jueves, 29 de septiembre de 2016

Irán presenta esqueleto de hombre de 7500 años de antigüedad


1/3. Fuente: ISNA

Irán presentó el esqueleto de hombre de 7500 años de antigüedad, descubierto en la colina Sarsakhti en Shazand, en la provincia Markazí, 28 de septiembre de 2016.

Según experimentos realizados, este esqueleto es de un hombre de 40 años de edad que vivía durante el período Neolítico, cuando el hombre salió de las cavernas para sobrevivir en las llanuras.

El periodo Neolítico supuso una gran revolución en la vida del hombre.

La revolución neolítica aparece definida por el nacimiento de la agricultura y la forma de vida campesina, con una economía que tiene como base principal la producción de alimentos, en lugar de la anterior vida de recolección. HispanTV


8-millennial man’s skeleton goes on public display - Mehr News Agency
Arak Museum of Antiquities has put the skeleton of an 8-millenial man unearthed during excavations in Shazand earlier this month.

Seyyed Mohammad Hosseini, Head of provincial office of the Cultural Heritage Organization told the ceremony on Wednesday that ancient man had been living in the hill of Neolithic central Iran who had settled in plains; “this is a turning point in the archaeology of the region, since it pushes further back in history when man had settled this part of Zagros. The man is estimated to be 40 when died,” he told in the ceremony...

Related post

Los rastros de los “argentinos” más antiguos


1/5. Lugar. El sitio arqueológico Arroyo Seco II está compuesto por varias capas de materiales de sucesivas ocupaciones humanas. La más antigua es de hace 14 mil años. (Museo Mulazzi de tres arroyos)

Científicos determinaron que el “homo sapiens” ya vivía en el país hace 14 mil años, según un sitio arqueológico en Buenos Aires. No se encontraron restos de la especie, sino herramientas antiguas y huesos de fauna extinta con fracturas provocadas durante la faena.

Hace unos 14 mil años, un grupo de homo sapiens persiguió hasta cazar un caballo extinto ( Equus neogeus ) y perezoso gigante ( Megatherium americanum ) a lo largo de la orilla de un lago cerca de Tres Arroyos (Buenos Aires).

Decidieron comenzar la faena de los animales en el lugar de la caza, pero luego llevaron las extremidades hasta una loma. Allí continuaron con la carneada, ayudados por grandes herramientas de piedra para fracturar los huesos, y otras más pequeñas para la carne y la piel.

Las pruebas de esta escena prehistórica fueron halladas y estudiadas por Gustavo Politis, investigador del Conicet y de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen).

A la fecha, constituyen el poblamiento humano más antiguo de Argentina y uno de los más viejos y mejor documentados del extremo sur de América.

El trabajo fue publicado ayer en la revista científica Plos ONE . Este hallazgo, junto con el de otros sitios, confirma que hubo un poblamiento temprano de América del Sur.

Los otros autores del trabajo son María Gutiérrez y Daniel Rafuse, del Unicen, y Adriana Blasi, del Museo de Ciencias Naturales de La Plata.

El sitio arqueológico se llama Arroyo Seco II y está ubicado a cinco kilómetros de la ciudad de Tres Arroyos, en el sur de la provincia de Buenos Aires. [...] La Voz del Interior / Link 2


Signs Of 14,000 Year Old Human Habitation In Southern South America | IFLScience / Link 2
Remote islands aside, Argentina's “Southern Cone” was probably one of the last places on Earth to be occupied by humans. A study of bones deposited at the archaeological dig site Arroyo Seco 2 makes the case that humans reached the area at least 14,000 years ago, substantially earlier than previously suspected. Such an arrival would easily predate the Clovis culture, once thought to have been responsible for taking humans to the extremities of the Americas.

The Arroyo Seco 2 site (not to be confused with the city Arroyo Seco further north) contains a rich store of mammal bones from late in the last Ice Age. Dr Gustavo Politis of the National University of Central Buenos Aires claims to have found evidence that many of these bones were brought there by humans and butchered using stone tools...

Ancient bee fossil reveals secrets of human ancestor’s habitat


1/4. Image credit: Parker et al (2016)

The skull of an ape-like Australopithecus found in 1924 and nicknamed the Taung Child revolutionised our view of human origins. It suggested humans evolved in Africa, not Eurasia as previously thought.

No other hominin fossils have been found at the site since. But now a fossilised bee’s nest provides an insight into the local habitat in which that early human lived almost 3 million years ago – and hints that more fossils could be waiting to be discovered.

It is generally thought that the Taung Child was unearthed in the remains of a small cavern as the rocks containing the skull appear similar to cave-formed limestones.

“All other South African hominins come from cave sediments formed within old Precambrian [limestones],” says Philip Hopley at Birkbeck, University of London. These include Australopithecus sediba, discovered in 2008, and the impressive haul of Homo naledi skeletons found in 2013.

But in 2013, Hopley and his colleagues suggested an alternative: that the Taung Child was preserved in a 2.8-million-year-old surface soil.

A fossilised bee’s nest Hopley and his team found at Taung in 2010 supports the idea. It was built by an ancient relative of the solitary bees that nest on open ground in the present day, say the researchers. [...] New Scientist / Link 2

Journal reference: PLoS One, Fossil Carder Bee's Nest from the Hominin Locality of Taung, South Africa


Actualización: Un nido de abeja fósil revela un hábitat del austrolopithecus
El análisis del primer nido de abeja fósil del Plio-Pleistoceno de Sudáfrica sugiere que el ancestro humano Australopithecus africanus vivió en un ambiente de sabana seca.

Europa Press. El análisis del primer nido de abeja fósil del Plio-Pleistoceno de Sudáfrica sugiere que el ancestro humano Australopithecus africanus vivió en un ambiente de sabana seca.

Es la conclusión de un estudio publicado en PLoS ONE por Jennifer Parker, del University College de Londres, y sus colegas.

Hay poca información paleoecologica disponible para el yacimiento en el sur de África donde el primer Austrolophitecus africanus fósiles -- conocido como el 'Niño de Taung'-- fue descubierto. Sin embargo, los fósiles relacionados con los insectos, abundantes en el sitio, pueden ayudar a comprender el paleoambiente.

Las abejas, por ejemplo, tienden a construir sus nidos característicos en condiciones determinadas. Parker y sus colegas analizaron con escáner CT un nido de abeja fósil que fue descubierto cerca del sitio del 'Niño de Taung' para determinar su estructura interna y por lo tanto los tipos de abejas que lo construyeron.

El nido fósil estaba excepcionalmente bien conservado, y la estructura de sus células y túneles sugiere que fue hecha por una abeja solitaria que anidaba en el suelo. Estas abejas suelen anidar a la intemperie expuestas al sol, lo que refuerza otra evidencia reciente de que austrolopithecus africanus vivió en sabanas secas.

Los fósiles relacionados con los insectos son comunes, pero se les pasa por alto en gran medida en los sitios donde vivían los antepasados humanos, según los investigadores, por lo que su trabajo pone de relieve la contribución que tales fósiles pueden aportar a la comprensión de los entornos en los que vivían los antepasados humanos.

"Cuando Raymond Dart publicó su descripción del 'Niño de Taung' en 1925 cambió profundamente nuestra comprensión de la evolución humana", dice el coautor del estudio Philip Hopley. "En los 90 años siguientes a su descubrimiento, la atención de los antropólogos se ha trasladado a otros sitios y especímenes africanos, y la investigación en Taung se ha visto obstaculizada por la compleja geología y la datación incierta. La nueva investigación en Taung está ayudando a reconstruir el entorno en el que esta enigmático homínido vivió y murió ".