martes, 2 de agosto de 2016

Publicados nuevos hallazgos sobre el Asturiense por investigadores del IIIPC



La prestigiosa revista Quaternary International publica en su último número dos artículos dedicados a los concheros mesolíticos de El Mazo y El Toral III (Llanes, Asturias). La investigación de ambos yacimientos ha sido llevada a cabo por investigadores del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC), en el marco del proyecto TRACECHANGE, correspondiente al plan nacional de I+D+I y financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad.

El primero de los artículos analiza el consumo de erizos de mar, cangrejos y percebes por parte de los grupos prehistóricos mesolíticos que habitaron en el yacimiento asturiense del Abrigo del Mazo entre hace 9000 y 7500 años. Si bien los moluscos (lapas, bígaros…)...

...  El segundo artículo, liderado por la investigadora francesa del CNRS, actualmente en la New York University (Estados Unidos), Solange Rigaud junto al investigador el IIIPC Igor Gutiérrez Zugasti, presenta los elementos de adorno utilizados por los pobladores de los yacimientos de El Mazo y El Toral III entre hace 9500 y 7000 años. Las evidencias de simbolismo entre las poblaciones mesolíticas son escasas si se comparan con el precedente Paleolítico superior y su riqueza artística [...] web.unican.es

Tras la pista de los primeros cocineros


Imagen que muestra marcas producidas por humanos al consumir carne en el experimento llevado a cabo en esta investigación / Antonio J. Romero. (Foto: UPV/EHU)

Una investigación de la UPV/EHU sienta las bases con las que se pueden diferenciar huesos de yacimientos consumidos por humanos de los consumidos por animales 

Una investigación experimental encabezada por Antonio J. Romero del Departamento de Geografía, Prehistoria y Arqueología de la UPV/EHU, y publicada en Journal of Archaeological Science: Reports, ha demostrado que las mordeduras humanas de huesos tienen características distintivas que permiten diferenciarlas de las producidas por otros animales, y que el cocinado previo de la carne influye en la aparición de estas marcas. Este estudio aporta valiosas conclusiones para el análisis de restos de comida encontrados en yacimientos.

Los yacimientos arqueológicos hablan de la vida cotidiana de las gentes de otros tiempos. Sin embargo, saber leer esta realidad no suele ser algo sencillo. Conocemos que las sociedades del Paleolítico vivían de la caza y la recolección, pero los huesos que se encuentran en los asentamientos prehistóricos no siempre son desperdicios de comida de las sociedades que allí vivían. O no sólo son eso. Este tipo de gentes eran nómadas y solían moverse constantemente por el territorio, por lo que sería habitual el merodeo de otros depredadores, como hienas o lobos, en busca de las sobras de comida de los humanos. O incluso, en determinado momento, los carnívoros podrían utilizar como refugio una cueva abandonada por las gentes de la Prehistoria y criar allí a sus cachorros, introduciendo huesos de los animales capturados para alimentarlos. Estos depredadores solían morder los huesos, dejando en ellos improntas de sus dientes. [...] UPV/EHU


Tracking down the first chefs - UPV/EHU  
A piece of research by the UPV/EHU-University of the Basque Country establishes the bases that can be used to differentiate between bones eaten by humans and those eaten by animals among the bones found on archaeological sites

A piece of experimental research led by Antonio J. Romero at the UPV/EHU's Department of Geography, History and Archaeology and published in the Journal of Archaeological Science: Reports, has shown that human bites on bones have distinctive features allowing them to be differentiated from the bites made by other animals, and that cooking the meat in advance influences the appearance of these marks. This study provides valuable conclusions for analysing food remains found on sites.

Archaeological sites speak about the everyday lives of people in other times. Yet knowing how to interpret this reality does not tend to be straightforward. We know that Palaeolithic societies lived on hunting and gathering, but the bones found in prehistoric settlements are not always the food leftovers of the societies that lived in them. Or they are not exclusively that. Peoples of this type were nomads and used to be constantly on the move across the territory, so other predators, such as hyenas or wolves, lurking around in search of food remains left by humans would be a common occurrence. Or even at a specific moment, carnivores could have sheltered in a cave abandoned by Prehistoric peoples and there raise their puppies and bring in the bones of the animals caught to feed them. These predators used to bite the bones leaving their teeth marks on them...

Calpe 2016 Conference



Past Worlds: Neanderthal and Modern Human Response to Climate and Environment Change

The Calpe 2016 Conference will be held at the University of Gibraltar from the 29th September to the 1st October 2016. The programme offers scope for a varied audience, ranging in subject matter from Pleistocene humans to life in Gibraltar in the 19th Century. It is divided into three days: one discusses general topics, another focuses on case studies of humans in South America and the third on the Gibraltar Neanderthals, this being the first time since World Heritage inscription that an overview of results from the Gorham’s cave Complex will be presented. Registration is free to local residents.

In the last half-a-million years two human lineages – Neanderthals and Modern Humans - appear to have occupied large areas of the Old World. The Neanderthals were confined to Eurasia but Modern Humans, originating in Africa, were the first to colonise Australia and the Americas. During this long course of occupation and geographical expansion, Neanderthals and Modern Humans interacted with their environment in subtle and sophisticated ways that we are only beginning to understand now. These interactions were not unidirectional and were not limited to simple responses to climate and environment. For example, recent evidence from Gibraltar has revealed that Neanderthal camp fires were already a source of chemical pollution inside the caves in which they lived 40,000 years ago. [...] Calpe Home / Link 2


Actualización: La Conferencia Calpe arranca mañana con pesca y arqueología
La edición de este año de la Conferencia Calpe, titulada Mundos pasados: la respuesta de neandertales y humanos modernos ante cambios climáticos y medioambientales, será inaugurada oficialmente mañana a las 9:00 por Steven Linares, ministro de Patrimonio.

La conferencia, que tendrá lugar en la Universidad de Gibraltar, reúne a especialistas de diversas áreas del ámbito de la investigación. La sesión del viernes se dedicará a los neandertales de Gibraltar y sintetizará la investigación que ha contribuido a la comprensión de su excepcional valor universal y, en última instancia, al reconocimiento como Patrimonio Mundial.

No obstante, el encuentro no se limitará a los neandertales. La sesión de inauguración del jueves abarca temas generales, como el impacto de El Niño en el antiguo Perú y un repaso de los datos arqueológicos sobre la pesca a cargo de Arturo Morales, de la Universidad Autónoma de Madrid.

Esta jornada también incluirá una ponencia específica sobre el modo en que los pobladores de Gibraltar se enfrentaban a las sequías en los siglos XIX y XX. El último día, el sábado, habrá más ponencias sobre el efecto del cambio climático en Sudamérica, datos que se compararán con los del sur de la península ibérica. El catedrático Miguel Araújo, un destacado biogeógrafo, será el encargado de cerrar la jornada, y responderá a la pregunta: "¿Tiene futuro la biodiversidad?".

Última hora:  La Conferencia Calpe será transmitida en vivo por periscope y youtube en vivo


Actualización: Vídeo. Calpe Conference is this year celebrating its 20th Anniversary 
Ver vídeo en PaleoVídeos > L.R.2.11 nº 23. 

La sed acabó con los mamuts de Alaska


Recreación de tres mamuts en Alaska. :: Fotolia

El ascenso del nivel del mar encogió la extensión del último reducto de estos animales y dificultó que accedieran al agua potable

Los mamuts eran criaturas colosales que podían llegar a los nueve metros de longitud y a los cinco de alto (hasta la cruz), y que podían hacer temblar la tierra con sus casi ocho toneladas de peso. Pero la mayoría de ellos se extinguió a finales de la última glaciación, (hace unos 12.000 años). Sin embargo, una pequeña población de mamuts, los mamuts lanudos, sobrevivivó en la isla de Saint Paul (Alaska), hasta el 6.000 a.C.. Su desgracia y su salvación fue quedar atrapados allí, después de que los niveles del mar subieran y cerraran el acceso al continente.

Hasta ahora, no se ha llegado a ningún acuerdo sobre por qué estos animales, y otros representantes de la megafauna, desaparecieron, pero parece ser que el cambio climático y la caza llevada a cabo por los humanos tuvieron mucha importancia.

Según un estudio publicado este lunes en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences», los mamuts lanudos de Alaska murieron a causa del ascenso del nivel del mar, porque esto impidió que accedieran a fuentes de agua dulce.

«Los recursos de agua dulce son como la pistola que les llevó a una situación insostenible», explicó Matthew Wooler, investigador de la Universidad de Alaska Fairbanks y coautor del estudio. [...] abc.es / Link 2


Study: Lack of water likely caused extinction of isolated mammoths  / Link 2

Research team sets up on a frozen lake on St. Paul Island.Photo courtesy Matthew Wooller
 
University of Alaska Fairbanks. A remnant population of woolly mammoths on a remote Alaska island was likely pushed to extinction by rising sea levels and a lack of access to fresh water, according to a newly published study.

By analyzing layers of a dated sediment core from a lake on St. Paul Island, researchers determined that mammoths went extinct on the island roughly 5,600 years ago, thousands of years after remnant mainland populations died off. The study also indicated that the Bering Sea island experienced a phase of dry conditions and declining water quality at about the same time the mammoths vanished.

The results were published today in the Proceedings of the National Academy of Sciences.

Matthew Wooller, director of the Alaska Stable Isotope Facility at the University of Alaska Fairbanks and a co-author of the study, said past events on St. Paul Island provided a unique opportunity for research. Mammoths were trapped there when rising sea levels submerged the Bering Sea land bridge, and survived about 5,000 years longer than remnant mainland populations. There is no evidence of people having lived on the island during the era...