domingo, 18 de diciembre de 2016

La conservadora del primer arte de la Humanidad


La aragonesa Pilar Fatás, en el Museo de Altamira. - EFE/Pedro Puente Hoyos

EFE.- Tenaz y constante en el trabajo -tozuda y cabezona como definirían algunos su carácter aragonés que no quiere ocultar-, Pilar Fatás encara su labor como directora del Museo de Altamira con "vértigo" ante la fragilidad de unas pinturas Patrimonio de la Humanidad, y también con "la emoción y el sobrecogimiento" de quien ha podido admirar el techo polícromo.

Su presencia siempre discreta durante 16 años en Altamira como subdirectora se transformó en julio al asumir la dirección del Museo Nacional tras la muerte en accidente del responsable del centro durante 25 años, José Antonio Lasheras.

Hoy es la encargada de velar por la conservación de uno de los ejemplos más espectaculares del primer arte de la Humanidad, por su difusión, por gestionar el restrictivo régimen de visitas a la cueva original, y por impulsar nuevos proyectos que relancen un museo que ha recibido cuatro millones de visitantes.

"Ser la responsable de Altamira causa vértigo porque es un lugar muy importante dentro de la Prehistoria de la Humanidad. Implica responsabilidad ante la fragilidad de la cueva y sus pinturas, y supone dedicar mucho esfuerzo a su mejor preservación para mantener todos los valores originales para las generaciones futuras", afirma.

Fatás destaca la importancia de preservar un espacio tal como fue creado por las personas del Paleolítico, "que son las que le dotan de su autenticidad, las que lo hacen testimonio del primer arte de la Humanidad".

Por eso, los privilegiados -250 al año, por sorteo- que pueden acceder a la cueva original tienen la oportunidad de sentir "la emoción de encontrarse ante el testimonio de un arte hecho por personas como nosotros hace 35.000 años".

Según explica, el régimen de visitas lo decide el Patronato con los datos del Plan de Conservación Preventiva que se puso en marcha hace unas décadas y que, por el momento, ha conseguido frenar el deterioro que la cueva padeció hasta los años 70 por las masivas visitas.

"La conservación de la cueva de Altamira no depende del criterio exclusivo ni de la opinión individual de los que aquí trabajamos o de los políticos; es una opinión colegiada de todos los científicos y de los gestores", asegura tajante.

Por eso, y aún comprendiendo el eterno debate entre contemplación y preservación, ve necesario el acceso restringido.

"La prioridad es la conservación de la cueva y, a partir de ahí, en segundo lugar procurar la divulgación del conocimiento científico de una manera amena y accesible, para que los visitantes comprendan la importancia y la magistralidad de Altamira, y la singularidad de su arte", asegura.

Los nuevos proyectos buscan renovar una exposición permanente que, tras 15 años, necesita incorporar los nuevos conocimientos científicos sobre las cronologías y las etapas de ocupación de la cueva.

Y lo es porque Altamira, a pesar de las muchas investigaciones, todavía guarda secretos, como el publicado en 2012 que permitió una datación de 35.000 años para un signo en el centro del techo de los polícromos que hizo retrasar la cronología conocida hasta entonces en varios milenios.

Según explica, este avance en el conocimiento en las fechas de pintado de algunas figuras "fue un hito porque, junto a otros estudios, cambió el esquema del arte rupestre de Altamira" y permitió redefinirlo en la etapa paleolítica en todo el norte de España.

Además, en los próximos meses se publicará el último proyecto dirigido por Lasheras, "Los tiempos de Altamira", que pretende aclarar el contexto cultural y paleambiental del momento en que la cueva fue habitada.

Como proyectos a medio y largo plazo de su gestión, Fatás trabaja para acondicionar los 240.000 metros cuadrados del entorno de Altamira para la visita pública, la reapertura de la cueva de estalactitas y, sobre todo, la renovación paulatina de la exposición permanente, incluida la sala de la neocueva.

Pero ¿la directora de Altamira ha visto la película "Altamira" dirigida por el inglés Hugh Hudson y protagonizada por Antonio Banderas? Pues sí, la ha visto, y la considera "muy interesante" porque divulga el descubrimiento de la cueva por Marcelino Sanz de Sautuola.

"Fue un hecho que cambió la visión que hasta entonces se tenía de la Humanidad prehistórica, porque se pasó de pensar en seres medio bestias a personas con nuestras capacidades, incluida la de crear arte, algo insospechado hasta ese momento", afirma. eldiariomontanes.es

Mamuts y rinocerontes lanudos habitaron en el noreste peninsular hace más de 40.000 años


Ilustración de Mauricio Antón
 
El CENIEH participa en un estudio publicado en Paleo3 que presenta la evidencia de especies frías asociadas a condiciones climáticas rigurosas en el yacimiento catalán de la Cova del les Teixoneres durante el Paleolítico medio

Un estudio paleontológico recientemente publicado en la prestigiosa revista Paleo3 (Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology), liderado por la Universidad de Oviedo, en el que ha participado Ruth Blasco, especialista en Tafonomía del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), así como miembros de la Universidad Rovira i Virgili y el IPHES, revela la presencia de mamuts y rinocerontes lanudos en el yacimiento de la Cova de les Teixoneres (Moià, Barcelona), debido a un clima mucho más frío en el noreste peninsular durante el Paleolítico medio.

El análisis de más de 25.000 restos de ungulados procedentes de este yacimiento catalán, datados entre los 45.000 y los 50.000 años de antigüedad, indica una mezcla de animales templados, como el corzo y el asno silvestre, con animales fríos propios del otro lado de los Pirineos, como el mamut y el rinoceronte lanudo, además de otras especies con una gran tolerancia climática, como el ciervo, el caballo, el uro, la cabra, el rebeco y el jabalí. [...] CENIEH 

El paleolítico está de moda en Bizkaia

Conferencias, charlas y exposiciones se han sucedido en este último tramo del año para difundir los extraordinarios y exclusivos hallazgos artísticos en distintas cuevas de Bizkaia

Ha sido un curso inolvidable. Tanto, que a la efeméride del centenario del descubrimiento de las pinturas de la venerada Santimamiñe se han querido sumar el hallazgo de un santuario de arte rupestre con medio centenar de representaciones del Paleolítico Superior en la cueva de Atxurra (Berriatua), y también los fascinantes y singulares grabados en la de Armintxe (Lekeitio). Una escenografía desconocida hasta la fecha, y sobre la que será necesario investigar y profundizar durante los próximos años, pero que ya ha puesto a Bizkaia en el mapamundi del Arte Paleolítico. 

La labor de divulgación tanto en círculos profesionales como profanos en la materia no ha cesado desde que en mayo se presentó públicamente el panel de figuras animales de Atxurra. Charlas allí donde han sido localizadas estas colecciones (datadas hace unos 14.500 años), un congreso a nivel europeo con expertos en arte parietal celebrado a finales de octubre y, más recientemente, la inauguración de una sorprendente exposición que permite al visitante adentrarse en las cuevas de Santimamiñe, Ventalaperra y Arenaza (estas dos últimas situadas en la comarca de Enkarterri) y descubrir gracias a las nuevas tecnologías los tesoros artísticos que conservan en su interior. [...] Deia


Actualización: “En Atxurra hay muchas novedades; sin duda que supera las expectativas que teníamos”. Deia
El arqueólogo ofrece hoy a las 19.00 horas una charla en Azkuna Zentroa, dentro del ciclo Zientziateka organizado por la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU... 


Actualización: “El área del Golfo de Bizkaia juega un importante papel en el Paleolítico Superior”. Deia, 
En realidad, ilustra César González, lo que está sucediendo en Bizkaia “tiene algunas similitudes” con lo que pasó en su tierra y en Asturias entre aproximadamente 1978 y 1995. “Se pasó en pocos años de 54 conjuntos rupestres valorados en toda la región cantábrica a unos 120, sin que en el País Vasco, en esos años, se apreciara un similar incremento”. Reconoce no obstante que la implicación institucional [Diputación Foral de Bizkaia a través de su Servicio de Patrimonio Histórico], la profesionalidad y la solvencia de las nuevas generaciones de arqueólogos, y la enriquecedora colaboración de grupos de espeleólogos han sido claves para, en esta última década, ir completando el atlas del arte paleolítico en Bizkaia.
¿Cómo es posible que en los últimos cinco años hayan sido descubiertas más pinturas y grabados en cuevas que en todo un siglo?

-A todos nos sorprende un poco, pero de hecho es así. La casualidad puede explicar algún hecho aislado, pero no una avalancha de datos como la actual.

¿Pero hay alguna explicación?
 ...

Unique nearly 4 thousand years old house discovered in Poland


2/2. Design of the wall from the Bronze Age in Maszkowice. Fig. M.S. Przybyła

It had a stone foundation and was larger than other structures within the settlement. Inside, archaeologists discovered objects made of bronze and an amber decoration - in Maszkowice, scientists found a nearly 4 thousand years old house, in which the settlement elite had lived.

The unique house and other huts within the settlement, which archaeologists have discovered during this year's research, were protected by the oldest monumental stone wall known in Polish lands. Researchers they stumbled upon its well-preserved relics already in 2011, but only last year they were able to accurately determine its age to be nearly 4 thousand years, which became a sensation in the world of archaeology.

"The fact that we were able to discover the remains of houses from this period is a real treat. There are precious few such remains in today's Poland. Additional curiosity is the discovery of a unique home, built on a stone foundation" - told PAP head of excavations Dr. Marcin S. Przybyła from the Institute of Archaeology of the Jagiellonian University in Kraków. The house, clearly standing out among the other structures, was built in a row along with five other buildings made of wood. [...] Science & Scholarship in Poland / Link 2 

Caucasus: discovery of the first prehistoric obsidian mines


3/3. The northern shore of Lake Paravani, photographed from the top of Mt. Chikiani, and obsidian mine-pits from the prehistoric mining area B along the north-eastern slope of the mountain, discovered in July 2016.
 
 Ca’ Foscari archaeologist Paolo Biagi, of the Department of Asian and North African Studies, discovered obsidian mines on Mount Chikiani in Georgia. The discovery sheds new light on the entire mining activities of prehistoric Europe. In fact, obsidian mining pits have never before been found in Europe where, in the Carpathian Mountains for example, volcanic lithic material was collected from the surface in the form of "bombs" of different size and shape.

Even in the third and fourth millennium BC, obsidian was so important in the economy of the inhabitants of the Caucasus that the extraction of volcanic glass blocks was planned in a way of which we still know very little. Therefore, even during the metal ages, knapped stone was still playing a fundamental role in the production of everyday tools.

The Caucasians miners moved to Javakheti upland, in present-day Georgia, where Mt. Chikiani (or Koyun Dag) rises above 2400m , just northeast of Lake Paravani. It is a rounded volcanic dome, characterized by several obsidian flows that originated ca. 3 million years ago. [...] www5.unive.it  / Link 2 


Actualización: Minas prehistóricas de obsidiana en el Cáucaso
Se han documentado cientos de pozos de extracción, rodeados de los restos de la actividad minera 

La obsidiana, por su naturaleza, siempre ha tenido un componente mágico en distintas civilizaciones, además de ser muy valorada como materia prima para la fabricación de herramientas y armas, incluso aún durante la Edad del Bronce. Un equipo de investigadores de la Universidad de Venecia ha localizado por primera vez en Europa un área de pozos de extracción minera de obsidiana en las laderas del monte Chikiani (Georgia), a unos 2.000 metros de altitud. En este lugar donde la nieve cubre el suelo durante seis meses al año, se realizó una actividad intensiva de extracción y transformación de obsidiana en un momento entre el Calcolítico y la Edad del Bronce, con un nivel de organización y planificación que aún estamos comenzando a vislumbrar. Su estudio abre la puerta a la identificación de grandes rutas comerciales de la obsidiana durante estos periodos...