sábado, 6 de febrero de 2016

Viaje al origen de la guerra


Representación de los arqueros de la cueva del Civil (Castellón). EL PAÍS

Nuevos hallazgos indican que los conflictos bélicos son anteriores a las sociedades organizadas

La guerra forma parte de la cultura de la humanidad. Las sociedades veneran a sus guerreros, les dedican monumentos y nombres de calles (una nomenclatura no siempre libre de polémica, como se puede comprobar en Madrid). Los textos literarios más remotos, el Antiguo Testamento, el poema de Gilgamesh y, sobre todo, la Ilíada, hablan de combates y de hazañas bélicas. Tal vez por eso, los historiadores asociaban siempre la guerra a la cultura y sostenían que, en la larga época en la que los hombres subsistían como bandas dispersas de cazadores-recolectores, se podía hablar de violencia entre individuos, pero no de guerra. Eso ha cambiado.

El reciente descubrimiento de una matanza de hace 10.000 años, cerca del lago Turkana, en Kenia, puede confirmar las sospechas que cada vez más científicos barajaban, basadas también en la evidencia de que los chimpancés organizan batidas contra otros grupos: la guerra es tan antigua como nuestra especie, antes de que hubiese propiedades y territorios que defender, ya existían conflictos. "Los neolíticos no inventaron la guerra. Los cazadores recolectores del Paleolítico o del Mesolítico ya combatían", escribe el investigador Jean Guilaine, del College de France, en su último ensayo, Caïn, Abel, Ötzi: L'héritage néolithique. [...] EL PAÍS


Entrada relacionada 

Premiada una tesis por demostrar que los humanos eran cazadores sofisticados


Antonio Rodríguez-Hidalgo, en el centro de la imagen, tras recoger el premio hoy en Alemania - Universidad Tübingen

EFE.- La Universidad de Tübingen (Alemania) ha premiado la tesis de Antonio Rodríguez-Hidalgo por demostrar que los primeros humanos eran cazadores sofisticados, informa el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES).

El premio reconoce la investigación de Rodríguez-Hidalgo, basada en el estudio de restos óseos animales con el fin de reconstruir las estrategias que utilizaron los humanos para sobrevivir hace más de 400.000 años.

Su principal aportación ha sido demostrar que los homínidos del Paleolítico inferior utilizaron estrategias de caza muy sofisticadas.

El reconocimiento está dotado con 5.000 euros, que aporta la empresa de agua mineral Romina Mineralbrunnen GmbH, siendo el premio mejor dotado económicamente de su tipo en el campo de la investigación arqueológica.

"Me interesa mucho analizar el papel de los primeros humanos como depredadores: qué animales capturaban, qué estrategias usaron, y cómo compartían sus presas", señala el investigador.

El arqueólogo ha documentado la cacería de más de 60 bisontes, conducidos por un grupo de cazadores hacia una trampa natural. Esto demuestra que aquellos homínidos fueron capaces de planificar de forma abstracta, utilizando la tecnología y las habilidades sociales adecuadas para conseguir sobrevivir. lavanguardia.com / Link 2 

En Belgique, le plus grand site voué à la préhistoire



Il est loin, le temps où la grotte de Ramioul et ses vestiges préhistoriques n’étaient valorisés que par un petit musée tenu par quelques bénévoles. Le Préhistosite, ouvert il y a une vingtaine d’années, avait déjà marqué le passage à une autre dimension. Mais même celle-ci avait fini par ne plus suffire pour l’accueil de quelque 40 000 visiteurs par an. Exit, donc, le Préhistosite, fermé en 2013 pour des travaux de rénovation complète, à présent terminés. Et place au Préhistomuseum qui ouvrira ses portes ce dimanche. [...] La Libre.be