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh), encabezado por Lucía Bermejo, han realizado prospecciones geofísicas que puedan dar alguna lectura sobre dónde está la puerta que los hombres del pasado cruzaron para entrar en las cuevas de Gran Dolina y el complejo Galería, formado por Covacha de los Zarpazos, Galería y Tres Simas.

Según un estudio publicado en la revista ‘Quaternary International’, mediante la técnica de Tomografía de Resistividad Eléctrica, que envía impulsos eléctricos al subsuelo para medir la resistencia de los materiales (que difiere si es sedimento o roca) y calcular así la profundidad y dirección de los mismos, han podido constatar que Dolina tiene una altura de 25 metros y continúa hacia el interior de la Sierra pero sólo en su parte superior pasando así de 25 a seis metros de altura. En el complejo Galería, que fue una trampa natural para grandes hervívoros, han podido localizar la entrada que utilizaban los humanos y grandes carnívoros para acceder a la carne de los animales que habían caído en la trampa. Ésta se encuentra a dos metros al oeste de la Covacha de los Zarpazos, un yacimiento completamente vacío que está junto a Galería, actualmente en excavación. El Correo de Burgos / Link 2