miércoles, 9 de marzo de 2016

El consumo de carne cruda cambió la fisonomía de los primeros humanos


Recreación de un 'Australopitecus', a la izquierda, y de un 'Homo erectus', a la derecha. EM

Cuando hace más de dos millones de años, los Homo erectus empezaron a comer carne cruda algunos de sus rasgos físicos se modificaron y adaptaron a los nuevos alimentos. Sus dientes se hicieron más pequeños, sus músculos para masticar se debilitaron y sus intestinos se acortaron. Según un nuevo estudio, el abandono del vegetarianismo y el uso de herramientas de piedra básicas para procesar la comida explican estos cambios evolutivos.  

Al contrario de lo que pueda parecer, los productos vegetales que consumían los primeros homínidos eran más difíciles de masticar que la carne procesada. Según un estudio publicado en Nature, la disminución del tamaño de los dientes, de la fuerza de los músculos masticadores y del tamaño de los intestinos del Homo erectus no tendrían su origen en la cocina de los alimentos, sino en el abandono del vegetarianismo, para pasarse a una dieta con carne tratada por herramientas simples de piedra.

“Sabemos que hace 2,5 millones de años nuestros antepasados comían carne de forma regular. También que las herramientas de piedra más básicas se hicieron comunes hace 2,6 millones de años”, explica Daniel Lieberman, investigador de la Universidad de Harvard (EE UU) y autor del estudio.

“Así que –continúa el científico– nos preguntamos hasta qué punto esto influyó en la masticación de los seres humanos y en los cambios evolutivos que podemos observar unos miles de años después”. [...] SINC / Link 2 / Link 3


 Link 4: Processing food before eating likely played key role in human evolution, study finds
How much time and effort do you spend chewing? Although you probably enjoy a few leisurely meals every day, chances are that you spend very little time and muscular effort chewing your food. That kind of easy eating is very unusual. For perspective, our closest relatives, chimpanzees, spend almost half their day chewing, and with much greater force.

When and how did eating become so easy? And what were its consequences?

According to a new Harvard study, our ancestors between 2 and 3 million years ago started to spend far less time and effort chewing by adding meat to their diet and by using stone tools to process their food. The researchers estimate that such a diet would have saved early humans as many as 2.5 million chews per year, and made possible further changes that helped make us human. The study is described in a March 9 paper published in Nature...  / Link 5


Actualización: ¿Cómo influyó el mayor consumo de carne y el uso del fuego en el tamaño de los dientes y del aparato masticador? | Reflexiones de un primate
... La revista Nature acaba de publicar (marzo de 2016) un trabajo firmado por Katherine Zink y Daniel Lieberman, en el que se da un paso importante para comprender la reducción dental aún en tiempos muy remotos. La investigación diseñada por estos investigadores es tan elaborada, que la lectura del capítulo de los métodos empleados impresiona por su meticulosidad. Un cierto número de voluntarios se ofrecieron para participar en un experimento muy complejo, que trataba de averiguar la eficacia en la masticación de los alimentos de acuerdo con su origen (animal o vegetal) y de su procesado previo. Nuestros ancestros empezaron a fabricar herramientas de piedra hace unos tres millones de años. Entre otros usos, cabe pensar que la comida, ya fuera de origen animal o vegetal, podía trocearse y comerse con mayor facilidad. La carne empezó a formar una parte sustancial de la dieta, porque los miembros del género Homo ya no contaban con la presencia de los bosques frondosos de los que disfrutaron los australopitecinos...

La grotte de Lascaux est "dans état de conservation remarquable"



Selon la conservatrice de la grotte Muriel Mauriac, la prolifération des champignons est aujourd'hui stoppée. Seuls quelques scientifiques sont autorisés à y pénétrer. 

Dans quel état la grotte de Lascaux est-elle aujourd'hui ?
Elle va plutôt bien. Dans les années 2000, nous avons connu une importante crise microbiologique, avec l'apparition de moisissures, provoquées par un champignon, le fusarium solani, sur le sol, dans l'entrée de la grotte. Puis d'autres champignons, qui produisent de la mélanine et donnent cet aspect sombre, sont apparus sur les parties hautes. Nous avons laissé "reposer" la grotte, sans aucune visite pendant trois mois début 2008. Aujourd'hui, la situation est stabilisée : il y a de moins d'apparitions de champignons et ceux qui sont là pâlissent avec le temps. Par chance, on les trouve surtout dans des parties où il n'y a pas de peinture... ouest-france.fr