lunes, 18 de julio de 2016

Secuencian el genoma de la cebada de hace 6.000 años


Right: Photograph during excavation exhibiting excellent dry preservation of plant remainsLeft: A well-preserved, desiccated barley grain found at Yoram Cave Credit: Uri Davidovich

Investigadores han conseguido por primera vez la secuenciación del genoma de granos de cebada del Calcolítico. Este es el genoma de planta más antigua en ser reconstruido hasta la fecha.

Las semillas de 6.000 años de antigüedad fueron recuperadas de la cueva de Yoram, en el acantilado sur de la fortaleza de Masada en el desierto de Judea en Israel, cerca del Mar Muerto.

Genéticamente, la cebada prehistórica es muy similar a la actual cebada cultivada en la zona, y avala la hipótesis de que la domesticación de la cebada se produjo en el Alto Valle del Jordán.

  Los granos analizados, además de decenas de miles de otros restos vegetales, fueron recuperados durante una excavación arqueológica sistemática dirigida por Uri Davidovich, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y Nimrod Marom, del Instituto Zinman de Arqueología de la Universidad de Haifa, Israel. La cueva es muy difícil de acceder y fue utilizada sólo por un corto tiempo por los seres humanos, hace unos 6.000 años, probablemente como refugio efímero.

La mayoría de exámenes de los hallazgos arqueobotánicos se ha limitado a la comparación de los especímenes antiguos y actuales en base a su morfología. Hasta ahora, sólo el maíz prehistórico ha sido genéticamente reconstruido. En esta investigación, el equipo tuvo éxito en la secuenciación del genoma completo de granos de cebada de de 6.000 años. Los resultados se publican en la versión online de la revista Nature Genetics.

"Estos restos arqueológicos proporcionaron una oportunidad única de secuencia del genoma de la planta, debido a la extrema sequedad de la zona", explica Ehud Weiss, de la Universidad Bar-Ilan. Con el fin de determinar la edad de las antiguas semillas, los investigadores las dividieron. La mitad de ellas fueron sometidos a la datación por radiocarbono, mientras que la otra mitad se utilizó para la extracción del antiguo ADN. europapress.es


Link 2: Genome of 6,000-year-old barley grains sequenced for first time / Link 3

Añadir leyendaThe entrance of Yoram Cave in an almost vertical cliff, some four meters above the trail leading to the cave Credit: Prof. Ehud Weiss

Bar-Ilan University. An international team of researchers has succeeded for the first time in sequencing the genome of Chalcolithic barley grains. This is the oldest plant genome to be reconstructed to date. The 6,000-year-old seeds were retrieved from Yoram Cave in the southern cliff of Masada fortress in the Judean Desert in Israel, close to the Dead Sea. Genetically, the prehistoric barley is very similar to present-day barley grown in the Southern Levant, supporting the existing hypothesis of barley domestication having occurred in the Upper Jordan Valley...

El CENIEH inicia su séptima campaña de excavaciones en Olduvai (Tanzania)



Burgos, 15 jul (EFE).- El Centro Nacional de Invesigación sobre Evolució Humana (CENIEH) inicia este verano su séptima campaña de excavaciones en la Garganta de Olduvai (Tanzania), cuna de la humanidad, con el objetivo de ampliar el área de excavación e iniciar nuevos análisis, ha informado el centro en nota de prensa.

Desde 2009, el CENIEH está desarrollando en Olduvai un proyecto de investigación para proporcionar marcos interpretativos de los patrones de conducta de los grupos humanos durante el Pleistoceno Inferior denominado.

En el proyecto, denominado "The Olduvai Paleonthropology and Paleoecology Project", además de investigadores del CENIEH, participan Susana Rubio Jara, de IDEA, que se ocupa del análisis tecnoeconómico de la industria lítica; y la restauradora Raquel Rojas, de la Asociación del Hombre y el Medio.

Los científicos del CENIEEH centran su actividad en el yacimiento de TK (Thiongo Korongo), que dirige el arqueólogo Manuel Santonja, en la que también participan el geólogo Alfredo Pérez-González, director del CENIEH; Joaquín Panera, arqueólogo del CENIEH especializado en análisis espacial aplicado a yacimientos del Paleolítico inferior y medio; y Patricia Bello Alonso, investigadora predoctoral del CENIEH, que se encarga del análisis traceológico.

La zona en la que trabaja el equipo del CENIEH tiene una antigüedad de 1,4 millones de años, donde se han documentado dos niveles con tecnología achelense muy próximos estratigráficamente, pero en los que se desarrollaron actividades muy diferentes, a juzgar por la distinta configuración de los útiles líticos, especialmente los de gran formato.

La funcionalidad de estos utensilios es un elemento clave en la interpretación de los patrones de conducta humanos, por lo que este año se desarrollarán análisis traceológicos con el objetivo de avanzar en esta pionera línea de investigación en yacimientos de esta cronología.

Además, en esta campaña se pretende ampliar las áreas excavadas en TK para disponer de una superficie representativa que permita interpretar las actividades desarrolladas en los dos niveles diferenciados.

También se acometerá la excavación de DJK, descubierto recientemente y con una antigüedad de 1,7-1,6 millones de años, en el que, asociados a restos de hipopótamo, se han registrado útiles líticos olduvayenses.

Asimismo, se realizarán varios sondeos en FK, donde se ha hallado una gran concentración de bifaces de pequeño formato, relativamente estandarizados, que podría situarse en el techo del Lecho II, con el objetivo inicial de aportar nuevos datos a la variabilidad de las estrategias tecnológicas empleadas en la configuración de útiles líticos durante el Achelense. Paralelamente a este trabajo, se intentará definir las áreas de captación de las materias primas empleadas en la elaboración de las herramientas líticas en estos yacimientos y, durante el segundo mes de campaña, se realizará el análisis tecnológico de la industria lítica recuperada durante la excavación. lavanguardia.com / Link 2 


Actualización: Fin de la Campaña de Olduvai 2016 | CENIEH / Link 2
El CENIEH cierra su séptima campaña de excavaciones en el yacimiento tanzano TK de la Garganta de Olduvai, en la que se han recuperado cientos de útiles líticos y restos faunísticos... 

Lezetxiki se toma un descanso


Fotografía de Anabel Dominguez
 
Tras 21 campañas, la excavación arqueológica en la cueva de Arrasate llega a la roca madre. El yacimiento, donde quedan flecos por rematar, ‘echará la persiana’ de forma temporal para ser objeto de un monográfico en los dos próximos años. 

Lezetxiki es el escenario donde el sacerdote y antropólogo José Miguel Barandiaran y sus colaboradores hallaron en 1964 el resto humano más antiguo de Euskal Herria, y el segundo de la Península tras los de Atapuerca; el húmero de mujer de la especie Homo Heildebergensis que vivió en el Paleolítico Inferior. Pero en este tiempo, el yacimiento ha dado mucho de sí. “En la campaña actual hemos encontrado abundante industria lítica, mucha fauna y muestras de que los seres humanos han sido un vector importante; han cazado y traído aquí los restos”, apreció Arrizabalaga en la visita a la que asistieron representantes del Consistorio cerrajero, que tiene firmado un acuerdo de colaboración con Aranzadi.

El director de la investigación y sus pupilos, una docena de jóvenes estudiantes de Geología y Arqueología, en su mayoría vascos, pero también de Córdoba, Valencia y Barcelona, se han sumergido en las últimas semanas en las entrañas de Lezetxiki para sacar de debajo de la tierra una vital parte de la historia. [...] Noticias de Gipuzkoa

La navaja suiza de la prehistoria


Imágen del bifaz de sílex encontrada en la región y propia del Achelense del Paleolítico inferior.
 
La muestra permanente del Museo Arqueológico Regional exhibe esta herramienta, recuperada en el Arenero de Arriaga (Rivas-Vaciamadrid). Está fabricada en sílex melado y tallada por sus dos caras para conseguir una gran longitud de filo cortante.

Los bifaces son las herramientas más características de la cultura Achelense del Paleolítico Inferior, aunque también las usaron durante el Paleolítico Medio”, señala la arqueóloga Belén Marquez. “Es la herramienta de la historia de la humanidad que se ha utilizado durante más tiempo, más de un millón de años”, concluye. La Comunidad de Madrid y, en concreto, los valles del Manzanares y Jarama, presentan una de las concentraciones más importantes de ocupaciones humanas de los cazadores recolectores del Paleolítico inferior de Europa. “Su a veces perfecta simetría nos hace pensar en un desarrollado sentido de la estética. Son herramientas plenamente funcionales pero también bellas y acabadas con cuidado”, explica la arqueóloga... (Audio) Cadena SER