martes, 20 de septiembre de 2016

El MEH, en la exposición virtual de ‘Google Arts & Culture’




EFE.- El cráneo número 5 de Atapueca, conocido como Miguelón, y un frontal y un maxilar del "Chico de la Gran Dolina" son dos de los elementos que se pueden ver en una visita virtual al Museo de la Evolución Humana, uno de los museos de ciencias de España seleccionados para el proyecto "Google Cultural Institute".

Según ha informado a Efe el responsable de didáctica y promoción del museo, Gonzalo de Santiago, el MEH es uno de los 50 museos de ciencias naturales seleccionados para formar parte de este proyecto de Google, que permite realizar visitas culturales a parte de sus contenidos.

El responsable de didáctica y promoción del museo ha explicado que la oferta virtual del museo se ha organizado con una selección de medio centenar de elementos divididos en tres bloques, dedicados a los fósiles, la evolución biológica y la evolución cultural.

Se trata de dar una visión general del museo para atraer visitantes que quieran conocerlo más a fondo, de manera que se pueden ver algunos de los fósiles más conocidos, pero también aspectos más desconocidos de la evolución cultural y la "Galería de los homínidos" donde se representa en el museo la evolución biológica.

El proyecto incluye museos de quince países, entre ellos los tres españoles seleccionados por Google hace un año, cuando se comenzó a trabajar en las reproducciones virtuales de los elementos a mostrar.
Para De Santiago es un avance más en la creciente internacionalización del museo, que ya forma parte de varias iniciativas transnacionales. lavanguardia.com / Link 2 

Vídeo añadido a PaleoVídeos > L.R.1.12 nº 31.

The Fossil That Rewrote Human Prehistory


The distorted, and fragmented skull of fossil specimen TM 1511 provided the first clues to what an adult "ape-man" might look like Credit: Image by and courtesy of Jason Heaton
 
Exactly 80 years ago, paleontologists found the first solid evidence that the human lineage arose in Africa

In August 1936, Robert Broom, a Scottish doctor with a keen interest in paleontology, visited a lime quarry in South Africa called Sterkfontein. In a guidebook at the time, the owner of the site, wrote, “Come to Sterkfontein and find the ‘missing link.’” It would not be long before Broom did just that.

On Broom’s third visit to Sterkfontein, the quarry’s manager George Barlow presented him with a lump of calcified sediment in the shape of a brain, complete with convolutions and venous patterns. It was of modest size, but was certainly bigger than that of a monkey or other animal whose fossils were commonly found in the caves of the area. He soon located much of the cranium as well as many of its associated teeth and determined the pieces represented a fossil human called an ape-man.

At the time, the only other example of an ape-man was the “Taung Child” skull. [...] Scientific American Blog Network

Los huesos que nos enseñaron que veníamos de África
El ser humano venía de Europa o, como mucho, de Asia. Obvio. ¿De dónde podía venir si no? Algunos científicos, como Darwin o Huxley, habían sugerido que, dada la distribución de los grandes simios africanos (que se parecían bastante a nosotros, anatómicamente hablando), lo más probable es que nuestros ancestros hubieran vivido en el África tropical... 

Un nuevo yacimiento reafirma la importancia de la cueva Bajondillo de Torremolinos (Málaga)


Varios técnicos se descuelgan hacia la cueva.

El hallazgo de tres nuevas covachas amplía el contorno de esta zona arqueológica que data de la prehistoria

Los trabajos de ingeniería que se siguen para la instalación del sistema de seguridad y contención en el entorno de la Cueva Bajondillo han sacado a la luz tres nuevas covachas o abrigos en el talud situado en los bajos del Balcón San Miguel. El hallazgo amplía el contorno de este yacimiento descubierto en 1989 durante las obras de construcción del complejo de apartamentos Torresol, y lo confirman como uno de los principales hitos arqueológicos de la prehistoria en Andalucía.


Las pruebas encontradas en este yacimiento lo datan en una etapa que abarca desde el paleolítico medio hasta el neolítico. Es decir, contiene información sobre la actividad humana desarrollada en la zona desde hace 140.000 años.

Situada en el talud junto al ascensor de bajada del Bajondillo, en la urbanización Torresol, la tipología rocosa del enclave (caliza porosa) ha caracterizado el desarrollo histórico y físico de Torremolinos que cuenta con grandes formaciones de galerías que en algunas ocasiones han sido ocupadas por el ser humano.

La reanudación este mes de septiembre de los trabajos de instalación del sistema de contención en Cueva Bajondillo, que supondrán una mejora sustancial en la seguridad y conservación del yacimiento, ha permitido identificar estas tres covachas. Una de ellas presenta indicios que permiten datarla en la prehistoria reciente. [...] Ayuntamiento de Torremolinos

Entrada relacionada