jueves, 9 de febrero de 2017

Estudio sobre la evolución de los lóbulos frontales


Beaudet and Bruner 2017.

La evolución de los lóbulos frontales depende de la geometría craneal, y no solo de cambios cerebrales
El investigador del CENIEH Emiliano Bruner publica un estudio comparativo de tres fósiles arcaicos africanos que ayudan a comprender la evolución de los lóbulos frontales del género humano


Emiliano Bruner, paleoneurólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaba de publicar, en colaboración con Amélie Beaudet, del Departamento de Anatomía de la Universidad de Pretoria (Sudáfrica), un estudio en la revista francesa Comptes Redus Palevol, en el que se establece que la forma de los lóbulos frontales en los homínidos pueda depender de factores asociados a la geometría del cráneo y a su organización espacial, y no solamente a factores relacionados con la evolución del cerebro.

En este estudio se analiza la variación de la forma de los lóbulos frontales en tres fósiles africanos asociados a especies muy arcaicas del género humano, y datados entre 600.000 años y 1,4 millones de años: OH9 y Buia (Homo ergaster/erectus) y Bodo (Homo heidelbergensis), a través de reconstrucciones digitales obtenidas con imágenes biomédicas. [...] noticiasburgos.com / Link 2 

Evidencias de objetos rituales fúnebres desechados hace 12.000 años


1/3. UNIVERSITÉ DE MONTRÉAL
 
Los humanos del Paleolítico eran capaces de desechar objetos rituales fúnebres para eliminar su poder simbólico, unos 5.000 años antes de lo que se pensaba.

Investigadores de las universidades de Montreal, Arizona y Génova examinaron 29 fragmentos de piedras recuperadas en la Caverna delle Arene Candide en el Mar Mediterráneo en Liguria (Italia).

En su estudio, publicado en el Cambridge Archeological Journal, concluyeron que hace unos 12.000 años guijarros planos y oblongos fueron sacados de la playa, utilizados como espátulas para aplicar pasta de ocre para decorar a los muertos, y luego rotos y desechados.

El intento podría haber sido "matar" las herramientas, "descargándolas de su poder simbólico" como objetos que habían entrado en contacto con el difunto, dijo el coautor del estudio, Julien Riel-Salvatore, profesor asociado de antropología en la UdeM quien dirigió las excavaciones en el sitio que produjo los guijarros.

El Arene Candide es una cueva del tamaño de pista de hockey que contiene una necrópolis de unos 20 adultos y niños. Se encuentra a unos 90 metros sobre el mar en un acantilado con vistas a una cantera de piedra caliza. Excavada extensamente en los años 40, la cueva se considera un sitio de la referencia para los periodos Neolítico y Paleolítico en el Mediterráneo occidental. Hasta ahora, sin embargo, nadie había visto los guijarros rotos.[...] EUROPA PRESS


Broken pebbles offer clues to Paleolithic funeral rituals | EurekAlert!

This is a rendition of a 4-cm-long pebble in use. Université de Montréal

University of Montreal. Humans may have ritualistically "killed" objects to remove their symbolic power, some 5,000 years earlier than previously thought, a new international study of marine pebble tools from an Upper Paleolithic burial site in Italy suggests.

Researchers at Université de Montréal, Arizona State University and University of Genoa examined 29 pebble fragments recovered in the Caverna delle Arene Candide on the Mediterranean Sea in Liguria. In their study, published online Jan. 18 in the Cambridge Archeological Journal, they concluded that some 12,000 years ago the flat, oblong pebbles were brought up from the beach, used as spatulas to apply ochre paste to decorate the dead, then broken and discarded...