jueves, 19 de mayo de 2016

El Museo de Navarra realiza una réplica de la pieza paleolítica 'Mapa de Abauntz'



El Museo de Navarra ha realizado una réplica de la pieza llamada 'Mapa de Abauntz', una de las representaciones cartográficas conocidas más antiguas del mundo, con objeto de prestarla a la Fundación Museo Oteiza para su exhibición en la exposición 'Paces de Urtubia 1513. Geografía y paisaje', comisariada por Gillermo Zuaznabar, que se celebrará entre el 26 de mayo y el 28 de septiembre de 2016.

EUROPA PRESS. Esta exposición alude a la geopolítica y al orden administrativo de la sociedad desde una doble mirada, la de las primeras representaciones del territorio a través de la cartografía y la de los artistas contemporáneos y su visión de la construcción contemporánea del paisaje, según ha informado el Gobierno de Navarra en una nota.

El 'Mapa de Abauntz' es un canto rodado de piedra, procedente de la cueva de Abauntz (Arraitz Orkin, Valle de Ultzama), datado en el 9815 a.C. Su superficie está cubierta de representaciones grabadas a buril, que siguen los patrones del arte paleolítico de estilo franco-cantábrico. [...] eldiario.es

Estudio refuerza la hipótesis de una migración de vuelta a África en el Paleolítico


El cráneo de la mujer de Pestera Muierii (Rumania) de 35.000 años de antigüedad de quien se ha secuenciado el genoma mitocondrial completo - E. Trinkaus y A. Soficaru

EFE.- Una investigación internacional liderada por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) ha recuperado, a partir de los dientes, la secuencia completa del mitogenoma de un fósil de 35.000 años de antigüedad, perteneciente la primera población 'homo sapiens' de Europa.

El vestigio ha sido hallado en la cueva rumana de Pestera Muierii y pertenece "a una mujer cuyo linaje habitó Europa tras la expansión euroasiática del género Homo desde África", según ha indicado la UPV-EHU en un comunicado.

Los investigadores sugieren que su descubrimiento refuerza la hipótesis de una migración de vuelta a África en el Paleolítico Superior por parte de algunas poblaciones que habitaban Eurasia.

No obstante, precisan que "no hay evidencia directa de este viaje de vuelta debido a la escasez de restos fósiles del Paleolítico en el norte de África.

Los resultados de la investigación, publicados en la revista Scientific Reports, indican también que del material genético recuperado, que se corresponde con el grupo evolutivo U6, descienden los linajes existentes ahora en las poblaciones del norte de África fundamentalmente.

Desde esta manera, los investigadores han afirmado que se confirma el origen euroasiático de este linaje.

En este momento, el grupo de trabajo analiza el genoma del núcleo, cuyos resultados proporcionarán, entre otra información, "la influencia de los movimientos poblacionales del pasado en la comprensión de nuestra historia evolutiva", según ha explicado la catedrática y responsable del estudio, Concepción de la Rúa. La investigación la ha desarrollado el grupo de Biología Evolutiva Humana de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV-EHU en colaboración con investigadores de Suecia, Holanda y Rumanía. lavanguardia.com / Link 2 


Link 3: DNA of 35,000-year-old Homo sapiens reveals Palaeolithic migration back to Africa
A 35,000-year-old Homo sapiens whose remains were discovered in Romania may belong to a genetic population with a common ancestor never identified up until now. While its genome is that of modern humans, its morphological features appear related to both Homo Sapiens and Neanderthals.

A study, published in the journal Nature, examines the mitochondrial genome of the Homo sapiens individual. The scientists show this modern human, referred to as PM1, belongs to a single haplogroup – a genetic group with a common ancestor – with Eurasian origins.

They suggest that in parallel to a human expansion in Eurasia approximately 40,000–45,000 years ago, such individuals may have migrated back to North Africa...

Cova Eirós, un lugar que no se podrá abrir a las visitas turísticas


Foto:
 
La gestión del célebre yacimiento será abordada la semana próxima en un simposio que se celebrará en Santiago

La conservación y la futura gestión del yacimiento paleolítico de Cova Eirós, en Triacastela, es uno de los asuntos que se abordarán en un simposio que se celebrará el día 27 -a partir de las 17 horas- en la sede del Consello da Cultura Galega, en Santiago. La iniciativa se encuadra en los llamados Encontros Monográficos co Patrimonio Cultural que organiza el referido organismo y se desarrollará bajo el título de «O xacemento de Cova Eirós e o patrimonio arqueo-paleontolóxico das serras orientais».

El arqueólogo Arturo de Lombera -codirector de las excavaciones de Cova Eirós y uno de los ponentes del simposio- señala que ya hubo numerosas conversaciones acerca de la conservación del yacimiento con la empresa Cementos Cosmos, propietaria de los terrenos en los que se encuentra la cueva. «Hay muchas cosas pensadas y habladas, pero lo cierto es que todavía no hay nada concretado», puntualiza. Sin embargo, añade el investigador, algo que parece claro es que es prácticamente imposible que la gruta llegue a abrirse a las visitas turísticas cuando se den por terminadas las excavaciones, que pueden prolongarse durante años. [...] lavozdegalicia.es


Actualización: Vídeos (2). Encontros monográficos patrimonio, O xacemento de Cova Eirós
Ver en PaleoVídeos > L.R.1.12 nº 6 y 7.

Ver todos los vídeos del simposio
 

Investigadores del CENIEH lideran la red internacional METHOD


Escena del Pleistoceno. Imagen: CENIEH.

Se trata de una red a abierta a la comunidad científica, dedicada a la modelización de las dispersiones humanas y la evolución de los ecosistemas en el Pleistoceno

Jesús Rodríguez y Ana Mateos, investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) consolidan el liderazgo de la red internacional METHOD, creada para estudiar la ocupación humana de Europa y su contexto ambiental durante la Revolución de mitad del Pleistoceno, un periodo crítico, entre hace 1.1 y medio millón de años, marcado por cambios en el régimen climático a escala mundial, que afectaron de forma drástica y compleja tanto a los ecosistemas como a la distribución de los humanos.

Esta red abierta a la comunidad científica reúne 31 investigadores europeos procedentes de Alemania, Dinamarca, Reino Unido, Francia, Italia, Holanda, Ucrania y España, entre los que se encuentran: arqueólogos especialistas en las primeras ocupaciones de Europa, paleontólogos estudiosos de la flora y fauna de ese periodo, así como investigadores procedentes de las ciencias exactas, la física o la ingeniería, expertos en modelización matemática.

“La interdisciplinariedad representa una de las mayores aportaciones de esta red, ya que con ella se pretende construir nuevas aproximaciones que permitan entender la manera en que los condicionantes ambientales influyeron en las primeras ocupaciones humanas del continente europeo”, explica Jesús Rodríguez. [...] CENIEH


Actualización: La red internacional METHOD que lidera el CENIEH estrena web
El nuevo sitio servirá como punto de encuentro para los científicos interesados en la modelización de las dispersiones humanas y la evolución de los ecosistemas en el Pleistoceno

La red METHOD, por sus siglas en inglés (Modelling EnvironmenTal dynamics and HOminin Dispersals around the Mid-Pleistocene Revolution), liderada por los doctores Jesús Rodríguez y Ana Mateos, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), ha presentado a la comunidad científica su dominio web: www.method-ifg.com, como punto de encuentro para todos los investigadores interesados en la modelización de las dispersiones humanas y la evolución de los ecosistemas en el Pleistoceno...

Turns out fire-hardened spears aren’t as badass as we thought


The Clacton Spear is the tip of a 450,000-year-old fire-hardened spear discovered in England. The Trustees of the Natural History Museum, London.

Scientists find that we still have a lot to learn about pointed sticks.

One of the iconic weapons of the Paleolithic is the fire-hardened spear, its wooden tip carbonized by fire to a wicked point. Unfortunately, it turns out that our hunter ancestors were wrong about fire-hardening. Yes, the charring can make wood slightly harder, but it becomes so much more brittle and weak that there's little overall improvement of the weapon. After experimenting with their own fire-hardened spears, a group of British biomechanics researchers now believe our ancestors used fire not so much to make a more deadly weapon but to speed up the process of cutting wood into a point.

The oldest spear ever discovered, the Clacton spear (named after the region in England where it was discovered), dates back 450,000 years. Made by some unidentified ancestors of modern humans, its sharp wooden point was snapped off and buried in soil. There it was sealed away from the elements and preserved far longer than wood ordinarily can be. When the Clacton spear was discovered in the early twentieth century, archaeologists noticed that its tip had been fire-hardened, using a technique that some hunter gatherer groups still use. It has long been believed that the practice of heating a pointed spear tip in the fire was a way of making it sharper and harder. But a new paper published in Royal Society Biology Letters suggests otherwise. [...] Ars Technica