viernes, 22 de abril de 2016

Cuando el hombre pulió por primera vez el suelo de sus casas hace 10.000 años



EFE / Jorge Fuentelsaz. Hace 10.800 años, el hombre comenzó a encalar y pulir los suelos de las cabañas que habitaba, en el levante mediterráneo, lo que mejoró la higiene y permitió hacer frente a las epidemias que amenazaban los primeros poblados sedentarios.

Así lo explica a Efe Juan José Ibáñez, del Centro de Investigaciones CSIC, frente a los restos de una choza construida en el año 8.800 a. C. y sacada a la luz en el yacimiento del neolítico precerámico de Kharaysin, situado a las afueras del pueblo jordano de Quneya, y donde un equipo de arqueólogos españoles trabaja desde hace tres años.

Ibáñez destaca que la construcción, "una de las primeras cabañas de las poblaciones que se sendentarizaron y comenzaron a experimentar la agricultura y la ganadería", tiene un suelo encalado y pulido, algo que solo se había documentado a finales del noveno milenio y no a principios.

Varios arqueólogos y obreros locales trabajan afanosamente en los alrededores de la cabaña, de la que aún se conserva parte de su estructura ovalada, además de su suelo pulido, agrietado por el paso de los milenios.

La existencia del encalado, que también alcanzaba el arranque del muro, supone "un cambio importante con respecto a la basura", que "se echa fuera" de la casa que "se limpia constantemente", agrega.

Una cuestión relevante para la higiene, ya que -continúa el experto- "en estas comunidades que ya agrupan a cientos de individuos, comienza a haber epidemias y problemas de higiene que pueden mermar la salud de la población".

Pero esta cabaña semienterrada del neolítico precerámico A, como los historiadores denominan a este periodo en el que el ser humano aún no conocía la cerámica, esconde en su interior otras muchas claves para conocer la evolución de las prácticas humanas.

"Otro aspecto interesante de la cabaña es que siendo una forma ovoide comienza a adquirir una morfología rectangular, lo que supone una transición importante entre las cabañas redondas y las casas rectangulares", explica.

El yacimiento, en el que existen "niveles de ocupación de todo el noveno milenio, desde el 8.800 a. C hasta el 8.200-8.100 a. C", permitirá atestiguar, según el experto, esta transición hacia la casa cuadrada con muros exentos y organizada como "un pueblo tal y como lo conocemos ahora", que se llevó a cabo durante unos 500 años.

"Por eso se habla del neolítico como una revolución, en cierto modo, porque es un salto muy importante en la historia de la Humanidad que se llevó en poco tiempo", subraya un optimista y enérgico Ibañez.

La excavación, en la que también participan otras instituciones públicas y privadas, ha sacado a la luz además un suelo de cal decorado con pintura que data del noveno milenio a. C, del que apenas se conocen ejemplos y que el equipo quiere restaurar y depositar en un museo de la capital jordana.

"El estado de conservación para los años que tiene es bastante bueno. Está muy fracturado, tiene pequeñas lagunas y tiene hundimientos, pero en general está bastante bien conservado", asegura Marta Corrada, que participa en la excavación por la Pontificia Universidad de San Esteban de Salamanca.

El suelo, con trazos y puntos de pintura roja sobre un fondo color marfil, no ha dejado a los expertos todavía desentrañar si esconde algún patrón geométrico o figurativo, pero su singularidad les ha convencido sobre la necesidad de convertirlo en una pieza de museo.

Para que este pavimento pueda ser contemplado, además de Corrada, otras dos restauradoras, María Antonia Moreno, recién jubilada del Museo Arqueológico, y Margarita González, del Instituto de Patrimonio Nacional, han viajado hasta Jordania.

"Primero vamos a estabilizarlo, se va a engrasar para que tenga una protección rígida, lo vamos a arrancar, lo vamos a dotar de un nuevo soporte y posteriormente lo llevaremos a algún museo de Ammán, porque es una pieza muy importante y merece la pena que la gente lo vea expuesto", concluye Corrada.

En total, una quincena de expertos en enterramientos y en restos humanos y biológicos, en herramientas de piedra o en prospecciones geofísicas, trabajan en este yacimiento que, como explica Juan Ramón Muñiz, de la Universidad Pontificia de Salamanca, fue descubierto en 1984 por el británico Hanbury Tenison, aunque su actual campaña no arrancó hasta 2014, financiada por los Ministerios de Economía y Cultura.

Para Ibañez, las excavaciones en el yacimiento de Kharaysin, cuya extensión se calcula en una 30 hectáreas, podrían durar generaciones.

"Si se conserva bien este poblado, como esperemos, lo seguirá excavando gente dentro de 300 o 500 años, porque aquí hay trabajo para muchas generaciones", dice el experto del CSIC, antes demostrar su gran satisfacción por: "Abrir unas ventanas que nos permitirán echar un ojo a lo que pasó hace más de 10.000 años". eldiario.es


Vídeo: Cuando el hombre pulió por primera vez el suelo de sus casas hace 10.000 año Ver en PaleoVídeos L.R.2.10 nº 6.


Actualización: Haciendo historia de la prehistoria en Jordania por amor al arte


EFE. Son una quincena de arqueólogos, en su mayoría españoles, que cada año hacen un paréntesis en sus rutinas, tirando de vacaciones, permisos y días libres, para dar rienda suelta a sus vocaciones y sumergirse en la vida de los primeros hombres sedentarios de hace 10.000 años.

A las cuatro de la mañana, antes de que la ciudad se despierte con la voz del muecín llamando a la oración, se escuchan las alarmas de los móviles en la casa de Ammán, donde se alojan las misiones que trabajan en los yacimientos de Kharaysin, del Neolítico Precerámico, y de Jebel Mutawwaq, del Bronce Antiguo I (3.250-2.900 a. C.)...

Debate Erupts over Strange New Human Species


Hand, skull and foot bones from Homo naledi—a newly discovered human species—are part of a vast collection of fossils recovered from Rising Star Cave in South Africa. Credit: Kate Wong

Skeptic challenges notion that small-brained Homo naledi deliberately disposed of its dead

April 8, 2016. When scientists unveiled the fossil remains of a newly discovered human species from South Africa called Homo naledi last September, the find electrified audiences around the world. It was an astonishing haul: some 1,550 specimens representing at least 15 individuals, recovered over just a few weeks of intensive excavation from the Rising Star Cave system outside Johannesburg. But it was the researchers’ favored explanation for how the remains ended up in the cave, more than the fossils themselves, that captured the public imagination and jolted the paleoanthropology community. They proposed that this creature—whose geologic age is unknown but who was clearly primitive; it had a brain the size of an orange—had deliberately disposed of its dead there. Many experts consider this behavior exclusive to our own far brainier species, H. sapiens.

Now an outside researcher has published the first formal critique of that provocative interpretation of the remains in a scientific journal. Members of the team that made the discovery dispute her claims, but other observers think that some of her criticisms are valid—and that the team has yet to make a convincing case that H. naledi deliberately disposed of the bodies in the cave.

Cavers discovered the H. naledi fossils in a chamber some 10 meters underground in Rising Star. To reach this inner sanctum, named the Dinaledi chamber, they squeezed through passages less than 25 centimeters across and climbed steep, jagged rocks in what would have been pitch darkness if not for their headlamps. How, the researchers wondered, did the fossils end up in such a remote part of the cave system? [...] Scientific American

Link 2: Estalla debate sobre una nueva y extraña especie humana


En septiembre, cuando los científicos develaron los restos fósiles de una especie humana recién descubierta en Sudáfrica llamada Homo naledi, el sorprendente hallazgo electrizó a todo el mundo: 1.550 ejemplares representando a por lo menos 15 individuos, recuperados durante unas pocas semanas de excavación intensiva en el sistema de cuevas de Rising Star a las afueras de Johannesburgo. Pero fue la explicación de los investigadores sobre cómo terminaron los restos en la cueva, más que los fósiles mismos, la que capturó la imaginación pública y sacudió a la comunidad de paleoantropólogos.

Los científicos propusieron que esta criatura — cuya edad geológica es desconocida pero que es claramente primitiva y tenía un cerebro del tamaño de una naranja — deliberadamente había colocado a sus muertos allí. Muchos expertos consideran que este comportamiento es exclusivo de nuestra propia especie, la del cerebro grande, H. sapiens.

Ahora, una investigadora que no es parte del estudio original, ha publicado la primera crítica formal en una revista científica de esa provocadora interpretación de los restos. Los miembros del equipo que hizo el descubrimiento refutan sus reclamos, pero otros observadores piensan que algunas de sus críticas son válidas, y que el equipo aún tiene que presentar un caso convincente de que H. naledi deliberadamente disponía de los cuerpos en la cueva.

Los fósiles de H. naledi fueron descubiertos por espeleólogos en una cámara a 10 metros bajo tierra en Rising Star. Para llegar a este santuario, llamado la cámara de Dinaledi, los exploradores tuvieron que reptar por pasajes de menos de 25 centímetros de anchura y subir por rocas empinadas y cortantes, sus linternas iluminando la más profunda oscuridad. ¿Cómo, se preguntaban los investigadores, terminaron los fósiles en una parte tan remota del sistema de cuevas? ...

Descubren personaje femenino de élite enterrado hace 4,500 años en Perú



Arqueóloga Ruth Shady y su equipo destacan implicancias de hallazgo

El hallazgo de los restos de una mujer de alta sociedad, enterrada hace más de 4,500 años en el sitio arqueológico de Áspero, la ciudad pesquera de la civilización Caral, fue anunciado hoy por la arqueóloga Ruth Shady y su equipo de investigadores.

La directora de la Zona Arqueológica Caral destacó las implicancias de este descubrimiento para conocer mejor el funcionamiento de la organización social más antigua de América.

Shady detalló a la Agencia Andina que se trata de un entierro humano recuperado en la Huaca de los Ídolos de Áspero. “Los investigadores analizaron los restos óseos y concluyeron que se trata de una mujer de aproximadamente 40 años. El lugar en que fue colocada y la forma de enterramiento demuestran el alto estatus social que alcanzó este personaje hace 4,500 años”, sostuvo.

“Estos hallazgos revelan el reconocimiento a la equidad de género, lo que permitía que tanto mujeres como hombres podían ocupar roles de liderazgo y estatus social elevado desde hace más de 1,000 años”, subrayó Shady.

Explicó que como parte del ajuar funerario fueron colocados objetos muy apreciados por la sociedad de Áspero, como un mate conteniendo fragmentos y semillas de vegetales, un collar con cuentas de molusco, un dije hecho de Spondylus y cuatro “tupus” o prendedores elaborados en hueso y con diseños de aves y monos. [...] andina.com.pe

Link 2: Lima: presentan piezas arqueológicas halladas en Áspero | LaRepublica.pe  
En el auditorio Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Nacional (San Borja), se presentaron los hallazgos realizados por los investigadores del Proyecto Especial Arqueológico Caral – Supe...

Link 3: High status female found buried at Aspero archaeological site in Peru / Link 4 (Video)
Archaeologist Ruth Shady and her research team found the remains of a high-status woman buried about 4,500 years ago at the archaeological site of Aspero —Caral civilization’s fishing town...

Vídeo: Hallan entierros de élite en “El Áspero” puerto pesquero de Caral 
Ver en PaleoVídeos > L.R.2.10 nº 4.


ActualizaciónVídeo: Archaeologists unearth ancient mummy in Peru - The Star Online 
Ver en PaleoVídeos > L.R.2.10 nº 53.
 

El sílex en la Prehistoria: El aprovechamiento de materias líticas en la Serranía de Ronda entre el V y II milenio A.N.E.

Ciclo de Conferencias de Investigación Histórica Actual en la Serranía de Ronda
Ronda
14 de abril de 2016 20:00


Vídeo: Conferencia de Serafín Becerra Martín



Vídeo añadido a PaleoVídeos > L.R.3.1 (Entorno de la Cueva de la Pileta).